Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
El Rock and roll del Real Madrid

El Rock and roll del Real Madrid

Escrito por: Pepe Kollins6 junio, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Basta echar un vistazo a la lista de incorporaciones – las confirmadas y las presuntamente pretendidas – del Real Madrid este verano para darse cuenta de un denominador común en casi todas ellas: el poderío físico.

Militao es un central con un despliegue exuberante, que destaca por su velocidad en carrera, su salto, su capacidad de corrección y por una elasticidad que le habilita para el robo de balón. Mendy es otro futbolista que impresiona por su potencia y rapidez, capaz de dominar toda la banda de ida y vuelta. Una de las cualidades que se resaltaba en el análisis que dedicamos a Jovic era su constante movilidad. El serbio no se está quieto durante todo el partido - con continuos desmarques, apoyos o en presión defensiva - por todo el ancho del terreno de juego; además, es un jugador que aprovecha su corpulencia para ir al choque. Pogba – otra de las predilecciones de Zidane - es un compendio de cualidades físicas que desbordan literalmente a los rivales, casi un modelo perfecto en esta parcela, si bien – contrariamente a lo que han insinuado algunos medios que lo han tildado de mero músculo – es un futbolista que ante todo destaca por ser un virtuoso técnicamente. Hazard aporta un cambio de ritmo y aceleración de la que adolecía el Real Madrid, al menos, hasta la llegada de Vinicius.

Precisamente, el éxito de la irrupción del brasileño a principios de año tuvo mucho que ver con lo físico. Sus carreras dejando un reguero de rivales a sus espaldas, la viveza que demostró en cada lance, su ritmo eléctrico, no solo sirvió para ilusionar a la afición sino para detectar, en contraste, uno de los principales problemas del equipo: su escasa energía.  El ritmo plomizo de la mayoría de los jugadores, las constantes pérdidas de balones divididos, la lentitud a la hora de bajar a recuperar la posición, el posicionamiento exageradamente estático… fueron una constante a lo largo de la temporada. En según qué partidos, los mapas de calor de algunos jugadores apenas fueron un goteo imperceptible. La espléndida forma de Marcos Llorente fue otro de los indicadores que dejó en evidencia estas carencias.

 

No obstante, es justo reconocer que esa debilidad no ha sido solo achacable al Real Madrid. Si el Ajax de Amsterdam destapó la fragilidad del conjunto blanco, con una presión asfixiante y un ritmo de juego insoportable, el F.C. Barcelona fue igualmente arrollado por el Liverpool. Todos los jugadores azulgranas que fueron consultados y hasta el propio Ernesto Valverde, destacaron al término de la eliminatoria la dificultad que suponía enfrentarse a un equipo con un nivel físico tan elevado. Los de Klopp imprimieron, tanto en el Camp Nou como en Anfield, un juego frenético, encimando a los azulgranas desde el primer minuto.

Esa ha sido la tónica de los mejores equipos de la Champions League este año, formaciones de un potencial atlético muy alto, con una intensidad sostenida durante todo el partido, una presión de una agresividad casi suicida - como la del Ajax que en ocasiones sitúa hasta cinco jugadores en la cercanía del área -, con centrocampistas enérgicos, laterales muy largos y veloces y centrales de gran corpulencia, pero para nada lentos.

Son los tiempos del Rock and Roll de Klopp, expresión que utilizó el técnico alemán para definir el juego de su Borussia de Dortmund, en contraposición con el vals del tiki taka. La mejor prueba para reafirmar esta tendencia es el Ajax, la cuna del fútbol mecánico del Rinus Michel, que luego promocionó Johan Cruyff, y que hace años ha lanzado una decidida apuesta por la preparación física como factor fundamental en la formación de sus canteranos. En un reportaje en el portal “El 9 y medio”, Ruben Jongkind, un triatleta de élite y miembro de la organización ajacied, explicaba como se planificaba personalizadamente la preparación de cada joven, complementando los entrenamientos regulares con otros deportes y prácticas específicas – como atletismo y artes marciales - para desarrollar un físico completo y de alto nivel.

Liverpool, Ajax, Tottenham, Chelsea, Manchester United u Olympique de Lyon son algunas de las formaciones que ya han optado por esta senda que comienza a dominar el fútbol. El propio Valencia de Marcelino es un equipo que explota, fundamentalmente, esta faceta por la que ahora, parece apostar también el Real Madrid: jugadores que doten al equipo de un plus de energía, intensidad, fuerza y velocidad, de la que ha carecido estos dos últimos años.

Redactor jefe de La Galerna. Nombre: Javier Alberdi @JavierAlberdi. Antaño participé activamente en Ecos del Balón, El Asombrario y The Last Journo. Coordinador y coautor del libro "Héroes": https://bit.ly/2JC6kwx