Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Escohotado
Mucho y poco

Mucho y poco

Escrito por: Antonio Escohotado5 mayo, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Una tarde vistosa de fútbol, con goles y profusión de ocasiones, donde la mayoría de merengues jugaron bien o muy bien, y algunos ni mucho menos tanto. Para empezar, Courtois estuvo impecable, y Carvajal también abundó en jugadas felices –entre ellas el trallazo al palo-, además de la asistencia. Varane sigue siendo el zaguero imperial, compendio de elegancia y velocidad, y Vallejo marcó su primer gol con la camiseta, demostrando que además de potencia y tino –a la hora de pasar y colocarse- es un marcador tan pegajoso como procede. Marcelo, más atacante que defensa, bulló más de lo últimamente acostumbrado, y pudo marcar en varias ocasiones, aunque sigue cargando con la alargada sombra de una temporada demasiado distinta de lo correspondiente a un crack en toda regla.

En la sala de máquinas, Valverde hizo quizá su partido más completo, y mientras estuvo en el campo demostró parte de sus dones: cubre una asombrosa extensión de campo, no se deja tentar por la frivolidad ni la indolencia, mantiene siempre la cabeza alta, y es capaz de filtrar pases en profundidad como los mejores. Este joven es una mina, a poco que le respeten las lesiones y cuenta con el debido respeto del entrenador. No cabe decir lo mismo de Casemiro, que cortó en ocasiones como sabe; pero fue el origen inmediato de los dos tantos, y algún lance adicional que no acabó en gol de milagro. Kroos volvió a mostrar su magnífica capacidad para templar y pasar, aunque chuta cada vez más blandito y con menos puntería, sin ese punto de bravura y fuerza requerido para evitar que la bota del contrario tenga tiempo para interponerse.

En el ataque brilló Mariano, que supo estar donde deben los arietes, enérgico y animoso. Brahim siguió lanzando destellos de mucha clase, y si no marcó tras una habilidosa jugada propia fue debido a una parada casi inverosímil del meta castellonense. Lo único turbador es que quizá elige mal por dónde entrar o salir del regate, y qué pide cada jugada para fructificar, aunque merece sin duda oportunidades para desmentir esa impresión. Lucas Vázquez no tuvo sin duda su tarde, y lejos de mostrar sus innegables cualidades exhibió sus no menos innegables carencias.

Vinicius saltó muy tarde al césped, aunque tuvo tiempo de sobra para poner de relieve que quizá es el número uno mundial a la hora de crear peligro instantáneo, merced a arrancadas prodigiosas, y quizá el rematador más absurdo de cuantos recuerdo, con ambos pies y la cabeza. Asensio me sigue pasmando por su exquisita técnica, combinada con algo parecido al desánimo, e Isco me resultó desesperante. Ni un solo acierto, y tampoco se dignó defender cuando procedía. Vaya decisión sabia fue ser el primero de quienes saltaron en la segunda parte, y justamente por Valverde.

Por cierto, aproximadamente entre el 15 y el 18, y el 67 y el 70, hubo tres minutos de juego soberbio en cada tiempo, con un aluvión de llegadas y recuperaciones. Así toca jugar, al menos un cuarto de hora en total, si el equipo aspira a ganar algo la próxima temporada.

Escritor de una veintena de obras de referencia, como Historia General de las Drogas, Caos y Orden o Los Enemigos del Comercio. Su hijo Jorge administra sus RRSS. @aescohotado

4 comentarios en: Mucho y poco

  1. La salida de Isco es trascendental para afrontar el futuro más inmediato. Es una decisión de importancia estratégica. Sería imperdonable que este tipo siguiera en nuestro Madrid