Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Dupont en la diana

Dupont en la diana

Escrito por: Pepe Kollins17 septiembre, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

¡Otro más! Los aficionados del Real Madrid no daban crédito al saber de la lesión de Marcelo que le descartaba para el partido contra el PSG. No faltaron quienes señalaron al preparador físico Grégory Dupont, recientemente fichado de la selección francesa, como responsable de la plaga de lesiones que padece el equipo blanco. Pero la lesión de Marcelo no respondía a un tema muscular sino a una caída que sufrió durante el partido del sábado pasado y que le provocó un fuerte dolor en las cervicales. Dupont está libre de culpa. Apuntar al preparador físico es una pulsión irrefrenable cuando la cifra de lesionados aumenta. A los aficionados al fútbol nos corroe la incerteza, la desazón de no saber cuál es la causa de un determinado problema que afecta al equipo. Cuando eso sucede, la reacción más habitual es la de intentar focalizar los problemas en una persona, un chivo expiatorio, al cual transferir la culpa y de este modo poder suprimir el defecto con facilidad y rapidez. Muerto el perro se acabó la rabia.

Así que cuando hay muchas lesiones se culpa al preparador físico, un elemento que además es secundario y cuya marcha no provoca la menor nostalgia. El problema viene cuando esa misma circunstancia se sucede reiteradamente en el tiempo con independencia del equipo técnico que haya en cada momento. Porque es cierto que el Real Madrid padece un repunte de lesiones este verano, pero lo hace sobre unas cifras ya de por sí muy elevadas desde hace años. A Gareth Bale le han colgado el Sambenito de jugador que siempre se lesiona, pero lo cierto es que son muchos los futbolistas blancos que han caído con tanta o mayor frecuencia que su compañero galés, sobre todo en la defensa.

De hecho, si prestáramos atención más allá de nuestro equipo, descubriríamos que las lesiones son un mal endémico en la mayoría de equipos punteros. Mañana nos enfrentamos al PSG con Asensio, Modric, Isco, Marcelo y Valverde lesionados. Pero es que el conjunto francés tiene a Draxler, Kehrer, Cavani y Mbappé también de baja, a los que hasta hace poco se unía Neymar (que no jugará por sanción). En las últimas dos temporadas el PSG ha contabilizado casi 60 lesiones entre miembros de su plantilla, las mismas que casi también ha sumado el F.C Barcelona. No hay un solo equipo relevante de Champions League que se libre de esta situación, aunque hay que reconocer que últimamente es el Real Madrid el que lidera dicha clasificación.

Estamos ante un problema global, que tiene por tanto causas globales y que se agudizan en el caso del equipo blanco con algunas razones particulares. ¿Qué circunstancias provocan que los equipos se lesionen más?

Un estudio de la Universidad Leeds Beckett en el Reino Unido, certificó este incremento de las lesiones en los equipos de fútbol en la última década y analizó la conducta y respuesta de cientos de futbolistas profesionales de élite para ahondar en sus causas, llegando a la conclusión de que un factor determinante de esta deriva era la gran cantidad de partidos jugados, el excesivo número de viajes y, en definitiva, el poco tiempo para descansar, asimilar las cargas de trabajo y hasta para recuperarse de las lesiones. Las pretemporadas de miles de kilómetros con destino a otros continentes y los numerosos enfrentamientos con rivales de gran nivel en plena preparación, tampoco ayudan a crear la mejor base. El frenético ritmo de partidos una vez que comienza la competición supone el remate.

El factor mental es otra de las particularidades que se revelan como fundamentales para explicar esta escalada. El estrés es un factor que multiplica el riesgo a lesionarse y en consonancia son los equipos con más presión los que sufren más recaídas. Ni que decir, que ninguno, en esa escala, al nivel del Real Madrid. Resulta significativo como jugadores que hace muchos años que no sufren una lesión, como Eden Hazard, ahora a las primeras de cambio, en el conjunto blanco, se lesionen.

Parece, por tanto, que no estamos ante un problema derivado de una mala praxis del preparador físico ni del entrenador, ni del equipo médico, ni de una actitud poco profesional de los jugadores, sino de un problema consustancial al negocio del fútbol en la actualidad.

Las opciones para minimizar los efectos pasan por plantillas muy largas, una mayor rotación y, en la medida que se pueda, por el favorecimiento de un ambiente con menos presión, aunque eso lo que lo determina, inevitablemente, son los resultados. Como siempre, el pez que se come la cola.

Redactor jefe de La Galerna. Nombre: Javier Alberdi @JavierAlberdi. Antaño participé activamente en Ecos del Balón, El Asombrario y The Last Journo. Coordinador y coautor del libro "Héroes": https://bit.ly/2JC6kwx