Las mejores firmas madridistas del planeta

Buenos días. Han comenzado los Juegos Olímpicos con desigual tratamiento en nuestras queridas portadas deportivas. O mejor, la ceremonia inaugural de dichos Juegos es noticia central en tres de las portadas y ocupa un lugar residual en la primera plana de Sport, porque no en vano Tokio está muy lejos y Griezmann muy cerca; aunque no sabemos si cerca de salir del Barça, cerca de quedarse o cerca de hacer otro reportaje con Piqué sobre lo lejos que está Tokio y lo cerca que está la actualidad culé del ridículo y el esperpento.

Portada Sport 24-07-21

Ahí lo tienen, amics. "Griezmann se enroca", dicen en Sport. Qué poca vergüenza la de no querer salir gratis al Galatasaray, al Guayaquil Sport Club, o a la Ponferradina. Así devuelve Griezmann todo lo que han hecho por él en Barcelona. Qué ingratos estos jugadores que, tras firmar un contrato, se ponen ahora gallitos con la intención de cumplirlo. Jamás se ha visto algo así. Lograr la permanencia de Messi en el Barça debería bastarle a Griezmann, a Pjanic, a Umtiti y a todos los demás para acudir raudos a las oficinas del (més que un) club y mostrarse dispuestos a todo lo que dicte la intelligentsia culé, que tan bien sabe priorizar aquello que realmente importa.

Pero ya se sabe que el jugador de fútbol es egoísta, no como Messi, que no es un jugador de fútbol, sino un becerro de oro, un rapsoda, un tótem. Messi lo merece todo. Messi merece hipotecar el club para quedarse en él, sentado en su trono, jugando con otros diez que sepan agradecer la suerte que tienen de poder formar a su lado. Cobrar debería ser lo de menos. Seguir las normas fiscales marcadas para el resto de clubes es casi un oprobio. La excepción se hace obligada en este caso. ¿Acaso hay un Messi en el Granada, en el Levante, en el Real Madrid? ¿Acaso vamos a perder la gloria y el honor de que Messi continúe jugando en nuestra Liga? ¿Acaso no han visto llorar a un niño todos esos que claman por la igualdad ante la ley?

Portada Mundo Deportivo 24-07-21

¿Acaso se estrenará hoy Depay? Baraja esa posibilidad Mundo Deportivo en sus bajos y nosotros querríamos que así fuera, inscrito o no. De hecho, querríamos que Depay se estrenase hoy, mañana y pasado, aunque en rigor eso de estrenarse solo se puede hacer una vez en la vida, cosa que esperamos que Depay ya haya hecho a su edad, si es que Mundo Deportivo entiende por estrenarse lo mismo que entendemos nosotros y la Bernarda.

En todo caso, hágase, lo de estrenarse y lo de jugar por primera vez con la camiseta del Barcelona, sean o no ambas cosas lo mismo. Y estrénese también la posibilidad de que los Depay, Kun, Eric García y demás fichajes que sin duda irán llegando a Can Barça puedan competir en La Liga sin la necesidad administrativa de ser inscritos oficialmente. Eso de la inscripción no es más que la enésima artimaña mesetaria para impedir el buen desarrollo del arte culé y el noble despliegue de sus valors. Suena hasta fea la palabra. Lean en voz alta inscripción y ahora lean en voz alta Memphis Depay. Dónde va a parar. La sola sonoridad, algo exótica, de lo segundo debería bastar para que lo primero cayera en el pozo del olvido.

Portada Marca 24-07-21Portada As 24-07-21

Por lo demás, como decíamos, las portadas se llenan de la ceremonia inagural de los Juegos de Tokio, si bien se ocupan de otros asuntos en menor medida: el fichaje de Hanga por el Real Madrid de baloncesto, la foto de Ramos con Mbappé, quien parece haberle dicho a su entrenador que no renovará, y otra vez el estreno de Depay, llamado Memphis en la portada de As. No queremos asociar esa mención con el anuncio que también recoge As a solo unos pocos centímetros de la noticia del estreno del jugador de Países Bajos. Mal estreno sería ese si le hacemos caso a dicho anuncio. Mal hacemos nosotros añadiendo más problemas de interpretación al hablar de centímetros. Dejémoslo por hoy. Sin Messi en el Barça también nos alcanza a nosotros la confusión y el delirio.

Que pasen ustedes un buen día y procuren estrenarse si no lo han hecho ya.

 

La prensa deportiva española está sufriendo lo que podríamos llamar el síndrome de Melanie Martínez. Conocida como ‘la mujer más desafortunada de América’, Martínez vio cómo su casa era destruida en cuatro ocasiones, por los huracanes Betsy (1965), Juan (1985), George (1998) y Katrina (2005). Después pareció que su suerte cambiaba. Su infausta fama hizo que, gracias a un programa de telerrealidad, reconstruyera su vivienda gratis. Pero en 2012 la mala fortuna meteorológica volvió a cebarse con ella y el huracán Isaac destrozó una vez más su morada.

En el caso del periodismo deportivo, podríamos decir que tampoco atraviesa su mejor momento en cuanto a credibilidad, tras encadenar una serie de episodios aciagos. Por ejemplo, la publicación de unos audios de conversaciones personales de Florentino Pérez, con nueve o más años de antigüedad, en los que se refería en términos coloquiales y en muchas ocasiones despectivos a jugadores, entrenadores y prensa. Su difusión suponía romper varios códigos de un oficio que depende en gran medida de la protección de las fuentes informativas, para lo cual es imprescindible el escrupuloso respeto del concepto off the record, tanto por parte del periodista inmiscuido, como del medio que no publica lo que se consigue en esas conversaciones privadas. No es la primera vez que ocurre, pero es llamativo que se violaran estos códigos por un material de un valor informativo dudoso, más allá del chiste o el chascarrillo. La pueril insistencia entre los antis para que este contenido tuviera más presencia mediática indica que desconocen las reglas básicas del periodismo y que ya han asimilado que vale todo en un espacio de debate mediático que se nutre casi en exclusiva de polémicas y habladurías.

Audios Florentino

Para El Confidencial aquello parecía ser un golpe de suerte, la artillería perfecta para derribar al presidente del Real Madrid, que caería derrocado por los propios madridistas, tras abrir los ojos ante revelaciones de tanto calado como una anécdota entre Mourinho y Özil. Pero aquellos que invierten buena parte de su tiempo hablando de los anhelos del madridismo en realidad no conocen para nada a la afición del 13 veces campeón de Europa. De hecho, han conseguido el efecto contrario al que pretendían. Se nos describía a Florentino Pérez como un arisco plutócrata alejado de la realidad, una especie de señor Burns, maquinando en su infinito despacho. Y en realidad muchos nos hemos visto reflejados en él cuando hemos descubierto que también puede ser un Homer cualquiera, alguien que en una relajada sobremesa se sincera en términos absolutamente familiares ante interlocutores que supone de fiar (he ahí su error). El proceso de humanización hay que agradecérselo a aquellos que buscaban algo bien distinto.

Otro tema en el que la prensa en general está quedando miserablemente retratada es el referente al sainete del FC Barcelona y su límite salarial. Han tenido que acudir profesionales del derecho y la economía a iluminarnos, tras meses con los medios convencionales publicando un vergonzoso revoltijo en el que se mezclaban desinformación, desconocimiento y propaganda hábilmente deslizada. Los insultos frecuentes que reciben por ejemplo Ramón Álvarez de Mon o Tomás J. Rubio por su labor divulgativa tienen como única base sus filias futbolísticas. Ninguno de sus furibundos detractores ofrece una sola cifra, un hecho que contraargumente los presentados por ellos. Se les desacredita (o se pretende) con una mezcla de mentiras, proclamas y suposiciones sin mayor base que el infantilismo del que replica, que elige fantasías por encima de realidades. No es casualidad que los mismos que reclaman la difusión mediática de los audios de Florentino Pérez (con las consecuencias legales que puede acarrear a los medios que lo hagan, además), no pidan más eco para la rigurosa entrevista que Ramón y Tomás hicieron a Javier Tebas. En ella se desmontaron buena parte de las entelequias que se pregonan con insistencia desde hace tiempo, sin que nadie se haya molestado ni siquiera en acudir al organismo del que depende esta reglamentación para corroborar que lo que contaban no era correcto.

aquellos que invierten buena parte de su tiempo hablando de los anhelos del madridismo en realidad no conocen para nada a la afición del 13 veces campeón de Europa. De hecho, han conseguido el efecto contrario al que pretendían

Hemos tenido ejemplos especialmente sonrojantes de supuestos profesionales de referencia a nivel periodístico, de los que dan sesudas lecciones de integridad y lanzan vehementes peroratas sobre los graves errores que cometen los demás, y que se dedicaron a sumar amortizaciones, precios de venta y salarios de las supuestas salidas de los azulgranas. Todo por contribuir a crear un clima de optimismo, o peor, por un desconocimiento que les pondría, si cabe la posibilidad, más en ridículo.

Ramón y Tebas

Buena parte de la prensa está quedando en una posición complicadísima gracias a sus funambulismos para defender que se debe hacer cualquier excepción, legal o financiera, para que Leo Messi permanezca en el Barcelona. Los argumentos para justificar un potencial privilegio han movido a la risa o a la náusea, apelando al interés general del resto de equipos de La Liga, del fútbol español como ente o hasta de Hacienda. Lo más ridículo es que todos estos razonamientos deberían ser igual de válidos dentro de dos años, cuando se supone que el jugador argentino se marchará sí o sí del Barcelona. No se comprende tanto drama para aplazar el apocalipsis del Barça, La Liga y el fútbol mundial por un periodo de solo 23 meses. Y me cuesta poco imaginar lo que pasaría si el proyecto del Madrid dependiera de un jugador sin contrato desde hace tres semanas, con el que se negocia desde hace meses, que lleva todo este tiempo firmando de forma "inminente" y no ha hecho el más mínimo gesto de cara al club o la afición.

el periodismo debería informar de hechos contrastados y no de suposicionesinteresadas que se sueltan lo antes posible y sin atravesar el tortuoso pero indispensable proceso de verificación. Debería ser obligatorio informarse antes de hablar con cierto rigor de aspectos que tienen tan poco margen interpretativo como el económico o el reglamentario

No fallan nunca los fichajes. Se le adjudican al Madrid y a cualquiera de sus rivales intereses imposibles, que casi nunca se cumplen y solo causan frustración o mofas entre aquellos que aún otorgan cierta credibilidad a la maquinaria de desinformación. Ya se hizo el año pasado, cuando el club de apresuró a indicar que no habría contrataciones por los problemas derivados del Covid. Si no les importó aquello y trufaron el verano de nombres que salían únicamente de su imaginación, qué no harán ahora. La realidad es que tienen pocos confidentes en el club y que tras cruzar límites para los que no hay retorno, estos serán aún más temerosos a la hora de liberar cualquier tipo de información.

Si la prensa deportiva quiere recuperar prestigio debería volver a lo básico. Es decir, a informar de hechos contrastados y no de suposiciones, pálpitos o filtraciones interesadas que se sueltan lo antes posible y sin atravesar el tortuoso pero indispensable proceso de verificación. Debería ser obligatorio informarse antes de hablar con cierto rigor de aspectos que tienen tan poco margen interpretativo como el económico o el reglamentario. La alternativa es acudir a una fuente solvente que pueda explicarlo. No hacerlo y cometer errores como los que estamos viendo cada día es, simple y llanamente, mala praxis profesional. Pensándolo bien, el periodismo deportivo no sufre el síndrome de Melanie Martínez, porque en su caso sus desgracias parecen fruto de la mala fortuna, mientras que muchos de los periodistas simplemente están haciendo muy mal su trabajo.

 

Fotografías: Imago

Aprovechando que yo mismo he convocado esta serie de artículos ligeros sobre nuestros onces históricos más simpáticos de la historia del Real Madrid, he decidido hablar del lado humano de aquellos exjugadores a los que he tenido el honor de tratar en mayor o menor medida.

 

-Portero: Miguel Ángel. Normalmente los tímidos son, por razones obvias, malos entrevistados, y entrevistar a alguien por teléfono suele ser la mejor garantía para una entrevista desastrosa. Miguel Ángel fue para mí la más absoluta excepción a ambas normas. Quizás algunos tímidos hayan dado mejores entrevistas, y quizá alguien locuaz haya dado una mejor entrevista al teléfono, pero ningún tímido ha dado una mejor entrevista al teléfono jamás. Me atrevo a asegurarlo. Joe Llorente y yo le escuchábamos embelesados, con el manos libres, en el despacho de la casa de Joe, y todo fue un triunfo de amabilidad y agudeza. De niño lo adopté como héroe viéndolo volar por el lado salvaje, como Lou Reed pero en las alturas y a la gallega. La charla fue lo más opuesto a la decepción que ese niño pudo nunca concebir.

-Central derecho: Nacho. Decir que fuera del campo es un hombre normal es quedarse corto, como lo es el decir que en el campo cumple. Nacho es como debería ser todo el mundo, sencillamente. A él también le entrevisté, y hubo un detalle de fragilidad combinada con coquetería que habría enternecido a su paisano Cervantes. No de triste figura, pero siempre caballero, es el tipo más rigurosamente intachable que se ha paseado por el mundo teniendo un suegro del Betis. A ver si a su suegro le busco también un hueco en el once, cerca de Gordillo. Qué descojone de tipo.

Nacho ovación

-Líbero: Fernando Hierro. No es solo un hombre capaz de echar una tarde entera en el hospital del Niño Jesús charlando con un niño que ha sobrevivido a un atropello, sino también el que treinta años después se acuerda perfectamente cuando te presentas como el tío de ese niño. Nunca ha habido tanto contraste entre la aparente fiereza de un defensa y su afable humanidad.

-Central izquierdo: Santamaría. Nadie que aún camine en este mundo representa más genuinamente los valores del Real Madrid: amor a los colores, lucha sin desmayo y clase a raudales. La clase que mostró a espuertas en los dorados cincuenta y sesenta, convirtiéndose en pilar defensivo de aquel Madrid legendario, pero también la elegancia del hombre que hoy supera los noventa impartiendo lecciones de fútbol y de vida. España no es un país digno hasta que este hombre no reciba un desagravio como Dios manda por el escrache público injustificado que sufrió en el Mundial 82. Un uruguayo orgulloso, un español orgulloso. Un hombre de los pies a la cabeza. Dios le bendiga.

-Carrilero derecho: Odriozola. Otro que no tiene inconveniente en frecuentar hospitales infantiles y en desvivirse con quienes lo pasan mal, desplegando la mejor sonrisa jamás descerrajada de Burgos para arriba. La clase se tiene o no se tiene, ¿verdad, querido Álvaro?

-Carrilero izquierdo: Roberto Carlos. El indiscutible poseedor del título de mejor lateral o carrilero que jamás ha pisado el flanco izquierdo de Chamartín es además el indiscutiblemente más simpático. Hay dos o tres familias en Brasil a las que todavía no ha ayudado. No escatima en riesgos de afrontar querellas cuando habla en RMTV de los infames arbitrajes que sufre nuestro equipo. No diga cachondo, diga Roberto Carlos.

-Medio centro 1: Xabi Alonso. Durante un tiempo su hija fue compañera de clase de mi hijo Jaime, y confieso que soñé con emparentar. Por las mañanas me lo encontraba dejando a los niños en la puerta del cole, un hombre guapísimo con un perro feísimo. Nunca le dije nada, diremos que por miedo al perro. Después he podido tratarle algo en la distancia y es un señor como la copa de un pino.

-Medio centro 2: Míchel. Aunque rendiría más pegado a la banda, le hemos hecho hueco en el centro, donde ocasionalmente jugó también, precisamente por lo bien que nos cae. Tener estilo suele aparejar un cierto desapego, una indiferencia, y sin embargo en su etapa de jugador se las apañó para conciliar clase y sufrimiento. El Agonías más paradójicamente elegante que jamás haya pisado un campo de fútbol. Portavoz oficioso del fenómeno sociológico e intelectual que fue la Quinta, es el madridismo sobre dos piernas más simpático que se ha facturado en Concha Espina.

-Delantero 1: Mijatovic. Puede que haya mitos más cordiales, pero no están en este mundo ni en esta alineación. Va por la vida ejerciendo del gol de la Séptima encarnado, y hace muy bien. Se nos ocurren un millón de modos de encasillamiento menos gratos.

-Delantero 2: Paco Gento. La primera vez que hablas con Paco Gento es como cuando hablas por primera vez con El Cid o con John Wayne: impone. Luego comprendes que hay versiones del laconismo cántabro tan llenas de naturalidad y afecto que pueden abrumar. La auténtica Galerna, la del Cantábrico (pero las galernas sólo pueden serlo de ese mar, por definición), es el mayor mito vivo del madridismo, es el Presidente de Honor, pero también es tu tío que te pregunta qué tal en el nuevo trabajo. “Sopla viento de Galerna / son las piernas / de Paco Gento”.’

Paco Gento leyenda blanca

-Falso nueve: Arbeloa. Lo pongo aquí porque me da la gana, qué pasa. De falsísimo nueve. Qué le voy a hacer si los defensas parecen ser mejores personas que los delanteros. Jugador excepcional, paradigma de pundonor, sacrificio y calidad, es además depositario e ideólogo de una manera de entender el madridismo que resulta que además es la correcta. ¿Porque lo digo yo? Sí, porque lo digo yo. Cinéfilo empedernido, no es el jugador que más sonríe pero sí el que lo hace de modo más desarmante, por cuanto no se espera eso de la yihad mourinhista. Que se joda el estereotipo. “Por mucho que hayas hecho por el club, el Real Madrid siempre ha hecho más por ti”. Me lo dijo a mí en aquella entrevista. Dios salve al espartano.

Buenos días. Joan Laporta empezó el verano prometiendo la luna y va a llegar agosto sin ella, pero también sin Leo Messi y sin poder inscribir a Eric García, Kun Agüero y Memphis Depay.

Ahora andan de aquí para allá en Barcelona poniendo sobre la palestra a los pesos pesados, señalados en un artículo incendiario de Lluís Mascaró (captura de abajo) y haciendo girar el nombre de Antoine Griezmann como si el resto de clubes del mundo no supieran que el francés cobra mucho más que más y que eso es inasumible para cualquiera salvo para el Barcelona Pre-Laporta, que hacía lo que le daba la gana y se reía como el niño que lía alguna pensando que sus padres nunca se van a enterar.

Así están las cosas, queridos galernautas. La culpa es de los que no se quieren bajar el sueldo, no del que se lo fue subiendo año a año con renovaciones judeomasónicas o de la poco recomendable forma de trabajar del club. Una vez dejen de lanzarse dardos entre todos, llegará el momento de volver a su hit veraniego que repiten sea cual sea la estación: la culpa es de la Liga y seguramente un poco del Real Madrid por vete tú a saber qué.

En medio de este caos se presentó Depay ayer, que todavía no sabe si podrá ser inscrito o no, que lo mismo hoy luce con la camiseta del Barcelona y mañana le toca ver los partidos por la tele. Te puedes esperar cualquier cosa. Lo más normal es que Laporta logre arreglar el mayúsculo desaguisado, pero casi preferimos no saber cómo.

En la Ciudad Condal, Memphis Depay ya tiene categoría de ídolo absoluto. Andan necesitados de alegrías allí arriba y lo entendemos. Dos Ligas a cero y no sé cuántas Champions recibiendo goleadas teniendo en el XI al hombre que lleva tres semanas sin equipo no es fácil de digerir.

En lo que Memphis Depay firma, a Griezmann le siguen pitando los oídos porque se habla sin tapujos sobre su futuro. Qué más da el contrato que firmó o si se quiera quedar o no. Ya pusieron en marcha la maquinaría para montar un imaginario trueque con Saúl y ahora van por la Premier League, que es donde hay dinero de verdad, aunque seguramente no el suficiente como para pagar ese sueldazo al francés que antes le pagaba el Barcelona cuando creía que todo el monte era orégano.

Así todo, hoy se inauguran los Juegos Olímpicos de Tokyo. Será sin público para combatir una vez más al Coronavirus (qué ganas tenemos de que te vayas de una vez), pero con todo el planeta pendiente de la cita deportiva por antonomasia. Pasad un estupendo viernes, queridos galernautas.

El tiempo avanza, los jugadores se desgastan, los equipos se transforman continuamente como seres vivos que son. Incluso el extraño caso de un equipo con un ciclo exitoso de anómala extensión tiene su final. El Real Madrid de Laso se ha visto en la necesidad radical de reforzar su esencia, huérfana por la despedida agria y laureada de un emblema: el capitán, Felipe Reyes.

Creo con firmeza que la temporada pasada fue sobresaliente. Con el infortunio de las lesiones de hombres básicos y la marcha de Deck justo antes de la fase decisiva del curso, la reacción del equipo fue paradigmática. En realidad, como a la Armada Invencible que fue, la derrotaron los elementos. En el último suspiro, cuando hay que multiplicar los esfuerzos, de nuevo las lesiones nos quebraron.

Tampoco me parecen justas las alusiones a que el Real Madrid no hizo lo que debía con el presunto sustituto de Campazzo. Me consta personalmente y por vía directa que el club se movió, pero que las alternativas fiables estaban fuera del alcance del presupuesto.

En esta ocasión nos hemos movido con presteza y precisión. Grandes piezas capturadas por el club. Ahora, la responsabilidad es de Laso. Salvo en su primera fase como entrenador madridista, hasta que armó el conjunto del éxito, nunca tuvo tanta responsabilidad como la que tendrá. Tiene grandes jugadores. A él le corresponde levantar un equipo.

no me parecen justas las alusiones a que el Real Madrid no hizo lo que debía con el presunto sustituto de Campazzo. Me consta personalmente y por vía directa que el club se movió, pero que las alternativas fiables estaban fuera del alcance del presupuesto.

Echemos una ojeada a los que vienen y lo que pueden dar. Heurtel es de sobra conocido. Un dos en su mente y en su juego que ocupa la posición de uno. Lo que pierde de sensatez se gana en una facilidad anotadora fuera de lo común en su posición en Europa. Por ello, parece acertado el fichaje de Williams-Goss, mejor defensor, un baloncestista equilibrado en sus prestaciones. Y siguen Llull y Alocén, que tendrá que batallar para obtener minutos ante la competencia feroz. Suficiente patrimonio para jugar a lo que se quiera y al ritmo que se busque.

heurtel real madrid

La posición interior se reforzó al final de la temporada pasada con la llegada de Poirier, internacional francés, con una carrera ya dilatada. Jugador solvente. Al igual que la última adquisición, compatriota, también en los Juegos Olímpicos, Yabusele. Un físico portentoso para redondear el juego de los más altos, y que militó dos temporadas en los Celtics de Boston. Un atleta que juega al baloncesto corriendo, matando, taponando, de espaldas y penetrando. Aunque da la impresión de que lo más le gusta es el triple.

Cuando se recuperen Thompkins y Randolph, el Madrid dispondrá de una batería eficacísima de jugadores - que puede jugar muy cerca del aro, de afuera hacia dentro o en la línea de tres puntos - lanzando amenazas constantes a la defensa rival. Y cumpliéndolas.

En resumen, grandes jugadores que ojalá armen un gran conjunto. Laso tiene mimbres. Apuesto a que los aprovechará.

Buenos días. David Alaba fue presentado ayer en Valdebebas, con todos los honores que corresponden a un gran fichaje. Porque lo es. Empezó la jornada engalanado con un elegantísimo traje Príncipe de Gales, corbata marrón a juego, y la finalizó luciendo el nuevo uniforme, con el 4 a la espalda. Y en ese 4 se cifró gran parte de la grandeza y de la miseria de la jornada. Grandeza por el arrojo de la nueva estrella madridista al aceptar el peso del número, y miseria de parte de la prensa, en la rueda de prensa telemática, tratando de obligarle continuamente bien a compararse con el anterior portavoz de ese dorsal, bien a pronunciarse acerca del hecho de que dicho portador ya no esté en el club por cuya puerta acaba de entrar.

En la película Rebeca, el personaje de Joan Fontaine era continuamente comparada con la anterior esposa de Laurence Olivier, convirtiendo los primeros albores de su matrimonio en una pesadilla de frustración. El neblinoso espectro de Rebeca lo colmaba todo. Se cuenta que, en el rodaje, Hitchcock organizó un complot para que todo el elenco de actores y actrices, junto con los técnicos del plató, hicieran de menos a Joan Fontaine precisamente para hacerla sentir como se supone que se sentía su personaje. “Tú aquí no pintas nada, ese papel tenía que haber sido para Vivien Leigh”. De este modo se logró que Fontaine bordara su papel, pues su sentimiento de inferioridad era real. Así, la segunda señora de Winter se sentía cohibida ante el fantasma de Rebeca, de igual modo que la actriz se sentía abrumada por los continuos comentarios que la hacían sentir inferior a Vivien Leigh.

“Anoche soñé que volvía a Manderley”, comenzaban película y novela. Pues bien. Al pobre David Alaba le están preparando un Manderley de agárrate y no te menees. Ya proliferan en la prensa los artículos y comentarios que pretenden que Alaba se convierta de la noche a la mañana en el líder plenipotenciario que fue Sergio Ramos. Quienes no optan por eso prefieren que Alaba deje mal a Florentino afeándole que dejara marchar al camero, y si te empeñas en manipular la rueda de prensa eres capaz de aparentar que lo has conseguido.

as presentacion alaba

Pero qué jeta, diario As. Qué descomunal, pétrea y abracadabrante jeta, dicho sea con todos los respetos.

-David, ¿te habría gustado jugar junto a Sergio Ramos?

-Claro que me habría gustado. Es un jugador extraordinario que ha jugado muy bien al fútbol. Pero no pienso en Ramos. Mi sueño era llegar aquí.

Titular de As: “Me hubiera gustado jugar con Sergio Ramos”. En primer lugar, no es “hubiera” sino “habría”. En segundo lugar, de sobra sabéis que no es ético titular así cuando le sacasteis con sacacorchos esas palabras, y que nada más lejos del espíritu de las mismas que emitir el menor lamento por no poder jugar al lado del andaluz.

En el colmo del intento por inocular al austriaco el síndrome Rebeca se sitúa ESPN, que en un tuit preguntaba ayer a su audiencia si Alaba estaba faltando al respeto (¡faltando al respeto!) a Sergio Ramos por haber aceptado el número 4. Los dorsales de las leyendas suelen retirarse con el fallecimiento de los deportistas que los portaron, caso de ser estos muy legendarios, pero no nos consta -gracias a Dios- que Sergio Ramos haya pasado a mejor vida por más que París sea un destino idílico.

Qué cosas tenemos que aguantar, amigos galernautas.

Os dejamos con el resto de portadas del día, algunas de las cuales recogen la impactante goleada de pretemporada del Barça al Nástic, con Rey Manaj -personaje que aparece en Indiana Jones en el Templo Maldito- convertido en Edson Arantes do Nascimento.

Pasad un buen día.

marca presentacion alaba mundo deportivo rey manaj sport rey manaj

El debate en el seno del grupo de whatsapp de La Galerna se desata a raíz de una noticia  de un colaborador de Radio Marca, según el cual Florentino habría comunicado a la Junta que no habrá fichajes este verano. El tema de conversación virará hacia la forma de propiedad del club. Como es costumbre, utilizaremos nombres en clave para los componentes del chat, a fin de brindar diversión.

 

-Bruce: Como diría el propio Flóper, “tranquilos”. Me confirman que es mentira. Flóper no dijo a la Junta que no estuvieran previstos fichajes. Con esto no digo que se vayan a hacer. Digo que es mentira que Floren dijera que no los habrá.

-Hache: Si es que no tenía sentido. Lo que no me explico es quién puede inventarse algo así entonces. ¿Qué interés tiene publicar que no va a haber fichajes? ¿Lograr que la gente se suicide y haya más hueco para nuevos abonados? El periodismo siempre ha tendido a inventarse fichajes para ilusionar de balde, nunca a descartarlos para que la gente sufra y no compre un periódico ni dé un puñetero pinchazo.

-Bruce: Sí, ¿por qué y para qué inventar eso? Es una buena pregunta. Yo lo que puedo decir es que es mentira que Flóper dijera eso a la Junta.

-Paddington: Pues no lo sé. En este caso es posible que se lo hayan inventado, pero periodistas como A y B, que tienen hilo directo, llevan meses publicando no que no habrá fichajes, pero sí que esto es “Mbappé o nada”. Eso lo escriben y no se lo inventan. Quizás pretenden ir concienciando a los aficionados de ese posible escenario. Tanto A como B están informando de que el único fichaje posible es Mbappé. Y que ya veremos si se produce o no.

mbappe

-John: imaginemos que es así. Que Florentino ha decidido que, si no viene Kylian, nadie lo hará. ¿Qué motivos tendría para adoptar esa postura?

-Paddington: Un análisis erróneo de la situación deportiva, por ejemplo. Y añado: también de su repercusión social. No será la primera vez que Florentino pierda la perspectiva de la realidad. De hecho fue eso, el no calibrar el malestar social con una dirección deportiva autoindulgente, lo que le costó su primera dimisión. Decir “Mbappé o nada” es autoindulgente, además de arriesgado, porque ¿y si al final no hay Mbappé?

-Monseñor: Arriesgadísimo. Da miedo pensar que no venga. Tenemos un equipo de viejas glorias salpimentadas con jovenzuelos que no acaban de dar el golpe en la mesa.  Tras dos años de apretarnos el cinturón, tenemos un situación económica envidiable en la que se mean los clubes-estado. Todo nuestro futuro parece hipotecado a Mbappé. Pero incluso si llega, no podemos renovar la plantilla para rodearle de un equipo competitivo. Parece que nuestras esperanzas están puestas en Mbappé, y en que el ex-entrenador del Everton resucite a Isco y a Jovic. Con nuestros recursos no damos para más. Me parece que ya va siendo hora de afrontar la realidad en lugar de negarla. Necesitamos cambiar la estructura de propiedad del club para poder competir con los petrodólares.

-John: Si ahora, en la segunda mejor época de la historia del Real Madrid, tres años después de ganar la decimotercera, con la perspectiva de inaugurar el mejor estadio del mundo a dos minutos de vuestras casas, con la posibilidad real de fichar a Mbappe, con talento joven que está por explotar, sois insoportables, una mezcla de todo mal y todo peor, no me quiero ni imaginar lo que os voy a tener que aguantar cuando hagamos caso al loco de Monseñor, seamos sociedad anónima y tengamos un presidente de mierda que no nos podemos quitar ni con agua caliente.

-Hipo: La estrategia “Mbappé o nada” obedece a dos razones (en mi humilde opinión): 1. Florentino está convencido de que Mbappé llega este verano. De estas cosas sabe. Yo en ese sentido estoy tranquilo, como él mismo recomienda a los que se le cruzan por la calle. Dudo que le traicione su instinto. Puede ser. Pero lo dudo. 2. Si su instinto le traicionara, y el PSG no vendiera este verano ni por 200 kilos, Florentino encuentra ya  consuelo en el que podríamos bautizar como “argumento Militão”. Si ya habíamos descatalogado a Militão, y al final mira lo bien que nos ha salido, ¿por qué no puede pasar lo mismo con Jovic o Hazard? No digo que Florentino tenga razón al pensarlo, digo que lo piensa. Y considera que un delantero random de por ahí no le ofrece muchas más certezas que el acogerse al “argumento Militão” con Jovic o con Hazard. Al fin y al cabo, Jovic y Militão tienen una cosa en común: que no les veíamos jugar casi nunca porque Zidane no lo estimaba oportuno. Ya no hay Zidane.

El éxito es más consustancial al Madrid que la anomalía de su estructura de propiedad. Hay que elegir entre una y otra. Yo me quedo con el éxito, como el 99% de los socios, incluidos los que lo niegan.

-John: Yo creo que la idea de Florentino es un Bernabéu nuevo con Mbappé y Haaland en el Real Madrid. Y también creo que este año irá a por Mbappé, pero sabe que si no lo consigue el año que viene llega gratis. No sé cómo estará la situación económica y cuáles son las previsiones que tiene con el tema del Covid. Esa es mi duda.

-Páter: El club aún está preocupado por este año. Dicen que volverá a ser difícil.

-John: Eso parece.

-Paddington: Pero para que el escenario que dibuja John se cumpla (es decir, que Mbappé llegue gratis el año próximo) tiene que darse una premisa importante que me da la impresión de que Florentino olvida al hacer sus cálculos: que él tiene que seguir siendo presidente dentro de un año. Un verano de “Mbappé o nada”, seguido de una temporada de “nada”, puede serle fatal. Porque los resultados financieros son excelentes, heroicos si quieres dadas las circunstancias, pero el Madrid no es un fondo de inversión. Precisamente porque se ha hecho bien este año económicamente hablando, yo espero a Mbappé. Quiero a Mbappé.

Si ya habíamos descatalogado a Militão, y al final mira lo bien que nos ha salido, ¿por qué no puede pasar lo mismo con Jovic o Hazard?

-Rexach: Mbappé, con la base de la actual plantilla, puede ser suficiente para que alucinemos. Porque ahora parece que el resto, los que ya están, no sirven para nada, pero han estado a punto de ganar la Liga y llegar a la final de la Champions. Voy a decir algo: incluso si no viene Mbappé, vamos a estar ahí compitiendo para ganar, con unas posibilidades reales, como se ha visto no hace quince años, sino esta misma temporada.

-Hipo: Estoy con Monseñor en la necesidad (y hasta en la urgencia) de cambiar ya la fórmula de propiedad de la entidad. De otro modo va a ser imposible competir. Ni con el estadio. Ni con la Superliga. ¿Alguien va a ser menos madridista porque el club se convierta (total o parcialmente) en una sociedad anónima en lugar de seguir siendo de sus socios? Mira la ampliación de capital que acaba de hacer el Atleti y que les convierte en los reyes del mambo. ¿Por qué autolimitarnos, quitándonos opciones de ese tipo? ¿Es el Atleti menos Atleti por ser sociedad anónima? ¿Cambia el sentimiento atlético porque lo sea?

-John: Nada cambia en ese sentimiento. Seguimos sin poder entenderlo. Jajajaja.

-Hipo: Hay que abrirse ya a esa opción. El éxito es más consustancial al Madrid que la anomalía de su estructura de propiedad. Hay que elegir entre una y otra. Yo me quedo con el éxito, como el 99% de los socios, incluidos los que lo niegan. ¿Qué hacemos entonces parados? ¿Por qué no avanzamos ya en esa conversión? Estamos perdiendo un tiempo precioso. Se puede optar por un modelo mixto. Que me corrijan si me equivoco, pero el Bayern es una SA. El 51% del capital de esa SA es de los socios, y el resto (49%) pertenece a empresas muy potentes que dan al equipo bávaro el músculo financiero necesario para poder seguir estando entre los más grandes. ¿Por qué no hacemos lo mismo?

-John: El problema de convertirlo en una SA es que nunca sabes en manos de quién vas a acabar. Y luego, aunque quieras cambiarlo, cuando te toque un emir, un ruso, un griego, o un tipo que decida desmantelar el Bernabéu y venderlo porque le va a resultar más rentable, no podrás hacer nada. Siempre pensamos que nos va a tocar el gestor bueno, el madridista. Y creo que no necesariamente es así.

-Hipo: Claro, por eso propongo que el control lo sigan teniendo los socios, como en el Bayern, con ese 51%. Te aseguras el control. Tienes lo mejor de los dos mundos.

-Monseñor: Te guste o no te guste que el club sea propiedad de sus socios, es un anacronismo ya impracticable para el futuro. Es como el Athletic insistiendo en su modelo localista en el mundo post-Bosnam. Es una postura romántica, pero no competitiva; es imposible competir con la realidad.

David Alaba ya ha lucido la zamarra blanca. Y, para sorpresa de muchos, portará el ‘4’, el número que Sergio Ramos había  defendido las últimas 16 temporadas y que había quedado huérfano el pasado 16 de junio. Ese ha sido el primer detalle positivo de peso del nuevo futbolista blanco. El club le ofreció el dorsal y él aceptó huyendo de cualquier tipo de presión o comparación, tal y como se ha encargado de aclarar en la rueda de prensa posterior.

Han pasado casi dos meses desde que el Real Madrid hiciese oficial la contratación del jugador austriaco, a coste cero, procedente del Bayern de Múnich y, al fin, ha sido presentado como nuevo jugador blanco junto a sus familiares más directos. Con un estilo elegante y sobrio, el mismo que despliega sobre el verde, Alaba aparecía a eso de las 12.30 horas en la Ciudad Real Madrid donde observó el vídeo que el club le había preparado para abrir el acto y en el que se ha podido observar su trayectoria desde las categorías inferiores.

Tras la bienvenida del presidente, Florentino Pérez, en la que le ha agradecido que escogiese el Real Madrid entre todas las ofertas que tenía encima de la mesa (alguna de las cuales incluso superiores económicamente), el turno de palabra le llegó a David Alaba, que, en un gran gesto con los seguidores blancos, ha pronunciado su primera frase de manera pública en castellano para después continuar su breve discurso en inglés. Ha reconocido el orgullo que supone formar parte del Real Madrid y su confianza en que este binomio consiga muchos éxitos juntos.

 

David Alaba: "Estoy emocionado, orgulloso y agradecido por llevar la camiseta del Real Madrid. ¡Hala Madrid!"

— La Galerna (@lagalerna_) July 21, 2021

Después, y tras un breve encuentro con Carlo Ancelotti, quien ya fue su entrenador en el conjunto bávaro, Alaba se ha enfrentado a su primera rueda de prensa en la que se ha mostrado muy seguro de sus intenciones, confiado en el papel que va a desempeñar en el equipo y, sobre todo, que a pesar de elegir el número ‘4’, no viene a sustituir a Sergio Ramos sino a ser David Alaba. Ha reconocido que ese dorsal supone fortaleza y liderazgo, justo lo que le va a hacer falta al Real Madrid en la línea defensiva (con todo el respeto a Nacho y Militao) tras la marcha del camero y la más que previsible de Varane.

Tras esta comparecencia, en la que hábilmente el nuevo jugador blanco evitó pisar charco alguno, llegó el momento de vestirse de corto y de clavar los tacos en el césped de Valdebebas con las gradas, desafortunadamente, aún desiertas. Alaba ya sabe lo que es enfundarse la elástica blanca con su nuevo dorsal en la espalda, una camiseta que va a defender “con honor” ya que a sus 29 años llega en la edad perfecta no solo para rendir lo que dure este contrato recién firmado sino, quién sabe, si para convertirse también en leyenda del Real Madrid. Promete ser un fichaje que dará muchas alegrías al nuevo Bernabéu.

Fotografía: Real Madrid

Nos encontramos de lleno en plena pretemporada liguera. Y como suceder todos los años por estas fechas, ya ha aumentado muy considerablemente la temperatura de noticias (que las hay, aunque son las menos en sentido estricto), de rumores (los más ‘caldeados’), de especulaciones de todo tipo (demasiado frecuentes) y de toda clase de meras y puras invenciones (cada día más burdas) sobre los fichajes venideros. Es lógico, pues la ilusión de los fans relativa a su equipo de la próxima temporada debe alimentarse de forma ‘inmisericorde’.

Los clubes bien lo saben y juegan con ello de la forma más inteligentemente que saben hacerlo. Pero este año, cada club mueve sus hilos, juega sus bazas, diseña sus planificaciones en un contexto nada optimista. La industria del fútbol arrastra la crisis económica que nos vapulea desde 2020 por culpa de la pandemia; crisis que ha dejado las gradas sin sus habituales espectadores, a los clubes sin ingresar las cuotas de sus socios y abonados -y sin patrocinadores- y a las grandes ligas europeas sin dinero para mover el mercado. Según noticias recientes, casi todos los clubes de las cinco grandes ligas continentales están muy tocados o prácticamente en quiebra. Y como ‘fuerza obliga’ -dice nuestro refranero- ya se están valorando, tejiendo o aplicando nuevas fórmulas de mover jugadores y renovar plantillas por mucho menos precio: trueques, contratos por objetivos, fichajes a coste cero al final del contrato, cesiones y más cesiones o potenciación de las canteras. Todas ellas con un mismo objetivo: no tener que sacar dinero de la caja, simplemente porque no lo hay.

En España, que no es ajena a esta situación, parece que nuestro club es el único de LaLiga que presenta beneficios: algo más de 874.000 euros. Y eso a pesar de que la caída de ingresos provocada por el Covid-19 desde marzo de 2020 es de unos 300 millones. A pesar de ello, el Club ha reducido su deuda en casi 200 millones, pues pasa de tener una deuda de 240 millones en la temporada anterior (19/20) a 46 millones en la 20/21. Y, lo más importante, dispone de una tesorería de 122 millones de euros y de un patrimonio neto de 534 millones. Una situación que todos los clubes desearían tener. Cómo debe ser la cosa que, hasta el propio Javier Tebas, uno de los ‘enemigos íntimos’ de nuestro club, lo reconoció durante la reciente presentación del informe financiero de LaLiga: “El Real Madrid es sin duda el que mejor ha gestionado el impacto económico de la pandemia de coronavirus entre los grandes clubes de Europa”.

A mí (¡qué quieres que te diga, amigo lector!), estos resultados del Club me parecen más un milagro, dadas las circunstancias, pero el reconocimiento de Tebas a la buena gestión de Florentino Pérez lo contemplo casi como otro milagro y como un auténtico punto de inflexión en su trayectoria: "El Real Madrid ha hecho muy bien la gestión en esta época de la pandemia, la calificaría de excelente. De los grandes clubes de Europa es sin duda el que mejor lo ha hecho, por todo lo que pueda haber de números, incluidos los clubes-estado". ¡Vaya, ¿no será que, por fin, Tebas se rinde a la evidencia de que el Real Madrid es el mejor club del mundo por algo más que por sus 13 copas de Europa? ¿Acabará entendiendo al presidente en sus iniciativas sobre la Superliga Europea? ¿Terminará por apoyar a nuestros clubes en su desigual lucha contra esos clubes estado en vez de poner palos en sus ruedas?

Y he hecho este largo preámbulo para llegar al tema sugerido en nuestro titular: ¿Cuál está siendo el papel de nuestros canteranos en este escenario a priori tan ventajoso para nuestro club? Hace meses escribí sobre el dilema pesimista de fichar a Mbappé o a Haaland este verano y me preguntaba: ¿Y por qué no los dos? Lo hice de forma un poco ‘insolente’, lo reconozco, pero es que hoy,  a la luz de esas buenas cuentas, me reafirmo en que quizá, si se vendiera medianamente bien a algunos ‘jugadores sobrantes’ (los Jovic, Mariano o Bale, que no juegan pero cobran mucho), el reto de traer a los dos me sigue pareciendo factible.

En esa ecuación solo nos faltaría que se cumpliera una premisa: la apuesta por los jóvenes canteranos y las promesas procedentes del mercado que el Club tiene jugando por esos campos de Dios, para los que no ha encontrado -ni ofrecido- su adecuado ‘lugar en el mundo’. Todos ellos, o casi, llegarían ya bastante más maduros y vendrían a dejarse la piel por el proyecto que ahora capitanea Carlo Ancelotti. Y, lo mejor, a coste cero. Zidane tenía, para mí, muchas e innegables cualidades, pero entre ellas no estuvo la de apostar a muerte por sus ‘mirlos’, a los que descartó porque en los momentos comprometidos no dieron la talla. Puede que sea cierto, pero es que a los jóvenes no se les debe exigir solo que tiren la puerta cuando se les da una oportunidad… como tampoco una madurez o experiencia imposibles por su edad.

Ahora tenemos un buen entrenador para los jóvenes. Un maestro que les debe formar y del que ellos tienen que aprender. Pero estos deben asumir inicialmente un papel secundario frente a las grandes estrellas; rol que resultará esencial durante otra temporada larga y muy intensa como la que se nos echa encima. Me da pena ver a jugadores como Odeegard, que lleva seis años en el Club (al que llegó cuando tenía 16 años porque era la mayor promesa de Europa) y aún no ha tenido su auténtica oportunidad de triunfar. O a Ceballos, cuando ‘mendiga’ que le den la suya, de una vez por todas; o a los chicos de ‘la quinta del Castilla’, que tanto ayudaron en la parte final de la última competición liguera y a punto estuvieron de llevarse el gato al agua. Es el inmovilismo de la ‘clase media’, que cobra nóminas de cinco millones o más, el que verdaderamente lastra la cuenta de resultados, pues son como el perro del hortelano: “ni juegan, ni dejan jugar…” Esa situación es la que perjudica a los que vienen empujando y acaban ‘desfondándose’ en su amor propio (y marchándose).

Nuestro Club -cada vez lo veo más claro- debe contar con 14-15 ‘jugadores titulares’, con su calidad, rendimiento, actitud y orgullo de pertenencia debidamente contrastados; el resto de la plantilla deberían integrarlo esos jóvenes prometedores a los que no se les termina de dar una oportunidad real. Si valen, adelante con ellos (apuesta total) y, si no, salida inminente. El Real no puede permitirse medias tintas, ni políticas fallidas, en este sentido.

Hasta no hace muchos años estábamos acostumbrados a ver cómo la cantera del Club ‘regaba’ a toda la primera y segunda división de nuestro país, amén de los chavales que se iban a clubes europeos… y, por lo general, a coste cero. Era un premio para ellos no ponerles ninguna traba. Eso ya no pasa y me parece acertado, pues el Club invierte en ellos y considero lógico que recupere al menos su inversión. Nuestra cantera es la mejor del mundo y también en eso hay coincidencia bastante generalizada. Pero creo que la cantera (que no La Fábrica, término que no me gusta), puede representar otra unidad de negocio para el Real Madrid… junto a la venta de entradas y abonos, al nuevo estadio, a los patrocinios o a los derechos de televisión.

Buenos días. Leer una entrevista con Simeone es una opción como otra cualquiera para una mañana de finales de julio. A ver, hay otras, puede incluso que más atrayentes desde algunos puntos de vista. O desde todos los puntos de vista. No obstante, el que insista en que leer una entrevista con el Cholo Simeone una mañana tórrida de julio es un plan pintiparado puede hacerlo, y puede hacerlo por partida doble, ya que As y Marca ofrecen la entrevista en estéreo, por así decirlo.

Se conoce que el Cholo ha ofrecido la entrevista simultáneamente a ambos medios, si bien ambos coinciden en presentarla como si hubiera sido exclusiva. Incluso, por el ángulo de las fotos, sospechamos que el reportero de Marca estaba a la derecha del argentino, y el de As estaba a la izquierda. ¿Es de hecho la misma entrevista? El titular desde luego no puede parecerse más en ambas instancias. Eso de que Madrid y Barça saben que no se pueden equivocar. Hombre, Cholo, por el Barça no hablaremos porque no nos incumbe, pero el Madrid sabe que no tiene margen para el error no desde la llegada del Cholo al banquillo del Atleti (como parece desprenderse del titular), sino más o menos desde la toma de posesión de Ángel María Villar como presidente de la RFEF. Repasa, estimado Diego Pablo, la cantidad estratosférica de puntos que ha tenido que ganar el Real Madrid para proclamarse campeón casi todas las veces que lo ha hecho, y comprenderás el reducidísimo margen para el fallo de los merengues por obra y gracia de la fobia, estadísticamente demostrable, del colectivo arbitral hacia todo lo blanco. No sos vos, soy yo. No es el Cholo, es Ángel Mari. Mira si no también con qué cantidades ingentes de puntos el Madrid no ha tenido suficiente para ser campeón en el último cuarto de siglo, en muchas ocasiones.

No es cosa tuya, es cosa de Ángel Mari y de su sucesor Rubiales, lamentablemente. Si quieres, Diego Pablo, mírate esta última Liga, que habéis ganado merced a vuestra acostumbrada solvencia, sí, pero que también pasará a la historia como la Liga en la que ni un solo árbitro de campo tuvo la hombría de señalar un solo penalti (ni uno en toda la Liga) a favor del Real Madrid. Tan solo el VAR tuvo a bien honrar al Madrid con la concesión de tres penaltis, cifra muy inferior a la de los realmente cometidos contra los de Zidane. Un año entero sin penaltis a favor, Cholo. El Barça, en cambio, en los más felices años del villarato, llegó a encadenar dos vueltas enteras al campeonato con un solo penalti en contra.

Claro que sabemos que el Madrid no tiene margen para equivocarse, Cholo. Pero esto no tiene demasiado que ver contigo, te lo decimos honestamente.

Otro punto llamativo de las declaraciones en estéreo de Simeone es eso de que “los niños de 14 años no saben lo que es el Pupas”. Hmmmh... Nos obligas a hacer cuentas, Diego Pablo. Un jovenzuelo que ahora tenga 14 tenía 7 en 2014. Tenía 9 en 2016. Edades más que suficientes para atestiguar -imaginamos que no sin cierto trauma infantil- las finales de Lisboa y Milán. Ese mozalbete de 14 también ha visto ganar cosas al Atleti, pero el título de Pupas lo ha vivido en primera persona. Lo comentamos simplemente en aras de la exigible precisión.

Por lo demás, la prensa cataculé se felicita (también en estéreo) por la llegada de Memphis. ¡En marcha!, dice entusiásticamente Mundo Deportivo, pasando por alto el (ejem) trámite (ejem) de la inscripción...

Pasad un buen día.

spotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram