La Galerna

Xavi ha visto un lindo gatito

No me digan que Xavi de amarillo (Xavi de cualquier color, en general) no es para ponerlo en la portada de una Superpop. Es como el Miguel Bosé que cantaba Supermán. Es el cantante de Europe. Es Camilo Sesto en su esplendor. Tiene incluso un no se qué a Rick Astley (la parte estética, puesto que Rick es un madridista impepinable) y un halo así como de New Kid on the Block modoso. Esa foto de Xavi Hernández con su camiseta amarilla introduciendo su voto en la urna necesita un titular que diga algo así como: "Las fotos más sexis de Xavi Hernández desde Qatar (póster desplegable en el interior)". Desde luego resulta envidiable ser una estrella del tiquitaca y luego ocupar portadas de revistas para adolescentes. Aunque el tiquitaca también es muy de Superpop. O de Superpep, la Superpep o versión culé. Xavi de amarillo sosteniendo su papeleta es Brandon, el de Sensación de vivir, votándose a sí mismo para delegado en el instituto de Beverly Hills. Xavi de amarillo parece más joven. Incluso parece que está haciendo una anuncio de preservativos en el que de pronto va a aparecer a su lado una joven tan sonriente como él también vestida de amarillo, que es el color de la marca anunciante. Y tengo que ir más allá, casi no puedo parar, porque Xavi de amarillo ejerciendo su derecho al voto desde Qatar es una fiesta que nos sigue, como decía Hemingway de París. Xavi de amarillo es el presentador de Art Attack. Es un modelo de marco de foto. De supermercado. Xavi de amarillo anuncia una crema para el acné y una línea de moda juvenil de El Corte Inglés. Xavi es el presentador televisivo de un rasca y gana donde hay que responder a una pregunta absurda llamando a un número de teléfono que empieza por ocho, cinco y siete. Xavi de amarillo ejerciendo su derecho al voto desde Qatar es una imagen trópico navideña exactamente entrañable que nos dice, casi en vísperas del gran partido, que ha visto un lindo gatito.
Salir de la versión móvil