Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Adiós, Clint

Adiós, Clint

Escrito por: Jesús Bengoechea21 noviembre, 2021
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Cuando Antonio Escohotado escribió su texto número 200 en La Galerna, redacté esta pequeña pieza de homenaje y gratitud. En ella le llamaba, entre otras cosas, “el Clint Eastwood de la filosofía”. Su siguiente correo electrónico, el que me envió adjuntando el texto 201, lo firmó como CLINT.

Me parece imposible que nunca nadie antes hubiera reparado en el paralelismo, pero parece ser que así debió de ser, porque a Antonio le sorprendió y le agradó. Ahora esto es una simple anécdota en el oceáno de la vida y de la obra escohotadiana, pero es MI anécdota. Se cruzan por mi mente otras muchas mientras ensayo bosquejos de maletas para Ibiza. La primera entrevista donde empezó todo. Aquella cena con mi primo Jacobo en la que tildó a La Galerna de una página “cachonda”, o aquella otra a solas, en el Pesca, cuando me refirió sus achaques con un candor admirable y me habló de la cárcel y hubo silencios, silencios que en el recuerdo se me antojan pequeños milagros anticipativos.

Esta página “cachonda” ha albergado 243 textos de Antonio Escohotado y ya no albergará ninguno más. Antonio se decía “del buen fútbol” antes que madridista -no se casaba con nadie, tampoco en el balompié-, pero acabó usando la primera persona del plural. El Madrid puede haber sido una de las pocas cosas que le haya arrancado un mínimo atisbo de sentimiento gregario a Antonio, pero habrá sido en todo caso un “gregarismo” sometido a su indesmayable capacidad de análisis. A su modo, a su intransferible modo, fue uno di noi. Solo hay una cosa que me produce más orgullo que el hecho de que Antonio escribiera en La Galerna, y es que leía La Galerna, dejando incluso comentarios como cualquier lector a artículos de unos y de otros. Lo pondera Pepe Kollins, que fue redactor jefe de esta casa, en este texto.

Escohotado gato

Estoy devastado, pero sobre todo abrumado ante el modo en que una vida tan insondablemente grande tocó la mía. Antonio no creía en el Más Allá, pero la penúltima vez que le vi, en Parquelagos (antes de la última de verdad, que fue paradójicamente en su cumpleaños, en Ibiza), saldó el asunto con una especie de “vete a saber”. Estas joyas, humanizadoras de quien ya es un mito, como Di Stéfano o Puskas, son las que yo me llevo. Supongo que el mundo es hermoso porque el autor de docenas y docenas de obras de referencia en el campo del pensamiento de pronto te suelta una coletilla de ese tipo. Y porque va en calzoncillos y te sienta a su lado en su escritorio y te pide que le pases una birra, Bengo.

Adios, Clint. O hasta luego, vete a saber. ¿A qué otra cosa has podido irte?

 

Fotografías: Imago

¡Descárgate B+ y comenta este artículo!

Comenta y Participa con B+

Editor de La Galerna (@lagalerna_). @jesusbengoechea

19 comentarios en: Adiós, Clint

  1. La filosofía y el madridismo hablan de conceptos que transcienden más allá. Y La Galerna, al igual que Escohotado, lo cuenta muy bien. Estupendo legado escrito, parejo a la historia del club.

  2. Foro cerrado por defunción. Física e intelectual.
    No puedo creerlo. Apenas hace unos días disfrutamos de la publicación del legado, ahora desgraciadamente póstumo, del Maestro Escohotado. Ese libro, antes ya era un "must", ahora ya es una leyenda.
    Ya otro día hablaremos de alguien como yo, que entra en foro madridista como La Galerna, todo un Oasis a pesar de los ataques de trolls, y que además se encontraba con las crónicas de Don Antonio. Es como haber podido haber asistido a aquellas míticas fiestas de Ibiza de los '70: Nos lo han contado, pero no hemos podido estar. Me siento muy afortunado de poder haber asistido, aunque sea de lejos. DEsde aquí pido a La Galerna que alguien recopile todos los artículos de Don Antonio (crónicas de partidos o lo que sea), y que los pongan todos juntos. No sabéis el oro del que disponéis.

    Abrazos madridistas. Abrazos para la familia del Maestro.

    1. Gracias, Julio. Como redactor al frente de La Galerna en estos momentos, le diría que, por fortuna, no hay más que pinchar en la sección dedicada a sus escritos para poder leer todos y cada uno de sus textos. Es el mejor homenaje que se le puede (y se le debe) hacer a un pensador.

  3. Hace unos meses, leyendo uno de los artículos del maestro en La Galerna, de repente me encontré con algo que me hizo interrumpir la lectura de inmediato.
    Sí, no me había equivocado. Ahí estaba, claro como la luz del día: un error de ortografía. Una b donde debía estar una v (o al revés, no lo recuerdo bien). Al principio, no lo podía creer. ¿Don Antonio cometiendo un error tan flagrante? ¡Imposible!
    Pero lo comprobé, por supuesto, ya que no se trataba de una palabra muy común, pero no había lugar al error. La palabra estaba mal escrita.
    ¿Qué debía hacer? Al final opté por lo más natural: mencionarlo en un comentario respetuoso y cortés, con el fin de que lo corrigiera y ese error no desluciera su artículo, brillante como siempre.
    Así lo hice. Envié un comentario diciendo que me extrañaba en alguien de su nivel intelectual, pero que había detectado un fallo evidente y que no podía por menos que señalarlo. Aunque sospechaba que no era Don Antonio el que escribía los artículos personalmente, sino que probablemente se los dictaba a alguien, y que el error se debía a este último.
    Nervioso, inquieto, esperé su respuesta.
    Al poco tiempo, ésta llegó, y era sólo una palabra.
    Perdón.
    Y, por supuesto, el texto ya estaba corregido con la ortografía correcta de la palabra en cuestión.
    ¡Perdón! El maestro pedía perdón, reconocía su error y lo corrigió al instante.
    Una pequeña anécdota que muestra la categoría y la humildad de uno de los escasos intelectuales de primer nivel que tenemos en España, y que compartía con todos nosotros la pasión por el Real Madrid. Un auténtico genio.
    Le echaremos de menos, maestro.

  4. Frecuentando la Galerna debo llevar unos 3 años, no es importante el dato, lo pongo para expresar que en este tiempo ha habido recordatorios para otras personas fallecidas también queridas por el madridismo. Las tenemos presentes y no es cuestión de hacer paralelismos. Todas igual de respetables. Pero, sin querer establecer comparaciones, esta ha tocado de lleno a la Galerna. El maestro escribía y leía esta publicación digital con asiduidad, así nos lo han confirmado Pepe Kollins , Jesús Bengoechea y algún que otro galernauta. Un servidor , también tuvo el "honor" de ser regañado por el maestro. Pero, me queda la relativa tranquilidad al respecto, de haberle solicitado cierta comprensión/tolerancia ya que la diferencia de nivel en cuanto a inteligencia y dominio de las palabras era , y es -porque su legado es inmortal-, superior. Espero no ser malinterpretado, tengo la sensación -por entrevistas, artículos, libros...- que era un tipo muy especial. Por su sabiduría y, hasta cierto punto es lógico, por un carácter un tanto de cascarrabias o de genio algo irascible . Sarcástico. Como si le jodiera tener que aguantar a gente que no estaba a su nivel. Es comprensible. Pero como persona , aunque era consciente de su marcha en los últimos años y a pesar de cierto escepticismo vital , he percibido en él una parte de nobleza y sentido del humor encomiables. Tampoco os importará mucho, supongo, pero a mí sí. Me refiero a que estos últimos 5-6 meses he estado viendo y leyendo muchas de sus ideas y opiniones. Espero nunca olvidar que su primer artículo lo leí en Ajoblanco y el último aquí en la Galerna.

  5. Cuando "conocí" La galerna, hará 3-4 años me sorprendió, y me alegré, de que un intelectual de la talla de Escohotado colaborase en un medio digital deportivo. Por eso, lo que dice Bengoechea de que quizá solo ( y en subjuntivo, o sea poniéndolo aún mas en duda) el Madrid le hubiera arrastrado a un sentimiento mínimamente gregario, refleja con exactitud la categoría intelectual de una persona que aplicaba la racionalidad a comentarios deportivos en los que ,desgraciadamente, prima lo contrario: la irracionalidad, el sectarismo y, por qué no decirlo, el odio.
    No me resisto a la comparación, y quizá me equivoque, pero no conozco a una persona con los valores que desprendían las opiniones del maestro Escohotado, en la latitudes donde tanto presumen de "els valors".
    Descanse en paz, maestro!

  6. Estoy consternada. No sé si he dicho alguna vez que me enganché a La Galerna sobre todo porque don Antonio escribía aquí. Esperaba con ansia sus crónicas de los partidos. Qué tristeza. Pensaba comprarme el libro del Real Madrid, de hecho, se lo iba a pedir como regalo a mi cuñado del Aleti, placer doble.
    Don Antonio se ha ido, pero ha dejado un legado enorme, que podemos revisar siempre que queramos. Descanse en paz.

  7. Comparar un sentimiento futbolistico con la filosofía... No sé, me parece un poco una broma. Entiendo dónde estoy, he llegado aquí buscando reacciones a la muerte de del señor Escohotado y me interesa nada el fútbol, pero me parece que esto es perder un poco el norte. Dudo que el Escohotado de hace un año hubiera respaldado esa opinión, aunque seguro que hubiera luchado porque ustedes pudieran expresarla.
    Gracias por el legado.

    1. Gracias por su lectura y su comentario. Como redactor jefe de La Galerna, le argumento que lo que nosotros pensamos, D. Armando, es precisamente que Antonio luchó toda su vida contra apriorismos como el que usted acaba de expresar. Tiene aquí, a su disposición, 243 textos sobre fútbol de Antonio para poner en tela de juicio sus creencias. Eso sí que satisfaría a Antonio.

      1. Apriorismos? No suelo dar nada por hecho, a veces ni la gravedad. Lo que sí es un hecho es que la filosofía tiene 2000 años más q el fútbol. Me pregunto, si la civilización cayera (algo cada vez menos descartable), ¿qué ayudaría más al ser humano? ¿Qué renacería primero?

      1. Totalmente de acuerdo con usted, no hay que confundir la parte con el todo, ¿verdad?
        (Sigo su consejo, leo esos 243 artículos, y confirmo que de don Antonio se aprende siempre, tanto cuando coincidimos como cuando discrepamos. Porque lo diga él no se convierte en verdad)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram