La Galerna

Matanza de Texas en Getafe

Hola a todos. Nos sitúan las portadas del día en un ánimo indeciso. Un martes de Champions del Madrid debería ser única y exclusivamente eso: un martes de Champions del Madrid, sin más condicionantes, sin más aditivos, sin distracciones innecesarias. Hay aquí y allá cuestiones ocasionalmente más trascendentes que un partido de Champions del Madrid (contra el PSG, además), como por ejemplo... No se nos ocurre nada, aparte quizá de la propia boda o la propia graduación. Casi nada es más importante, crucial y solemne que un partido de Champions del Madrid y nada debería inmiscuirse en nuestra ruta y atraer nuestra atención más allá del propio camino hacia la Undécima.

Pero claro, la resaca de Halloween que nos ha brindado la incalificable actuación de los jugadores del Barça tras su partido ante el Getafe es demasiado obscena, demasiado chocante, demasiado (y esto es lo peor) hortera como para correr un tupido velo y pasar a otra cosa, incluso aunque esa cosa sea precisamente eso: un partido de Champions del Madrid.

Hoy no habrá ironías para As, a quienes agradecemos el que nos hagan partícipes del desastre que organizaron los futbolistas del Barça en el vestuario del Alfonso Pérez. Estremece lo que se estaría leyendo y escribiendo estos días si Cristiano, Modric, Marcelo, Isco y Pepe hubieran entrado, disfrazados como unos niñatos con la gracia donde el culo gana su casto nombre, dando grititos en la rueda de prensa de un jugador del equipo rival. Pensar en los ríos de tinta (y casi de sangre, en consonancia con el malhadado Halloween que nos asola año tras año) que se habrían derramado contra nuestros jugadores produce escalofríos que ríete tú de los que te asaltarían frente a frente con el hacha de Jason en manos de Raúl García. Imaginad si, encima, lejos de mostrar arrepentimiento, un equivalente a Dani Alves en la plantilla del Madrid -aunque afortunadamente no existe tal cosa- hubiera respondido al presidente del Getafe con un "La vida es chula y nosotros también".

La vida es chula y nosotros también. Hay que parar un momento para apreciar en su justa medida la magnitud de la desfachatez y el grado de horterez/horterismo del sujeto. Está más allá de cualquier cosa que hayáis visto en vuestras vidas.

Lo vamos a decir claramente: si este episodio no produce una dimisión masiva de socios y aficionados del Barça en su condición de tal, si no se produce un éxodo, una apostasía masiva de fieles culés que den la espalda de una vez por todas a la caterva de (a la vista está) impresentables a los que apoyan, nos va a costar mucho tomarles en serio como masa social adversaria (que no enemiga) en lo deportivo. Ese cuñado del Barça no merece más vuestras sanas discusiones sobre fútbol si no admite que todo esto ha hecho, como mínimo, tambalearse muy seriamente su barcelonismo. Esto unido a TODO lo de antes, claro.

Menos mal que, en la portada del propio As, el dedo de Cristiano nos señala el camino, si bien a fuer de ser sinceros no sabemos si lo que Cristiano señala no es precisamente la prueba del delito, las fotos de la matanza de Texas en Getafe que perpetró el equipo de los valors.

Y menos mal también que Marca recoge, en una portada no excesivamente original pero que logra que nuestro espíritu trascienda el gore vomitivo de la culerada, la grandeza del partido de hoy. Nos parece sinceramente que el equipo llega a este duelo en buena disposición para rematar la faena que se insinuó pero no se consumó en París. Vuelve al Bernabéu Di María, a quien el piperío aplaudirá por la jugada de Lisboa que nos dio la Décima tanto como habría abucheado al jugador (nuestro, esta vez) que hizo que la jugada acabase en gol si hoy pudiera estar sobre el campo. Y vuelve a jugar James, aunque parece que no de titular, para darnos un rato de gozo antes del eterno padecimiento de verlo partir de nuevo con su selección a esa suerte de Halloween para tibias vikingas en que se ha convertido el virus FIFA.

Hala Madrid y nada más, queridos amigos.

La prensa culé, entretanto, nos habla de Pogba para no hablarnos de la vergüenza histórica de Getafe. Por el mismo precio, podría hablarnos del último diseño de Agatha Ruiz de la Prada, de trigonometría o de a adónde coño se encamina el país, o lo que sea, que el Barça dice defender tanto. Mundo Deportivo, eso sí, dedica una tímida burbujita a los estertores -no logramos abandonar la terminología más lóbrega- del apocalipsis del mal gusto que ha protagonizado el equipo de Luis Enrique. Parece que los hacedores del holocausto caníbal en cuestión consultaron a Puyol la nota de disculpa. Pensamos en Puyol redactando la nota para, horas después, leer a Alves diciendo lo de "La vida es chula y nosotros también".

Un abrazo, Carles. Sabemos que hay un barcelonismo digno. Solo resta que se manifieste.

Salir de la versión móvil