Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Florentino: FLOR AND TINO

Florentino: FLOR AND TINO

Escrito por: Federico Garcia "Lurker"21 agosto, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Si limitamos nuestra atención a los últimos meses, tendremos la impresión de que el Real Madrid es una ruina, que sus planes fracasan uno tras otro y que por aquí no se va a ninguna parte. El resultado es una mezcla entre la melancolía, el desencanto y la depresión, junto con ganas de mandarlo todo a la mierda.

Pero acaso convenga evitar la miopía, alzar la vista del plazo corto y utilizar el telescopio en lugar del microscopio para tener una perspectiva más amplia y quizá más justa de las cosas. De esta forma, no sólo disfrutaremos de una imagen más cabal, sino que nuestro ánimo saldrá ganando al sustituir la tristeza y el abatimiento por la alegría, la satisfacción y un cierto orgullo.

Visto en conjunto, no se puede negar que el Real Madrid es una empresa que ha logrado destacar en su ámbito, alcanzando un éxito del que pocas compañías pueden presumir. El propósito de este trabajo es analizar las razones que hay detrás de ello. Si es que hay tales razones y el éxito no es más que un fruto caprichoso del azar, como sostienen algunos (respirando por la herida de su envidia).

Para comprender a qué se debe la marcha brillante del club, hay que empezar por precisar cuál es exactamente su actividad, a qué se dedica el Real Madrid. Parece que la respuesta es evidente: al fútbol y al baloncesto; y sin embargo, esa contestación es errónea, y nos llevaría a un diagnóstico equivocado y a una inadecuada explicación del éxito madridista. En realidad, el Real Madrid se dedica a la producción de felicidad.

Compartimos nicho comercial no con Barcelona, Bayern München y Manchester United (o no sólo con ellos) sino con Spielberg, el Circo del Sol y Les Luthiers. Naturalmente, no todas las campañas se cierra el balance de la producción de felicidad en positivo, ni hay empresa que lo consiga (y las fechas actuales lo ponen dolorosamente de relieve), pero el resultado global es enormemente satisfactorio, hasta el punto de que no hay compañía del ramo que se acerque siquiera a los números que arroja el Real Madrid.

Nosotros, los consumidores habituales del producto, sabemos bien que hay oscilaciones notables en la calidad del mismo: llevamos largos meses de dolorosa insatisfacción, que no puede llevarnos a rechazar al proveedor (y quien lo desee tiene a su disposición alternativas bien cercanas, como Barcelona, Atlético de Madrid o PSG; allá cada cual con sus decisiones). En este caso, como en el matrimonio, la felicidad no consiste en estar siempre en el séptimo cielo (con el consiguiente riesgo de sufrir la muerte por hiperglucemia), sino en una trayectoria de años fructíferos.

Siendo la producción de felicidad el objeto principal de la compañía que conocemos como Real Madrid, no es el único; asociado a ella vienen unos subproductos de amplia distribución: la bilis, la frustración y la rabia que afectan a millones de consumidores.

Identificado el campo de actividad del Real Madrid, y ubicado en el sector de la producción de felicidad junto con los residuos tóxicos de bilis y frustración, en lo que es sin duda el número uno mundial, procedamos a descubrir las claves de su éxito. En mi opinión son dos, que detallo por separado:

En primer lugar, hay un elemento que se suele denominar “flor” y que no es otra cosa que elegir bien, y dedicarse a la tarea con constancia y entusiasmo, día tras día y año tras año. Luego sucede que algunos dicen ¡qué suerte ha tenido!; llamando suerte a lo que es trabajo bien hecho. En el caso del Real Madrid lo llaman flor quienes mayormente son unos capullos que nunca llegarán a convertirse en flores ni a dar fruto (aunque algunos sean unos grandísimos hijos de fruta).

Insisto, la flor consiste en tener un buen plan estratégico: fichar talento ya cuajado (Zidane, Modric, Cristiano, Carrol, Randolph) o en ciernes (Vinicius, Rodrygo, Kubo, Campazzo), sembrar y cuidar la cantera e ir adaptando el plan a las circunstancias de cada temporada.

Pero no basta con la “flor” para que el plan funcione y la empresa tenga éxito; es esencial un segundo ingrediente de la fórmula magistral, al que llamaré “tino”. Atinar vale por acertar, por dar con lo que se busca o se necesita, de modo que el término “tino” alude al buen criterio en el desarrollo del plan estratégico, que si bien no garantiza el acierto siempre, sí optimiza las probabilidades de culminar la tarea satisfactoriamente.

Tino es sujetar con firmeza el timón cuando se sufre un golpe de viento o cuando se atraviesan turbulencias. Tino es mantener el rumbo cuando dejan de verse las estrellas y la brújula se ve perturbada por una tormenta magnética.

Con esos dos ingredientes, el tino y la flor, no se puede asegurar el buen resultado del proyecto, pero sí se está en la mejor disposición para alcanzarlo; si no podemos certificar que nos tocará el gordo de la lotería, al menos llevamos participaciones en muchos números.

En el puente de mando de la nave madridista tenemos, al parecer, un capitán que reúne las dos condiciones: Flor and tino. Ojalá mantengamos el rumbo muchas temporadas. Es curioso que se emplee en náutica el término “derrota” para indicar el rumbo que lleva un navío; en el caso del RM, el rumbo consiste precisamente en la derrota de los rivales.

El principal galáctico no es Cristiano, Zidane, Bale ni Hazard. El personaje clave de un barco es el capitán que lo gobierna, responsable del buen fin de la navegación. Los marineros de la Argo no son nada sin Jasón, como el Nautilus sin Nemo o la Victoria sin Magallanes y Elcano; la Santa María tenía una magnífica tripulación, pero es Colón el principal responsable de que arribara a América.

Nuestro barco no es el Pequod, dirigido por un Ahab obsesionado, ni la perla negra o el holandés errante, corsarios y filibusteros, ni mucho menos un Titanic (como quisieran muchos), sino un Real Madrid que por ahora está siendo gobernado con acierto, con buen tino.

Quiera Dios que dure muchos años.

Yo en el siglo me llamaba Dionisio, como todo el mundo. Fue al abrazar la fe madridista y profesar en la orden de los hermanos galernautas, cuando adopté el nombre de Federico García Lurker. Me gusta ver el fútbol en el bar. Sobre todo, los días de partido.

48 comentarios en: Florentino: FLOR AND TINO

  1. Muy buen artículo. Algunos madridistas deberían plantearse el hecho de serlo. Nadie les obliga.
    Siempre digo a los sienbradudas, agoreros, y tristes pesimistas, que en la capital hay un equipo que se ajusta perfectamente a sus medidas: el Atlético de Madrid. Un equipo que pese a gastar 300 millones en fichajes, y traer un chaval que promete ser un jugón con muchas tardes de gloria, sigue jugando a replegarse para ganar por la mínima; mientras que otros que estamos fatal, fichando suplentes, planificando fatal, apostamos por jugar al fútbol de ataque y meter muchos goles siempre. Aunque salga mal a veces.
    Hala Madrid y nada más!!!!

    1. Pues nada. Viva la autocrítica. Y todo el que opine lo contrario que se haga del Atleti. Muy bien. Porque ahora ser madridista supone decir Hala Madrid a todo. El sueño de Florentino vamos...

      1. Una pregunta (no es una afirmación): eres tonto? No sabes leer?
        Yo autocrítica tengo, pero la critica no constructiva no va conmigo. El mensaje apocalíptico de todo es malo es lo que me quema

        En agosto del 2016 mucho madridista decía que no jugábamos a nada, que la champions había sido suerte. Todo era malo. Empezó la temporada, y se ganaban partidos al final por la flor de Zizou. Todo era malo. Después vino el doblete, y los críticos orgasmaban como si no hubieran dicho que seria todo un desastre. Ese es el madridismo que critico.
        En el término medio esta lo justo, yo critico al equipo, pero no de esa forma asquerosa.

        1. Relajate y no insultes. No sabes distinguir un melón de un balón. Al principio me resultaba gracioso leer tus comentarios simplistas pero empiezas a cansarme. No voy a rebajarme a explicar nada a alguien que no entiende nada más que las chorradas que escribe. Mira, graciosillo, seguramente llevo viendo fútbol desde que tu madre te cambiaba los pañales. Estoy harto de todos los madridistas de pacotilla que no soportan la opinión de los demás. Yo soporto la tuya. No la comparto pero la soporto. Lo que no voy a tolerar es que vengas aquí a dar lecciones de futbol, de madridista o de educación. Tengo el carnet de socio desde que tenía cinco años. He votado a Florentino Perez cuando nadie apostaba por él. No he dejado de votarlo desde entonces. Pero eso no impide que critique lo que considero una planificación deportiva desastrosa. Lo único malo aquí es quedar a 20 puntos del Barcelona en las últimas ligas, ser terceros, caer en copa contra el Leganes o no fichar un delantero de nivel desde hace 4 años. Querer algo mejor no es ser anti madridista o asqueroso, es simplemente tener una opinión distinta a la tuya. Yo me alegré de la victoria ante el Celta como el que más, pero eso no me impide decir lo que veo. Nadie aquí va a repartir carnets de madridistas, tampoco tú.

          1. Lo primero, aprende a leer. No te he insultado, te he preguntado. Ahora si te insultóo, visto tu nivel de comprensión ya no es pregunta: es afirmación.
            Vuelve a leer todo lo que he escrito a ver que parte no entiendes. Te lo repito, visto que no comprendes bien: entiendo la crítica, y acepto que haya madridistas de toda índole. Pero unos me dan asco. Es más: he explicado cuales me dan asco, y no he dicho en ningún momento que pertenezcas a ese grupo, eres tú quien se mete de lleno en él. A mi me da asco el madridista que silba a un jugador antes de empezar a jugar y en cada balón que toca, porque no he visto jamás a ningún jugador que mejore cuando le pitan, y eso es habitual con algún jugador en el Bernabéu. Prefiero mostrar mi malestar cuando lo quitan o al acabar.
            Detesto al madridista que dice que todo está mal durante toda la temporada de un doblete apoteósico, y luego lo celebra diciendo que tenemos un equipazo. Detesto al madridista que se pasa desde el 20 de julio de este año diciendo que la plantilla es un bluff y Zidane malísimo y que hay que echarlo. Prefiero darle la opción a mostrarlo, y a la vez entender que el hecho de querer a Mbappé un verano y que este no venga, no quiere decir que no se le haya querido fichar como venden muchos.
            Dicho todo esto, no ne gusta la plantilla actual, no me gusta prescindir de Reguilon, Ceballos y Llorente, y no me gusta que Take y Rodrygo estén en el Castiila. No obstante no voy a matar al mister, y prefiero darle opción a mostrarme todo lo que va a deparar la temporada. No lo mato antes.
            Detesto al madridista que dice antes del partido del Celta que nos van a reventar y vamos a hacer el ridículo, y después del partido dice que "es el Celta", y "espera que el año pasado éramos muy buenos contra la Roma y luego mira"
            También detesto a los que se piensan que por ser socios tienen superioridad moral para opinar con respecto a quien no lo es.
            Eres del grupo de madridistas que defino como odiosos? Cada cual puede opinar lo que quiera, pero pones en mi debe palabras que no he escrito, y no te he incluido en ningún grupo. En cambio tú a mi si, diciendo que no tengo autocrítica y ahora que voy dando lecciones de madridismo, cuando lo haces tú. Yo no te he insultado (preguntar si eres tonto no es insultar, como preguntar si eres ingeniero no te da el titulo) y tú a mi di. Repasa todo y mira quien prejuzga y quien cataloga a los madridistas.

      1. Estoy con el móvil y creo haber dado a la m. La n está justo al lado, y mis dedos son excesivamente grandes para el teclado, yendo en un bus pequeño en Rusia y el sol de frente. No soy para nada un tío que no sepa escribir, y lo he demostrado varias veces aquí. Entrar a hacer burla de una falta, cuando muchos estamos con el móvil y prisas, y la letra equivocada está al lado...perdóname , pero hay que ser pellizcacristsles y saltacharcos.

        1. Disculpa por comentártelo, pero es que es la segunda máxima de este medio de comunicación, la sintaxis, y como eres tan inteligente para todo y siempre escribes desde tu púlpito, pensé que te interesaría corregir el error.
          Pero viendo que le has echado la culpa al teclado, tus dedos, un autobús pequeño y el sol, pues lo retiro.
          Pásatelo muy bien en Rusia.

          1. Que yo escribo desde mi púlpito? Que soy tan inteligente? Perdona, escribo lo que pienso. Sin más.
            Creo que es entendible que si alguien escribe "avia" en lugar de "había" comete una falta, pero si leo un texto sin faltas y donde debe ir una m va una n, y sabemos que están juntas en el teclado y que muchos, como es mi caso ahora en vacaciones, escribimos con el móvil, puede ser un error involuntario, no porque em tipo en cuestión sea ignorante. Entrar a corregir eso es normal y el que va de inteligente y escribe desde un púlpito soy yo?
            De verdad, se me quitan las ganas de escribir más, vista la sensación que dejo, bastante alejada de como soy.
            Es triste escribir algo y tener que aguantar determinados comentarios hechos para ofender, y que van de hermanas de la caridad cuando nuestras que si ofende. Ser más cínico es imposible.
            Mejor leer y no escribir más.

        2. Tranquilo Sergio, que aunque las faltas ortográficas sean un mal recurrente y algunas den cáncer de ojos, sabemos perfectamente distinguir una falta por escritura en el móvil (pusiste en con "m"), entre los saltos del autobús, el caminar, etc, de otros tipos de faltas. Tampoco entres al trapo en todo lo que se dice, ones que está tan tedioso el viaje en autobús? 😀
          Un abrazo compañero.
          Saludos.

  2. Buen artículo, ingenioso , veraz , pero pelín pelota. A lo que iba. Hace un par o 3 de años, leí - creo recordar que poniendo en boca del presidente- lo siguiente: Florentino , en un futuro no excesivamente lejano, tenía pensado dedicar máxima atención a la Fundación Real Madrid y dejaría en manos de otra persona válida y fiable -estas cualidades las coloco yo, suponiendo que F.P. así lo requiere- la noble y compleja tarea de conducir el navío blanco a buen puerto.

  3. Totalmente de acuerdo. Yo tengo amigos, familiares incluso, que me llevan amargando todo el verano con su catastrofismo. Si tanto les gusta sufrir ahí está el pateti. Les recibiría con los brazos abiertos y a nosotros dejarían de darnos la turra con lo de que todo está mal. Estoy harto de agoreros.