Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Análisis de jugadores
Ensayo sobre Iker, el ángel caído

Ensayo sobre Iker, el ángel caído

Escrito por: Paul Tenorio14 julio, 2015
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

"Se puede engañar a todos poco tiempo, se puede engañar a algunos todo el tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo". (Abraham Lincoln)

  1. PREÁMBULO

El 11 de julio de 2010, nada menos, Iker Casillas, entonces un ídolo para mí, me firmó una camiseta de España en el vuelo Johannesburgo-Madrid. "De parte de otro portero como tú, con cariño", escribió en La Roja, que aún atesoro. Había sido decisivo no sólo en la final del Mundial, hacía unas horas, sino en todo el torneo. Su parada ya legendaria ante Robben, junto con las de Glasgow en la final de la Novena, brillarán siempre sobre las muchas que le reportaron un calificativo tan explícito como merecido: El Santo. Porque hubo muchas más. Algunas milagrosas. Otras espectaculares. Decenas de ellas decisivas. Y casi todas, oportunas. Existió un periodo, y conviene no negarlo, en el que Casillas fue el mejor. Concentraba el respeto y la admiración del 100% del madridismo y casi del pueblo español. Y ganaba puntos como un buen delantero. Lo digo para evitar ser tachado de desagradecido, olvidadizo o incluso de nazi.

Hablar de Iker es exponerse al fuego cruzado de esta guerra civil que libra el madridismo desde hace años en torno a su estatua. Un conflicto irreversible y visceral que ha emponzoñado cualquier amago de entendimiento, algo típico de la guerra y del carácter español. A un lado de la trinchera, con potentes altavoces, se han escuchado hasta hace muy poco irresponsabilidades como que Iker era aún el mejor, una falsedad científicamente demostrable. O se han calificado como "paradones" cómodas recogidas del balón o despejes obligatorios para cualquier guardameta de 2ªB, a veces fruto del desconocimiento de la posición del portero pero otras con un fin siniestramente distinto al sagrado deber periodístico de informar. En las peores ocasiones, se ha descalificado gravemente a los aficionados que vieron venir la cuesta abajo de Casillas en el Madrid mucho antes que ellos (y sin cobrar) o, lo que es peor, a profesionales como Diego López y Keylor Navas. Hasta al sagrado Bernabéu, al que siempre se le ha reconocido su sabiduría y su derecho a expresarse, se le dio de collejas por pedirle más a Iker. El sectarismo mediático y la manipulación de la realidad se impusieron a lo que sucedía sobre el césped a la vista de todo el mundo y en la cocina del vestuario. Ocurre en todas las guerras: la propaganda, positiva y negativa, toma el control sobre la razón y la verdad. Se aseguraron posiciones inamovibles y los insultos deflagraron en todas las direcciones, incluyendo espantosos y lamentables ataques de ciertos individuos al núcleo familiar del portero.

iker-casillas-abandonar-el-real-madrid-en-junio-de-2015_75719

En el otro lado del frente, totalmente 'underground', hay quien asegura que Casillas siempre fue un paquete. Una calamidad que salió por alto poco y mal durante toda su carrera, cuando la historia muestra que entre 2002 y y 2012 pulió sus carencias (es constatable con un vídeo y paciencia) hasta ser aceptablemente fiable y osado en los centros al área. Y sin regalarle tampoco balones al rival con los pies. La confianza y esas "cualidades innatas" hacían mucho en esos años gloriosos. Paraba lo parable y lo imparable, estaba rapidísimo, atento, era más valiente en el juego aéreo y entonces sí distanciaba los errores que todo portero comete. Incluso teniendo en cuenta sus puntos débiles, se dijo aquí y fuera que no había un arquero más decisivo. Una vez reprobé a un tuitero un comentario manifiestamente demagógico hacia Casillas. Él me respondió con un tuit directo y rotundo, como deben de ser: "Esto es la guerra ;)". Y comprendí. Estabas con él o contra él. Las balas vuelan y el que se para en el centro a reflexionar, pierde. Desde estas líneas, me gustaría juntar algo de información con el conocimiento específico que tengo del puesto de guardameta, del Madrid y de lo que es pertenecer a un club de fútbol y a un equipo. Me arriesgaré. Tendrá que ser un texto largo, me lo van a permitir. Las complejidades del caso lo exigen.

  1. EL CAPITÁN

La eyección de Casillas no se puede disociar de José Mourinho, del mejor Barça de la historia, del uso de los éxitos de la Selección como arma política, ideológica y arrojadiza; ni por supuesto de su pérdida progresiva de rendimiento. Es necesario para entender esta tragedia. De ese profundo desencuentro se ha dicho todo, pero en términos deportivos se condensa así: el Madrid apostó fuerte por Mou, un canalla malencarado y presuntuoso con el que hasta los barcelonistas quieren jugar, lo que dice todavía más de él que su ristra de títulos. El portugués, un competidor atroz con plenos poderes de mando, se encontró un grupo desquiciado cada vez que tenía delante al mejor equipo que yo he visto: el Barça de Guardiola. Mourinho no era presidente de Unicef, sino entrenador del Real Madrid, así que decidió dejar la búsqueda del bien de la humanidad para otros estamentos y se puso a maquinar. Se empecinó en derrocar al Barça, que para eso le pagaban, y muy bien. Y se le ocurrió, entre geniales variantes tácticas ignoradas (o ridiculizadas, que es peor) por los medios, crear un caldo de cultivo para, al menos, no ser perjudicado por los arbitrajes en los Clásicos. Y de igual forma, pidió agresividad  a sus jugadores en esos partidos para tener alguna opción, así como más inteligencia para no caer en las constantes provocaciones que nadie parecía recriminarle a aquel Barcelona. En consonancia con la mayor parte del grupo de jugadores, Mourinho lo decidió así. Era el entrenador. El único que puede mandar para que un vestuario no sea Siria. El que lanza el mensaje que considera óptimo para ganar. Y los chavales lo recogieron, como es su obligación. Lo trasladaron a los partidos y los entrenamientos durante dos años. Y, por supuesto, derrotaron a ese Barça endemoniado, que te escondía el balón y sólo te lo enseñaba cuando lo recogías de tu portería.

Iker, que está en las antípodas de Mourinho en la forma de entender la competición, tragó bilis mientras se consiguieron objetivos, pero ya le iban calentando la cabeza con aquello del estilo y, sobre todo, del señorío. Tras la tangana en la Supecopa de España 2011, cuando Casillas se asusta (“no podemos seguir dando esta imagen”)  comenzó su discreta pero firme oposición al luso. Calibrando mal su fuerza, que era mucha, decidió remar en dirección contraria. Quizá a consecuencia de esa guerra psicológica que ya libraba con el entrenador y con muchos madridistas, y manipulado en un acoso y derribo a Mourinho de ámbito estatal, encendió la chispa que cuatro años después es su propia pira. Y ese fuego, ayudado por esos influyentes vientos externos al club, prendió al final más piezas del vestuario. Interesados en señalar al héroe y al villano en el debate entre el tikitaka y el resto del fútbol, entre la agresividad (que a otros sí les permite hoy) o la provocación y el teatro; entre la incontinencia incorregible de Mourinho y la hipocresía galante de Guardiola, en defender a una Selección barcelonizada (pero a la que dio vida un canchero como Luis Aragonés); gran parte de los creadores de opinión de la sociedad española desenvainaron e hicieron el resto: no había ningún fuego. Si acaso, el del pirómano de Mourinho. El de la tierra quemada. Casillas, por supuesto, era un profesional intachable que miraba por el bien de la Selección, a la que quería destruir un pérfido extranjero; y su rendimiento seguía siendo de diez. Es una película que no hay que contarle a nadie a estas alturas. Cada uno tiene su opinión y no la mueve. Se argumenta que el capitán batalló con bravura una especie de cruzada por los valores del Madrid, y que cae como un mártir. Lo respeto porque entiendo que hay quien ha competido pocas veces o de forma demasiado amigable. Hay quien no sabe lo que significa el Real Madrid. Y quien desconoce las leyes sagradas del vestuario, de la manada.

515c16b8264a5

Iker midió mal. Con más y mejores padrinos, le ganó aparentemente ese duelo a Mourinho. Y sobrevivió a Carletto, a quien nunca convenció del todo. Tenía la flor, ya saben. Algunos se siguieron creyendo esa mística hasta ayer. Pero en la guerra hablan las balas, no las flores. Y pierden todos.

3 . EL PORTERO

Si todo lo anterior es discutible (de hecho se han llenado horas de debates en un caso sin precedentes periodísticos en España), no lo es el desplome del rendimiento de Casillas. Y no llegó en la final de Lisboa, con el regalo a Godín y también una salida letal con la prórroga aún sin resolver de la que nadie habla. Tampoco parte su declive del Mundial de Brasil, donde Iker fue un completo desastre también con España, evidenciando que algo andaba muy mal en esos guantes prodigiosos y en esa cabeza sometida a una presión salvaje. La caída de Iker de la élite fue un goteo de indecisiones en el área y de errores que pasan desapercibidos porque no acaban en gol, pero que son errores. Hay estadísticas muy buenas circulando por ahí, pero se vendía otra cosa. Se amplificaban los aciertos, se empequeñecían u ocultaban los fallos y se simplificaba el debate de mala manera: Casillas es una leyenda y tú, un desmemoriado yihadista.

Pero en el primer tercio de la tercera temporada con Mourinho, tras dejar ciertas dudas las dos campañas anteriores, Iker tocó fondo encadenando pésimas actuaciones personales, muchas veces edulcoradas por victorias del equipo, tanto en la Liga como en la fase de grupos de la Champions (como aquella tenebrosa noche ante el City). Sus prestaciones en el área y también entre los palos estaban muy lejos del mínimo exigible. Ya se atisbaba a través de las cámaras a un Casillas incómodo, con la amargura dibujada en la cara, inquieto. Regresaba de hacer un buen papel en la Eurocopa, pero hacía tiempo que ya no sentía lo mismo con el Madrid. Un Casillas que, lejos de sumar puntos, los perdía o los ponía en riesgo. El propio vestuario se sumó a ese sector siempre creciente de la tribuna y comenzó a cuestionarle. Ya con Ancelotti, hubo quien le comentó al italiano y a su propio círculo privado que con Iker no se sentían seguros en el campo. Pregunten por ahí.

Mourinho sabía que Adán no estaba al nivel. El de Setúbal puede ser algo antipático cara al exterior, pero no es gilipollas. Pues debió evaluar la situación con tal gravedad que le dio al chaval la portería en La Rosaleda. Sabía que la peste iba a caer sobre él, pero hizo lo que creyó necesario para el grupo. Sólo quería espabilar a un portero que, lo sabía con certeza por múltiples fuentes, tenía un gran poder mediático y perseguía objetivos no ya paralelos, sino contrarios a los suyos. Le abrió el redil a la oveja negra en un último intento de reconducir la situación y de paso salvarse a sí mismo. Y Casillas, con el hándicap de una desgraciada lesión, ya no le respondió. Cuestionado desde muchos frentes, le entraron las dudas, fatales para un deportista y más para un guardameta. Iker entró en una espiral negativa imposible de detener y en una crisis de juego acelerada por su enfrentamiento al entrenador, al presidente y a parte del madridismo. Errara o no de buen corazón, al igual que actuó libremente, es de justicia que afronte su responsabilidad en este triste desenlace.

Casillas no se ha recuperado desde entonces, sino al contrario. No ha vuelto a ser un portero top-10. Ni con Mourinho, ni con Ancelotti ni con Del Bosque ni para Benítez. He podido corroborarlo (siempre en privado, porque en público su figura se sigue respetando) con todos los guardametas profesionales o federados a quienes he consultado: hace menos paradas decisivas, comete errores con más frecuencia, sale presionado a jugar y es menos valiente en la toma de decisiones para dominar el área. Hace mucho que perdió el superpoder de defender la portería del Real Madrid. Quizá en el Oporto, aunque la edad no perdona, recupere la confianza perdida en sus propias cualidades y logre volver a ser parte de lo que fue. Todo indica que será así.

  1. EL ADIÓS

La despedida ha sido tan áspera como previsible. Igual que el proceso de culpar a Florentino Pérez. Cae mal e Iker cae bien. Dificulta el camino mientras que Iker lo allana (y eso podrá ser otra entrada en La Galerna). ¿Qué tendría que haber hecho el presidente, sabiendo que Benítez no quiere a Casillas, la mitad de la afición tampoco y él mismo no quiere ser suplente? ¿Obligar a Benítez a jugar con Iker otro año más a costa del rendimiento del equipo? ¿Cerrarle la puerta y forzarle al banquillo pese a su deseo de marcharse? ¿Ponerle una cabeza de caballo en la cama a Keylor, a Diego, a De Gea y a quien se acerque por las áreas de Rafael Salgado o Concha Espina utilizando sus conexiones con Aznar, Gallardón y el Juez Ruz? ¿Tenía que haber deportado a los miles de socios que silbaron, decepcionados, a Iker? Nadie aporta una solución coherente mientras caen morteros sobre el despacho presidencial.

Si Casillas hubiera honrado su brazalete de otra forma, sin dejar de pensar nunca en el bien común del Real Madrid, o sin parecer tan pendiente de excusarse ante el Barça y Del Bosque; o si sus amigos no hubieran sacado a todo el mundo de quicio defendiendo lo indefendible, esa mitad de la afición que le ha dado la espalda habría mostrado más empatía hacia sus últimos días de blanco, más cariño hacia su figura, y todo habría seguido sus cauces naturales, como ha pasado con la marcha de Xavi Hernández. El "con todo lo que nos ha dado", en lugar de soliviantar al personal, le habría proporcionado una muerte dulce. Pero Iker se desvió del camino que debió haber seguido el capitán del Real Madrid, con la percepción probablemente distorsionada por su propia trascendencia y por un séquito de aduladores con quien, como es buen tío (porque lo es) conectó desde esa fugaz adolescencia que tuvo. Todos ellos supieron hace muchos meses, como usted, lector, que el adiós de Casillas al Madrid, así como el del Madrid a Casillas, era urgente e irreversible. Y muy duro. Porque Iker voló muy alto, pero nadie pudo sujetarle cuando se quedó sin alas. Ni siquiera el barcelonismo, su mayor aliado al final de sus veinticinco años como madridista. Santo o mártir, un ángel caído.

Unas líneas sobre mí, literalmente: Todos los periodistas deportivos tenemos bufanda, sólo que algunos al cuello y otros en los ojos. Periodista, portero de fútbol y casi guitarrista. Prefiero preguntarme los porqués que los qués. A caballo entre Real Madrid TV, El Chiringuito de Neox y La Razón. @paul_tenorio @elfutboscopio Madrid-Avilés-Las Vegas.

49 comentarios en: Ensayo sobre Iker, el ángel caído

  1. Este artículo es una de las mejores retrospectivas que he leído sobre Casillas. Mi opinión personal es aún más crítica con él, porque su deslealtad a su entrenador y compañeros (y, por tanto, al club), siendo precisamente el capitán, me parece tan grave que se impone a cualquier otra consideración; pero aprecio el esfuerzo que hace el autor por ser objetivo en un tema tan espinoso.

    Más allá de que se trate de Casillas o de cualquier otro jugador, creo que la cuestión es que el Madrid nunca más debería verse hipotecado, ni contractual ni sentimentalmente, ante ninguna de sus estrellas. Porque las decisiones presidenciales demagógicas en aras de la "paz social" ("contratos de por vida", "retirarse en el club", etc.) son incompatibles con mantener un equipo en la lucha al más alto nivel, que es, se supone, el objetivo del Madrid.

    1. Gracias por tu comentario, en la línea de la gran mayoría de comentarios que se han dejado al pie del artículo. Hago extensivo el agradecimiento a todos. Un saludo!

  2. Estoy de acuerdo contigo en casi todo lo que dices y sobre todo por respetar la opinión y no faltar el respeto a los que no piensan como tú, cosa lógica entre los millones de madridistas que somos, seguiré leyendo tus opiniones.

  3. Primero quiero felicitarte por lo bien escrito que está el artículo. Así da gusto leer un texto, por largo que sea y... por mucho que se discrepe en tu valoración de esos años de supuestas grandes prestaciones de Casillas, que yo siempre he negado. Yo no tengo tu experiencia como portera pero si, como dices, Iker sí mejoró en sus prestaciones, tengo que asumir que venía de un nivel ínfimo.

  4. Buenas,

    Primero, felicitaciones por un excelente articulo. Debo decir que no estoy de acuerdo con todo, pero fue un gusto leerlo.

    Segundo, quiero decir donde estoy de acuerdo y con que partes discrepo. En cuanto a las habilidades de Casillas, especialmente desde el 2000 al 2012, no hay duda alguna. No sabia que habia mejorado en los aspectos que dijiste, pero me cuadra porque fue siempre muy influyente. Ha sido el mejor portero que he visto nunca. Tambien estoy de acuerdo con el bajon que ha tenido. Por lo menos se le nota nervioso y con mucha presion encima y eso hacia que el nivel le bajara notablemente. Por eso, estoy 100% de acuerdo que era hora de que Iker dejara el Madrid, y el Oporto me parece un equipazo para reafirmar y crecer en confianza.

    Sin embargo, no estoy de acuerdo en todo. Si pienso que se hizo una guerra contra Mou, pero pienso que esta guerra tuvo bastante influencia primero que nada por el mismo Mourinho (el cual siempre he pensado hizo mucho bien al madrid, hasta el ultimo año donde dejo que la situacion del vestuario se le vaya de las manos). Mas alla de eso, pienso que la responsabilidad como capitan de Iker lo obligue a atacar al resto y mantenerse en guerra. La llamada que hace a Xavi y Puyol es correcta y arreglo un problema para la seleccion y para los mismos clasicos, que estaban pasando de tensos a antideportivos. Eso no es un abandono al brazalete, es aferrarse a el y los valores del madridismo aun mas, es demostrar liderazgo y orgullo nacional.

    Por ultimo, pienso que hubo un maltrato del club hacia Iker que hizo que este (una leyenda del club) se sintiera solo y triste. En esto me refiero al final, donde Iker decidio estar solo para despedirse. La despedida era necesaria, pero no tenia que ser asi. Se que el la pidio, pero que esa sea la despedida que el queria dice mucho del trato que le dieron.

  5. Relato muy fiel de lo que ha ocurrido. Aún faltaría el tema del machaque personal a personas como Mourinho, Arbeloa o Diego López pero sí, así ha sido. Muy bueno.

  6. Excelente artículo. El mejor y mas razonado análisis que he leído hasta la fecha de la figura de Iker.
    En mi opinión tras la Eurocopa de Polonia-Ucrania y esa famosa Supercopa, viniendo comos se venia de la Liga de los Records, y con el recuerdo amargo de esa semifinal ante el Bayern, no solo él se desconecta del estilo tensionador de Mourinho. Algún jugador internacional español mas se suma a esa borrachera de soberbia que los éxitos de la selección, mal digeridos, provocan que se quiera imponer al entrenador y al club un estilo mas cómodo para proteger sus intereses en el equipo nacional, dominado claramente por la filosofía culé.

  7. Aparte de sus prestaciones como portero, que han sido muchas, y del afecto sincero que el autor del artículo le profesa, sigo pensando que Iker Casillas ha hecho mucho daño a mi club, hasta el último día. Dices que es un buen tío, bueno yo no le conozco en persona, pero consentir que sus voceros, atacasen y de que manera, a jugadores, entrenadores, entrenadores de porteros, al presidente y a los propios aficionados del real Madrid, siendo el capitán, no dice nada bueno de él. Si alguna vez vuelve al club, yo espero que no sea así, me gustaría saber como le trata la prensa que tanto le ha defendido ahora. Aunque sigo pensando que en parte es por pasta y en parte por dañar la imagen del Madrid.

  8. Me parece un artículo, mejor una reflexión, con una malicia extrema, en ese camino confuso de darle un palo tremendo y a continuación ponerle un paño, o quizás al revés que es peor aún.
    Sólo un par de comentarios para los espartanos mouriñistas, que lo sois. La maldad psicológica de Mouriño no tiene límites. Para esos "grandes pensadores" que formais escuadrón de la muerte, una persona es antes que un profesional.
    Por último, he visto a otros jugadores fallar mucho e incluso sin portero y los defendéis a muerte (pongo por caso Cristiano Ronaldo) sólo porque la consigna presidencial es su defensa. A otro lo machacáis porque es la consigna.
    Me gustaría verte en tu trabajo sufrir lo que ha sufrido este muchacho y que otros defiendan al opresor y a tí veládamente te culpen del trato que te dan.
    Me dais miedo y lástima a la vez, si esta es la sociedad que nos espera, se me ponen de punta los pocos que me quedan.
    Por cierto, ni soy del Real Madrid, ni de Casillas, pero siento curiosidad por vuestros forzados argumentos
    .
    Pero sí defensor de los seres humanos y del trato humano y contrario al trato espartano que algunos tenéis por bandera.
    Presumo que con Casillas volverá a ocurrir lo de Morientes, Morata....... etc.
    Defendéis a los machaca personas. Todo lo justifica el dinero. Pues que sepáis que no todo lo justifica el dinero. El ser humano y las relaciones como tal debe estar por encima de la frialdad profesional y de los cínicos opresores.
    Suerte.

    1. Mire, usted vive en otro mundo. La clave está en "ni soy del Real Madrid".

      La persona que realmente vivió un calvario personal, y una presión descomunal, fue Diego López, el elegido para sustituir al "capitán". Absolutamente toda la prensa, con ánimo de proteger al capitán, atacó a Diego López. Cualquier fallito, y por suerte cometió muy pocos, era elevado a la categoría de infamia, sobre todo por los más beligerantes "amigos" de Iker: Carmen Colino, Santiago Segurola, Manolo Lama, JJ Santos, Joserra de la Morena, Alfredo Relaño, Fernando Burgos, y muchos, muchos otros.

      Lo esencial aquí es comprender que Iker bajó mucho su nivel en el tercer año de Mourinho. Mire: http://www.elespanol.com/actualidad/el-declive-de-iker-casillas-en-datos/ . Es un artículo reciente, pero en medios no mainstream ya lo conocíamos desde hace varios años.
      Si, en media, en su carrera, hasta ese momento, Casillas había parado un 75% de los tiros a puerta recibidos, ese año estaba en un 62%. Esto son DATOS, no son opiniones. Es completamente OBJETIVO, no subjetivo. Y por eso le quitó Mourinho, a sabiendas de lo que se le venía encima, y lo hizo por el bien del equipo. Muchos madridistas ya pedíamos ese relevo mucho antes (por ejemplo, partido en el Bernabéu contra el Manchester City), porque el bajón era ya muy visible.

      Por si no sabe qué significan esos porcentajes, esos números en frío, le diré que el primero implica que de cada cuatro disparos entre los tres palos, uno era gol, y ese es un porcentaje bastante bueno para un portero. El segundo implica que de cada 3 disparos, uno era gol, y ese es el porcentaje que tienen los peores porteros (Por cierto que este año, el porcentaje es similar al que tenía cuando le quitó Mourinho: un gol de cada 3 disparos entre los 3 palos.).

      Como usted no es madridista, esto no sólo no le importaba, sino que posiblemente le encantaría. Pero dé por seguro que muchos madridistas, casi siempre los que más seguimos al equipo, estábamos con la mosca detrás de la oreja con Casillas. Eso no implicaba que hubiera que echarle, porque podía (y debía) recuperar su forma, pero sí podía implicar perfectamente darle un toque de atención, porque aunque ya habíamos perdido la Liga, todavía quedaban Copa y Champions por disputarse. Por cierto, aunque nosotros somos muy malas personas, que sepa que el propio Iker en la última entrevista que ha hecho a Joserra en la SER, admitió que Mourinho le quitó como toque de atención. Y le recuerdo que sólo fueron 2 partidos los que le quitó, el segundo de ellos entrando en el minuto 5 por expulsión de Adán. Después jugó varios partidos más de titular (4), elevó el porcentaje de paradas del 62 al 66% (4 puntos porcentuales en sólo 4 partidos: el toque de atención sirvió), vino la lesión de Iker, y el fichaje lógico de otro portero, que se ganó la confianza del técnico. ¿Había que quitar a un portero que lo estaba haciendo muy bien (Diego) por otro que salía de una grave lesión en una mano y que antes de la lesión lo estaba haciendo mal? Yo creo que no. Si esto es porque soy muy mala persona, pues sea.

      Si no conoce esos datos, entonces la única posibilidad para entender que Mourinho le quitara es la que dice usted, la maldad de Mourinho y de los que le apoyábamos, y además, del presidente, de la Junta Directiva y de todos los que pasaran por allí. A la vista de los anteriores datos, ¿está usted seguro de que no le han engañado? Tenga en cuenta que todos los medios de comunicación, todos sin excepción, apoyaron a Iker, y ocultaron esos datos.

      Mire, yo soy ingeniero. He estudiado muchas matemáticas y física. He visto muchas demostraciones matemáticas. No puede ser A y lo contrario de A a la vez. Ancelotti llegó y eligió a Diego López. Si Ancelotti tenía razones deportivas para quitar a Iker, entonces existe la posibilidad (matemática) de que Mourinho también las tuviera. No se puede decir que Mou le quitara por razones personales y que Ancelotti le quitara por razones deportivas. Matemáticamente hablando, no se puede decir. Salvo que se quiera insultar la inteligencia de las personas. Si se dice que Mou le quitó por razones personales, es porque se piensa que deportivamente Iker estaba muy bien. Si eso es así, matemáticamente hablando se TIENE que deducir que Ancelotti también lo quitó por razones personales, puesto que Iker deportivamente estaba muy bien. Y eso parece que no tiene sentido. Mire, simplemente NO CUELA decir a la vez que Mou le quitó por razones personales y Ancelotti por razones deportivas.

      Dice usted que Iker ha sufrido mucho. Supongo que será por los pitos recibidos, no por la prensa, que siempre le ha tratado muy bien. Paraditas obligadas para cualquier portero de 2ªA, se vestían de paradones imposibles. ¿Se imagina usted esos mismos pitos y además que la prensa te machaque a diario? Pues eso es lo que sufrió Diego López, y Mourinho. Y el "capitán" no movió un dedo para proteger a su compañero (español y canterano como él) ni a su entrenador. Imagínese si, a la vista de los anteriores datos, la razón te asiste, pero la prensa te machaca, como fue el caso de Mourinho. Imagínese la rabia que sentíamos los aficionados que veíamos que un entrenador que estaba haciendo lo correcto era machacado sin descanso. Imagínese la rabia que sentíamos los aficionados que veíamos que el "capitán" dejaba que sus amigos de la prensa machacaran a su entrenador por hacer lo correcto y a su compañero por estar ahí. No movió un dedo, no dijo una palabra. Era muy fácil salir a la prensa y pedir comprensión con el entrenador y con su compañero. Pero eso era asumir la SUPLENCIA. Por eso no lo hizo. Mal capitán, y mal compañero. No le conozco, pero ese pecado por omisión, para mí es de mala persona.

      Jamás se vio un ataque tal a una persona como se le hizo a Mourinho. Jamás.

      A usted le parecería muy bien y muy adecuado todo, pero cuando, por hacer lo correcto, a nuestro entrenador le persiguieron, y no sólo a él (El Mundo llegó a comparar a Mou con el macho alfa de una manada de simios o algo así), sino a su hijo de 12 años (le sacaron en vídeos sin difuminar su rostro como se hace con otros niños, y se le llegaba a insultar (con 12 años) gravemente por ser hijo de quien era), a su mujer (acosada en centros comerciales), y a su madre (el artículo que El Mundo defecó sobre que era hija bastarda del régimen de Salazar), y el "capitán" no dijo ni pío, qué quiere que le diga, sobre todo a usted, que dice ser "defensor de los seres humanos y del trato humano". ¿Le pareció humano el trato que se le dispensó a nuestro entrenador Mourinho por hacer su trabajo, alinear 11 jugadores, siguiendo sus criterios?

      Permítame que le diga, por último, que si le parecía humano el trato a Mou, es usted el que defiende a los "machaca personas" y a los "cínicos opresores"

      1. Buenas tardes Juanpa, excelente artículo que desmonta las milongadas del anti madridista, José Luis, sólo un dato para aseverar el bajo nivel, de Casillas en la tercera temporada de MOU, había porteros de balonmano de la liga A.S.O.B.A.L. CON MEJOR PORCENTAJE que Casillas.
        Saludos blancos y comuneros

    2. Tienes razón , no todo lo justifica el dinero, por eso este muchacho que, según tu, estaba siendo machacado se ha liado la manta a la cabeza y se ha marchado sin cobrar un duro porque, ya se sabe, el dinero no es lo importante; y por eso mismo, por que como dices el dinero no lo justifica todo, denuncio al club de sus amores según confesión publica de su entorno, por una disputa con su anterior representante por una comisión de 5 millones de €, con el argumento textual " Iker nos pidió que denunciásemos al club para hacernos fuertes porque en el 98% de los casos el club siempre se hacía responsable", .Evidentemente este ser humano, Casillas, esta por encima de la frialdad profesional y del dinero.

      1. Buenas tardes Zarraga, he echado cuentas y para que vea la gente que el portero ( es un decir), no jugaba POR DINERO, comentar que el de Móstoles, sólo ha ganado en el Madrid, un máximo de 70-75 millones de euros limpios de impuestos, ¡ POBRE!.
        Saludos blancos y comuneros

    3. Buenas tardes es evidente que usted no es madridista, por que si un jugador de su equipo, les exige 15 millones de euros, para luego irse a jugar a otro equipo, seguro que le mandan los paramilitares del F.A. PUES PARA QUE VEA, LO MAJETES que somos, el Madrid se los ha dado, cuando uno de los dos clubes de sus amores el Barcelona, y el ATLÉTICO, HAGAN LO MISMO, comente usted, porque lo que usted crítica al Madrid ( que le de al jugador de ventaja 15 millones de euros por jugar en Oporto), seguro que lo aplaudiría en su club, doble vara de medir, que en mi pueblo calificamos suavemente, como espíritu del fariseo. Salud

      1. Lo más cachondo de todo es que los que nos quieren dar ahora lecciones de señorío y de no saber despedir a nuestras leyendas.

        Pues sí amigos, esos "señores" que decía la mamá del portero que tantos #valors y #seny tienen, son los que despidieron a Abidal con cajas destempladas después de hacernos creer a todos lo importante que era para ellos. O que vieron perfectamente normal que un tipo como Víctor Valdés, el mejor portero de la historia reciente del Barça y probablemente de toda su historia, se despidiese por carta.

        O que Xavi el año pasado, antes de confirmar que finalmente se quedaba y todos dábamos por hecho que hacía las maletas rumbo a Emiratos, se había despedido por SMS de sus comapñeros y amigos.

        Sin duda, los pájaros disparando a las escopetas...Y curiosamente, nadie se rasgó las vestiduras por aquellos hechos y ahora, por contra, pretenden hacer un drama con Casillas. Váyanse todos a la mierda, hombre...

        1. Hablar los culés de #valors #seny, de maltrato a Casillas y acordarme de cómo despidieron a José Antonio Montero o a Serra Ferrer... todo uno.

    4. Me parece usted, Don José Luís, bastante perdido. ¿Cual fue la maldad psicológica de Mourinho? ¿No ve diferencia entre el profesional que se deja la piel en el campo, salga bien o mal, y el que no necesita entrenar por sus dones naturales? Me hace gracia, por otro lado, que no entre usted a valorar el comportamiento de Casillas en toda esta tragedia. ¿Quizá por que es injustificable?

      Entiendo que tenga usted lástima, y sobre todo miedo. Lo que yo defiendo en mi club es el jugar por méritos, algo muy reñido con la mediocridad y el conformismo. Pero entiendo que eso a ciertas personas les moleste. Qué le vamos a hacer. Por eso está España llena de antimadridistas. Les pone delante de su mediocridad.

    5. Solo quiero hacer un inciso, las respuestas correctísimas y adecuadas al comentario de José Luis no admiten ni modificaciones ni rectificación, solo admiración, no se puede decir mejor ni más claro, ante todos los comentarios me quito el sombrero, sobre todo a los de Juanpa, Manu, Diego J.Montero etc...
      Solo quería preguntar a José Luis:
      --Si para usted "una persona es antes que un profesional”.
      --Si usted es "defensor de los seres humanos y del trato humano y contrario al trato espartano que algunos tenéis por bandera".
      Me puede decir entonces ¿qué opina del trato que recibió Diego López, Adán, Arbeloa, Xabi o Mou de los amigos periodistas de Casillas? ¿Sugiere usted que estos no son personas a diferencia de Casillas? ¿Si tan defensor de los derechos de los seres humanos y del trato humano es, donde estaba usted cuando a estos se les pisoteaba? ¿Dónde estaba usted cuando se maltrató a la esposa de Mou? ¿Y a su hijo, un niño de 12 años no tiene derechos? Admitiendo que esto se produjo ¿con que adjetivo calificaría la actitud de Casillas por su inacción como capitán del RM frente a sus amigos periodistas?
      Cuando usted dice "El ser humano y las relaciones como tal debe estar por encima de la frialdad profesional y de los cínicos opresores" evidentemente usted se refiere a que las relaciones que hay que respetar son las de Casillas con sus amigos culés/periodistas, las relaciones de Casillas con sus compañeros/jefes de trabajo eso es puro mercantilismo, ya nos advierte usted que el dinero no lo es todo ¿verdad? por eso voy a pasar por alto el ultimo capitulo Casillas/liquidación contrato o Casillas/denuncia contra RM/papas Casillas.
      Visto lo visto. Le deseo la misma suerte que usted a nosotros.

    6. En que primero están las personas y luego la profesión estoy de acuerdo contigo. Me temo que es en lo único.

      Este muchacho vió sufrir a Carlo, Vecchi, Diego López, Adán que eran atacados a diario en su favor, y en su mano estaba haberlo parado. Y no hizo absolutamente nada. No incluyo a Mourinho, Karanka o Arbeloa, porque son la representación del mal y ni siquiera pueden considerarse personas.
      Hablando de esto, recuerdo que los que atacaban a Mourinho por autoritario, cuartelero, déspota... defendieron a Anna Tarrés a muerte (mejor no recuerdo lo que las niñas contaban) como ejemplo de exigencia y disciplina necesaria para deportistas de élite, y lo adornaron con ejemplos de otros entrenadores de características similares como Bielsa o Dusko Ivanovic (Dusko te puedo asegurar que era tremendo) ¿doble vara de medir? No jetas de diamante.
      No estaría mal que explicaras el tipo de opresión al que sometió el cínico y perverso Mourinho, más allá de sentarlo en el banquillo.

      A Cristiano Ronaldo se le ha criticado, se le critica, y se le criticará mucho más de lo que insinúas, y eso que su rendimiento deportivo es el más alto que he visto en un jugador del RM. Y en cuanto a la consigna presidencial... suena un poco raro cuando cada dos por tres se dice que se llevan mal, que no se aguantan, que quiere venderlo,...

      Y en cuanto a tu alegato final. Respeto a las personas, siempre. Enteder las derechos y obligaciones de tu relación laboral/profesional, rol, dependencias y responsabilidades, también.

      Y por último, algo mejor sale algo bueno de todo esto, al menos para tí. Si buscas trabajo te sugiero que envíes tu cv a "El País" se intuyen capacidades que superan las de Diego Torres.

      Un saludo

  9. Iker el portero que prefirió la titularidad a la capitanía.

    Vaya por delante que a mi nunca me ha parecido el mejor portero del mundo, aunque sí de los mejores. En uno de sus peores momentos VdB (en una de las pocas decisiones valientes que le recuerdo) decide poner a César, un buen portero, no tan brillante en el uno contra uno como Iker, pero más fiable en casi todo lo demás. Tiene la mala suerte de lesionarse en Glasgow y ahí comienza el verdadero despegue de Iker: la liga de Casillas y Ronaldo y la liga de Schuster, para mi su mejor temporada liguera de largo (en Champions su temporada fue bastante errática),... sus momentos, para mi, más gloriosos de Iker en el RM.

    Me encantaba Casillas, ese chico un poco tímido con maravilloso uno contra uno. Aunque para mi estaba por detrás de Van der Sar, de Buffon, más tarde de Cech, era nuestro Iker, y uno de los 3 ó 4 mejores porteros del mundo. Generalmente mis jugadores preferidos nunca podrían ser considerados los "mejores", a excepción de Roberto Carlos, algunos tiraban de casta (Pirri, Santillana, Stielike, Alonso,...) y otros eran pequeñas debilidades (Savio, Alonso, Beckham, McManaman, Seedorf,...). Y Casillas era uno de mis preferidos. Recuerdo dos momentos en los que corrió el rumor del posible fichaje de Buffon, en la primera época de Florentino y luego en la segunda de Capello. Aunque como he dicho Buffon me parecía, plantearse sustituir a Iker me parecía casi una herejía. Y era muy de Capello.

    No voy a hacer memoria de los hechos que más o menos todos recordamos. Me centraré en los errores de Casillas que han desembocado en su marcha.

    Principales errores de Iker:
    - Como digo, antepone su titularidad a la capitanía (probablemente la titularidad como necesidad para ir a la selección).
    - No asume su suplencia y no defiende publicamente la libertad de su entrenador para elegir lo que crea conveniente, ni el derecho de otro compañero a jugar en su puesto.
    - No voy a decir que aliente a la "prensa amiga" pero no hace nada para parar sus ataques, tanto a entrenadores como compañeros que no son de su agrado, permitiendo un permanente estado de crispación alrededor del club cuando él no es titular.
    - La resaca de aquella SC de la temporada 11/12 (Paul, perdona que te corrija, inicio de la 2ª temporada de Mou), que deja al RM como el malo de peli, al FCB como el bueno, y a él y a Xavi como los guapos del surrealista Premio Príncipe de Asturias.

    A mi no me pareció mal que llamara a Xavi, tampoco me lo parecería si le hubiera llamado para pedirle perdón, si así lo considera a título personal. Pero no puede parecerme ni medio regular que deje crecer una historia falsa en la que su equipo queda en mal lugar, y más aún siendo capitán. A esta llamada nunca le di mayor importancia hasta la entrevista de Gabilondo... "joder Iker, si fue así, ¿por qué coño no lo dijiste en su momento?".

    Por otro parte, creo que nunca le llamé topor, ni se lo llamaré jamás, pero está claro que en su relación con sus periodistas se ha equivocado demasiadas veces y no ha sabido comprender la naturaleza de estas relaciones: el famososo SMS con la alineación de rezar, su votación para el BdO que luego desimitió pero acabó siendo tal cual se filtró,... (por no hablar de otras posibles, como otras alineaciones contra el FCB, o la famosa portada "O Mou o nosotros"). Errores que más allá de su posible incidencia en lo deportivo, delatan el poco compromiso con el grupo y el cuerpo técnico.

    De todos modos no creo que Iker sea una persona retorcida ni maliciosa, simplemente tiene un carácter débil (deja hacer mientras quede bien y permite que lo utilicen contra su propio club), egoista (antepone su titularidad al bien del equipo) y vanidoso (talento innato y ese hablar de si mismo en tercera persona). Probablemente muchos de nosotros seamos así, pero obviamente con estas cualidades nunca jamás se puede ser capitán.

    Con todo ello llegamos a una situación insostenible, ya ni siquiera es top-20 mundial, por lo que no se puede contar con él como titular para un equipo cuya aspiración es ganar la Champions, ni puede ser suplente, porque los medios crearían tal estado de confrontación que condicionaría las decisiones del entrenador y el portero elegido estaría permanentemente cuestionado. No olvidemos que es año de Eurocopa, y el objetivo principal de Iker es llegar allí. ¿Hay alguna solución que no pase por la marcha de Iker Casillas?

    Probablemente el modo en que se ha cerrado la salida de Casillas haya sido un error, pero FP es el presidente y tiene que tomar decisiones para el club y no para si mismo. Lo más fácil para su imagen habría sido tragar con las exigencias de Iker y cerrar la despedida en los mejores términos dándose besos, ya que el dinero no olvidemos que no lo pone él, lo pone el RM. Probablemente aprenda de esto y no volverá a pasar que en la despedida de un jugador sólo decida el jugador.

    En definitiva, se marcha Iker, no como nos gustaría, un capitán que sabedor de su declive deja paso a un portero en mejor forma, al que ayuda y enseña los secretos del puesto y del RM, y asume su suplencia. Para llegar de esta forma a una retirada natural o muerte dulce como se ha comentado.

    Una pena, pero espero que no se caiga en el error de abuchear al equipo este año, como cada vez es más habitual, y mucho menos como desagravio a Iker.

    Un placer leeros, ;-D

    1. Por cierto, sólo un pequeño apunte. Si no llamó a Xavi y no dijo nada y permitió que esa falsa historia, filtrada interesadamente por su amigo y compañero en la selección, le dejaba a él como un Santo y a su archienemigo Mourinho como un demonio, a los pies de los caballos de la prensa, que encima deseaba la muerte profesional (y en algunos casos personal) del entrenador portugués.

      A Casillas, cuya obsesión por ser querido se pudo ver en el corolario de su ridícula primera comparencia, deseando ser recordado como "una buena persona", y en plena eclosión del éxito de la selección y con la monserga de los #valors y el #seny en todo su esplendor, posicionarse del lado de Xavi en vez del club y su entrenador le vino muy bien.

      Para él siempre fue mejor un editorial elogioso del Sport o del Mundo Deportivo que quedar mal ante media España y situarse del lado de su equipo y enturbiar mínimamente su imagen de Yerno de España y su paple de Capitán del equipo español, que siempre estuvo por encima en sus preferencias.

      Pero además su silencio cómplice la daba la razón injustamente a Xavi y dejaba en muy mal lugar al club que le paga. Entre otras cosas porque los que montaron aquel pollo y los que alentaban la confrontación mediante provocaciones constantes eran los angelitos del querubín Pep el Humilde... La prueba está en que fue irse Pep (y continuar Mourinho un año más) y se acabaron los duelos a muerte entre Madrid y Farça

      Pero claro, de esta forma podía seguir alimentando su falsa leyenda de "No Soy Galáctico, soy de Móstoles", de ser el yerno ideal, el chico que toda madre querría para su hija. Por eso luego calló de forma escandalosa cuando Messi se enfrentó a Arbeloa, cuando Busquets pisó la cabeza a Pepe o cuando Piqué le decía eso de "os ganamos la Liga y ahora os ganaremos el chupito de vuestro rey".... O cuando su amigo Xavi decía "son la hostiatú, que no saben perder" después de asistir al enésimo robo escandaloso ante el Barça en el Nou Camp, en aquella ocasión en unos cuartos de final de Copa del Rey.

      En definitiva, Casillas calló porque le vino bien para erosionar la imagen de Mou -ya bastante erosionada- y engrandencer la suya. Algo que, por cierto, le reportó grandes beneficios en este sentido ya que acabó siendo galardonado con aquel esperpéntico Príncipe de Asturias de la Concordia junto a su amigo Xavi. Y siguió callando.

      Saludos

      1. Gracias por leerlo Diego. Una vez visto me parece una chapa impresionante, ;-D.
        En lugar de buena persona debería haber dicho que le gustaría que le recordasen como un bienqueda.

        La historia de la llamada tiene dos partes:
        Cuando trascendió, estupendamente tergiversada para que el malo fuese Mou y los jugadores más comprometidos, y emergiese la figura de un Casillas honorable, líder de líderes y guardián de la roja. Vió que le convenía y calló. Recompensa el PdAsturias y Yernísimo.
        Cuando empezó a tener a parte de la grada en contra y aquella historia de la llamada empezaba a causarle más problemas que beneficios, nos viene con aquello de que la llamada fue como fue y no como nos la vendieron. Me pinchan y no sangro.

  10. Excelente retrospectiva, como he leído en uno de los comentarios, y digno epitafio de Casillas, como digo yo mismo. Bien el madridismo, y bien la sintaxis, atractivo estilo. El tiempo dejará a cada cual en su lugar: la figura de Mourinho cobrará brillo (se le encomendó una tarea brutal, que hizo bien, con un desgaste personal tremendo, la de las primeras unidades desembarcadas en Normandía, batidas por el fuego enemigo continuo sin casi protección. Le he dejado un papel en paralelo muy feo al Barça, jejeje); e Iker quedará en la historia del Madrid como uno de sus mejores porteros (esto es una evidencia innegable). Creo que se lo merece pese a su torpeza. Ahora bien, le debe disculpas a varias personas. No caerá esa breva.
    Un abrazo.
    José Gallardo.

    ¡Qué difícil es ser mourinhista!