Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Llega el Clásico o no

Llega el Clásico o no

Escrito por: La Galerna18 diciembre, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Ha llegado el día del Clásico,  o tal vez no ha llegado. La amenaza indendentista se sigue ciñendo a los comunicados ya emitidos, en los que llamaban claramente a sabotear el partido, con grandes aglomeraciones en los puntos cardinales que rodean el estadio y la posibilidad, que nadie se atreve a descartar, de que haya incidentes dentro del propio Camp Nou.

En este contexto de asfixiante politización, en este marco de intimidación física hacia el Real Madrid, se supone que hay que disputar un partido de fútbol como si aquí no pasara nada. Lo supone la LFP, lo supone la prensa deportiva capitalina (como veremos ahora), lo supone el Barça (que con su cinismo habitual se ofrece para acompañar a la expedición blanca desde el hotel al estadio, como si no fueran ellos parte de la creación del problema) y lo supone el entorno del Barça, con su prensa quintacolumnista al frente.

“Más que un Clásico”, dice Mundo Deportivo. Véase cómo, subliminalmente, se emparenta el partido con aquel otro slogan de corte marcadamente político: “més que un club”. Por qué “Más que un Clásico, nos preguntamos, como si un Clásico no fuera por sí mismo lo suficientemente grande, como si amenazado por tsunamis varios alcanzara su verdadera expresión, lo que no quieren decir abiertamente pero sí nos sugieren: Cataluña contra España (o contra el resto de España). No, no es más que un Clásico. Es (o será, si es que se juega) sólo un Clásico.

“La convocatoria de Tsunami Democrático cerca del Camp Nou añade suspense a un cara a cara intenso”. Qué bonito. La amenaza física del independentismo ligado al Barça, considerada como un elemento más de la emoción del juego. Qué tiene uno que tener en la cabeza para que la posibilidad de que se sabotee el partido le parezca un aliciente más, un ingrediente más en la receta de la emoción, como la de un posible mano a mano entre Suárez y Courtois, como la de una incursión de Bale o de Messi con final incierto. Qué tiene uno que tener en la cabeza. “La convocatoria de Tsunami Democrático añade suspense a un cara a cara intenso”. Hay que leerlo varias veces para creerlo.

Sport nos ofrece, por el mismo precio en el quiosco, unos ricos cacahuetes Eagle y una declaración de prioridades. Primero que gane el Barça. Luego ya, si eso, que gane el fútbol. De donde se deduce que sí tiene que ganar el Barça gracias a algo que no sea el fútbol pues, chico, bienvenido sea. Cacahuetes para todos. Cacahuetes, movilizaciones, chantajes indepes (si ponéis esta bandera dejaremos jugar), asco. Sobre todo eso último: mucho asco.

As y Marca no quieren, en cambio, que primero gane el Madrid y luego ya, si eso, que gane el fútbol. No. As y Marca son los periódicos de todas las aficiones, por sí aún no lo sabíais, incluida la afición del Don Tancredo, club de fútbol que se queda cobardemente a un lado sin denunciar los repugnantes vericuetos a través de los que se llega a este partido de lo que sea (no sabemos si es fútbol, por mucho que As y Marca le declaren su amor a este deporte), las estrategias a través de las cuales uno de los dos contendientes llega al pitido inicial sintiéndose físicamente amedrentado. Menos mal, al menos, que en el plano estrictamente deportivo no hay nada que temer: Hernández Hernández sobre el césped y De Burgos Bengoetxea desde el VAR velarán por el limpio desarrollo del choque, si es que lo hay.

Que no pase nada. Y luego ya, si eso, que gane el Madrid. No por ser nuestra segunda prioridad nos alegraría menos su cumplimiento, que tendría algo no ya de justicia poética, sino de simple y llana alegría para cualquier persona que anteponga la razón al fanatismo, el fútbol al matonismo, la naturalidad a la hipocresía, lo bello a lo maquiavélico, el balón a la guerrilla.

Pasad un buen día.