Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Florentino Pérez quiere a Pochettino

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Florentino Pérez quiere a Pochettino

Escrito por: La Galerna7 marzo, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Vamos a hacer un ejercicio de paciencia, por favor. Contaremos hasta cuatrocientos mil y luego seguiremos respirando hondo. Es necesario, sí. ¿Por qué? Porque han pasado seis días desde el 2-0 del Clásico y la sensación es que el Barcelona salió bien parado y al Real Madrid le crecen más problemas en las victorias que en las derrotas.

Luego nos centramos en las portadas de hoy, pero vayamos primero al ayer, que camina entre el blanqueamiento a todo lo que sucede en el Barcelona -Neymar como salvavidas, Eder Sarabia como ejemplo de fondo aunque no de formas y la felicidad de Setién por generar ocasiones en la derrota- y el relato, nacido en la propia prensa madrileña, que nos indica que el Real Madrid no jugó a nada y que la Liga la ganará el menos malo. Esto de la Liga se suele decir cuando es el equipo blanco el que va líder.

Esta es la entrada del artículo escrito por Carlos Carpio para la contraportada de Marca de este viernes. Dice que faltó buen fútbol -que se revise la segunda parte- y que, más allá de la nostalgia, el Clásico fue un quiero y no puedo. Remata asegurando que la Liga la ganará el menos malo. No podemos rebatir porque él ya nos avisa de que se trata de una certeza. No la tenía hace siete días ni tampoco en enero. La tiene ahora. Ya es casualidad que surja cuando el Real Madrid recupera el liderato y vence al Barcelona en el Goal Average. Qué mala suerte.

Lo cierto es que existe cierta manía en la prensa patria de infravalorar todo lo bueno que hace el club merengue. Y viene de lejos. De lejísimos. Incluso de mucho antes de que Alfredo Relaño dijera que ganamos una Copa de Europa de forma vergonzante en 2002. De mucho antes de que Ángel Cappa asegurase que un gol del Real Madrid estuvo mal elaborado. Os diríamos que esta tendencia tiene casi los mismos años que el propio Madrid. Y tiene más que ver con la educación que con el análisis deportivo. Dadle una vuelta y descubriréis el motivo.

Más allá de ese Clásico ganado de aquella manera y esa Liga gobernada como sin querer, el Real Madrid tiene otros dos problemas: Gareth Bale y Zinedine Zidane. El primero no cuenta para el segundo y al segundo ya le buscan sustituto. De locos, ¿eh? Pues no nos estamos inventando nada. Os pegamos las portadas de La Ouija Today y Mundo Deportivo para que sigan ustedes con aquello que dijimos en el primer párrafo sobre la paciencia y la respiración.

Ahí están. Muy ingeniosos los amigos de AS jugando con las palabras para así poder pegarle un bofetón a la RAE. El problema es intentar hacer una gracia y que la jugada tenga muy poca o ninguna. Vuelven a Bale porque no tienen nada de que hablar, porque el Real Madrid ha vuelto a ganar y porque, pese a que Relaño ya está en la sombra, la obsesión por Gareth se mantiene impertérrita.

En Mundo Deportivo tienen menos sentido del humor, aunque la maquinaría de limpieza funciona a todo trapo. Dice Setién que el vestuario es una balsa de aceite y en dicho periódico le compran el discurso a la primera. De aquí a convertir a Eder Sarabia en un hombre templado hay un paso. Sin embargo, lo que queríamos era que mirasen ustedes en la parte de abajo a la izquierda. Pochettino. ¡Pam! Sin venir a cuento. Sin anestesia. Con Zidane presente y más fuerte que nunca tras vencer, convencer y reencontrarse el pasado domingo. No en plena crisis ni con el equipo en descomposición. No como si fuera el Barcelona. No. Con el Real Madrid líder. Florentino Pérez quiere a Pochettino. Y punto.

Por lo demás, no nos gusta la portada de Marca aunque esta sea un claro elogio a Vinicius. Es una portada que se presta a convertirse en carne de meme. Con ella se atacará al chaval en cuanto haga un mal partido. Por eso no nos gusta. Y porque Vinicius es Vinicius, no una imitación de nadie. Tiempo habrá para comprobarlo. El futuro es suyo.