Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Sergio Ramos no es eterno

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Sergio Ramos no es eterno

Escrito por: La Galerna22 febrero, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Enredando, que es gerundio. A pregunta de algún redactor en la rueda de prensa prepartido de ayer, Zinedine Zidane dijo que siempre quiere tener a Ramos consigo. La frase sería una simple declaración de admiración y gratitud considerada aisladamente. Puesta en el contexto de la campaña mediática para que el Real Madrid acceda a los términos de renovación de contrato pretendidos por Sergio Ramos, la frase es usada aquí como un instrumento de presión más. Sergio Ramos es una leyenda del Real Madrid, uno de los protagonistas esenciales en el segundo máximo ciclo de éxitos de la Historia del club. Es un pilar básico en el pasado reciente de la entidad, su presente y su futuro. También es un hombre favorecido por un entorno hiperactivo en la búsqueda de la ayuda  de la prensa para el logro de sus (siempre legítimos) objetivos. Esta portada es buena muestra de ello. "Zidane respalda a Ramos, a quien el club no tiene prisa por renovar" es la muy manipuladora lectura que hace As de las palabras del entrenador.

Nosotros, como Zidane, también queremos siempre con nosotros a Sergio Ramos. De igual manera que queremos con nosotros siempre a los Beatles y a las Torres Gemelas. Queremos con nosotros siempre a las mejores cosas de la vida, y qué duda cabe de que Sergio Ramos es una de ellas.

Sucede, sin embargo, que las mejores cosas de la vida no duran por desgracia para siempre. Aunque poéticamente lo sea, Sergio Ramos no es eterno desde un punto de vista factual. Su carrera deportiva (a ello nos referimos) es finita, y como tal debe ser contemplada, como tal debe ser gestionada, y a quien corresponde gestionar los pormenores de ese crepúsculo es al propio Sergio y al club donde juega, no solo a Sergio ni tampoco a Zidane. Si el Real Madrid y Sergio Ramos discrepan en su modo de entender el mejor modo de lidiar con el final, a lo mejor no es ninguna tragedia que Sergio Ramos acabe su carrera en oro club. Lo preferible sería lo contrario, pero ni siquiera Alfredo Di Stéfano colgó las botas en el club al que dio fama y que le dio fama. Ojalá el Real Madrid y Sergio Ramos se pongan de acuerdo en su renovación, pero nos parece sinceramente que no corresponde a nadie (ni a Sergio, ni a su entorno, ni a Zidane -que no lo pretende-, ni mucho menos al As) el meter miedo respecto a la posibilidad de que ese acuerdo sea inviable. Ni siquiera el Real Madrid es literalmente eterno. Cuánto menos lo ha de ser la idea de Sergio Ramos jugando en el Real Madrid.

En la misma rueda de prensa, Zidane mostró su apoyo a la idea de que Sergio, como al parecer quiere, pueda disputar los Juegos Olímpicos. Se trata de otra hipótesis en la que tampoco debería desgastarse nadie en exceso, porque habrían de dar su apoyo a la misma Zidane, el Real Madrid y hasta el coronavirus. La postura de La Galerna es clara: si Sergio está dispuesto a asumir el coste potencial de ir a la Olimpiada, adelante. El coste potencial de ir a la Olimpiada es que el Madrid no puede esperar a nadie, y así, en previsión de un Sergio Ramos que vuelve derrengado de Tokyo, puede optar por contratar a otro central que cubra la ausencia o falta de forma del camero. A todos nos parecerá muy bien que Sergio vaya a Tokyo si a todos nos parece oportuno que el Madrid contrate otro central de campanillas y nadie se escandaliza por ello.

Por lo demás, hoy se juegan dos partidos decisivos en la Liga: un Barça-Eibar, que por siempre portará aromas hernandezhernandezcos de penalbas inverosímiles, y un Levante-Real Madrid en el que lo blancos ponen sus esperanzas de mantenimiento del liderato en la gran forma que mostró Hazard en su retorno ante el Celta. Hala Madrid, como siempre, grito (esta vez sí) eterno, o al menos tan eterno como lo sea la existencia de gargantas sobre la faz de la tierra.

Os dejamos las portadas de la prensa cataculé porque querréis verlas. Solo dos palabras sobre ellas: Aguante, Bartomeu.

Pasad un buen día.