Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Up in the air

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Up in the air

Escrito por: La Galerna10 julio, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. En la película de Jason Reitman titulada como el portanálisis de hoy, George Clooney es un ejecutivo de recursos humanos que se pasa la vida sobrevolando los Estados Unidos, de un punto a otro. Su misión consiste en comunicar su despido a trabajadores de las diferentes sedes de la empresa, desde San Diego a Boston, pasando por Nueva Orleans y Salt Lake City. De manera que es una película sobre aviones y despidos.

Exactamente igual que la portada de Marca hoy.

En efecto. El Madrid está up in the air (o lo estuvo, porque ya habrá aterrizado) en ambos sentidos de la película. La pretemporada ha despegado, pero también lo ha hecho la necesidad de comunicar su despido a determinados jugadores llamados a aligerar el peso de nóminas y generar ingresos con sus traspasos, para de este modo hacer alguna muy apetecida incorporación más. El Madrid debe “dejarlos ir”, ese eufemismo tan anglosajón y a su manera tan considerado para referirse al fin de una relación laboral. La portada de Marca nos gusta y nos remite a la estupenda película de hace una década a la que aludimos, y que no debéis perderos si no habéis visto.

Sucede, evidentemente, que en este caso hay cosas que no son como en la película. El “fin de una relación laboral” en el mundo del fútbol de élite no consiste en la rescisión más o menos unilateral de un contrato de trabajo, sino que hay que encontrar ofertas de otros clubes para abrir la puerta de salida a los futbolistas señalados. Marca los señala sin tapujos: Mariano, Lucas, Bale, Isco, Keylor y James son los jugadores por los que se ansía recibir ofertas. Algunos ya las tienen y se trata de elegir cuál es la idónea para todas las partes implicadas, que son el Madrid, el jugador y todos los clubes que pujen. Por otros jugadores no hay tratativas (nos encanta esa palabra) a día de hoy. Algunos, de hecho, parece que quieren quedarse. Isco, por ejemplo, parece alérgico a la idea de partir, y mucha gente le quiere por ello. Bale parece tener la misma intención de quedarse y mucha gente, en cambio, le detesta por ello. Quizá tengan algo que ver las filias y fobias de la prensa que aquí comentamos y que se filtran a la hinchada. El Madrid, en todo caso, no tiene un George Clooney que ponga su labia y glamour al servicio de la causa de este ERE, entre otras cosas porque aquí, como tratamos de explicar, no te pueden echar si no quieres irte. Es una fascinante burbuja laboralista.

Sucede hoy lo que suele suceder: que esta misma idea (hoy de aviones y redundancias laborales) sirve a Marca para hacer una portada digna y a As, en cambio, para mezclarla con los bochornos de Griezmann y Neymar y descerrajarnos de buena mañana un engendro como éste.

Madre del emoji hermoso, como dice la sobrina de Fred Gwynne. Qué espanto tripartito, qué atrocidad aeronautico-religiosa y qué involuntaria confesión de la dualidad iniquidad moral-espanto estético que suele imponerse en muchos ordenes de la vida. Esta portada de As es un mamarracho que confirma la desgarradora tendencia al hundimiento en la sima del diario de la Ouija. El postRelañismo era esto. Que actúe George Clooney por ahí también.

Se da la circunstancia de que “Up in the air” es también una perífrasis que se utiliza en inglés para aludir a situaciones pendientes de resolver o escenarios en los que impera la incertidumbre, véase este verano demencial que nos está regalando el contexto fichajil, ese contexto en el que Griezmann está fichado por el Barça pero no pagado (el Barça siempre a la vanguardia) o en el que Neymar quiere irse del PSG y el Barça lo quiere y no lo quiere comprar, le puede y no lo puede comprar. ¿Y el Madrid? ¿Lo quiere o no lo quiere? ¿Lo puede o no lo puede? Os dejamos las portadas de la prensa cataculé para que sigáis siendo incapaces, como nosotros, de entender ni pronosticar absolutamente nada. No hay nada decidido y no se sabe qué vientos devendrán huracanes y se impondrán.

Up in the air.

Pasad un buen día.