La Galerna

El tercer hombre

Tengan ustedes muy buenos días si es que esto fuera posible en los últimos tiempos para el madridismo, queridos galernautas. ¿Año Nuevo, vida nueva? ¡Naranjas! La vida sigue igual, que entonaría el otrora guardameta del Castilla Don Julio José Iglesias de la Cueva. Allí seguimos inmersos en la caverna, no la mediática sino la platónica, planteando dudas existenciales presocráticas que enlazan con el “¿Por qué?” de ese filósofo contemporáneo que es Moufistófeles.

Sólo cabe hacerse tan sencilla como inabarcable pregunta cuando el club de nuestros amores atraviesa por una serie de catastróficas desdichas que comienza con un fax apagado, prosiguen con un Affaire Benzema, continúan con un Caso Cherysev, insisten con James huyendo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y culminan con la sanción de la FIFA por irregularidades en la contratación de menores, que en principio, y si no lo remedia alguna cautelar, nos impedirán acometer fichaje alguno hasta el verano de 2017. Semejante ‘annus horríbilis’ que tiene su prolongación en los albores de 2016 sólo tiene parangón en la Casa Real y con Don Juan Carlos como monarca del Reino de España.

No obstante, en el maremágnum que rodea tan escabroso asunto, que salpica a los tres grandes del fútbol español, conviene plantear ciertos interrogantes. Un buen punto de partida es la propia justicia de la norma que emana de un órgano de dudosa reputación y por ende si la sanción aplicada es pertinente más allá de lo que le ocurriera al Barça a principios de abril de 2014 a propósito de los jugadores de la Massia Bobby Adekanye, Lee Seung Woo, Patrice Sousia, Palk Seung-Ho, Theo Chandri, Jang Gyeolhee, Giancarlo Poveda, Chang Kyul Hee, Andrei Onana y Maxi Rondón (todos de Castelldefels, por cierto).

En nuestro caso –y sin ser sesudos especialistas en Derecho Deportivo- a priori encontramos elementos que patinan y que han indignado en Twitter a ilustres plumas galernarias como Pepe Kollins que lanza en la red social del pajarito azul la siguiente pregunta: Si los hijos de Zidane viven en Madrid desde hace 14 años y su madre es española. ¿se supone que según la FIFA no pueden jugar al fútbol? En estos términos se estructura una sanción de la FIFA que (recordémoslo) emana de un órgano rector cuya limpieza y FAIR PLAY ha quedado sobradamente acreditada concediendo mundiales a dedo en verano en el desierto y en invierno en la tundra a cambio de regáleme usted dos camellos, una botella de vodka Diva Premium y unos cuantos millones de petrodólares. Dime quién te sanciona y te diré quién eres, teorema aplicable a nuestra expulsión de la Copa.

Volviendo no obstante al fondo del tema que ocupa cada día nuestro portanálisis (esto es: las portadas), llama poderosamente la atención cómo Tres de nuestros Cuatro Jinetes del Apocalipsis del periodismo deportivo patrio ilustran sus primeras planas con un Florentino cariacontecido. Para un día que sale JAS a la palestra, el Godoy del madridismo según ciertas fuentes establecidas en Brunete, sólo va Marca a dedicarle la portada. Se nos antoja poco en la medida en que De La Morena trasmutado en Reina de Corazones andaba pidiendo que le cortaran la cabeza no hace tanto tiempo, aunque ayer le entrevistara administrándole algún aceite.

Considerando que ayer protagonizó la defensa del Madrid, poco sale hoy la foto de JAS en las portadas, si bien muchísimo más que la de Cerezo, a quien infructuosamente buscamos por aquí y por allá, casi como Joseph Cotten buscaba a Harry Lime en aquella Viena de posguerra. La imagen de nuestro tercer hombre (Florentino y Bartoméu completarían el trío) brilla por su ausencia en las portadas pese a que la sanción que se le ha impuesto al Atleti triplica a la del Madrid. El tercer hombre y sus negocios constituyen importantes cuentas patrocinadoras de los medios que sufrimos y hay quien (el mal pensado abunda) establece alguna relación entre ese hecho y la ausencia casi absoluta de criticismo con Cerezo por parte de la prensa, ya le sancionen el triple que al Madrid, ya se entretenga con unos hinchas vallecanos, gritando desde el palco, en versallescas disquisiciones sobre cuernos y sexo oral.

En lugar de sacar a Cerezo (que, oye, era una opción), The Ouija Daily prefiere apostar de nuevo por Florentino y Zidane, señora e hijos, precisamente dos de los chavales investigados, siguiendo la chabacana estrategia de utilizar menores si es preciso con tal de dañar la línea de flotación del madridismo. En el CD Canillas saben a qué nos referimos respecto a los paparazzis de Freddy.

The Daily Ouija y su director aseguran que el club los exhibe como símbolo de los excesos de la FIFA pero son ellos quienes colocan todos los focos sobre  estos muchachos, en  aparente riesgo de exclusión social como abundaba ayer jocoso en Twitter el maestro Kollins. Resulta sorprendente cómo la edición digital de AS abre a estas horas tempranas con un asunto mucho más interesante que el de su edición en papel, una vez más convertida en una suerte de ‘Sálvame’ antimadridista. As.com informa de una denuncia anónima como artífice de la sanción de la FIFA contra Real Madrid y Atlético.

Curiosamente en la prensa deportiva de nuestros amics de allí arriba a la derecha de golpe y porrazo han olvidado todas las teorías y conspiraciones judeomasónicas que implicaban a Florentino, Franco, Aznar, Santiago Bernabéu, Guruceta, José Plaza, Pablo Ruz, la Audiencia Nacional, Pepe y la madre que los parió en la sanción de abril de 2014 contra el Barcelona. Hasta en la Central Lechera de profundo madridismo acreditado se habla de denuncia anónima y en Can Barça se canturrea el pío, pío que yo no he sido. Sea como fuere,  las calumnias vertidas contra nuestro club por aquello de la Masia no se toca han quedado once again en completa y absoluta agua de borrajas. Nadie recordará hoy en la Ciudad Condal que el vicepresidente del Real Madrid Pedro López Jiménez y vocal de la Comisión del Estatuto del Jugador de la FIFA votó a favor de otorgar la calificación de excelencia a las academias deportivas del Barcelona, Masía incluida. Hoy el Condenados de Mundo Deportivo y el Tocado y Hundido de Sport molan más que cualquier Mano Negra. Elemental, querido Watson.

Y si las Manos Negras desaparecen por ciencia infusa de las primeras planas catalanas, cuesta encontrar en toda portada diferencias manifiestas entre la sanción a Real Madrid y Atlético. Como ellos lo dicen en letra pequeña, La Galerna lo dirá en grande: a los colchoneros les han multado con 823.000 euros y a nosotros con 330.000. El tercer hombre es muy capaz de hacer peinetas y sugerir succiones de miembros viriles a su propia hinchada (ay, Dios de mi vida, qué no se habría dicho de Florentino en una eventualidad similar), pero ni cuando nos sancionan simultáneamente es capaz su club de robarnos las portadas.

No resulta aceptable tampoco dar por hecho (faltan aún muchos elementos de juicio) que nada responde a nuestra propia responsabilidad como club. Manuel Matamoros lo deja meridianamente claro en su artículo galérnico de ayer: Si el Real Madrid hubiera vulnerado en su praxis el espíritu y la finalidad de la regulación de la FIFA, sus acciones merecerán nuestro reproche terminante. Pero si la sanción se basa en vulneraciones formales de requisitos burocráticos de la FIFA, sin afección de derechos y expectativas vitales de los niños, será la FIFA quien merezca nuestro reproche. 

Mientras tanto pediremos a Seguridad Social y Agencia Tributaria que el oficio de portanalista cotice en el régimen profesional de artistas y profesionales taurinos  en la medida en que cualquier día fenecemos empitonados por tanto miura y tanto morlaco con el que tenemos que lidiar.

Hala Madrid y nada más.

Es lo que toca cuando vienen tan mal dadas.

Salir de la versión móvil