Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
De Jong y De Jong

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

De Jong y De Jong

Escrito por: La Galerna7 octubre, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Vaya por delante nuestra felicitación a Marc Márquez por su octavo Mundial en moto GP, asunto que con toda justicia copa las primeras planas de la prensa deportiva del día. A la vista está en la facción capitalina de dicha prensa, la cual brinda protagonismo absoluto a la hazaña de Márquez.

Bien está el que, por un día, el fútbol pase a un segundo plano. El que nosotros nos dediquemos al fútbol (mejor dicho, al Real Madrid, que es en sí mismo mucho más importante que el deporte rey) no nos impide ver lo saludable de la excepción.

Entrando con todo en lo que de materia futbolística traen las portadas del día, nos llama la atención el distinto sesgo con el que Sport y Mundo Deportivo acogen la abultada victoria de su equipo ante el Sevilla, un sonoro 4-0 que en modo alguno refleja lo visto sobre el terreno de juego. Las oportunidades creadas por uno y otro equipo fueron parejas, pero sería bueno que los expertos confirmaran si es la primera vez que el Barça forma en sus filas con dos jugadores con el mismo apellido: De Jong. Uno de ellos (ay) se dedicó a llevar con mano maestra la batuta de su equipo mientras el otro repelía con maestría todos los ataques del Sevilla, echándola fuera hasta cuando el gol parecía inevitable. De Jong y De Jong son como Hernandez y Fernández pero sin bombín, aunque uno de ellos se parezca más a Tintín y, a diferencia del otro, sea un gran jugador de fútbol.

El hecho es que Sport refleja con caracteres épicos la victoria culé, y eleva a los altares a ese gran goleador e indeseable ciudadano llamado Luis Suárez.

Fijaos en cambio el diferente acercamiento al partido por parte de Mundo Deportivo. El diario del Conde de Godó, grande de España, otorga a Márquez la mayor parte de su primera plana, pero observad qué es lo que destaca del partido en el faldón que le dedica.

Sí, amigos. La victoria de Márquez solo te deja un faldoncillo para contar lo que ha pasado en el Nou Camp, y tú, que podrías centrar el tiro en el golazo de Suárez como hace Sport, o en el de Messi, o en cualquier otro aspecto del juego de tu equipo en su rotunda victoria, te fijas en el árbitro.

Resulta que Mateu no tuvo más remedio que expulsar a Araujo por derribar a un rival cuando se iba solo hacia el marco, y a continuación a Dembélé por insultarle tras la expulsión de su compañero. Mateu dejó así al Barça con 9... cuando faltaba un minuto de partido y ganaba 4-0. Lo hizo, además, con toda justicia. Esto, que no pasa de ser una anécdota sin ningún trasfondo de injusticia ni relevancia alguna en el resultado, es lo que escoge Mundo Deportivo para rellenar su faldón sobre el partido en la portada. Decidnos si no es una imbecilidad mezquina y absurda que no hace más que revelar dos cosas:

1. El Barça sigue creyéndose intocable, y con él su entorno. La impunidad disciplinaria de la que ha gozado hasta la fecha les ha hecho encajar como ofensiva cualquier decisión arbitral en su contra, sea acertada o no, hasta el punto de considerar esta doble decisión como lo más destacado de un partido que encima fue brillante por parte de su escuadra.

2. Aparte de esta pulsión, causada por su proverbial victimismo, el entorno culé más oficialista (es decir, Mundo Deportivo) no desaprovecha la menor oportunidad de hacer campaña para que “esto no se vuelva a repetir”, desaprovechando incluso la ocasión, que pintaban calva, de subrayar la excelencia de la propia victoria. Es sintomático de su desfachatez el que primen lo primero sobre lo segundo, como si de verdad lo de Mateu (que como decimos sucedió con el partido más que resuelto y ya extinguiéndose) hubiese sido lo mollar del encuentro.

Cemento armado, amigos. Pasad un buen lunes.