Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Vinicius, salir para volver más fuerte

Vinicius, salir para volver más fuerte

Escrito por: Israel G. Montejo30 noviembre, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Vinicius Paixao de Oliveira Junior. Ese es el nombre completo de Vinicius Junior, la perla que la temporada pasada, con tan sólo 18 años, se convirtió en la gran esperanza de un club tan grande como es el Real Madrid y que este año parece que tiene reservado asiento fijo en el banquillo o en el palco de jugadores del Santiago Bernabéu. Cosas del fútbol.

‘Vini’ ha pasado del todo a la nada. De ser el clavo ardiendo al que agarrarse la afición del Madrid en una temporada en la que fue casi el único soplo de aire fresco, a pasar a un tercer o cuarto plano. Que el chaval de Sao Goncalo es prescindible para Zidane hoy por hoy es evidente como también lo es la enorme presión que está viviendo un futbolista que asombró en su momento en el Sudamericano U17 y ha quemado etapas a la velocidad de la luz: Flamengo, Castilla, Real Madrid y salvador del Real Madrid en apenas unos meses. Demasiada presión para cualquier futbolista, más para uno aún en estado de formación y con algunas carencias en su juego que son imposibles de negar.

A Vinicius le ha penalizado las esperanzas puestas en él. Demasiadas expectativas. Le está pasando justo lo contrario que a otros jugadores que han madurado a fuego lento y que ahora mismo parecen estar preparados para jugar en la plantilla del primer equipo. Es el caso de Odegaard o de Achraf, cuyo caso guarda ciertas similitudes con el de Vinicius: el joven jugador marroquí, debutó en el primer equipo, se perfiló como titular en algunos partidos y después salió cedido tras no cumplir las expectativas puestas en él. En la Bundesliga y en el Borussia Dortmund ha crecido hasta el punto de convertirse en uno de los mejores laterales diestros de la Champions League. Tiene todas las papeletas para volver y disputar el puesto de titular mirando a la cara a Carvajal. Con Odegaard el proceso ha sido aún más lento pero el noruego es ya una realidad en nuestra liga lo suficientemente contrastada como para volver a Chamartín con muchos más galones de los que se marchó en su día, también con el ‘punto negativo’ de ser un jugador poco hecho y sin nivel para jugar en el centro del campo blanco.

A Vinicius no le está sucediendo nada que no le haya ya pasado a otros. El Madrid es tan grande que no espera a nadie y con Vinicius se aceleraron pasos y se suprimieron etapas. Se le lanzó a la arena a pelear con los leones sin estar suficientemente preparado. En ese punto, que el futbolista sobreviva depende de que sea muy bueno, tenga un carácter forjado en acero valirio y tenga además suerte, necesaria en todos los aspectos de la vida. De esas tres características, sólo estoy seguro de la primera y la tercera. Vinicius es muy bueno y  no ha tenido suerte hasta el momento. Del carácter, es mejor esperar para hacernos una idea completa. En todo caso, no es fácil ser un chaval de 18 años por el que han pagado una millonada, dejar tu país y tu gente y desembarcar en un megaclub como es el Madrid con la obligación de ser la punta de lanza de un proyecto deportivo que hacía aguas. Asumir todo eso ya conlleva cierta idea de que Vinicius no es de los que se arrugan con facilidad.

¿Qué hacer entonces con Vinicius? Es evidente que las opciones de jugar este año de forma habitual son complicadas y eso va a pesar como una losa sobre él. Vinicius tiene que buscar una cesión en la que acostumbrarse al fútbol europeo, coger experiencia, foguearse con minutos, reforzar su autoestima, alejarse de un entorno mediático muy nocivo y volver al Madrid para triunfar, porque si de una cosa estoy seguro es que Vinicius triunfará en el Madrid porque es muy muy bueno. Eso sí, debe tomar decisiones y el Club y afición tener paciencia con él. Si crece futbolísticamente como debe hacerlo, podemos estar ante un futbolista de época.