Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
¿Solari? No, gracias

¿Solari? No, gracias

Escrito por: Quillo Barrios29 octubre, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Me metí en Twitter este lunes y vi que Santiago Solari era Trending Topic. Me asusté, lo reconozco. Una parte de mí -la pesimista- pensó que se había producido un vuelco en el Real Madrid hasta el punto de volver a apostar por el argentino para entrenar al primer equipo. No soy precisamente un defensor a ultranza de Zidane, pero la solución nunca pasaría por regresar a un pasado gris y decadente.

A los pocos minutos de entrar en la red social descubrí el motivo por el que casi todo mi Timeline hablaba de Solari. La cuenta de 'Radio Marca' hacía pública una información de Pepe Herrero que decía lo siguiente: "En las oficinas del Real Madrid cada vez hay más sensación de que no se fue injusto con Lopetegui sino con Solari". Además, y según el propio Pepe, el técnico argentino pidió "casi de rodillas" que le trajeran a Odegaard y nadie le hizo caso.

No voy a entrar a valorar la noticia o a intentar descubrir si es verdad o mentira lo que cuenta Pepe Herrero. Él parece tener fuentes dentro del club y yo no, por lo que me limitaré a comentar las sensaciones que vislumbré en Twitter a raíz de esta información.

Parte del madridismo 2.0 reaccionó a la noticia poniendo fotos de Solari y recordándonos que él se atrevió a tomar decisiones trascendentales que luego quedaron en nada con el regreso de Zidane. Leí que sentó a Marcelo, que dejó en el ostracismo a Isco, que no se casó con nadie. Y es verdad. Todo eso es verdad. El problema es que no sólo de ese tipo de decisiones vive el hombre, o el entrenador en este caso. Convendría recordar la imagen que ofrecía su Real Madrid y otras decisiones que tomó.

Vinicius, por ejemplo, que acabó siendo otro de los protagonistas de ayer en Twitter, no fue una apuesta de Solari. Una mentira dicha muchas veces puede parecer verdad. El brasileño entró en el equipo por un cúmulo de circunstancias que obligaron al entrenador a tirar de él. Tuvieron que lesionarse Bale y Asensio y entrar el Real Madrid en una depresión imparable para que Solari decidiera acudir a Vinicius, quien, a la postre, acabó siendo el mejor.

Su dirección de campo casi nunca fue buena. Conviene recordar esto porque uno lee Twitter ayer y parece que lo único importante es sentar a algunas vacas sagradas y ver qué pasa. Coincido cien por cien en la necesidad de acometer una pequeña revolución, pero la vida seguirá tras hacerlo, y ahí es donde entra la parte más importante del entrenador, aquella en la que yo vi muy perdido a Solari. ¿Quién no recuerda aquel Betis-Real Madrid en el que se lesionó Benzema y la solución fue meter a Cristo? ¿Cómo olvidar el día en el que, en Butarque, en Copa del Rey, se sacó de la manga un hilarante doble lateral Reguilón-Marcelo y marginó a Vinicius dejándolo como delantero aislado del mundo? Solari sacó de su zona de confort al brasileño, que venía siendo el mejor. Convine recordarlo por aquello de la apuesta por Vinicius y tal.

Con Marcos Llorente pasó algo parecido a lo que sucedió con el brasileño. Ostracismo absoluto y únicamente con minutos cuando Casemiro se lesionó y no quedaba otra que tirar de él. Ahora que está en el Atlético de Madrid y que muchos ya pueden criticarlo abiertamente se dirá que Llorente no era tan necesario, pero lo cierto es que se convirtió en uno de los mejores cuando se le dio continuidad.

Así las cosas, y pese a que la nostalgia siempre aprieta cuando el ahora va mal, lo cierto es que Solari no fue lo que muchos cuentan. Cambios de dibujo inexplicables, decisiones aleatorias, dirección de campo difícil de entender y un juego pobre y lento. Lamentándolo mucho, la solución no pasa por un pasado deprimente.

Pucelano de nacimiento y amante del Real Madrid. Asegura tener la virtud y el defecto de decir siempre lo que piensa. Siempre situará a Zinedine Zidane por encima del resto. Mourinhista, no cree en la objetividad y sueña con ver a su equipo levantar otras diez Copas de Europa. @quillobarrios