Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Crónicas
4-2: La escalada continúa

4-2: La escalada continúa

Escrito por: Quillo Barrios24 enero, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Estuve leyendo por la mañana un interesante artículo de Varito en el que se hablaba de la mezcla entre Vinicius y Benzema, positiva para un Real Madrid que necesita recuperar el gol urgentemente, ya que, según parece, no habrá fichajes en enero. Horas después, ambos atacantes plasmaban el texto sobre el terreno de juego en un encuentro en el que la sociedad V&B demostró una esperanzadora dosis de complicidad y química.

Vinicius y Benzema fueron, con permiso de Sergio Ramos y Ceballos, los mejores de un Real Madrid que sufrió más de lo que merecía para conseguir una ventaja importante de cara al choque de vuelta. Los de Solari superaron al Girona de principio a fin, pero un error nada más comenzar -autopista por la banda derecha y carrera al trote de Marcelo para defender el centro al segundo palo- y un penalti infantil de Marcos Llorente angustiaron innecesariamente al equipo blanco.

Vimos un Real Madrid intenso, generoso en el esfuerzo, rápido, enérgico. Ceballos volvió a ofrecer un recital defensivo que supo conectar con su notable rendimiento con el balón en los pies. El sevillano intuyó pronto que la defensa del Girona jugaba muy adelantada y la mala presión del cuadro catalán dejaba espacio para imaginar y generar. Él y Benzema lanzaron a Vinicius y Odriozola, que atacaron el espacio conscientes de que el partido estaba ahí y no pidiéndola al pie. Ni siquiera el 0-1 trastocó la idea de los jugadores.

CEBALLOS Y BENZEMA LANZARON A VINICIUS Y ODRIOZOLA EN LA PRIMERA PARTE

Lucas Vázquez empató tras una cabalgada de Odriozola y Sergio Ramos firmó el 2-1 antes del descanso con un perfecto lanzamiento de penalti.

El guión no cambió en la reanudación. El Girona replegaba mejor que en los primeros cuarenta y cinco minutos, pero el Real Madrid atacaba bien incluso con espacios más reducidos. Solari metió a Llorente y Kroos por Casemiro y Modric, respectivamente. El canterano cometió un penalti infantil que le permitió al rival empatar cuando menos lo merecía. Error de bulto en la noche en la que regresaba. Quizá su entrada al campo fue precipitada, ya que Casemiro lo estaba haciendo bien y el equipo mantenía un buen tono.

Muchos madridistas, entre los que me incluyo, pensaban que el 2-2 dañaría gravemente la moral del equipo, pero me equivoqué -nos equivocamos-. Respondió el campeón de Europa con grandeza, como queriendo demostrar que lo ocurrido ante el Sevilla no fue casualidad y que los golpes están para devolverlos nada más encajarlos. Sergio Ramos olió la primavera para poner el 3-2 y Benzema cerró el encuentro a pase de Vinicius. Lo merecía el francés, cuyo partido ya era de notable antes del gol.

La escalada sigue y las sensaciones, pese a algunos fallos puntuales o ciertos cambios inexplicables, son cada vez mejores. Si Solari termina de dar con la tecla -lo ocurrido hoy y ante el Sevilla le será de gran ayuda- y los jugadores mantienen el nivel, los meses que restan de temporada podrían ser mejor de lo que pensábamos. Que así sea.

Quillo Barrios
Pucelano de nacimiento y amante del Real Madrid. Asegura tener la virtud y el defecto de decir siempre lo que piensa. Siempre situará a Zinedine Zidane por encima del resto. Mourinhista, no cree en la objetividad y sueña con ver a su equipo levantar otras diez Copas de Europa. @quillobarrios

25 comentarios en: 4-2: La escalada continúa

    1. Muy cierto. He visto dos o tres jugadas en las que varios jugadores del Madrid achuchaban a uno del Gerona, atosigando pero sin llegar a la falta. El jugador del Gerona agarra o suelta una "patadita" a uno de los madridistas e inmediatamente levanta los brazos quejándose. ¿Que pita el árbito? Falta del Madrid. No de un jugador, no, del Madrid pq ninguno de los que estaba por allí había hecho nada... salvo llevar la camiseta blanca.
      El arbitraje de la 2a parte ha vuelto a ser sibilino en cuanto al límite en el que una acción es falta para los madridistas y para los rivales.