La Galerna

Vinícius y los pies de plomo

La madurez del brasileño destapa a compañeros, periodistas y aficionados

Vinícius comenzó en el Real Madrid driblando a los contrarios antes de bajarse del avión que le trajo desde su país. Unos minutos antes de firmar su contrato ya había tirado a puerta y antes de vestirse de corto ya había marcado su primer gol tras rebotar en un contrario. Este ímpetu impaciente, junto con su condición de brasileño joven (casi un niño, no lo olvidemos) ayudó a que gran parte de aficionados se formasen una idea del jugador de persona alocada, irreflexiva y algo inconsciente. No es extraño, la lista de jugadores brasileños díscolos con altas capacidades futbolísticas es extensa.

La eliminación en Champions League ante el Manchester City conllevó la lógica frustración de muchos madridistas. La respuesta natural ante la frustración suele ser la de buscar culpables y muchos apuntaron a Zidane, entre otros motivos, por no poner en el campo a Vinícius. La afición sabe que si hay un jugador capaz de revolucionar un partido ese es Vini. Tiene algo especial, más allá de los futbolístico, es un revulsivo químico que altera los partidos de manera instantánea, como la gota de Fairy que cae sobre el plato con grasa. Por este motivo, no se comprendió de manera adecuada la ausencia del brasileño, al menos como futbolista de recambio, para intentar remontar contra el City.

Es un hecho destacable que, ante la actitud forofa de gran parte de la afición, el propio Vinícius haya mostrado más madurez. Recientemente ha declarado a la web «Yellow and Green Football» que a pesar de querer salir a ayudar en el partido contra el City, comprende que está en el Real Madrid y Zidane tiene muchas opciones entre las cuales elegir. Indica que lleva un tiempo asumirlo, pero puede y debe comprender cada elección del entrenador. Es consciente de que a su edad solo Raúl y Casillas han jugado más partidos que él en el Real Madrid y tiene como referentes a Sergio Ramos y Casemiro, su ética de trabajo es la que le estimula para mejorar.

A estas declaraciones se les ha prestado poca atención, pero es muy sorprendente que un futbolista tan joven y con un origen tan propenso a la vida carnavalesca, denote tal grado de madurez, ausente en otros futbolistas más veteranos, en muchos periodistas y en buena parte de la afición. Las palabras de Vinícius indican dos cosas: que el futbolista tiene la cabeza mejor amueblada que el Palacio de Liria y que el Real Madrid está haciendo un buen trabajo con el joven jugador. No solo en el aspecto deportivo, sino personal. Sin duda, están asesorándole y lastrándole los pies con plomos para que no se le separen del suelo. El club sabe que para triunfar en el Madrid la cabeza es casi más importante que los pies, y no porque se juegue boca abajo, hecho que apenas ha sucedido en contadas ocasiones a lo largo de la historia, sino porque de futbolistas excepcionales con la cabeza llena de pájaros están llenas las cunetas de la carretera que conduce al Bernabéu.

 

Fotografías Getty Images.

 

Salir de la versión móvil