Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Isco, Pep Guardiola y Lex Luthor

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Isco, Pep Guardiola y Lex Luthor

Escrito por: La Galerna27 junio, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Esto va a doler. Hemos visto a una generación inigualable de futbolistas conquistar cuatro veces en cinco años (tres seguidos) el máximo entorchado continental para el club que amamos. Y ahora vamos a ver partir a unos cuantos de ellos. No sabemos cuántos. Serán demasiados para lo que aconsejará la nostalgia precipitada, pero quizá demasiados pocos para los que dicta la evidente cuesta abajo de un equipo legendario.

Uno de esos jugadores es Isco. Isco tiene odiadores, incluso entre los propios madridistas, porque tiene que haber de todo. Dadnos al Isco que sale en Lisboa para acorralar al Atleti, o al Isco que conduce con mano maestra al equipo a la Duodécima (con Liga incluida), y pocos jugadores de la Historia reciente del Madrid escogeremos antes que a él para liderar el ataque del equipo de tres cuartos para adelante.

Dicho esto, dadnos al Isco visiblemente desmotivado que flirteó con la indisciplina durante gran parte de la temporada pasada, y nuestra resistencia a verlo marchar quedará en alguna medida paliada.

Vamos a tener que lidiar con este sentimiento contradictorio unas cuantas veces durante este verano que (no nos olvidemos) no ha hecho más que comenzar. Con aquellos que se vayan, habremos de recordarnos que nos dieron un último año toledano a fin de aplacar la pena del adiós. Con aquellos que finalmente se queden, habremos de recordarnos su gloriosa historia antes del año toledano, a fin de no lamentar el que no cojan el petate.

Respecto a Isco, si hay algo que podamos pedir, solicitaríamos que a ser posible no se fuera con Pep. Sí, ya sabemos. Ya sabemos que al estilo de juego del de Sanpedor le queda como anillo al dedo, y que su presencia en el City sería calificada en Manchester como a match made in heaven. Esa técnica luciría como en pocos sitios con el sistema de Pep, y aunque deseamos lo mejor a Isco no querríamos que los acontecimientos dieran de forma tan grosera la razón a los líricos. Sinceramente, no sabemos si Isco debe quedarse o marcharse, pero preferiríamos que no uniese su destino al del amigo de los lazos. Superman pudo decidir dar carpetazo a lo suyo con Loise Laine, pero nunca habría aprobado verla del brazo de Lex Luthor. No nos gusta que nuestras exnovias acaben con villanos calvos.

 

Menos va a doler a la afición del Barça, tenemos la impresión, ver marchar a Dembélé a donde sea, incluso al PSG si eso supone la vuelta de Neymar, esa vuelta que no se sabe si el barcelonismo quiere o no quiere, como no se sabe si el madridismo tiene claro si sería una buena o una mala noticia. El Barça, que financieramente sólo puede estar más canino que Scooby Doo, circunscribe sus operaciones a la proverbial ingeniería financiera o al menos revolucionario sistema del trueque: tú me das a Neymar y yo a cambio te doy a Dembélé, Coutinho, Pinto (¿o ya no sigue ahí?), un agente inmobiliario de Badalona y quinientos gramos de jamón de York (o de George, como dice el hijo pequeño de Jesús Bengoechea). Otro buen ejemplo de ese trueque es el sospechosísimo canje de porteros Cillesen-Neto. El Barça y el Valencia, ya de por sí unidos por el antimadridismo, intensifican sus vínculos a base de facilitarse mutuamente chanchullos financieros como el que representa esta raruna operación.

As, por su parte, entrevista a Robert Moreno, nuevo seleccionador nacional tras la dimisión de Luis Enrique. No sabemos bien qué méritos reúne para el puesto este señor ni por qué habría de haberle ayudado a llegar a él, como indica en la portada, el haber pasado por La Caixa, una gasolinera y El Corte Inglés.  Eso mismo hemos hecho nosotros esta mañana, por ese riguroso orden (primero al cajero para poder pagar la gasolina que nos ha llevado al OpenCor para la compra) y no hemos recibido ninguna llamada de Rubiales. Menos mal, a ver si luego vamos a acabar como Lopetegui.

Pasad un buen día.

13 comentarios en: Isco, Pep Guardiola y Lex Luthor