Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Los men in black

Los men in black

VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

La saga Men in black es un clásico del cine comercial de ciencia ficción, y el domingo once men in black jugarán un clásico esperemos que de cine para el Real Madrid. Es decir, los blancos jugarán de negro en el Bernabéu.

El Madrid junto con Adidas y el diseñador Yohji Yamamoto lanzan una nueva camiseta para conmemorar el 120º aniversario del club y ha anunciado que la utilizará en el clásico, uno de los mejores escaparates que existen en el mundo.

Los culés tampoco jugarán de azulgrana, sino con su equipación nacionalista, la decorada con los colores de la senyera. Tras la elección de la indumentaria por parte de ambos clubes, se atisba el espíritu y los valores de cada uno de manera nítida.

El Madrid se internacionaliza, en este caso hace un giño a la cultura japonesa, y celebra sus 120 años de historia con una nueva equipación negra que si bien no es la primera de este color que viste, sí es novedoso el empleo en el propio feudo. También aprovecha el tirón comercial mundial del clásico, el Madrid no tiene detrás una teocracia podrida de combustibles fósiles capaz de inyectarle dinero casi ilimitado y ha de buscar vías de ingresos. Las tradiciones están muy bien, pero también es deseable estar en condiciones financieras que permitan fichar a los mejores futbolistas del mundo.

Escudo negro Real Madrid

El Barça, en cambio, utiliza su camiseta como medio de propaganda política al servicio del nacionalismo catalán. Es decir, en lugar de expandirse, como hace el Madrid —y el propio universo—, se encierra en sí mismo, se dirige a un público regional y radical y toma partido por una opción política que actúa de manera excluyente con más de la mitad de la sociedad catalana.

Apertura madridista frente a cerrazón culé. Nada nuevo bajo el sol. Ya a mediados de los años cincuenta el club catalán rechazó participar en la gestación de la Copa de Europa mientras Santiago Bernabéu abrazó la idea con un entusiasmo y decisión que le llevaron incluso a enfrentarse a la dictadura franquista, que no veía con buenos ojos este nuevo torneo. Después ambos, Franco y el Barça, se subieron al carro cuando vieron el éxito de la idea y el acierto del Madrid y del resto de impulsores de la competición.

Barça nacionalismo

El hecho de jugar de negro en casa y contra el Barça ha crispado a un sector del madridismo que tilda poco menos que de sacrilegio no utilizar la casaca blanca en un partido así. Es comprensible, de primeras, a todos nos chocó, pero realmente no parece que sea para tanto. A diferencia del culé, el madridista es más abierto y menos temeroso del cambio, de hecho, el Madrid siempre ha sido pionero, y ello implica avanzar, de otro modo es imposible.

Raramente nos paramos a pensar que esa eternidad que nosotros atribuimos a nuestro presente no es más que un instante infinitesimal dentro de la evolución humana

Cuando las personas tomamos conciencia del mundo que nos rodea, cuando aprendemos los hábitos de comportamiento reinantes en ese momento, las costumbres, los gustos, las convenciones sociales, tendemos a hacer una foto de todo ello y guardarla para nosotros como si ese momento fuese lo habitual, algo eterno, y nos referimos a él como “lo que se ha hecho siempre”. Raramente nos paramos a pensar que esa eternidad que nosotros atribuimos a nuestro presente no es más que un instante infinitesimal dentro de la evolución humana; imparable y en constante cambio. Es como hacer una fotografía a una carrera de coches y pensar que siempre han estado colocados en ese orden. Y lo que es más importante, que para haber llegado a ese instante con el cual nos hemos quedado nosotros han sido necesarios infinitos cambios de las realidades que otros también pensaron que eran inamovibles.

Sirva esta reflexión de mercadillo para quitar hierro al asunto de la camiseta. Es entendible que se tuerza el morro al enterarse uno, de hecho, a casi todos nos gustaría vestir de blanco en casa, de morado fuera cuando no sea posible utilizar la primera equipación y no tener publicidad en las camisetas, pero la realidad es la que es, y no podemos aceptar solo parte para competir en el fútbol actual.

 

Getty Images.

10 comentarios en: Los men in black

  1. Pues para mí que queréis que os diga mi camiseta blanca que no se la quite nadie a mi Real Madrid. Lo demás es puro marketing.
    Además si como les ha dicho Ancelotti a sus jugadores van a recibir más palos que a una estera, la sangre sobre blanco no admitirá dudas sobre el árbitro y los mafiosos del VAR, pero sobre negro, ya me diréis
    HALA MADRID Y NADA MAS

  2. "en este caso hace un giño a la cultura japonesa".
    Se ha colado giro en vez de guiño. Hay una diferencia escatológica entre las dos palabras.

  3. Yo lo del domingo lo entiendo, pero me gustaría q alguna vez volviéramos al morado que es nuestro segundo color. Se pueden hacer multitud de diseños con nuestros colores originales. Por lo demás este año las camisetas son bastante chulas, aunque la mayoría de los diseños q nos hace Adidas son horribles.

  4. El Madrid esta temporada es más negro que nunca...tenía que notarse también en la camiseta. A mí tampoco me importa, pero que no se convierta en costumbre. Nuestra camiseta es blanca, que no empaña.

Responder a Alekhine Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram