Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Vídeos
El baloncesto engrandece aún más la gestión de Florentino

El baloncesto engrandece aún más la gestión de Florentino

Publicado por: Jesús Bengoechea20 junio, 2018
VALORA ESTE VÍDEO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Supercopa de España, Supercopa de Europa, Mundial de Clubes, Champions League, Euroliga y Liga Endesa. Ese es el resumen de la temporada 2017/2018 en el Real Madrid. Fútbol y baloncesto haciendo historia en una campaña que quedará para el recuerdo.

Los focos se pondrán sobre jugadores y entrenadores, pero Florentino Pérez tiene buena parte de culpa de esta época dorada del Real Madrid. Jesús Bengoechea reflexiona sobre el papel del presidente blanco.

Editor de La Galerna (@lagalerna_). @jesusbengoechea

8 comentarios en: El baloncesto engrandece aún más la gestión de Florentino

  1. Florentino Pérez no es un "ser superior". Es un extraordinario dirigente deportivo y no es poco. El balance de su gestión, como la de cualquier líder, se hace por el contraste entre errores y aciertos. Los primeros (que naturalmente los ha habido, como no podía ser de otra forma) no se acercan ni de lejos a los segundos. A principios de siglo trabajó por traer al Real Madrid al siglo XXI, recuperando un terreno que había perdido desde antes del final de la era Bernabeu; y en esta segunda etapa lo ha hecho por situarlo por delante de sus competidores: proyección mundial e imagen de marca; infraestructuras y red de estructura deportiva global; independencia económica; independencia de gestión; independencia.... Ha aprendido a gestionar las ciclicas e inevitables crisis deportivas y ha acertado en la elección de sus colaboradores (v.gr. José Ángel Sánchez, su particular "Saporta"). Gran mérito suyo es que el Real Madrid esté a punto de superar la "época Messi" sin perder el trono, conservando la cabeza fría y aguantando los peores tiempos, en los que parecía que el cambio de era resultaba inevitable. Incluso ha terminado devolviendo golpe tras golpe al enemigo y todo parece apuntar a que, idos ya sus mejores combatientes, los bárbaros del noreste han perdido una oportunidad gigantesca, de ésas que la Historia normalmente concede una sola vez. La sección de baloncesto no ha desaparecido, como auguraron sus detractores. Y para más chasco de estos últimos, de donde no desaparece la sección de baloncesto es del palmarés de las grandes competiciones. Ese palmarés es, precisamente, lo único que no miente. Que levante la mano quien pueda igualarlo. La idea antaño casi sacrílega de igualar los "records" de Bernabeu no parece hoy ningún desbarre.
    Tiene aún el Sr. Pérez una última y descomunal tarea: la de planificar su sucesión, la de la continuidad del imperio. Es cierto que la Historia nos muestra cuán difícil (y muchas veces vano) es dejar todo "atado y bien atado". Pero la Historia también nos enseña que es esto último, el deseo de que la institución trascienda a uno mismo, lo que diferencia al genio individual del genio de la Humanidad, a Alejandro de César, o a Pedro el Grande de Atila. Si Florentino lo consigue, si también esto lo logra, no podrá negársele ese ancho espacio que la Fama reserva a sus predilectos y que sin duda se medirá en el futuro por el número de entradas en Google.

    1. Qué bien escribes. Yo quizá lo vea y defina de una manera más profana: en esta segunda etapa, Florentino parece haber aprendido de sus errores. Eso le ha convertido en uno de los factores desequilibrantes del Madrid. De ser uno de los mejores gestores empresariales ha pasado a ser también un gran presidente deportivo. Al de ahora me lo quedo con los ojos cerrados (lo mismo decía de Zidane ahora que parecía haber aprendido a gestionar partidos, ahí ignoraba lo que se cocía en la mente del francés). Queda por ver cómo gestiona esta nueva etapa del fútbol internacional: la de los jeques y su dopaje financiero condenado, pero con la boquita pequeña, por FIFA y UEFA.