Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Crónicas
Crónica de la VI Cena Pirata

Crónica de la VI Cena Pirata

Escrito por: Athos Dumas12 marzo, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

El lunes 11 de marzo amaneció con negros nubarrones para el madridismo. El juego del equipo en Valladolid había sido nefasto en el primer tiempo y el pesimismo se extendía por todos los foros, pese a la victoria final.

Todo cambió a partir de las 18 horas, cuando el Real Madrid confirmó oficialmente el fichaje de Zinedine Zidane y ya desde entonces la ciudad de Madrid volvió a recuperar sus cielos velazqueños de primavera, los agentes de movilidad ya no ponían multas y las terrazas de alrededor del Retiro rebosaban alegría y alborozo ante la noticia, sin duda la mejor de lo que llevamos de 2019 para todos los madridistas.

Para culminar este bello e inolvidable 11 de marzo, nada mejor que apoyar, junto a mis colegas galernautas Jesús Bengoechea y Ramón Alvarez de Món, a Esteban Granero y a su ya 6º “Cena Pirata”, a beneficio de la Fundación CRIS, una maravillosa organización para la lucha contra el cáncer infantil.

Al entrar en el Hotel Wellington alrededor de las 20:30, se palpaba en el ambiente un aura de optimismo y de buenas vibraciones (les recomiendo encarecidamente las playlists de Spotify en esta web para ponerse siempre de buen humor), fruto de la recientísima noticia. A esa misma hora, Zidane estaba siendo presentado en el estadio Santiago Bernabéu y los rostros allí presentes denotaban una inmensa felicidad, a la par que grandes dosis de alivio.

El acto estaba organizado por la empresa que representa a Granero, Best of You, cuyo CEO, Oscar Ribot, nos recibió con gran amabilidad y mucho cariño. Seguidamente, departimos unos minutos con el anfitrión del maravilloso evento, Esteban Granero, una persona humilde y sencilla, con fina ironía y un enorme corazón. Se palpaba en el ambiente que la velada iba a deparar muchas gratas sorpresas. El imponente salón Duque de Wellington empezaba a abarrotarse, parecía una noche de remontada de las grandes en el Bernabéu.

Hacia las 21 llegó muy sonriente el Presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, acompañado de parte de su junta directiva, y pudimos saludar y departir con el Vicepresidente Eduardo Fernández de Blas, radiante de felicidad, Antonio Galeano, Director de Comunicación, José Luis Sánchez, Director de Área Social y Manuel Gómez Barrera (el entrañable “Churro”), Director de Peñas. En 24 horas, las caras de preocupación y de pesimismo del estadio José Zorrilla habían tornado en rostros de esperanza y fe.

Oscar Ribot dirige Best of You, sin duda una de las mejores agencias de representación de deportistas. Sin ir más lejos, anoche, además del pirata Granero, estuvieron presentes Sergio Canales, ex del Madrid y estrella del Betis, Álvaro Odriozola, Álvaro Arbeloa, y los baloncestistas Felipe Reyes y Rudy Fernández.

Con Arbeloa estuvimos charlando un buen rato, nos presentó a su encantadora esposa Carlota Ruiz, sin duda una de las asistentes más elegantemente vestidas. Presentó la gala la maravillosa Luján Argüelles, curtida en mil eventos, que dio paso a los representantes de la Fundación CRIS, que emocionaron a toda la asistencia al comentarnos la impagable tarea a la que están dedicados.

Se proyectó un vídeo de varias personalidades que no pudieron asistir, como Xabi Alonso y el mismísimo José Mourinho, amigo y mentor del Pirata. Este vídeo no hace más que reafirmar lo poco informados que estaban algunos periodistas, que hasta las tres de la tarde, hora en la que Pedrerol dio la exclusiva de la vuelta de ZZ, repetían machaconamente que el técnico luso iba a firmar por el Madrid esa misma tarde.

Tras las presentaciones se dio paso a un magnífico cóctel, regado abundantemente con champán Dom Pérignon. Saludamos a nuestro amigo Juancho Gallardo, director de Marca, que nos sufre con deportividad y señorío con bastantes de nuestros Portanálisis críticos e irónicos. Para él, la llegada de Zidane era una gran noticia ya que para vender más periódicos prefiere vender ilusión antes que depresión.

También tuvimos la oportunidad de conocer a Ana Pastor, madridista más de baloncesto que de fútbol y muy zidanista, que nos confesó que conocía bien La Galerna, ya que en su casa su marido, Antonio García Ferreras, la lee a diario. Así que aprovechamos para hablar con Ferreras al respecto. Muy satisfecho con el fichaje, nos animó de forma entusiasta a seguir en nuestra línea editorial.

Nos pudimos acercar para charlar un buen rato con Álvaro Odriozola, que nos dio toda una lección de su madridismo profundo desde que era muy niño (enseñándonos incluso una foto suya con apenas ocho años y con un balón del Madrid que ponía “Zidane”). Para él, el hecho de ponerse la blanca y de disputar algún minuto ya es todo un regalo y un privilegio que soñaba como algo casi imposible desde su infancia. Hablaba de todo lo que está aprendiendo, de cómo lo vive día a día, de lo mucho que lo está disfrutando, y todo con una sonrisa infinita. Nos has metido en el bolsillo, querido Odriozola. Un chaval recién llegado de San Sebastián que sabe más sobre valores madridistas que alguno nacido en el Paseo de la Habana.

Volvió a subir al escenario Luján, para proceder a subastar diversos objetos de varios deportistas, todo ello a beneficio de la Fundación CRIS.

Al fondo de la sala estaban tres de los mejores cracks de nuestra sección de baloncesto, leyendas del club y también de la selección española: el capitán, Felipe Reyes, y su segundo de a bordo, Sergio Llull, junto a Rudy Fernández. Muy agradables los tres, haciéndose fotos con todos los presentes, y sabiendo que ahora mismo en sus manos están todas las esperanzas de títulos en esta temporada, tras los tropiezos futbolísticos: la Euroliga, con muchas ganas de llegar a la Final Four de Vitoria, y la liga ACB, con cuentas pendientes tras la final de la Copa del Rey.

Ambos tres estuvieron pujando por camisetas y aportaron generosamente para la buena finalidad de la gala (Odriozola también, al igual que el propio Pirata).

La cena tocaba a su fin aunque en el salón Duque de Wellington permanecía aún mucha gente, entre ellos los dos hermanos de Álvaro Arbeloa. Un gran ambiente en definitiva para una noche de felicidad por una preciosa causa.

Nos despedimos de nuestros conocidos con un gran abrazo final que nos dio quien fue nuestro gran descubrimiento de la velada: Álvaro Odriozola. Atentos a él.

Enhorabuena al pirata Granero por su espléndido evento. Esperemos vivir con él y con sus amigos e invitados su VII Edición de la Cena Pirata.

Vosotros, entretanto, colaborad con CRIS. Es una orden.