Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Militão y los buenos propósitos

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Militão y los buenos propósitos

Escrito por: La Galerna4 enero, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días, amigos lectores, buenos días tengan ustedes en el arranque futbolístico de un nuevo año.

Con el inicio de cada ejercicio, quien más y quien menos escribe su lista de objetivos, propósitos e intenciones para los doce meses venideros. Los típicos y tópicos acerca de ir al gimnasio, aprender otro idioma, comer sano, dejar de fumar, leer más, pasar más tiempo con la familia y los amigos,… En ese espíritu voluntarista de cada uno hay un propósito de enmienda, de corregir errores pasados para mejorar las prestaciones presentes y futuras. Hay quien escribe sus objetivos en una lista y quien no se molesta en hacerlo porque es zorro viejo y sabe que a la semana se le habrá pasado el ímpetu del nuevo año por enderezar aquellas cosas que no van bien. Como nuestra Ouija Daily, en cuya etapa de relañismo post-Relaño muestra nulos propósitos de cambio:

Bien quisiera este portanalista de guardia incumplir uno de sus propósitos de año y “leer menos”, o no tener que leer ni escuchar a determinados medios, mas el deber es el deber. “Getafe examina a Militao”. Es un titular con olor a naftalina y arcón viejo de desván del pueblo, a periódico amarillento con hojas pegadas por la humedad, “el Bernabéu examina a Bale”, “Courtois pasa examen ante la afición” o “Hazard ante un nuevo examen”. O Isco, o Zidane, o Vinícius, o casi cualquier jugador o entrenador que haya pasado por el club de los desamores del diario madrileño. El Real Madrid jugará un partido muy peligroso contra un rival que está realizando una gran temporada, el Getafe. Un derbi regional frente al que llegó a ser hace pocas semanas el segundo equipo de Madrid, y lo hará sin Sergio Ramos y con el brasileño Militao, quien luce abdominales como si quisiera decirnos que él no necesita incluir entre sus propósitos visitar más el gimnasio.

En contraposición con los exámenes madridistas encontramos en el faldón inferior un titular insólito que encaja bien con el espíritu benévolo que la Navidad infunde: “Correa alegra la fiesta del Metropolitano”. Oh, sí, amigos, Correa, la alegría rosarina, y “la fiesta del Metropolitano”: 12 goles en 9 partidos, el bullicio de los córners y la exaltación del despeje a la grada, las luces de feria a tope y el Cholo festejando los goles de Messi en su cara. Sabemos que el entrenador argentino no incluye entre sus objetivos anuales el de aprender un nuevo idioma porque podría seguir en el banquillo rojiblanco toda la vida, en una transición perpetua a ninguna parte. En cuanto al autor de tan cachondo titular, tenemos claro que su propósito debe ser dejar de fumar… lo que sea que esté fumando.

Ni una palabra sobre el baloncesto, ni una mención a la 12ª victoria consecutiva del Real Madrid en la Euroliga, igualando el récord del Fenerbahce desde que existe el actual formato.

Se cumplen 4 años con Zinedine Zidane, fantástica efeméride recordada con una maravillosa foto de la sonrisa del madridismo triunfal más reciente: el de Kiev, el de esa tercera victoria consecutiva que señala junto al trofeo ese mismo entrenador mediocre que no fue capaz de ganarle a La Roda. Pero no podemos vivir del pasado y hay que centrarse en el partido de hoy frente al Getafe, rival sin nada de geta y con mucha fe en sus posibilidades en el que el delantero Jaime Mata advierte que buscarán “una gran victoria”.

Para nuestra sorpresa la frase referida al eterno rival de la capital es que “Joao Félix quiere dar un paso al frente”, y decimos que es una sorpresa pues llegamos a pensar tras la segunda jornada que ya había dado los miles de pasos que le llevarían a cuatro Balones de Oro, varias Champions, ligas y Mundiales, que ya había derribado todos los muros de la comparación con estrellas “en declive” como su compatriota Cristiano Ronaldo, mas parece que aquello fue propio de un delirio estival que el gélido invierno se ha encargado de congelar.

Un paso al frente lo dio el equipo de baloncesto del Real Madrid en Francia, pero parece que hoy no interesa este deporte.

“Derbi nuevo” no sabemos por qué, pues en nuestra memoria este derbi se ha jugado numerosas veces, algunas tan celebradas como la del Tamudazo simultáneo al gol de Van Nistelroy en La Romareda. ¿Nuevo de qué? Quizás los autores de la portada, finos estilistas sin duda, nos estén dejando un mensaje subliminal en el montaje, pues la N se dibuja tras la cocorota de Abelardo a modo de cornamenta.

Hay que pasar más tiempo con la familia y los amigos. Sin duda ese es el objetivo del Pitu Abelardo, quien en su loable esfuerzo por esbozar una sonrisa junto a la zamarra blaugrana realiza una mueca que más parece de estreñimiento, a juego con la mirada triste de Ernesto Valverde. Abelardo siempre se sintió cómodo entre azulgranas, bien como jugador del club, bien como rival, jugador o entrenador del Sporting de Gijón. No podemos olvidar aquel día en que dijo sin pestañear y hasta ofendido por las preguntas de la prensa tras recibir un gol en fuera de juego y tres penaltis en 12 minutos en el Camp Nou, alguno de verdadera chufla, que el árbitro no había influido en el resultado. Le deseamos toda la suerte del mundo en su nueva etapa y que sus sueños de acabar trabajando para el “mès que un club” comiencen a forjarse hoy mismo con una exhibición ante su equipo del alma.

La Euroliga tampoco es importante para este medio, qué extraño cuando hace apenas unos días ocupaba la portada entera, no conseguimos entender estos vaivenes de intereses.

Hay derbi y hay morbo, según parece. Un ex culé frente a un ex perico. Manga corta en los españolistas como marca su carácter recio, forjado en un territorio en el que el discurso único es el barcelonista. Manga larga en los culés, como dictan los cánones del tahúr que siempre guarda un as en la manga.

En la parte superior, los tres deseos de Bartomeu, el primero de los cuales es “ganar todas las Champions”, lo cual es sencillo porque Messi ha dicho que quiere ganar la de fútbol y ya se sabe que cuando el argentino quiere algo no hay Manolas ni Origis que frenarle puedan, perdón, queríamos decir que no hay maneras originales que frenarle logren, en qué estaríamos pensando. En cuanto al tercero de sus deseos, “Concordia y diálogo en Cataluña”, haría bien el presidente del Barça en convertirlo en su propósito creando un clima de concordia, no enfangando el deporte con proclamas políticas y dialoga