Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Notas
Las notas del Real Madrid 2-0 Osasuna

Las notas del Real Madrid 2-0 Osasuna

Escrito por: Quillo Barrios25 septiembre, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Areola (6'5): Valiente en un mano a mano y seguro en los centros laterales. Buenísima noticia para el Real Madrid.

Odriozola (5'5): Partido muy cómodo. Debió dar más en ataque.

Militao (7): Impecable y contundente en el corte. Varane se tendrá que poner las pilas.

Sergio Ramos (6'5): Serio y correcto en todo momento.

Nacho (5): Se le ve muy lejos de su mejor nivel.

Casemiro (7): Muy buen encuentro una vez más. Sin fisuras.

Valverde (6): Cumplió y se sumó alguna que otra vez al ataque.

Kroos (5'5): Entendió que era una noche para cubrir el expediente y poco más.

Lucas Vázquez (5'5): Filtró algún pase interesante y se mostró activo en todo momento, aunque sigue desacertado en el uno contra uno.

Vinicius (7'5): Se quitó un peso de encima con el gol. Mejoró mucho tras anotar el 1-0.

Jovic (5'5): Muy solo en la primera media hora. El VAR anuló su primer gol con la camiseta del Real Madrid.

Rodrygo (8'5): Derribó la puerta en su primera acción. Tras ella, dos o tres acciones individuales de quilates.

James (sc).

Zidane (6'5): Hizo una revolución en el once. Al equipo le faltó profundidad, pero volvió a mostrarse seguro atrás. Acertó metiendo a Rodrygo.

Quillo Barrios
Pucelano de nacimiento y amante del Real Madrid. Asegura tener la virtud y el defecto de decir siempre lo que piensa. Siempre situará a Zinedine Zidane por encima del resto. Mourinhista, no cree en la objetividad y sueña con ver a su equipo levantar otras diez Copas de Europa. @quillobarrios

24 comentarios en: Las notas del Real Madrid 2-0 Osasuna

  1. Parece que Zidane ha decidido que el equipo tiene que empezar a construirse desde atrás, y por primera vez en ni se sabe cuánto, llevamos dos partidos con la portería a cero. Es de esperar que, una vez asentado atrás el equipo, el juego de ataque y el centro del campo vaya engrasándose, aunque nos traguemos más de un tostón.