Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
El Barça ficha a Griezmann sin poder pagarlo

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

El Barça ficha a Griezmann sin poder pagarlo

Escrito por: La Galerna8 julio, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Antoine Griezmann va a jugar en el FC Barcelona a costa de un ridículo absolutamente sideral por parte de dicho club, que según reza la pasmosa portada de Sport que hoy os traemos “trabaja para reunir los 120 millones de la cláusula”.

Hay que repetirlo para poder interiorizar la enormidad del asunto.

“TRABAJA PARA REUNIR los 120 millones de la cláusula”.

Es decir. A ver si lo entendemos correctamente. Ayudadnos.

El Barça ha fichado a Griezmann sin tener el dinero para fichar a Griezmann. Ha movido sus piezas como si pudiera pagar pero no tiene dinero para pagar.

Vamos a repetir también esta última frase porque, como Sport expone la realidad con una naturalidad digna de mejor causa que la simple afinidad con una entidad deportiva, corremos el riesgo de que la magnitud apelotante del asunto nos pase desapercibida o que, como mínimo, nos quedemos sin valorar en su justa medida la estatura desproporcionada de esta cara de acero inoxidable.

Repetimos.

El Barça ha movido sus piezas como si pudiera fichar a Griezmann pero no tiene dinero para fichar a Griezmann. A la hora de la verdad, con todo hecho, con todas las partes esperando el desenlace previsto de las cosas, resulta que “trabaja para reunir los 120 millones de la cláusula”.

Hay bochornos estratosféricos, bochornos mayestáticos, bochornos que te sepultan bajo una montaña de alipori. Y luego, más allá, está esto.

Si el Real Madrid hubiera pagado la cláusula de Griezmann, los hinchas del Atleti echarían pestes de Florentino porque el Real Madrid ha PAGADO la cláusula de Griezmann. No sabemos si nos explicamos. PAGADO. Lo que se dice PAGAR.

Nos preguntamos qué proporción, en consecuencia, debería guardar el cabreo de los hinchas del Atleti con respecto a otra entidad que paga la cláusula de Griezmann pero NO PAGA la cláusula de Griezmann. Hay una diferencia entre pagar la cláusula de Griezmann y decir que la pagas pero luego no. Extendernos en explicar las diferencias nos avergonzaría un poco, si bien parece que hace falta.

Pagar cláusulas era un procedimiento que tenía mala fama. A partir de ahora, tras este punto de inflexión marcado por el FC Barcelona, el desprestigio asociado a PAGAR (lo que se dice PAGAR) una cláusula debería verse sustancialmente atenuado, aunque solo sea en comparación con la acción consistente en hacer todos los pasos previos al pago de una cláusula para, llegado el momento de concretar, “TRABAJAR PARA REUNIR los 120 millones”.

-Son 4 euros con cincuenta, caballero.
-Espere, que estoy trabajando para reunirlos.
-(...)
-No me mire con esa cara.
-¿Con qué cara quiere que le mire? Ha pedido usted un desayuno completo y ahora me dice que no puede pagarlo.
-Yo no he dicho eso. He dicho que TRABAJO PARA REUNIR los cuatro euros y medio.
-¿Cómo?
-Es más, si la cosa se pone muy fea, no descarto que sea el propio mollete quien, en colaboración con el café con leche, abone el importe de la consumición.
-(...)

Porque esa es otra, queridísimos amigos. Ayer mismo circulaba en los mentideros la posibilidad de que sea el propio Griezmann quien se rasque el bolsillo para pagar los 120 milloncejos de nada. Además de poner la proverbial cama, el delantero francés asumiría así los cuernos y el apaleamiento. No parece que ésta pueda ser la salida a un atolladero que, por lo demás, es un eslabón lógico en la secuencia de exhibicionismo jetil con la que el FC Barcelona viene asombrando al planeta desde hace ya lustros. Se empieza por lanzar cabezas de cochinillo y botellas de whisky al campo sin ser sancionados por ello, se sigue por presentarse a jugar un partido en Pamplona a la hora que te apetece (sin ser sancionado por ello), se prosigue con la exhibición de banderas ilegales en el contexto del fútbol europeo (sin ser sancionados por ello), y tras otros cuantos hitos de sinvergonzonería impune se desemboca en la convicción de que se puede aspirar a fichar jugadores sin pagar su precio. Suárez pedía el otro día, en su partido con Uruguay, como resultado de la costumbre, penalti por mano del portero. Cuando consideras que las reglas no te afectan, es lo que haces: pides penalti por mano del portero para ver si cuela (cualquier día colará) y tratas
de pagar una cláusula sin pagarla en realidad para ver si cuela.

Es portentoso, hermanos. Absoluta y rigurosamente portentoso.

Al final, la cláusula se pagará. No sabemos quién la pagará ni cómo se pagará. Pero se pagará. Se pagará porque los expertos en trampas saben cómo forzar los acontecimientos para provocar que los embrollos se solucionen en su beneficio y sin despeinarse. Hablamos de auténticos profesionales del chanchullo, maestros del “Neymar 17 y punto”, prohombres de la ingeniería financiera. Nunca hay que menospreciar sus mañas.

Por lo demás, felicitamos al equipo español de baloncesto femenino por la consecución del Eurobasket ante Francia. Es bonito poder terminar este Portanálisis con un poco de deporte.

Qué contraste.

Pasad un gran día.