Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Capellismo en vena

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Capellismo en vena

Escrito por: La Galerna3 febrero, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Podríamos comenzar diciendo que el Madrid puede recortar dos puntos al Barcelona, caso de ganar hoy su partido contra el Alavés. Podríamos apelar a una nueva remontada épica (y también lírica) que empiece a fraguarse desde ya al ritmo de los tambores lejanos de aquel capellismo en vena que nos llevó al delirio de la mano (del pie) de Van Nistelrooy. Podríamos apelar a la definición más ajustada de madridismo que está tardando en recoger el DRAE: "corriente de pensamiento (y emoción) que afirma, basándose en innumerables pruebas empíricas, que siempre es posible volver a ganar, especialmente cuando menos lo parece". Podríamos apoyar tal definición en el buen momento del equipo en general, en el regreso progresivo del aura de Luka Modric, en la llegada de jóvenes fagocitadores de césped como Llorente o Reguilón, en la recuperación de Bale, en el desparpajo de Vinicius Jr., en el baile y el sueño, en la alegría y el swing, en el claqué y la armonía, en el trazo y el color de Benzema. Podríamos, en fin, velar armas para los días que están a punto de venir, o mejor, para los días que ya están aquí en triple duelo contra el Barcelona y en doble contra el Ajax. Podríamos.

Marca Portada Triple 03.02.19As Portada Abre la Liga 03.02.19Y no es que no queramos hacer todo lo dicho en el primer párrafo. No es que no hayamos olido sangre en Can Barça ("El Valencia abre la Liga") y no estemos preparados para acudir a la cita. No es que necesitemos más que un empate culé para maliciar planes de asalto, emboscadas y conquistas ("Apuesta triple"). O lo que es lo mismo: por supuesto que sí, que allá vamos, que sigue abierta la posibilidad (léase de nuevo la definición aún no del DRAE) de que nos vean llegar como llegaba desde lo más lejos Omar Sharif en la obra maestra de David Lean, justamente cuando muchos ya certificaban nuestra incomparecencia. Esto es muy largo, amics, y más largo aún es el halo del Real Madrid, su estela, su pasado preñado de futuro, su futuro tejido en el pasado.

Mundo Deportivo Portada Susto 03.02.19Sport Portada Rabia 03.02.19Pero es que al Barcelona ayer le pitaron un penalti en contra y, qué quieren ustedes que les digamos, el hecho nos ha dejado extrañados, boquiabiertos, estupefactos, paralizados. ¡Un penalti en contra! Cuentan las crónicas que un penalti bien señalado. Un penalti de Sergi Roberto (marcado ya para los restos como excepción histórica) sobre Daniel Wass, centrocampista danés del Valencia, a quien ya deberían estar preparando en Copenhague un busto, una estatua ecuestre, una instalación, una performance, un museo entero por haber sido el sujeto pasivo de semejante anacronismo, de tal distopía, de esta excepcionalidad, de este hito, de este penalti pitado (¡pitado!) contra el Barcelona.

Es el primer penalti que le señalan al Barcelona en toda la Liga, el cuarto en 136 jornadas (según señalaba en Twitter Paul Tenorio), es el cometa Halley cruzando el cielo estrellado, es la cuadratura del círculo, la proporción áurea, el milagro de los panes y los peces, la montaña yendo a Mahoma, la Bernarda visitando a Tócame Roque con el rosario de la Aurora al cuello, el Barcelona en peso protestando al árbirto al final del partido porque, claro, el hombre es un animal de costumbres.

Menos mal que otro penati, esta vez a favor del orden natural de las cosas, vino poco después a reconciliarnos con el cosmos y que así de nuevo pudiera sonar armónica la música de las esferas. Menos mal que Leo está ahí cuando se le necesita. Menos mal que cuando no está (por ejemplo en las últimas Champions) nadie se lo afea porque Leo de mi vida, tú eres niño como yo... Menos mal que su golpe de ayer no pasa de un susto, porque el Barcelona no tiene dependencia alguna de Messi, repetimos, el Barcelona no tiene dependencia alguna de Messi, ¿está claro? Pues eso: ninguna dependencia tiene el Barcelona de Messi.

Menos mal, en resumen, que todo lo que decíamos más arriba sobre el ahora o nunca del Madrid, un nunca que ya sabemos que siempre puede ser ahora y ahora y ¡ahora!, nos lo resume mucho mejor Sport en sus bajos: "Solari se juega la cabeza en febrero". Así sí. Mesura y periodismo. Análisis y rigor. No como este portanálisis: ejercicio de capellismo en vena on the rocks con dos o tres gotas de acidez.