Las mejores firmas madridistas del planeta

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Ser Bartomeu

Escrito por: La Galerna13 diciembre, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días y bienvenidos al fabuloso mundo del culerío. Que dice Bartomeu que el Clásico se va a jugar, y lo dice pocas horas después de que Tsunami Democrático establezca las condiciones precisas de su chantaje para que así sea. No hace falta ser Sherlock Holmes para deducir las únicas condiciones posibles para que el gran partido del fútbol español tenga en efecto lugar: que el FC Barcelona (y atención: también la LFP) se plieguen ante el descarado chantaje, la nauseabunda intimidación de esta gente. Todos se pliegan y las esteladas se despliegan, pero no solo las esteladas, sino también otras pancartas de claro contenido político y muy posiblemente insultantes para el estado español. “Si no hay insultos, la libertad de expresión no debe ser limitada”, venía a decir Barto hace unos días. No sabemos si llamar “fascista” al estado español, como sucedió hace poco a través de una de esas pancartas, encaja o no dentro del espectro de lo insultante. Mejor dicho, claro que lo sabemos. Demasiado bien lo sabemos.

Aquí se está gestando un escenario de humillación a España y de intimidación al Real Madrid con el visto bueno de todo el mundo. Lo primero no es objeto de análisis de esta publicación, de manera que nos limitamos a señalarlo, aunque solo sea para que se vea que nos damos cuenta. Lo segundo sí lo es, e insistir en que se está cociendo un contexto que pretende amedrentar al Real Madrid por mucho más allá que meras razones deportivas nos daría algún pudor, dado lo patente del hecho. Una intimidación sociopoliticoarbitral que prepare una fiesta culeindepe donde nada, incluyendo el resultado, pueda salir mal. Eso y nada más que eso es lo que se está preparando para el miércoles. Lo sabe todo el mundo aunque nadie lo diga. Nosotros sí. Os recomendamos el estupendo artículo de Fantantonio, elocuentemente titulado “18D. El día de la bestia”.

Eso suponiendo que se juegue el miércoles, claro. La proximidad de medios y fines es total entre FCB y huestes indepes, por lo que todo va a depender de lo que acuerden entre ellos. Tú me pones esta pancarta (y/o convences a LFP de que me deje ponerla) y yo dejo que el autobús del Madrid llegue al estadio. Vale, yo te pongo una pancarta de contenido político que ocupa medio estadio y tú a cambio contienes a tus masas para que no salten al campo, lo que de suceder me va a acarrear sanciones. Hemos dicho “proximidad de medios y fines” y quizá debimos decir “identidad” de los mismos.

Hay días en que nos gustaría ser Bartomeu para saber cómo es eso. Instigar el follón (a través de comunicados que posicionan al club políticamente) y luego hacer como que salvas el partido pero obedeciendo al propio tiempo los dictados de tu amo y señor, que no es otro que la turba indepe, a su vez comandada desde el exilio por Puigdemont, como se ha demostrado y refleja aquí magistralmente Pepe Kollins. Cómo será ser Bartomeu. Postrarse ante la política aparentando ser un dirigente deportivo. Abogar por la libertad de expresión y el civismo cuando todos sabemos que es materialmente imposible que alguien acceda el miércoles al estadio con (por ejemplo) una bandera de España o hasta una camiseta del Real Madrid. Y pretende hacer creer a la gente que. Qué cimas del cinismo, qué cúspides de la hipocresía. Y perdón, pero es que solo podemos decirlo así: qué asco, qué profunda repugnancia.

La prensa deportiva madrileña, en medio de todo esto, dice que qué bonito todo. Que hay muchos jugadores jóvenes que meten muchos goles y que Cristiano prefiere al Madrid en la Final de la Champions a toparse con su antiguo club en el cruce de Octavos. La prensa deportiva capitalina nunca decepciona: siempre están hablando de lo que hay que hablar, y si no mirad la cantidad de recursos que destinaron para investigar los desmanes de Villar. La prensa deportiva capitalina siempre habla de lo que hay que hablar (entiéndasenos) para que todo siga igual, es decir, para que un (gran) equipo de un club oficialmente abrazado a unas ideas políticas que quieren romper el estado español gane las competiciones que el estado español organiza a base de (entre otras cosas) amedrentar impunemente a quien en buena lid puede plantarle cara.

Pasad un buen día.