Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Gareth Bale: fin de escrache

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Gareth Bale: fin de escrache

Escrito por: La Galerna22 julio, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Parece que Gareth Bale se va a jugar a China. Aún no es oficial pero todo apunta a la oficialidad más inminente. El mayor escrache jamás practicado por la prensa deportiva nacional sobre un futbolista de élite puede estar próximo a tener un final. Con él, acabará también el escrache sociológico practicado por un madridismo cercano a las tesis de dichos medios.

Gareth Bale, que lo ha ganado absolutamente todo en el Real Madrid, que ha sido crucial en las semifinales y la final de no menos de 3 de las 4 Champions Leagues que atesora, que protagonizó aquella Copa del Rey ante Bartra, que ha ganado una Liga y varias Supercopas y Mundiales de clubes con goles decisivos, ese Gareth Bale, se va a marchar dejando atrás un reguero de ingratitud y saña que a nosotros nos parece pasmoso y vergonzoso.

Enhorabuena a sus escracheadores. Se han salido con la suya.

Enhorabuena también a los madridistas que le han culpado casi en exclusividad de todos los males del equipo. Sin duda que todos esos males tocan a su fin aquí también. A partir de ahora, todo será color de rosa. El juego será brillante de continuo y los goles caerán como fruta madura, al alimón con los títulos. Sin el galés, cesarán la desidia y el aburguesamiento, que dentro del vestuario abanderaba en exclusiva el coletas, como graciosísimamente le bautizó un gurú de las ondas. Enhorabuena para él también.

Enhorabuena asimismo para Tomàs Roncero, que ayer mismo censuraba muy oportunamente en twitter la sonrisa de Gareth Bale en un vídeo tomado en Houston.

Cómo se atreve a sonreír ese felón. Bien ahí, Tomás, guardián de las esencias del madridismo, velando por la circunspección del guiri. Un hombre que se ha reído de esta forma del Real Madrid, y que ha venido a nuestro país únicamente para robarnos nuestro sol y nuestro golf, merece escarnio hasta el último momento. Sonreír sin pedir permiso a Roncero. A quién se le ocurre sino a este galés desahogado. La era de este vividor en Concha Espina toca a su fin, y ello supone toda una bendición por cuanto estaba infectando al resto de sus compañeros, todos los cuales, sobre todo los españoles, serán sin el garbanzo negra un modelo incesante de esfuerzo y profesionalidad.

Quizás (ahora en serio) esto sea lo mejor que puede pasar, pero el miserable ninguneo y el acoso mediático sufrido por Bale durante años es juez y parte en el hecho de que lo sea.

No es por los medios, eso sí, que Zidane le quiere fuera, como con brutal honestidad, con descarnada sinceridad, ha dicho el francés por tierra, mar y aire. Quizá podría haber añadido algún apunte de gratitud a sus continuas declaraciones contra la continuidad de Bale. Quizá no. Nunca se sabe con Zidane. Es el entrenador, en quien La Galerna confía por tanto como nos ha dado, y el que consiga lo que quiere es lo único que nos parece digno de aplauso aquí. Lo decimos en un paréntesis sin sarcasmo.

Gareth Bale, por lo demás, ya ha pedido disculpas a Tomàs Roncero por haber sonreído ayer. Parece que el gran comunicador va a ser magnánimo y le va a disculpar, pero no tenemos constancia al cierre de esta sección de que así vaya a ser. Tampoco es oficial que Tomás Roncero haya dado el visto bueno aún al contrato de Gareth Bale con su nuevo equipo chino. A ver si Gareth se va a pensar que puede elegir su próximo destino sin consultar con el hombre que se comunica con Juanito vía Ouija y que, por consiguiente, sabe lo que está bien y lo que está mal.

Os dejamos el resto de portadas del día porque querréis verlas.

Pasadlo bien.