Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Benzema balón de oro

Benzema balón de oro

Escrito por: Pepe Kollins11 noviembre, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Aclaro de inicio: este es un supuesto que solo planteo en caso de que el Real Madrid gane la Copa de Europa. El balón de oro suele decidirse en función de este trofeo. Solo cuando lo gana un equipo sin una referencia muy clara suele decantarse por otros criterios. Pero el caso es que esta posibilidad ahora es real para Karim, no tanto porque el Madrid tenga muchas opciones de ganar la orejona como por el hecho de que, en caso de conseguirse, Karim sí que constituye, por fin, una referencia clara para su equipo.

No pretendo, por tanto, darle una excesiva relevancia a este galardón, ni mucho menos dar como favorito al francés, como acreditar que un jugador que durante casi una década ha sido percibido como un formidable escudero ahora sea reconocido como uno de los mejores futbolistas del mundo.

¿Acaso antes no lo era? Obviamente Karim siempre tuvo esa calidad, lo cual, si me permiten, aumenta mucho más mi admiración por este jugador que ha demostrado no solo ser un fenómeno jugando sino, también, disponer de la humildad necesaria para aceptar un rol secundario aun a sabiendas de que podía ser protagonista.

Pero es que tampoco ha sido solo generosidad, cuando la marcha de Cristiano puso en el abismo al equipo, cuando se pidieron voluntarios para dar un paso al frente solo Benzema tomó las riendas, solo él asumió el liderazgo tanto en el juego como en el vestuario donde le vemos constantemente arropar a los más jóvenes o intentar integrar a los nuevos.

El caso es que si nos vamos a lo tangible, a los números, ese ámbito que hasta hace poco servía a los haters del francés para atacarle, Karim está destapándose como uno de los jugadores más prolíficos del momento. En Eibar el delantero francés se convirtió en el sexto máximo goleador de la historia del Real Madrid en Liga, superando a un mito en esta faceta como Pancho Puskas, al siguiente, Hugo Sánchez, lo desbancará también, con toda seguridad, en la presente temporada.

El líder absoluto de esa clasificación es Cristiano Ronaldo, una leyenda del club, al que Karim sirvió durante casi una década y que presuntamente dejó un vacío goleador que era imposible reponer. Pues bien, desde que el portugués se marchó del Real Madrid, Benzema ha marcado 41 goles por 34 de Cristiano en la Juve. Hay quien aduce que eso es así porque el Calcio es un fútbol más defensivo. Pero solo hace falta ver la clasificación de la bota de oro de este año y el anterior (Immobile tercero actualmente, y Quagliarella y Zapata tercero y cuarto, en la pasada) para darse cuenta de que ya no vivimos en los 90.

En el presente curso Karim suma 11 goles y 5 asistencias en 15 partidos. Una progresión de 31 goles en 38 jornadas en liga y más de 40 entre todas las competiciones. Casi los insistentes 50 que tanto se mencionan de Cristiano Ronaldo. Y todo ello sin ser el lanzador oficial de penaltis.

Y pese a todos esos guarismos lo más importante es que el juego de Karim trasciende a todos ellos. Porque el rendimiento del francés no se traduce solamente en goles y asistencias (apartado que también lidera en el Real Madrid) sino que destaca, ante todo, por mejorar a sus compañeros, por hacer jugar al equipo.

En Eibar vimos una de las mejores exhibiciones de Benzema desde que está en el club blanco. De ellos se benefició Hazard, Valverde, Lucas o los propios Modric o Casemiro, a cuyo apoyo acudió con frecuencia en la medular, y hasta los laterales… otros días los beneficiarios son Vinicius, Rodrygo, Kroos… la constatación, en definitiva, de que estamos ante un futbolista total, un virtuoso en lo individual, pero también en lo colectivo.

Suficientes argumentos como para pensar que, si el Madrid consigue alzarse con la 14, el francés vaya a ser un claro candidato al balón de oro dentro de un año. Se materialice o no ese supuesto, sirva este texto para resaltar lo verdaderamente importante: a un jugador de leyenda.