Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
El desgaste de Zidane

El desgaste de Zidane

Escrito por: Ramón Álvarez de Mon22 mayo, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Esta segunda etapa de Zidane como entrenador del Real Madrid está dejando ver en el francés un talante bastante diferente al que nos tenía acostumbrados. Del Real Madrid se fue un pacificador que hipnotizaba a propios y extraños con unas pocas palabras y una sonrisa. Me cuentan que antes de llegar al cargo por primera vez, Zizou se asesoró, con un importante comunicador de este país, sobre cómo comparecer ante los medios, lo que parecía su principal talón de Aquiles dada su timidez y no excesivamente buen manejo del castellano. El famoso comunicador le aconsejó simplicidad y muchas sonrisas. El francés interpretó la labor a la perfección y las ruedas de prensa, que a sus homólogos anteriores tanto les martirizaban, se convirtieron para Zidane en un juego de niños.

Lejos parece quedar esa época si atendemos a cómo Zidane está afrontando los nuevos envites. La mala temporada del equipo sin duda habrá influido, pero también el nuevo rol del entrenador francés mucho más cercano a la figura de manager. Está claro que Zidane ha asumido de nuevo el reto en la seguridad de que el proyecto dependerá en gran parte de sus decisiones. Él lo sabe, los periodistas también y qué decir de los futbolistas cuyo futuro depende de la decisión de su entrenador. A Zidane parece notársele esa nueva responsabilidad y sus respuestas, sin ser beligerantes, sí muestran un espíritu más contestatario. Ha sorprendido la crudeza con la que Zidane ha hablado de Bale o la contundencia a la hora de anunciar sus planes de cara a la portería- “no habrá debate el año que viene”-.

 

 

No han faltado los conflictos en estos escasos dos meses. Al ya conocido asunto Bale, se ha sumado la información que apunta a que su hijo Luca podría ser el segundo portero la temporada que viene. Cabe preguntarse si ha merecido la pena la presencia de Zidane estos dos meses cuando el Club ya tenía claro que era el hombre indicado para comandar la nave la temporada que viene. Este escaso tiempo le ha procurado mucho desgaste a Zizou: los resultados han sido lamentables y el entrenador ha tenido que convivir con jugadores que no contarán con su confianza la temporada que viene. Como contrapartida a las desventajas de su llegada anticipada, se puede esgrimir que la cercanía le ha permitido a Zidane verificar las decisiones que podía tener preconcebidas. Algunas de estas impresiones previas se habrán matizado o, incluso, pueden haber virado 180 grados. Pese a que los resultados han sido muy pobres, cuando el francés asumió el cargo el equipo se encontraba cuesta abajo y sin frenos sin poder asegurar su presencia en Champions la temporada siguiente. Es comprensible que el Club buscase con el francés cierta seguridad para certificar la clasificación, a la par de brindarle a sus aficionados una mínima ilusión hasta el final de temporada.

Lo cierto es que la ilusión ha sido efímera porque el equipo no ha respondido al reto de competir sin poder ganar nada, pero de todo esto habrá tomado nota Zidane que se ha mostrado muy molesto por el desempeño de sus pupilos. Como casi todo en la vida, tendremos que esperar un tiempo para poder evaluar su retorno. Ya saben que el síndrome del entrenador del Real Madrid consiste en ser deseado antes de su llegada, machacado durante el ejercicio del cargo (aunque gane 3 Champions) y añorado a la salida. Con la vuelta de Zidane se ha reiniciado el ciclo.

Ramón Álvarez de Mon
Asesor fiscal autónomo. Soy socio de La Galerna y colaboro en Radio Marca. @Ramon_AlvarezMM

20 comentarios en: El desgaste de Zidane

  1. Discrepo; desgaste cero. Sólo ante la prensa sensacionalista y amarillista. En el club saben, por fortuna (a Dios gracias!), lo que se hacen. Insisto, desgaste cero.