Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Ya sabemos cómo funciona esto

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Ya sabemos cómo funciona esto

Escrito por: La Galerna6 enero, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. La tecnología es para el fútbol aquello cuyo uso reclama todo el mundo cuando un colegiado, por un fallo en el sistema, toma una decisión que -cosas más raras han pasado, como aquel verano que no paró de nevar que cantaba Sabina- perjudica al Fútbol Club Barcelona. Ayer hubo un árbitro que, en su partido copero en Bilbao, omitió un penalti cometido sobre Neymar. Tres tirabuzones o dos loopings o cuatro conos menos en el aire habrían bastado, tal vez, para que el trencilla no interpretara que Neymar trataba de engañarle y señalara lo que, en este caso sí, era una clara pena máxima. Tiene gracia escribir que el árbitro perjudicó al Barça cuando allanó su camino al final dejando con nueve a los de Valverde, pero lo cierto es que en esa jugada (puede que en otra más dudosa también) se perjudicó a los culés.  Y ya sabemos lo que sucede cuando, por un error en el engranaje no siempre bien engrasado de la máquina, el Barça no es beneficiado: que las altas instancias se preguntan si el trencilla tiene algún problema familiar, el aparato propagandístico culé se acuerda del sempiterno complot entre Aznar, Franco y Manolita Chen y (sí) se reclama a voz en grito iracundo el uso de la tecnología. En efecto, querido Piqué. Como dices en tu prensa afín, "ya sabemos cómo funciona esto".

Observen cómo rodean al árbitro los jugadores azulgrana. Solo falta el tercer utillero, que no estaba convocado por tener permiso del club para asistir a una reunión de antiguos alumnos del Colegio Nuestra Señora de Gramanet. El día en que vean al Real Madrid acosar de este modo a un árbitro, hagan el favor de contárnoslo, por favor. La mueca de incredulidad de Piqué, por cierto, le confiere un aire al Jerry Lewis de "El profesor chiflado". Perdón, Jerry.

Quizá este acoso sistemático y masivo al colegiado, en cada jugada dudosa o no dudosa, esté terminando por perjudicar al Barcelona, de igual modo que podría terminar por sucederle en lo relativo a su no menos proverbial teatro. Lo de ayer fue para los culés un cuento de Pedro y el Lobo de manual. Ya hemos hablado de los tirabuzones de Neymar. Dicen que hubo una agresión a Umtiti (imposible apreciar en la televisión si Aduriz sacude o no al defensa), pero ver al camerunés retorcerse por el suelo como si le hubiese pasado un tanque por encima es algo que avivaría las suspicacias del trencilla más ingenuo.

Con todo, la propaganda ya echa chispas y Mundo Deportivo anuncia en su portada que los árbitros han beneficiado quince veces al Real Madrid. Suponemos que han tomado como punto de referencia histórico inicial las postrimerías de la segunda república, pues de otro modo no nos salen las cuentas, suponiendo que se refieran a errores decisivos. Asi, a bote pronto, nos sale el dudoso penalti a Pepe en Elche -por el que casi tiene que disculparse el hoy rey emérito en persona- y un doble penalti no pitado a Juanfran en el Bernabéu jugando con Osasuna. Nos faltan trece, pero damos por hecho (no hemos ido a las páginas de interior) que los amics del Conde de Godó, grande de España, han hecho pormenorizadamente sus deberes.

El resumen de todo esto es sencillo: el Barça remontará la eliminatoria sin gran dificultad en el Camp Nou pero eso no le impedirá capitalizar el escándalo (?). Al fin y al cabo, cuando uno lleva 64 y 65 partidos con (respectivamente) un penalti en contra y un jugador propio expulsado, ¿por qué no aspirar a mantener esa cifra unitaria hasta el infinito y más allá?

Os dejamos las portadas de Madrid porque querréis verlas.

Feliz día de Reyes.