Las mejores firmas madridistas del planeta

Dios los cría y ellos se juntan. Decía Churchill que la política hace extraños compañeros de cama, aunque tal vez lo que ate lazos inopinados entre gentes dispares sea la resistencia a desmantelar el propio chiringuito, tan intrínseca a la condición humana.

El Gobierno de España se ha pronunciado oficialmente en contra de la Superliga propugnada por Real Madrid y Barcelona, posicionándose así del lado de la UEFA. Son dos chiringuitos juntando meriendas para clavarse al suelo frente a cualquier amenazante viento de libertad. Ambos tienen a mano el poderoso ariete de la demagogia, y solo un activo tan poderoso en los tiempos que corren puede incrementar aún más la fuerza que por naturaleza, según el dicho, hace la unión. La Abogacía del estado español ha remitido un escrito al Tribunal de la Unión Europea alineándose con Ceferin. Este cefersanchismo no lo vimos venir, aunque bien mirado no puede decirse que sorprenda. Ni el bueno de Aleksander ni el todavía mejor de Pedro tienen que ofrecer al mundo mucho más allá que su propio deseo de perpetuarse en la poltrona, y no sería de extrañar que el slogan “El fútbol es de la gente” hubiera sido parido por la fructífera imaginación de Iván Redondo en algún oscuro reducto de Moncloa.

El Gobierno de España se ha pronunciado oficialmente en contra de la Superliga propugnada por Real Madrid y Barcelona, posicionándose así del lado de la UEFA. Son dos chiringuitos juntando meriendas para clavarse al suelo frente a cualquier amenazante viento de libertad

Incorporar ese mantra al catálogo de vacuidades electoralistas del guapo más guapo no podía reportar más que ventajas. Mucho han tardado, si bien se mira. Estaban condenados a entenderse, de manera que lo único que sorprende aquí es la lentitud de movimientos de Tebas, que es el ivanredondo carpetovetónico de Ceferin. Lo que no existe hasta la fecha es un ivanredondo de la Superliga, iniciativa tan torpemente vendida por sus interlocutores que ha bastado la puesta en circulación de ese lema-hojaldre para dejarla estigmatizada. El fútbol es de la gente, sobre todo si tiene petróleo.

Ceferin derramando en tierra

No es difícil imaginar al presidente de la UEFA sonriendo al recibir este apoyo, que habrá registrado con una polución de ego en forma de revelación. A ver si, a fuerza de caberme cosas dentro para seguir donde estoy, me cabe hasta el socialcomunismo, habrá pensado. Pues sí: le cabe. Basta con hacerse el tonto ante el peso insoslayable de una realidad incómoda, a saber, que para repartir riqueza hace falta crearla, por la sencilla razón de que hasta la fecha no se ha encontrado el modo de dividir lo inexistente o solidarizar la ausencia. Negar a los dos principales clubes del fútbol español su derecho legítimo a organizar y participar en las competiciones que estimen oportunas es cosa que solo puede hacerse desde el Dios-proveerá del buenismo sin base, en el mejor de los casos. Esos dos clubes llevan, a través del reparto del dinero de las retransmisiones televisivas, lustros subsidiando a todos los que ahora ponen el grito en el cielo al reclamar ambos clubes su derecho a seguir siendo grandes, reclamación activada por la constatación de una caída de ingresos tan preocupante para los propios Madrid y Barça como para todos los que, vía ese dinero televisivo, vampirizan la popularidad de los colosos sin que ello les impida revolverse ante cualquier intento de mejora de las competiciones, y en consecuencia de los ingresos de todos.

Negar a los dos principales clubes del fútbol español su derecho legítimo a organizar y participar en las competiciones que estimen oportunas es cosa que solo puede hacerse desde el Dios-proveerá del buenismo sin base, en el mejor de los casos

Ser Ceferin y ser Pedro Sánchez es en esencia lo mismo. Consiste en el ejercicio de una posición de fuerza que impida prosperar y mirar al futuro, para lo cual basta con propalar miedo y mantener a la gente presa de la amenaza de perder su pírrica renta hoy existente. Sucede que la posibilidad futura de esa renta se difumina por minutos. Tanto Aleksander como Pedro lo saben sobradamente, pero poco peso tiene esta idea ante el pavor cortoplacista de desactivar el propio tinglado. Para poder propalar miedo es necesario tenerlo, y no falta en nuestros protagonistas.

 

Fotografías Imago.

Una vez dijo Valdano, recientemente entrevistado en estas páginas, que Hierro y Sanchís (por entonces sus centrales) eran los únicos defensas que jugaban al fútbol mejor que los delanteros a los que marcaban. Benzema es el único delantero centro que lo hace —jugar al fútbol— mejor que los centrocampistas que le pasan el balón. Decir esto es decir mucho, en particular respecto al partido ante el Shakhtar, cuando Modric y Kroos descerrajaron la enésima sinfonía. Pues bien: Benzema jugó al fútbol mejor aún que ellos, participando por activa o pasiva en casi todos los goles del equipo y cumpliendo además al final, en las postrimerías del choque, con su cita con la historia, ya acostumbrada. Carlos Alonso ya no ha marcado más goles que Benzema, y así el nueve con alma de diez puede andar cerca de rubricar una gesta inigualable: tras dar más asistencias que nadie al máximo goleador de nuestra historia, podría encararse a la segunda posición de máximos goleadores. Le quedan 18 para llegar a Di Stéfano y unos pocos más para dar caza a Raúl. Lo de superar al propio Cristiano lo dejamos aún en el terreno de lo semiimposible, aunque con Karim no nos atrevemos a dar nada por utópico.

Benzema

Hace poco se quejaba un amable lector de que, tras cada partido del Madrid, dedicáramos un texto al jugador más destacado del mismo bajo el sintagma en inglés “Man of the match”. Al parecer es incompatible el honrar el buen uso del idioma castellano (ya saben: madridismo y sintaxis) con el uso ocasional de expresiones en otras lenguas que han hecho fortuna, se han convertido en marca registrada y son facilísimamente reconocibles por el destinatario del mensaje. A Karim, sin embargo, no puede aplicársele ninguna expresión en inglés sin sentir a continuación un acusado vértigo francófilo. Aun a riesgo de seguir cayendo mal a ese lector, hoy vamos a emplear la lengua de Molière para caracterizar lo hecho por Benzema en Kiev. Benzema es ya la quintaesencia de lo francés: la finura, la sofisticación, los cuentos estacionales de Rohmer, el amor a la orilla del Sena envueltos en gárgaras de Edith Piaf. Homme du jeu, lecteur irritant.

Benzema es ya la quintaesencia de lo francés: la finura, la sofisticación, los cuentos estacionales de Rohmer, el amor a la orilla del Sena envueltos en gárgaras de Edith Piaf. Homme du jeu, lecteur irritant

La quintaesencia de lo francés ya no es Zidane. Zidane est (metafóricamente) mort, vive Karim, y Deschamps ha de ser de Calasparra o de El Paso (Texas), porque para privar a Francia, durante años, de lo más francés que existe junto a la Marsellesa hay que ser de endiabladamente muy lejos.

Fue en ese mismo escenario, en ese mismo estadio ucraniano, donde Karim encauzó la Decimotercera rebañando un balón tonto a Karius, y ayer volvió a dar muestra de esa cualidad tenaz que ha desarrollado en los últimos tiempos raspando un saque de banda del rival para organizar el primer gol de Vini apoyándose en Modric. Lo único que le faltaba al gato era arañar, y vaya si ha aprendido a hacerlo. El segundo gol de Vinícius será recordado con toda justicia como la catedral de talento individual que constituye, pero la manera en que Karim provocó y orquestó el segundo no tiene parangón, y es puro Karim. Antes, en el primer gol, ya la había metido sin meterla, ensalmo que no figura ni en el currículum de Giacomo Casanova. Después, se confabularía con los brasiniños para que Rodrygo no se fuese de vacío, y más tarde aún depositaría sobre el verde un balón liftado por Asensio para que Lyon lindase con Santillana del Mar.

Benzema MVP UEFA

Mucho nos duele coincidir con la UEFA en algo, pero su concesión de MVP del partido (otro anglicismo que habría que afrancesar para la ocasión) es irreprochable. Empieza a ser aburrido el consenso acerca de lo fabuloso que es Karim. ¿Recordáis cuando discutíamos si era un genio o un completo inútil? Fue antes de la pandemia, cuando aún no daba miedo ensayar un cumplido gentil, pero yo sí me acuerdo. Hoy todos los cumplidos son para Benzema. Aunque solo quepa aplaudir ese reconocimiento universal, hay que reconocer que el cabrón, a punta de ser sostenidamente un genio, nos ha privado de la única salsa legítima que nos quedaba. ¿Sobre qué vamos a discutir ahora sin que nos multen?

 

Fotografías Imago.

El análisis de las portadas de los periódicos deportivos de hoy

 

Vini llegó, Vini vio y Vini venció. La presente temporada está siendo la primavera de Vinícius y ya sabemos lo que significa la primavera en el Real Madrid. El brasileño está en flor (pese a ser octubre y tener que abonar hoy el IVA y el IRPF) y hace gala de una exuberancia insultante. Vini es ahora mismo imparable, como bien titula el diario As. Su partido de ayer frente al Shakhtar en Champions fue arrollador, como cuenta Andrés Torres en su crónica y notas del encuentro.

Portada As

Vini es un salmón que siempre va a contracorriente. Lo normal en un chico de su edad que llega al Madrid —salvo quizá Raúl— es sentirse algo amilanado, mirar más y atreverse menos hasta ir cogiendo confianza. Sin embargo, Vinícius Jr. fue un ciclón desde que aterrizó. También es habitual que los errores hagan mella en quien los comete y le hagan actuar con más prudencia. Vini tampoco se vio afectado por esto.

Este comportamiento kamikaze del brasileño, este insistir sin denuedo sin importar el desacierto propio hasta que se logra el objetivo es puro Real Madrid. Tras aguantar innumerables chanzas y vadear ríos de incredulidad, Vini ha logrado su objetivo de triunfar en el Real Madrid. Ya no es flor de un día.

Vini es ese invitado que el primer día que llega a tu casa se dirige al frigorífico (o Federico, como diría Eugenio) y coge una cerveza antes siquiera de que se la ofrezcas. En el ámbito de las relaciones sociales, este comportamiento no es aceptable, pero en el fútbol es una bendición. Porque el fútbol es nuestro reducto de irracionalidad, un ecosistema que se rige preferentemente por el instinto, que a pesar de lo que digan algunos, es un tipo de inteligencia también superior cuya rapidez es infinitamente mayor que la de la inteligencia racional, y en fútbol no hay un segundo para pensar, es necesario venir pensado de casa.

El contrapeso a la irracionalidad sensata de Vini ayer lo puso don Antonio Kroos, a quien el desasosegante parón le vino bien para recuperar el físico perdido durante su lesión. El futbolista de nacionalidad alemana —la misma que Kant— es una oda a la razón pura. Su partido de ayer es una clase maestra de dirección de fútbol. Junto a Casemiro (que ya comienza a carburar) y Luka Modric, reverdecieron gestas del centro del campo más clásico de la historia del Real Madrid.

Mención aparte merece Karim Benzema, un jugador total. La mayoría de los madridistas vivos no hemos podido disfrutar del juego de don Alfredo Di Stéfano, pero por lo que cuentan quienes tuvieron ese privilegio, su desempeño en el terreno de juego se parecía mucho a lo que hizo ayer Benzema en el estadio olímpico de Kiev.

Dato para quienes acusaron a Karim de no ser un goleador: ayer igualó a Santillana como cuarto máximo goleador histórico del Real Madrid. Marca se encarga de recordárnoslo en su portada, que califica de obra de arte la manita blanca en Ucrania.

Portada Marca

Después de la exhibición de Vinicius de ayer, los madridistas no cabemos en sí de gozo, pero hay una cuenta en Twitter, nada menos que la de Estudio Estadio —otrora programa deportivo de referencia— que anoche se descolgó con su enésima encuesta oligofrénica. Ved:

Encuesta oligofrénica Estudio Estadio

Ante tamaña muestra de estulticia, no cabe otra explicación que la de querer llamar la atención para atraer clics masivos. Ningún adulto funcional puede plantear esta encuesta en plenas facultades mentales si no es con afán provocador.

Marca también recoge en su parte superior derecha la escalofriante imagen de la patada en el cuello que Griezmann propinó a un rival y que le costó la expulsión, aunque al parecer, algún acólito del cholismo no vio en esta peligrosa acción para la vida de un contrario motivo de expulsión. Ved (de nuevo):

Tuit cholismo

Siguiendo con la derrota atlética en el Wanda frente al Liverpool, el postpartido nos dejó una imagen cuanto menos curiosa: Trippier de risas con los futbolistas de la tierra de los Beatles tras haber perdido el encuentro.

Tuit Trippier

¿Recuerdan la que le cayó a Hazard por algo parecido con sus excompañeros tras la derrota del Madrid frente al Chelsea? Pues no esperen la misma reacción contra Trippier que la que sufrió el belga blanco. ¿Y por qué ocurre esto? Muchos dirán que al Atleti se le consiente lo que al Madrid no, y llevan razón, pero esto ocurre porque el Madrid es infinitamente más grande y cualquier cosa relacionada con él tiene mucha más repercusión.

Os dejamos con la prensa culé, que habrá quien quiera verla.

Pasad buen día.

Portada Mundo Deportivo

Portada Sport

Arbitró el serbio Srdjan Jovanovic. En la sala VAR estuvo el alemán Christian Dingert.

Partido placentero para el balcánico que apenas tuvo que actuar. En el primer gol blanco Benzema está habilitado aunque el tanto acaba siendo en propia puerta de un zaguero.

En la segunda parte mostró una amarilla justísima a Marcos Antonio por un pisotón a Casemiro. De haber sido algo más arriba, la cartulina en ese caso pasa a ser roja directa. Luego dejó de señalar una falta clara a Rodrygo en la banda derecha y otra sobre Lucas en el mediocampo que pudo conllevar una jugada de peligro para los ucranianos.

Jovanovic, BIEN. Sin grandes problemas.

 

Fotografías Imago

Courtois (7)

Placentero partido del arquero valón. Salvó con éxito una salida temeraria y lució un buen juego de pies. No fue apenas exigido.

Mendy (8)

¿En serio ha estado lesionado tanto tiempo? El hincha merengue había olvidado la tranquilidad de ver al rival merodear la banda izquierda con Mendy en el campo. Providencial salvada (término que está de moda) en el minuto 22.

Alaba (7)

Sobrio. Ayudando en la creación.

Militao (6,5)

Correcto. Pegajoso.

Lucas Vázquez (7)

Aunque sufrió por momentos ante la velocidad de Salomón, se batió el cobre con coraje y sirvió una venenosa asistencia para propiciar el autogol de Kryvstov.

Casemiro (6)

Poderoso en defensa, algo obtuso en ataque.

Kroos (8)

El mariscal sacó su catalejo.

Modric (7)

Impreciso pero genial. Mágico primer pase.

Vinicius (9,5)

Crecido. Mágico. Dos goles. Uno, si no los dos, para la historia del fútbol.

Rodrygo (7)

Es capaz de hacer mucho daño.

Benzema (8)

Karim es el maestro de las perlas brasileiras. Lideró, organizó el ataque y cerró la fiesta.

Valverde (6)

Como si fuera titular.

Asensio (7)

Delicado pase a Karim para el quinto de la noche.

Camavinga (6)

Impetuoso. Con muchas ganas. Energético.

Marcelo (5)

Escaso protagonismo.

Vallejo (-)

Sin tiempo.

Ancelotti (7)

Propició el regreso de la CMK por primera vez esta temporada junto a Mendy, que se perfila como titularísimo en el lateral izquierdo. Ojo también a la candidatura a la titularidad de Rodrygo. Sin riesgos ni aventuras tácticas. Conservador. Italiano.

 

Fotografías Imago.

Por fin. 16 días y 500 noches después, regresó —por fin— el Rey de Europa. Lo hizo además con el sabor añejo de volver al verde con la célebre CMK de las tres Champions League consecutivas que, en este mismo estadio, el Olímpico de Kiev, ofreció su último fulgor de gloria. Por el momento.

Enfrente y en contraposición, el Shakhtar, no de Kiev, sino de Donetsk, que bien pudiera ser, asimismo, una selección de descarados butaneros brasileños. Ocho canarinhos nada menos dispuso en el once titular el equipo del vanguardista transalpino De Zerbi frente a, nueva contraposición, un Ancelotti que encarna en su figura la tradizzionne del calcio. El árbol de Navidad de Carletto siempre luce las mismas bolas.

Por fin. 16 días y 500 noches después regresó —por fin— el Rey de Europa. Lo hizo además con el sabor añejo de volver al verde con la célebre CMK de las tres Champions League consecutivas

Conviene recordar que durante la sufriente temporada pasada, dos zarpazos mortales del Shakhtar tanto en Valdebebas como en lares ucranios, casi precipitan al Madrid al abismo de la Europa League, para regocijo que hubiera sido histórico de nuestros siempre bienamados y ponderados adversarios. No olvidamos, aun así, pronto se ocupó el Shakhtar de recordarlo.

Tal y como auguró Alberto Cosín en su magnífica previa galernauta del partido, la escuadra de Donetsk castigo cada presión precipitada del Real Madrid con su ya característica pulcra salida de balón desde la retaguardia. Provocó incluso una temeraria salida de Courtois, de las que quitan el hipo, cuando el eléctrico israelí Manor Solomon, que tanto destrozo nos provocó el año pasado, casi enfila a gol en jugada de un único pase. Afortunadamente le birló el balón nuestro arquero valón. El balance del primer cuarto de hora, cabalgando sobre Cabra Loca Vini, fue sin embargo satisfactorio. Además del caracoleo del carioca asistimos al retorno del mejor Kroos. Cual submarino alemán en aguas postsoviéticas, Toni sacó el periscopio para cartografiar el partido, pase a pase, hasta dominar por completo el ritmo del encuentro.

Mendy

Más impactante, no obstante, fue el regreso de Mendy. Transcurría el minuto 22 cuando una jugada siempre electrizante del hebreo del Shakhtar Ismaily, con su alopecia de villano del este a pesar de ser también brasileño, acabó en un pase de la muerte visto para sentencia. Pero la oscuridad se cernió sobre el ariete del Shakhtar.

Mendy, nuestro Houdini defensivo, ha regresado de su tenebrosa lesión para engullir las siete llaves del cerrojo de la portería blanca. Con la puntera, en una acción milagrosa, y como si hubiera jugado antes de ayer, salvó la mejor ocasión naranja del partido hasta el momento.

Mendy, nuestro Houdini defensivo, ha regresado de su tenebrosa lesión para engullir las siete llaves del cerrojo de la portería blanca

Sería prácticamente la única.

No jugaba mal el Madrid. Se sacudió el parsimonioso dominio ucranio para dominar más y con mayor peligro. Las ocasiones, por el contrario, se hacían esperar. Lo más destacado lo comentó Jorge Valdano en retrasmisión —si no han leído su deliciosa entrevista galernauta, ¡pardiez!, háganlo—: “Kroos falló un pase”. Sucedió a la media hora.

Casemiro Modric

No concretaba en mayor peligro el Madrid su preponderancia, pero se adivinaba un desequilibrio en la balanza más que evidente. Tan es así, que ni el frio Kiev fue capaz de apagar el progresivo calentón de un Roberto de Zerbi, arrojando bufandas enajenado en el banquillo del Shakhtar, ante cada control defectuoso de su nueve, Fernando. Y eso que todavía la desdicha no había hecho acto de presencia en el Estadio Olímpico.

A los 37 minutos, un malicioso centro lateral desde la medular, envenenado por Lucas Vázquez, propició un extraño escorzo del capitán del Shakthar, Kryvstov, con doble tirabuzón y carpado para evitar una irrupción franca de Karim hacia Trubin.

Sería el preludio de un partido catastrófico del central de los de Donetsk.

Por su parte, el imberbe cancerbero de los ucranios, en su apresurada e imprudente salida, vio como el rebote de Kryvstov volaba sobre su cabeza para alojarse mansamente en la portería para alborzo de Benzema. Un 0-1 que pudo el Madrid ampliar ante un rival que suspiró por llegar vivo a vestuarios.

Benzema Shakhtar

Lo hizo y se hizo notar en la reanudación con un plantillazo de Marcos Antonio que peló la espinilla de Casemiro. Amarilla y toda una declaración de intenciones para un bélico segundo tiempo en las trincheras de Kiev que nunca ocurrió.

No permitió el Madrid que las tropas ucranias avanzaran en su intento de asedio. A los 50 minutos, Karim presionó en un saque de banda a un Kryvstov, grogui cual Ivan Drago en Moscú, para robar y servir a Modric, solo, en la frontal del área. Craso error permitir pensar al brujo balcánico que, con un primer toque sutil y delicioso, dejó solo a Vini, fulgurante, ante Trubin. Una suave vaselina salvó la salida del joven portero y consagra un gol para las hemerotecas. 0-2.

Pero lo mejor estaba por llegar.

Vinícius, confiante que diría Cristiano, regaló una sublime jugada individual en la que la perla carioca recibió en un lateral del área, se zafó de su marcador con dos bicicletas, recortó y clavó a Kryvstov —pobre— dentro del área y masacró a Trubin de violento zurdazo. Definió como CR7

Cinco minutos después, de nuevo Vinícius, confiante que diría Cristiano, regaló una sublime jugada individual en la que la perla carioca recibió en un lateral del área, se zafó de su marcador con dos bicicletas, recortó y clavó a Kryvstov —pobre— dentro del área y masacró a Trubin de violento zurdazo. Definió como CR7.

El Shakhtar había hincado la rodilla, pero los jóvenes puñales cariocas del Madrid, guiados por su mentor Karim, decidieron vengar las afrentas del año pasado. Karim abrió para Vinícius que sirvió con criterio atrás para la llegada y el magnífico golpeo de Rodrygo.

0-4.

A los 66 minutos, como Mijatovic bajo el cielo de Amsterdam, se acabó el partido.

La guinda del pastel la pondría Le Chef Karim tras recibir un excelente aderezo de Asensio en forma de servicio dentro del área. No perdonó Benzema para hacer el quinto en Kiev.

El Madrid, como los Lannister, siempre paga sus deudas.

Vinícius Shakhtar

 

Fotografías Imago.

El análisis de las portadas de los periódicos deportivos de hoy

 

Buenos días. Tras varios periodos geológicos, hoy vuelve a jugar el Real Madrid Club de Fútbol. No hay metadona que apacigüe la adicción al equipo blanco, de modo que el partido de esta noche contra el Shakhtar (aquí podéis leer la previa de Alberto Cosín) acabará con este largo síndrome de abstinencia que hemos sufrido estoicos (sin ser búlgaros ni culés, ojo).

Portada Marca

«A dar la talla» es el titular del diario Marca, ilustrado con sendas fotografías de Vinícius y João Félix en referencia a los enfrentamientos de Champions de esta noche tanto de Real Madrid como de Atlético contra el Shakhtar y el Liverpool respectivamente.

Tras leer ese «a dar la talla», nos viene a la cabeza —la que está sobre los hombros— Javier Krahe, y pensamos que es mísero, sórdido y aún diría tétrico, someterlo todo al sistema métrico. Y esto es así porque el Madrid ha demostrado siempre rendir más en Champions que el Atleti, con independencia de las medidas que se obtienen cuando se comparan gastos en fichajes o en salario de su técnico, ambas medidas mayores en los colchoneros durante años, y que sin embargo no se plasman en éxitos en la máxima competición europea. En ese aspecto, y en rigor, el Real Madrid es mayor.

Debajo del asunto de la talla, Marca resalta las palabras del Cholo y de Klopp. Simeone dice que da gusto ver cómo juega el Liverpool; bien, nos alegramos del placer que experimenta el entrenador rojiblanco. Sin embargo, Klopp dice que no le gusta mucho el juego del Atlético.

Tras estas declaraciones del técnico del Liverpool y volviendo a la canción de Krahe, podríamos aventurar que Jürgen Klopp incluso dijo «aunque prefiero, como tú ya sabes, la del jardinero (¿Xavi Hernández?)». Al ser cuestionado Makelele a este respecto, respondió no sabe/no contesta. Nos confunde la imagen. Corremos un tupido velo.

Portada As

El sermón de As de hoy trata sobre el propósito de enmienda. Tras la confesión de Ancelotti en capilla periodística de que jugar con 4-4-2 salió mal, el técnico manifiesta su voluntad de no repetir los pecados del pasado y utilizar a partir de ahora un esquema 4-3-3. Contra el concepto de propósito de enmienda no tenemos nada, obviamente, más bien al contrario, pero afirmar de manera tajante que hay que jugar con 4-3-3 sabiendo lo cambiantes que son las circunstancias (lesiones, calendario, convocatorias de selecciones, pandemias, volcanes, etc.), parece poco prudente.

Portada Sport

Esta es la portada Sport. Ya la habéis visto, de modo que proseguimos con el Portanálisis.

Portada Mundo Deportivo

Mundo Deportivo hace un guiño nostálgico a sus lectores maduros y dedica su portada a M. A. Barracus, el fortachón de El Equipo A, sosteniendo una camiseta del Barça.

Perdón, craso error, no es M. A., es Umtiti, que rompe su silencio. La verdad es que no nos habíamos dado cuenta de que estaba callao, como la madrileña plaza, aunque en muchas ocasiones el silencio es uno de los bienes más preciados.

Tras la chapuza de Asamblea azulgrana del domingo, Mundo Deportivo anuncia que habrá referéndum sobre el Espai Barça si se aprueba su financiación. Lo que les gusta a los catalanes los referéndums, hagan o no falta. En muchas ocasiones, un referéndum refleja la cobardía de quien ha sido elegido para tomar decisiones por su capacidades y preparación, pero no tiene el valor de hacerlo y busca la aprobación de la mayoría —con independencia de si esta mayoría está capacitada o no para ello— y de ese modo cubrir sus pusilánimes espaldas. Aunque estos apocados siempre dirán que es un burdo rumor.

Nos despedimos. Disfrutad del partido del Madrid de esta noche porque aunque en rigor no es mejor, por ser mayor o menor, en Champions, el Madrid es el mejor.

De la estupenda entrevista que Jesús Bengoechea, Ramón Álvarez De Mon, Joe Llorente y Francisco Sánchez Palomares le hicieron aquí la semana pasada a Jorge Valdano, me quedo con muchas cosas, pero sobre todo con dos: la comunicación y Raúl. Todo lo que dice Valdano hay que escucharlo y más cuando quien lo entrevista no es un palafrenero a sueldo de los enemigos del club, sino madridistas cabales con toda la historia del Madrid en la cabeza. Entre estos dos temas, a priori alejados, se puede tirar un hilo. Valdano lo hace y me parece muy interesante, sobre todo viniendo como vengo de un antirraulismo adolescente que fue la cara amarga de una fascinación primitiva e infantil por el jugador particularísimo e incomparable que fue desde su fulgurante inicio hasta el año de Queiroz.

Lo primero que hay que decir es que un tipo que ha compartido equipo con Maradona y Butragueño, por ejemplo, dice que Raúl «es la inteligencia más grande que yo jamás he visto en una cancha»

Lo primero que hay que decir es que un tipo que ha compartido equipo con Maradona y Butragueño, por ejemplo, dice que Raúl «es la inteligencia más grande que yo jamás he visto en una cancha». Esta es ya, como se decía antes, una declaración de principios. “Y ese espermatozoide ¿quién es?”, reconoce que preguntó cuando lo vio por primera vez jugando con el Castilla. Valdano, que es la única figura pública del universo madridista que hoy día sabe quién es Pablo Hernández Coronado, o al menos, la única que lo menciona en una entrevista, por ejemplo, ha sido de todo en el Madrid menos presidente. Esto ya lo reviste de una autoridad que no pueden negar ni los antivaldanistas más furibundos: trató a Luis De Carlos, vivió el mendocismo desde el verde y desde el banco, y luego fue protagonista de los dos florentinismos. De ser fichado por el inmediato sucesor de Santiago Bernabéu a salir del club por chocar con Mourinho: Valdano es un puente entre el Siglo de Oro y el de Plata, con una cosa además que lo hace diferente al resto de viejas glorias aún vivas, y es que uno de los traumas «fundacionales» de la psique del madridista contemporáneo, Tenerife, también lleva su nombre.

Valdano y Florentino

Lo de la inteligencia de Raúl tiene enjundia porque en la entrevista Valdano vuelve a demostrar por qué está a años luz del resto de individuos que comentan y analizan el fútbol en España ahora mismo. Para el psicólogo Howard Gardner, quien formuló la teoría de las inteligencias múltiples, las entendederas de un ser humano no son algo unitario, un bloque, sino distintos órdenes potenciales que se ponen en marcha o no según el contexto, la situación y el escenario en el que nos movamos por el mundo tratando, en una palabra, de resolver problemas determinados.

Hacer física la idea del Madrid es algo que ahora mismo tienen dos personas, Florentino aparte: Zidane y él

De Raúl dice que «era un espectáculo» verlo «buscándole la vuelta a los partidos, y con eso me refiero al adversario, al público, al árbitro... Todo. Hacía física la idea del Madrid. Yo le decía a mi gente: Si algún día hay una guerra, Raúl va con la bandera del Madrid”. Y es una verdad catedralicia que pensar en Raúl como futbolista es pensar en un solucionador de problemas, en un desatascador. Raúl era el mejor de unos equipos que tenían a Zidane, a Figo, a Ronaldo, a Redondo, a Roberto Carlos y a Fernando Hierro. Mucha gente, sobre todo muchos más futboleros de los que cabría esperar, motejan a los futbolistas de idiotas, de gente inane, porque no saben expresarse como académicos o porque no son economistas administrando sus patrimonios personales. Esto es un error porque un premio Nobel puede ser un completo ignorante incluso en los campos de actividad que le hicieron alcanzar tan excelente distinción (qué decir de los economistas), mientras que personas sin escolarizar son enciclopedias en muchos otros saberes: la inteligencia es múltiple y consiste fundamentalmente no en verbalizarla, como dice Valdano, sino en transmitir. Esto de hacer física la idea del Madrid es algo que ahora mismo tienen dos personas, Florentino aparte: Zidane y él. Ambos, además, comparten más o menos la misma posición espaciotemporal en el imaginario colectivo: los Galácticos, la Novena, pero Raúl, además, la Séptima y la Octava, o sea, la renovación de la promesa antigua de la Copa de Europa, el nacimiento del Madrid al siglo XXI. Zidane se ha vuelto a ir y por el modo en que lo hizo uno puede aventurar que tardará en regresar, sea en la forma que fuere. Queda Raúl, que ya está en la rampa de salida del filial, y como dice Valdano, sacando gente que forma parte ya del primer equipo: el «Vázquez Montalbán» del Madrid prefigura el medio plazo, el día después de Ancelotti, lo que se presume será el último gran Madrid de Florentino: ¿Mbappé, Haaland, Raúl?

Zidane y Raúl

Esto de Vázquez Montalbán, al que él mismo menciona la final de la entrevista, también tiene lo suyo. Aquí creo que se equivoca y a lo mejor se debe a esa fascinación que ha tenido siempre la figura del literato catalán, del intelectual catalán, entre quienes forman parte de la esfera cultural hispana, en especial entre los argentinos. Valdano, en mi opinión, es mucho más que Vázquez Montalbán, pero sobre todo en clave madridista no tiene nada que ver porque si bien acierta totalmente en subrayar la necesidad de contarse que lleva padeciendo el Madrid y el madridismo desde los 70, él posee algo más que la mera condición de periodista o escritor más o menos brillante: el vio y vivió, y nadie mejor que él puede contarlo.

Valdano es mucho más que Vázquez Montalbán. él posee algo más que la mera condición de periodista o escritor más o menos brillante: el vio y vivió, y nadie mejor que él puede contarlo

Y aquí hay que volver a Raúl. En cómo describe el «cancherismo» de Raúl está una de las definiciones más extraordinarias de ese «querer ganar siempre» que es el estilo madridista de toda la vida: darle la vuelta al partido, que es un argentinismo que yo le he oído siempre a mis mayores en el pueblo, buscarle las vueltas a algo, no cejar, no parar, ansiar el hallazgo y finalmente lograrlo, por terco, porque el mundo es de los pesados. Por eso el Madrid es el que más ha ganado siempre, porque es el que más lo ha buscado. Si el Madrid ha de contarse, tiene que contarse como Zidane, que es el genio universal, pero también, de igual manera, tiene que contarse como Raúl, que es el darwinismo furioso.

Buscarle las vueltas a algo, no cejar, no parar, ansiar el hallazgo y finalmente lograrlo, por terco, porque el mundo es de los pesados. Por eso el Madrid es el que más ha ganado siempre, porque es el que más lo ha buscado. Si el Madrid ha de contarse, tiene que contarse como Zidane, que es el genio universal, pero también, de igual manera, tiene que contarse como Raúl, que es el darwinismo furioso

Quizá ese sea el último legado florentinista, la respuesta a una demanda si bien no mayoritaria, sí persistente dentro de la masa crítica de la afición: el contarse. La narrativa. Valdano liga ese salto cualitativo en el mensaje con su apuesta por el Raúl entrenador, al que ve como uno de los mejores de la Historia. Lo que dice de la inteligencia, volviendo a lo de antes, también lo empareja con Zidane. Zidane no destaca, nunca lo hizo, por su elocuencia: para cátedras políticas en rueda de prensa siempre es mejor ponerse a Guardiola, pero todos los futbolistas que han pasado por sus manos coinciden en señalar su fabulosa capacidad para conectar con ellos en un plano puramente humano, emocional, intuitivo. La falacia de la razón es una de las cosas que nos siguen colgando como sociedad desde la Ilustración, por eso se tiende a pensar que la sensibilidad y la destreza para reconocer situaciones, momentos, debilidades y fortalezas de las personas, pertenece a un segundo nivel de la inteligencia humana. El fútbol es una demostración continua de lo mendaz que es esta creencia, pero corren malos tiempos para esta música, pues la moneyballización del juego, jugado y comentado, es ya imparable.

La falacia de la razón es una de las cosas que nos siguen colgando como sociedad desde la Ilustración, por eso se tiende a pensar que la sensibilidad y la destreza para reconocer situaciones, momentos, debilidades y fortalezas de las personas, pertenece a un segundo nivel de la inteligencia humana

El valdanismo y el raulismo son, curiosamente, dos tendencias necesitadas de una cierta redención entre buena parte del madridismo, sobre todo del más pujante, del llamado «underground», vehículo de una nueva forma de contarse desde la eclosión de las redes sociales. El raulismo crepuscular acabó convertido en una justificación de la decrepitud y el aburguesamiento como statu quo de un equipo menor y de un club desplazado de la primera fila competitiva en España y en Europa; el último valdanismo confrontó con la corriente joven, fresca, iconoclasta, que montada a lomos del mourinhismo salvó al Madrid de la catalepsia guardiolista. Pero cuando pasan el ruido y la furia, queda el poso. Como si Valdano y Raúl estuvieran unidos para siempre desde aquel debut en Zaragoza, ambas figuras regresan desde el fondo del armario para agarrar la bandera del madridismo en los «tiempos convulsos» que, en palabras de Valdano, se avecinan para el fútbol en todos los aspectos. Al final, esto no deja de ser un regreso a lo mismo de siempre: tradición, pertenencia, continuidad e identidad.

 

Fotografías Imago.

1- Sistema y once previsto

Un viejo conocido de la Champions del pasado año pero que ha mudado la piel firmando a uno de los entrenadores con una propuesta más atractiva del Calcio: Roberto de Zerbi. El italiano suele apostar por dos sistemas básicamente, el 1-4-2-3-1 o el 1-4-3-3 que utiliza en función del rival que tiene enfrente. Como ante el Inter y jugando en casa, se espera más la segunda opción con un XI que no debería distar mucho del siguiente: Pyatov en portería, Dodó e Ismaily en los laterales derecho e izquierdo respectivamente, Marlon y Matviyenko como centrales, una línea de tres en el mediocampo con Stepanenko, Alan Patrick y Maycon, Tetê por la derecha, Solomon por la izquierda y Pedrinho arriba. La baja más importante es la del ariete Traoré que tuvo una lesión importante ante los nerazzurri y estará de baja varios meses. La inclusión de Alan Patrick, un jugador que se puede desempeñar en el centro del campo como interior o como enganche detrás del punta, permite que el esquema pueda cambiar en cualquier momento durante el choque y pasar del 1-4-3-3 al 1-4-2-3-1.

 

2- Presión

Los ucranianos acostumbran a presionar a los rivales que tienen una defensa con cuatro atrás. Los jugadores de banda se meten hacia el centro para presionar a los centrales y sobre todo buscan evitar que el balón llegue a los laterales. Por su parte, los centrocampistas suben su posición para emparejarse al hombre con sus medios rivales y con especial atención al pivote para evitar que controle y gire. Una de las opciones madridistas para saltar esta presión, sin duda, es Benzema. Si el francés baja a recibir y consigue controlar el balón ya sea de espaldas o en combinación, el sistema ucraniano sufrirá y se hará largo, lo que debe aprovechar el Real Madrid para atacar con espacios.

Roberto de Zerbi

 

3- Salida de balón

Un apartado interesante y que tendrá bastante importancia a lo largo del duelo. Si el Real Madrid se decide a presionar arriba, el Shakhtar es un equipo con alternativas para sacar el cuero jugado desde atrás y armar el ataque. Si la presión es al hombre, a sus centrales y centrocampistas, es corriente ver una acción en la que el portero realiza un pase vertical al punta o a uno de los interiores que recibe en las cercanías del círculo central. Ahí, si se da la vuelta sin oposición, ya comienza la fase ofensiva con un despliegue vertical, rápido y directo. Si por el contrario los blancos no tienen una presión agresiva muy arriba, los centrales y el lateral derecho serán los encargados de progresar en la construcción del juego tienen calidad con el cuero. En ese caso, conectarán con envíos a los centrocampistas o en algún momento con envíos largos a la espalda de los defensas buscando la velocidad de Pedrinho o Tetê.

 

4- Aspecto defensivo

En las últimas semanas De Zerbi ha conseguido armar un equipo más firme atrás ya que era uno de los mayores puntos débiles del Shakhtar. No recibió goles ni en la complicada salida liguera a Kiev frente al Dinamo ni tampoco contra el Inter en la segunda jornada de la Champions. En el debut continental ante el Shakhtar cometieron errores en las pocas incursiones del Sheriff y eso les costó dos goles prácticamente de la nada. Al equipo ucraniano le sigue faltando contundencia, sobre todo por los carriles exteriores y es ahí la zona por la que debe apuntar el Real Madrid para hacer sangre. En el lateral diestro, Dodó es un jugador magnífico en ataque, pero con ciertas lagunas defensivas. Por allí llegaron los dos goles de los moldavos y Vinícius ha de ser vital en ese carril para desequilibrar. También sufren bastante entre la línea defensiva y del mediocampo. Los centrocampistas no dudan en saltar a presionar y dejan un hueco a su espalda que es muy perjudicial para sus intenciones. Si en esa parte de tres cuartos del terreno de juego se incrustan Benzema retrasando su posición para recibir o un Modric que suba unos metros, el daño que pueden generar será fundamental para originar jugadas interesantes. Es una zona perfecta para Hazard o Isco pero lamentablemente no viajarán a la capital ucraniana. Por último, hay que mencionar al arquero Pyatov. El veteranísimo guardameta ucraniano parece incombustible y a sus 37 años sigue teniendo minutos en el Shakhtar y en la selección. Se daba por hecho que De Zerbi apostaría por el joven Trubin pero de momento solo le ha dado algún partido liguero. Pyatov es un portero bastante desconcertante e irregular. Si tiene el día realizará intervenciones milagrosas y extraordinarias pero si se levanta con el pie izquierdo es un auténtico coladero. A lo largo de su carrera se han visto grandes cantadas suyas, pero también es cierto que contra el Inter estuvo fabuloso.

Modric

5- Poderío ofensivo

El Shakhtar continúa con su filosofía de juntar muchos jugadores brasileños en su plantilla mezclados con futbolistas locales de buen nivel y casi todos internacionales. Los brasileños tienen un patrón reconocible en todos ellos y es que son rápidos, dinámicos, notables técnicamente, buenos en combinación y con bastante descaro. Al Real Madrid el pasado curso le hizo pupa su calidad y la dificultad que tuvieron para detenerlos en carrera. Son futbolistas a los que no debes dejar demasiado espacio para recibir y encarar porque son muy hábiles y eléctricos. Las dos bandas son puntos a vigilar por su factor desequilibrante. En el caso de Solomon (que marcó dos goles a los blancos en la pasada Champions), juega por la izquierda y es diestro buscando siempre diagonales para asociarse cerca de la frontal del área o el disparo de rosca al segundo palo. Tetê, por su parte, es encarador y se entiende a las mil maravillas con Dodó que es un lateral diestro muy ofensivo que sube y desdobla por su banda de forma frecuente. Arriba, Pedrinho es uno de los fichajes de este verano que llegó procedente del Benfica por 18 millones de euros. Extremo o punta en casos de necesidad, tiene buen regate en corto, es veloz y arma con celeridad el chut. De los jugadores del centro del campo hay que advertir además la buena llegada de Alan Patrick y los tiros lejanos de Stepanenko que posee un excepcional golpeo de balón.

 

6- Estilo de juego

Durante varios años en el fútbol italiano, De Zerbi se ganó un nombre entre los entrenadores con un estilo más atractivo e interesante para el espectador. En un verano con muchos cambios en los banquillos de los grandes del Calcio se rumoreó su firma para algunos de ellos pero acabó finalmente en el Shakhtar. El técnico de Brescia declaró en una entrevista en MARCA que eligió a los ucranianos “porque tiene un modo de ver el fútbol parecido al mío: el director deportivo, los 'scouts', el director general y, sobre todo, el presidente. Y, además, porque desde mi punto de vista se trata de un club 'top' en Europa”. Su idea es practicar el mismo fútbol juegues ante el Real Madrid o un conjunto de la zona baja de la Liga ucraniana. El plan es —desde el juego de posición— ser un equipo atrevido, valiente, descarado y siempre protagonista con la pelota. Un conjunto que sale desde atrás académicamente, con asociaciones rápidas, mucho movimiento y automatismos de sus hombres con balón y que construye un fútbol ofensivo muy vistoso y desordenado dentro de un orden.

Tetê

 

7- Hombre clave

La terrible baja de Traoré por lesión está siendo bien sustituida por Tetê, uno de los 11 brasileños que integran las filas del Shakhtar. El atacante que se amolda a jugar de nueve, de segunda punta o por banda derecha fue el hombre que abrió el triunfo en el Di Stéfano el pasado año con un disparo con su zurda. Criado en el Grêmio Porto Alegrense es un jugador liviano pero ágil, habilidoso, inteligente en sus movimientos y astuto en el área. Acumula cinco goles este curso y es el segundo máximo goleador del equipo solo por detrás del mencionado Traoré. Además, llega en racha tras el doblete que consiguió el pasado viernes ante el Zorya en encuentro liguero. En verano se habló de un posible interés del AC Milan por su traspaso y con su juventud (21 años) y su desparpajo, no sería raro verle la próxima temporada militando en una de las grandes ligas del continente.

 

Fotografías Imago.

Las circunstancias obligan al Real Madrid a adaptarse. El fichaje de Alaba sin pago a su club de origen puede no ser único en su especie. Hasta cinco jugadores están sonando para el Real Madrid, que podrían repetir el camino utilizado con el austriaco. Se trata de los casos de Rudiger, Pedro Porro, Pogba, Kessie y por supuesto Mbappé. Dos defensas, dos centrocampistas y un delantero.

Rudiger está viviendo sus mejores momentos como futbolista. La llegada de Tuchel al Chelsea ha sacado la mejor versión del alamán, pieza fundamental en el equipo campeón de Champions. 28 años, experimentado, de perfil zurdo, Rudiger reúne varias características que le hacen una pieza codiciada en el mercado. Por eso el Chelsea todavía no ha podido renovar a un jugador que podría estar barruntando la idea de cambiar de liga. Ahí aparece el Real Madrid como un lugar muy apetecible y que seguramente podría satisfacer las pretensiones económicas del central. Si el Chelsea no puede renovarle antes de enero, probablemente el Madrid hablará con él.

Rudiger

Pedro Porro es un lateral joven que ya ha vivido varias experiencias en España y que está empezando a despuntar en el Sporting de Lisboa. A sus 22 años empieza a asomar por la Selección. Hace poco se vio obligado a desmentir su negativa a recalar en el Real Madrid por una metedura de pata de su abuelo. El puesto de lateral derecho está hipotecado tras las renovaciones de Carvajal y Lucas. También volverá Odriozola, pero a pesar de eso Pedro Porro empieza a sonar como una opción que podría interesarle a los blancos.

Pedro Porro

Pogba está en un momento decisivo de su carrera. A sus 28 años por fin podrá escoger destino siendo uno de los posibles la renovación con un Manchester United muy reforzado, pero que no carbura. Siempre se ha hablado del interés del Real Madrid por Pogba, especialmente alentado por Zidane. Las pretensiones de Raiola siempre fueron un impedimento, así como el salario del jugador. Si realmente fuera cierto que el francés quiere llegar al Real Madrid, deberá rebajar sus expectativas económicas. Se trata de una opción de mercado que se vende sola. Uno de los mejores centrocampistas del mundo que podría dejar libre Manchester y poner rumbo a Madrid, Turín o París. A ver quién se lleva el gato al agua.

Kessie

Kessie es un centrocampista costamarfileño de gran despliegue físico que lo está haciendo realmente bien en el Milan. A sus 24 años está viviendo la que puede ser su última temporada en el histórico club italiano. Marca anunciaba el otro día el interés del Real Madrid por este jugador, que probablemente estará siendo seguido por muchos clubes dada su juventud y su salario no demasiado elevado.

Mbappé

Mbappé no precisa mayor explicación. Renovará con el PSG o firmará con el Real Madrid. No parece haber más opciones si impera algo la lógica. Se trataría de el jugador franquicia del proyecto para los siguientes años y es público y notorio el interés del Madrid por firmarlo cuanto antes, al punto de haber llegado a ofrecer 200 millones un año antes de terminar contrato. El siguiente galáctico debería ser Kylian. Ojalá nada se tuerza.

 

Fotografías Imago.

spotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram