Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Bale y la eterna temporada de caza

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Bale y la eterna temporada de caza

Escrito por: La Galerna29 octubre, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Ayer tocó jornada-Bale. Cuando no hay nada que decir sobre el Real Madrid porque hace muchos días que no juega, no hay nada que decir sobre nada, o eso parece, lo que obliga a un esfuerzo de imaginación que a su vez suele acarrear un esfuerzo de inquina, el receptor de la cual suele ser Bale aprovechando que el Taff pasa por Cardiff.

El crimen matutino de Bale fue coger un avión a Londres con permiso del club. Menos mal que nuestros intrépidos reporteros estaban ahí para CAZARLO en el aeropuerto. Porque ese fue precisamente el verbo usado para explicar que Bale estaba en el aeropuerto. “Bale, CAZADO en Barajas”. La gente va a sitios. Bale no va a sitios. Bale ES CAZADO en sitios.

Uno primero se indigna ante el uso de un verbo que asume ocultación o culpa, cuando lo cierto es que tenía permiso de su club. Después, uno entiende que es imposible optar por un verbo más sincero por parte de la prensa. Es un ejercicio de caza, lo es desde hace tiempo, y la presa predilecta es el galés. Comentando el nuevo delito impío de Gareth (insistimos: tomar un avión a Londres con permiso del club), en Cope llamaron “extraterrestre” al futbolista.

Así empezó el día de Bale, que luego acabó con una nueva tanda de rumores, de nuevo respecto a su posible marcha a China, esta vez en el mercado de invierno.

No nos resulta extraño que Bale quiera salir del Real Madrid, suponiendo que haya verdad en estas portadas. No tiene sintonía con su entrenador y el entorno es increíblemente hostil con él haga lo que haga, lo mismo viajar con British Airways que jugar al golf que ganar Champions Leagues (no él solito, aunque alguna vez casi). Bale -digámoslo ya, sin ambages- ha sido víctima de un linchamiento moral colectivo, con tintes xenófobos de odio al guiri cuya atrocidad consiste en que “no se adapta”, signifique esto lo que signifique.

Le desearíamos a Bale toda la suerte del mundo en China si no fuese porque ahora, precisamente ahora, en nuestra modestísima opinión, no podemos dejarle ir. Es, junto a Benzema, la pieza de la plantilla con más gol, atributo fundamental en el fútbol y del cual andamos escasísimos. Es muy improbable que el mercado de invierno ofrezca un sustituto de mínimas garantías a un precio razonable. La prensa ya se ocupa de que no vaya a Londres. Sintiéndolo mucho por Gareth, el Madrid debe ahora ocuparse de que no vaya a China.

La prensa cataculé, por su parte, nos obsequia hoy con una nueva dosis de hype de Ansu Fati. A ver si otro día nos cuentan si sus amiguitos van a dejar que se juegue algún día el Clásico del Camp Nou.

Pasad un buen día.