Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Vinícius y las tinieblas

Vinícius y las tinieblas

Escrito por: Sergio Arellano8 noviembre, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Convivir con una afición tan particular como la que cohabita en el Santiago Bernabéu no es una empresa precisamente sencilla. Es de todos conocido el carácter duro e inflexible que atesora la mayor parte del feudo blanco, cuyo rasgo más definitorio es precisamente ése; el de la exigencia llevada a unos extremos que hacen que en muchas ocasiones se desvirtúe y se vacíe el propio contenido de la exigencia, quedando ésta configurada como un concepto más próximo a la crueldad y a la truculencia que a otra cosa. Por suerte o por desgracia, es una peculiaridad que goza de una fuerte raigambre en la historia del club y, por razón de esta circunstancia, este hecho debe, (o debería) conocerse de antemano por todos y cada uno de los jugadores que quieran enfundarse la zamarra blanca. Para muchos, esta singular forma de expresarse nace de la soberanía intrínseca del respetable, y, por ende, ha de ser respetada en todos sus términos, incluso en aquellos en los que intervengan los famosos pitos y murmullos abrasadores que tanto nos han caracterizado y que tan flaco favor hacen a los jugadores, pues afectan de manera irreparable a sus prestaciones y capacidades.

Dejando a un lado el dudoso grado de legitimidad que tengan ciertas opiniones, sería conveniente hacer un llamamiento a la cordura para preservar el potencial de un chico de diecinueve años llamado Vinícius Júnior, que ya está empezando a sufrir el temperamento de una tribuna más acostumbrada al rendimiento inmediato que a la complacencia, aun cuando la misma esté de lo más justificada. A propósito, en las últimas semanas se está gestando un ambiente de cierta negatividad sobre su figura, auspiciada a grandes rasgos por un cúmulo de incesantes mofas, paralelismos y comparaciones de carácter oportunista que no hacen más que minar la autoestima de un individuo adolescente cuyo mayor pecado a ojos de la opinión pública ha sido pertenecer a las filas del Real Madrid. Y es que, a colación de ello, y fruto de un fenómeno que cada vez con más frecuencia se viene dando entre los chascarrillos de sobremesa deportivos, es de una extrema irresponsabilidad matar al bueno de Vinícius para ensalzar a otro talento como Rodrygo, cuya efervescencia se asemeja a la que vivió hace meses su compatriota, -hoy en horas bajas-, pero que irremediablemente podría, en cuestión de meses vivir esa misma tesitura debido al carácter intransigente de la grada, y a la constante mutabilidad de este deporte, en donde un día estás en la cima y al siguiente en el abismo. Por añadidura, ambos son jugadores totalmente distintos, con registros y facultades dispares. La capacidad de desborde y autosuficiencia para superar rivales de uno, frente a la lectura y astucia de cara al gol de otro. Tenemos un patrimonio rico y variado compuesto por dos piezas valiosas, de denominación de origen idéntico, pero de diferente estilo futbolístico, por lo que todo lo que no sea contemplarlo en su justa medida hará que se propicie un agravio comparativo que no favorece a ninguna de las partes.

es de una extrema irresponsabilidad matar al bueno de Vinícius para ensalzar a otro talento como Rodrygo, cuya efervescencia se asemeja a la que vivió hace meses su compatriota

Volviendo al ex del Flamengo, es una lástima que un jugador que rebosa alegría, desequilibrio y frescura por los cuatro costados esté actualmente enquistado en su juego por culpa de una abrumadora ola de críticas feroces que proceden tanto del propio Santiago Bernabéu como de los medios de comunicación, pasando además por sujetos que, siendo compañeros de profesión, no dudan en volcar sus desprecios ante un futbolista que, recordemos, está empezando a dar sus primeros pasos en la élite. Estos hechos son encasillables a dos episodios coyunturales que ejemplifican con maestría la razón de ser de este artículo. El primero de ellos se remonta al pasado 25 de septiembre, donde tuvo lugar un partido ligero entre Real Madrid y Osasuna. En el encuentro, un foco apuntaba de manera candente al brasileño cada vez que se ponía en contacto con el esférico, y de forma simultánea, no era extraño escuchar ciertos susurros atronadores cada vez que el desenlace de una jugada que protagonizaba acababa en balde. Tanto fue así que cuando logró anotar su primer tanto de la temporada rompió a llorar fruto de la insoportable presión con la que había tenido que lidiar los días previos al partido. Sus lágrimas reflejaban de forma alegórica lo que puede llegar a sentir un joven mientras es devorado por la magnitud e influencia de ciertos dictámenes. Tan crudo como fidedigno.

El segundo accidente, el cual lamentablemente fue objeto de risas hilarantes por la clase periodística, lo protagonizó Joaquín Sánchez, que mientras calentaba en la banda no se le ocurrió otro chiste mejor que llamar “malo” a Vinícius mientras éste conducía el esférico en dirección a portería rival. ¿Os imagináis la repercusión que habría tenido este episodio si lo llega a desempeñar al lado de las cámaras el capitán de todo un Real Madrid contra un joven canterano verdiblanco de diecinueve años? Con razón, todo habría desembocado en una nube de reproches llevados hasta el extremo, pero tristemente la proporcionalidad no se aplica por igual a todos los equipos de LaLiga.

En honor a la verdad, convendría recordar que la temporada pasada, y en un contexto a todas luces desfavorable, Vinícius fue el único destello de luz de un equipo que se consumía en su propia mediocridad. Aportó alegría y desparpajo mientras el bloque a su alrededor se desvanecía, convirtiéndose en cuestión de pocos meses en el único aval para la consecución de títulos dentro del club más laureado de la historia. Se dice pronto. Y este hecho, por cierto, data de hace pocos meses, por lo que su recuperación en la esfera física y psicológica debería de ser un objetivo fácilmente alcanzable. De cualquier modo, y pase lo que pase de aquí a final de temporada, poner la mano en el fuego por un jugador que era capaz, hasta hace no mucho, de levantar a la grada y aglutinar la atención de hasta dos marcadores rivales en escenarios como el Camp Nou o el Wanda es perfectamente legítimo. El madridismo debe de cerrar filas, mimar a sus jugadores, y en consonancia, protegerles de las críticas exteriores que no hacen más que lesionar el rendimiento que producen sobre el césped, y ahí cobra una gran importancia el momento actual de Vinícius: un chico que ha demostrado disciplina, orden, humildad y buenos valores, tal y como demostró al bajar al vestuario para felicitar expresamente a su compañero Rodrygo. Y yo, definitivamente y en contra de lo que opinen las corrientes de opinión mayoritarias, me niego a tirar la toalla.

Sergio Arellano
Colíder del movimiento benzemista. Twitter: @Arellanoglou

21 comentarios en: Vinícius y las tinieblas

  1. Totalmente de acuerdo. Para alabar a Rodrygo no hace falta humillar a Vini, que para nada se lo merece. Además, juegan en posiciones distintas. Ojalá podamos ver a los dos triunfando en nuestro club y, por parte de Vini, cerrando bocazas.

  2. Vini izquierda y derecha y Rodrygo ídem.... fantasía brasileña al poder..... ya veremos quien rie al final. De momento Rodrygo y su cabeza bien amueblada y tranquila está sorprendiendo a muchos bocachanclas..... Hala Madrid.

  3. Al aficionado merengue le fastidia tanto que Vinicius falle con la espada casi siempre como que Bale se lesione un día si y otro tambien o que Hazard todavía ande por llegar .
    El problema viene de los enemigos extramuros que hacen mofa en cuanto tienen oportunidad.
    El tiempo dirá si Vinicius sirve o no.

  4. El madridismo es enorme en cuanto a número que se considera madridista. Los hay que se creen informados, los hay que se interesan al día siguiente por el resultado, los hay socios, abonados, los que no se pierden un partido por tv, los hay mejor informados como los que acuden a La Galerna, los hay que son usuarios de Cope, Ser, Ondacero, Radiomarca... que les dicen lo que pasa en su club y también los hay que saben que el verdadero enemigo está en los medios y su mala praxis (aquí meto a todos los usuarios de ElRadio de Richard Dees, podcast imperdible para los madridistas, por si hay alguno que no lo conoce).

    La mezquindad de vituperar a uno para ensalzar a otro no proviene del madridismo sino de los medios que han hurtado la tertulia de bar del aficionado, en la que se podía caer de forma más o menos chabacana en el vilipendio a un jugador propio porque ha fallado o no le gusta a uno, y esto lo han trasladado a las tertulias y programas deportivos.

    Son los medios los que deberían ser comedidos, responsables en la opinión porque se hacía desde un potente altavoz que puede generar opinión entre los usuarios. Rigor en la información y responsabilidad en la opinión. Como han dinamitado estas dos sencillas pautas que debían cumplir y como se repiten todos los medios en los mismos sainetes que cuestionan o malmeten al Realmadrid, la competencia que se hacen entre ellos es por ver quién es más drástico, vehemente o faltón, y claro, si todos los medios usan el mismo modus operandi, el madridismo que bebe en esas fuentes, tarde o temprano, es víctima de ese caldo de cultivo que termina creyendo en cuanto venga un poco torcido el día.

    Veo difícil que el madridismo cierre filas tal y como pide el artículo porque es tan enorme y variado como he expuesto, pero lo que sí se puede pedir es que ese madridismo más activo en redes e informado, es decir, que sepa que el enemigo está en los medios, señale ese mal proceder de los medios y lo llame por su nombre inquina y cizaña recordando siempre que solo lo hacen con el Realmadrid.

      1. Usa la muletilla todo lo que quieras y propálalo todo lo que puedas porque es más que una cantinela, es la realidad: Mientras en el campo solo está el rival a batir, el enemigo, ése que te quiere mal, anida en los medios. 😉

        p.d.: usé el verbo anidar porque los veo como pajarracos de mal agüero, pero ser, estar, habitar valen perfectamente. Lo importante es transmitir y recordar la idea. 😉

  5. Muy buen artículo, Sergio, enhorabuena. Aprovecho el momento para proclamar con orgullo que yo soy muy de Vinicius Jr., y para pronosticar que triunfará en el RMCF. Ahí lo dejo.

    Hala Madrid y nada más!

    1. Deberíamos recordar que, nada menos que D. Francisco Gento, tardó temporada y algo más de media en olvidar dejarse el balón atrás en sus carreras y fue, gracias a Rial y a Di Stéfano que llegó a ser el mejor extremo izquierdo del mundo y el único jugador, hasta ahora,mque ha conseguido seis Copas de Europa.
      Si fuera por algunos "aficionados", le hubieran traspasado tras su primera temporada y, probablemente, no habría continuado su carrera o sus éxitos serían de otro equipo.
      Vinicius es muy bueno, muy joven y tiene mucho futuro.

  6. Creo que Zidane, Ramos o Marcelo, ante episodios de pitos ante jugadores que son chiquillos, deberían en rueda de prensa defenderlos públicamente. Que sólo tiene 19 años, y ya ha tirado del carro de todo un Real Madrid. El problema es el que tiene cualquier jugador de su edad excepto casos "raulianos" como Rodrygo. La temporada pasada, si no regateaba él, no lo hacía nadie, y tenía vía libre porque su regate y velocidad era el único plan de juego. Ahora, cuando en su puesto está Hazard, y tiene que pausar más, tiene problemas, pero son los primeros meses de la temporada. Sí que le veo muy obsesionado de cara al gol, y ahí Zidane tiene que convencerle que él es extremo, que su función es driblar, correr, asistir y ayudar a su lateral, y que el gol ya llegará.

  7. Por cierto, ambos son compatibles. Yo a Rodrygo lo veo como segundo punta con libertad jugando con otro compinche de fechorías (os lo imagináis junto con Mbappe destrozando defensas?), y a Vinicius lo veo como extremo, no sólo en un tridente, sino en un 4-4-2, con Casemiro-Valverde de doble pivote (el cierre makeleliano y el box to box), Vinicius en banda izquierda y Odegaard / Asensio en banda derecha. Que no todo es 4-3-3.

    1. Pues yo me los imagino con Jovic metiendo en la cazuela toda ave que vuele cerca del área.
      Otro jugador víctima del exceso de ansiedad es Mariano, por cierto.

  8. tienes toda la razon pero te olvidas de una cosa esta afion por llamarla asi son lo mas parecidos a las marionetas y a lo unico que se dedican es a criticar a nuestros jugadores por que les tienen comido el coco todos los juntaletras antimadridistas ese es el problema.como puede ser que algun madridista compre marca y as cuando sabemos toda la mierda que escriben contra nuestro equipo ese es el problema de esta aficion.

  9. Completamente de acuerdo. Lo que le puede a este chaval es la ansiedad. Su reacción tras fallar un gol ante el Betis lo dice todo. Yo creo que la afición debe animar a su equipo, y quizá al final del partido expresar su desacuerdo con lo que han visto en el campo.
    La temporada pasada solía remarcar los fallos de Vinicius en un intento de que algunos dejaran de machacar a Lucas Vazquez. Ingenuo de mí, debí imaginarme que era más probable que machacaran también al chaval, porque lo que hay en el sector pitador de esta afición es cierta vocación de torturadores.
    Por cierto, Joaquín se ha disculpado por lo que fue un comentario "robado" aunque no por ello menos desafortunado.

  10. Joaquín tiene en el pecho una espina clavada que le hace y le seguirá haciendo sufrir toda su vida (más que una espina es, casi, una estaca como las que hay que clavarles a los vampiros): el no haber podido jugar en el Real Madrid.

  11. No creo que la mayoría de aficionados haya tirado la toalla con Vinicius. Lo que ocurre es que se le va conociendo mejor y el debate sobre si algún día podría llegar a ser balón de oro está cerrado, y ahora el debate es si algun día tendrá que ser vendido. En fútbol, muchas cosas mejoran con la madurez, pero no todas.

  12. ¿Los fallos de Vinicius? ¿Recuerdan uds. los primeros partidos de un joven brasileño llamado Marcelo en el Real Madrid? Torpe no, lo siguiente. Y luego ya ven, que ahora está en el ocaso de su carrera, pero, creo, ha marcado época en su banda.

    Y otra: veo el abrazo de Vinicius a Rodrygo y veo más madridismo en el primero que en las estupideces del capitán de la yeguada de Camas. Muchos en ese vestuario deberían tomar nota y aplicarse.

    Vinicius necesita un veterano o un entrenador que le pula los defectos que (obviamente) tienepara que deje éstos atrás y, como consecuencia de ello, florezcan definitivamente sus virtudes. No veo a zinedan en ese papel (más bien me parece que es rémora para el desarrollo del chaval). ¿Podría serlo Benzema?

  13. Sinvergüenza el bético falta de respeto por un jugador que podría ser su hijo...sinvergüenza...retírate ya y no te arrastres por esos campos de Dios en vez de humillar a un talento del fútbol mundial, por cierto no le llegas a las suelas de los zapatos ni con persona ni como futbolista y conste que soy andaluz, y por eso me duele más pues no somos así al revés siempre solidarios con los vulnerables, asco siento joaquin, asco y no me sirve cuando te han pillado pidas perdón con la boca pequeña, vas de gracioso como el de soria, sois unos graciosos los dos...y en cuanto a los que van al Bernabéu y pitan a nuestros jugadores..no me representan no son Madridistas son unos prepotentes mal educados yo les quitaba el carnet y dejaba el sitio que ocupan a gente que si valore lo que es poder ver a tu equipo en el campo..HALAMADRID

    1. Pues, sí, Rafa. Yo creo que el capitán , de verdad y actualmente, es Benzema. Implicado y comprometido con el grupo. Debería ayudar, también, a Jovic.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram