Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Atraco con silenciador

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Atraco con silenciador

Escrito por: La Galerna19 diciembre, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

"Raphaël Varane estuvo en el centro de las dos acciones más polémicas del Clásico en el Camp Nou. El jugador francés sufrió dos penaltis en la primera parte que Hernández Hernández no castigó".

Este es el comienzo de una nota que sacó el propio Real Madrid minutos después de finalizar el partido contra el Barcelona. No recordamos en 'La Galerna' un enfado tan grande dentro del club por una actuación arbitral. Sin embargo, tal y como escribió Quillo Barrios en su crónica, no se entiende el Clásico de este miércoles sin el escándalo perpetrado por Hernández Hernández y De Burgos Bengoetxea. Cómo tuvo que ser la sangría para que el Real Madrid, habitualmente templado y respetuoso, haya decidido quejarse oficialmente a través de sus propios canales.

Por si alguien no vio el encuentro, Varane fue objeto de dos penaltis, uno de ellos le dejó una marca tremenda en la pierna, ya que Lenglet le puso los tacos en el muslo. Hernández Hernández no lo vio y en el VAR seguro que sí lo vieron, pero nadie dijo esta boca es mía. Segundos después, el propio futbolista francés fue agarrado insistentemente dentro del área sin que señalasen los once metros. Por si eso fuera poco, Lenglet, cuya acción era, mínimo, de tarjeta amarilla -podríamos incluso discutir si daba para roja directa o no-, vio luego una nueva cartulina, por lo que, en condiciones normales, tendría que haber sido expulsado. Ya en la recta final, y para poner el broche de oro a la cacicada, Hernández Hernández le mostró amarilla a Sergio Ramos por una caída de Leo Messi en la que nadie toca al argentino. La labor arbitral arrancó con atraco descarado y finalizó de forma sibilina y cobarde.

Desde 'La Galerna', abrazados por una ingenuidad galopante, esperábamos que, al menos la prensa madrileña, se hiciera eco del arbitraje o, en su defecto, de la nota oficial del Real Madrid. Ni una cosa ni la otra. Pequeñas pinceladas sobre la labor de Hernández Hernández y poco más. Agradecemos que se ponga en valor el extraordinario partido del equipo de Zidane, pero, aunque parezca mentira, hoy no era el día de hacerlo. Quizá mañana, en frío, o incluso el sábado, justo antes de la visita del Athletic de Bilbao al Bernabéu, pero hoy no. Hoy el madridismo clama por un atraco que se viene repitiendo en los últimos años. Hoy el propio Real Madrid grita "basta ya" con una nota en su propia web. Hoy el mundo del fútbol se pregunta cómo funciona el VAR en España para que se dejen sin pitar penaltis tan flagrantes como el de Lenglet a Varane. Es un tsunami, sí, querida 'Ouija Today', pero no en el sentido que ustedes pretenden deslizar. Vosotros y 'Marca' le ponéis una tirita a un corte de treinta centímetros. Os conocemos y seguramente mañana dibujéis una primera página en la que se dirá que hay indignación en el Real Madrid y que sobran los motivos. Mañana no la necesitamos. El madridismo la necesitaba hoy. El madridismo no puede asistir a otro atraco con silenciador incorporado.

¿Por qué no se nombra a De Burgos Bengoetxea en ninguna de las portadas cuando la realidad es que el primero de los penaltis es evidente que se debería haber 'pitado' desde la sala del VAR? ¿Por qué 'Marca' dice que hay enfado en el Real Madrid y no expone las razones evidentes e incontestables que han llevado al club blanco a clamar por lo sucedido? ¿Por qué un lenguaje tan tibio horas después de un escándalo tan mayúsculo? Puede que estas preguntas tengan respuestas, pero mejor nos las ahorramos...

En la prensa cataculé, el árbitro ni existe. Para ellos, de hecho, el partido fue aburrido y no estuvo a la altura de lo esperado. Contábamos con ello, la verdad. Fue tal el baño del Real Madrid que lo único a lo que pueden agarrarse es a un 0-0 que no terminó de desnudar las vergüenzas del Barcelona. Saben que la labor arbitral fue decisiva para que los de Valverde no perdieran. Saben que los lloros del otro día fueron la primera piedra para que el atraco del Camp Nou se produjera. Saben que obran mal y no dicen la verdad, pero les da igual y ya es demasiado tarde para que cambien.

Lo único bueno es que, después de mucho tiempo y muchos guantazos, el Real Madrid se ha cansado de poner la propia mejilla. El arbitraje de este miércoles dejará marca, y no sólo en la pierna de Varane...