Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Barto, aguante

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Barto, aguante

Escrito por: La Galerna2 septiembre, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. En pocas horas, a las 12 de la mañana de hoy, está prevista en Can Barça una rueda de prensa de Josep María Bartoméu y EDDACCR (El Director Deportivo Antes Conocido Como Roberto). Se ignora qué van a decir tan eximios prohombres durante la conferencia, aunque algunos alarmistas han llegado a sugerir la posibilidad de una dimisión de Bartoméu, o de su junta en pleno, a resultas del verano toledano (sí: encima mesetario) que se ha marcado el FC Barcelona en el mercado de fichajes, ya definitivamente cerrado. La cosa, ya lo saben, empezó con un "Queremos a Verrati", siguió con un "Ah, ¿sí? Pues ahora verás" por parte del jeque y a partir de ahí se sucedieron los rumores y las transacciones tragicómicas, o la falta de las mismas. Paulinho vino por unos 45 millones y nadie se quejó: los jugadores-proyecto (también lo es Semedo pese a parecer el título de una canción entonada por Julie Andrews en Sonrisas y lágrimas) demandan ese tipo de desembolsos, que se pagan y ya está. Luego vino Dembélé, un diestrurdo -combinación de diestro y zurdo- capaz de acertar de un pelotazo en la cara al único espectador que había en la grada en su presentación, un habilidoso regateador que llegó a la Ciudad Condal por 150 milloncejos de nada sin que a Sor Lucía Caram se le moviera un pliegue del hábito a cuenta del hambre en el mundo. A continuación llegó Seri pero no llegó Seri sin que en ningún momento interviniese fax alguno. En eso nos superan.

Ayer, en el último día del mercado, se esperaba una última contratación por parte de Bartoméu, un final dulce para la canícula más aciaga que se recuerda en esos pagos. Pero nada, amigos. Nada de nada, y a la prensa afín, por mucho que los británicos insistan en eso de que NO News Good News,  no le ha gustado esta falta de noticias.

No hubo fichaje culé de última hora, amigos, y nosotros estamos tan decepcionados como los amics de Sportivo. Nada de Coutinho. Nada de Di María, que habría sido el nuevo Hagi, o de ese Parejo sobre el que circulaba ayer en Barcelona el chiste de mal gusto según el cual su fichaje habría sido el único modo de garantizar que algún jugador del Barça levantara una copa en el ejercicio que principia. A lo largo de ayer, no sin alguna desesperación, Bartoméu contactó con todos ellos como también con Griezmann, Trigueros, Saúl Ñíguez, Juan Eduardo Esnáider, Movilla, Kosecki, Pizo Gómez, el loco Abreu, el mayordomo de Mágico González, Paco Porras, la Bombi y la asociación de supervivientes de extras de 55 días en Pekín. Ningún fichaje se concretó en esas horas de frenéticas conversaciones telefónicas, y este nuevo fracaso tiene tan indignados a los culés que nadie descarta un desenlace fatal en la rueda de prensa que tendrá lugar en pocas horas. Desde aquí, al unísono con todo el madridismo, hacemos votos por la continuidad de Bartoméu. Ya sabemos lo que dijo Franklin D. Roosevelt sobre Somoza ("Es un hijo de puta pero es NUESTRO hijo de puta"). No nos atreveremos a llamar tal cosa a Bartoméu, que corruptelas a un lado nos parece un bendito. Es un bendito pero es NUESTRO bendito.

Aguante, Barto.

Por lo demás, juega la Selección. Somos España, dice Marca, que es un poco como We are the world pero con Villa en lugar de Willie Nelson. Nada de Somos España, Marca.

#SomosBartoméu

Pasad un buen sábado.