Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Escohotado
Arietes y bomberos

Arietes y bomberos

Escrito por: Antonio Escohotado19 diciembre, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Por novena vez, el centauro galés decide alguna final o semifinal del Madrid, esta vez con un triplete a lo Cristiano o Messi que pudo elevarse al cuarteto o quinteto si su menos experta pierna derecha, o un acierto defensivo, no lo hubiesen evitado. Tres hurras por el señor del moño, cuyo busto apenas se parece al del mocetón llegado en su día; pero inmodificado cuando puede lanzarse a galopar y dispara con la zurda, un cañón que quizá no tenga paralelo cuando debe tirar angulado, porque parece difícil meterla antes de que su pie elija y facilísimo un instante después, cuando la pelota vuela rasa o alta hacia la red.

Menudos berrinches han provocado sus lesiones, cuando no aquellos partidos donde parece no estar, o falla a menudo. Menudas alegrías cuando renueva su candidatura a balón de oro, en los ratos libres que median entre la distensión muscular y la distensión emocional. La parroquia blanca no le olvidará, como tampoco a Marcelo, que le metió dos asistencias casi al mismo sitio suspendiendo el tiempo, con el segundo de demora o adelanto que descoloca al rival, mientras pasmaba al público con su gama de controles y regates. ¿Habrá habido alguien comparable en esa faceta?

la parroquía blanca no olvidará a bale

Benzema volvió a jugar espléndidamente, porque el fútbol no tiene secretos para él, y al menos tan espléndidamente jugó Llorente, a quien nos hemos acostumbrado a tener como apagafuegos supremo, remediador de pifias y constructor desde el área propia. Kroos sigue muy activo, deparando como lujo cotidiano su movilidad y pericia para toda suerte de pases. Varane se afianza, recobrando esa combinación de sprint y finura a la hora de decidir que le distingue de todos los zagueros, y Courtois sigue poniéndoselo muy difícil si no imposible al excelente Navas, con una parada en el primer minuto que de no producirse hubiese quizá cambiado todo. Carvajal bregó con su fuerza y tenacidad habituales, y siento decir que Lucas Vázquez volvió a estropear cualquier lance protagonizado por él. Quizá necesite todavía más confianza, quizá no da de sí,  pero deberá mejorar mucho en centros y remates.

Tampoco me gustaron Asensio ni Isco, el segundo con bastante más tiempo para demostrar que tiene sitio. Me parece que Vinicius habría podido armarla cuando el Kashima bajó los brazos. Sin embargo, buen partido hasta la última media hora, y amplias expectativas de que el Real siga abonado al Mundialito.

Escritor de una veintena de obras de referencia, como Historia General de las Drogas, Caos y Orden o Los Enemigos del Comercio. Su hijo Jorge administra sus RRSS. @aescohotado

26 comentarios en: Arietes y bomberos

  1. Efectivamente, lo de Bale en las finales es un escandalo... como el partidito que se ha marcado monsieur Benzema. Lástima que el equipo no exhiba más continuamente el altisimo nivel de fútbol que hoy ha mostrado por momentos.

  2. Bah, meter tres golitos a un Kashima que no contaba con Oliver ni Benji, ni siquiera con Mark Lenders, no tiene ningún mérito, no como ese espectacular hat-trick del modélico Luis Suárez contra el todopoderoso campeonísimo asiático Guangzhou en 2015, o como el megainterplanetario superestelarmente galáctico de Messi contra el Levante la semana pasada, que le hace acreedor del Balón de Oro 2018 y de todos los de la próxima década.
    Y si el Madrid gana el campeonato el sábado, escucharemos que se trata de un torneo menor, por debajo del Carranza, jugado contra rivales indignos, no como el super Mundial de campeones de la Vía Láctea que ganó el Barça de Pep