Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Gareth Bale y la nostalgia

Gareth Bale y la nostalgia

Escrito por: Albert Blaya Sensat26 mayo, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

El principal problema de ganar respecto a perder es que todo el mundo espera que sigas haciendo lo primero y te olvides de lo segundo. Algo así como “o ganas o serás un perdedor, aunque hayas ganado mucho”. Las Champions, cuatro en un lustro, del Real Madrid  no como un aval sino como una tortura rutinaria con el paso de los días y los partidos. Una tuerca que aprieta y no deja construir, porque oprime. Las victorias son una moneda de doble cara. Como casi todo lo bueno en la vida, tiene efectos secundarios que no siempre analizamos.

Lo cierto es que es imposible hablar del Real Madrid. Es un ejercicio muy complejo porque no hay una solución, una respuesta, un problema, un culpable o un salvador. Nada de ello es cierto salvo para los que quieren tener la razón. Y aquí hay un servidor que es creyente del escepticismo como forma de vivir. Y hablar del Real Madrid me produce un extraño placer, un cosquilleo parecido al del primer beso. Es algo desconocido, no se puede explicar. Y eso que no soy del Real Madrid, y quizás precisamente por esta condición de extraño, de visitante, me siento como un turista anestesiado por los secretos de este club que vive siempre en el alambre, haciendo gala de un equilibrio laxo, pastoso.

Cuando David Foster Wallace publicó La broma infinita entendió que no podía superarla. Que había tocado techo. Que era una obra demasiado grande, maníaca, dolorosa, triste, divertida. Tenía 32 años. Estuvo otros doce buscando “Otra Cosa”, pero no pudo. La obsesión por construir algo distinto unida a su depresión crónica lo llevaron a suicidarse en 2008. Cuentan amigos suyos, críticos y expertos, que Wallace supo, nada más terminar el libro, que aquello que había construido era insuperable. Y todos queremos tener la falsa esperanza de creer que podemos volver a superarnos. El Real Madrid ganó 4 Copas de Europa en cinco años con una “facilidad” terrible. Niños como Carvajal, Varane, Isco o Casemiro se acostumbraron al éxito de forma enfermiza. La victoria es una droga extremadamente fuerte y maravillosa, te catapulta al éxtasis sin tener que pagar ningún peaje previo. Sus efectos secundarios suelen ser devastadores. A sus 24 años, edad aún temprana, cubrían su bisoñez con Copas de Europa. Después de aquello nada podía volver a ser igual. El Real Madrid construyó una dinastía de forma absolutamente tiránica. Después no supo qué hacer.

Los blancos acumularon noches grandes de forma maquinal, imponiéndose a todo y todos. El Madrid de ZZ, el Primer Madrid, era el equipo de las mil caras. Su identidad táctica no estaba sustentada bajo ningún “patrón” reconocible de juego, sino en una laxitud propia de quién tiene a los mejores y, lo más importante, se sienten los mejores. Una excelencia técnica sustentada en el tiempo unida a una tenacidad imposible. El Madrid aguantó siempre los peores pronósticos y lo peor —o lo mejor, depende de cada uno— es que hizo de esta inconsistencia consistente su modus operandi. El Madrid era una paradoja que solo sabía ganar. Asentado en una alergia a la rutina liguera y bajo la creencia de que su historia se escribe en las noches marcadas en el calendario, la Liga 16/17 fue más un milagro que una consecuencia lógica. Una plantilla absolutamente ingestionable a largo plazo, con talentos en su mayor pico de forma y mil variables. Cardiff fue el cénit. Y dio la sensación de que todos lo asumieron, pero las mieles de la eternidad son muy dulces. Renunciar a ello no es fácil.

El Real Madrid celebrando el gol de Cristiano en la final de Champions

Pero como suele pasar, irse a tiempo es siempre lo más difícil. Gestionar la post victoria es un terreno pantanoso. El Madrid vivió el último año de Cristiano y ZZ como una hipérbole de todos sus vicios; incapaces de competir en el día a día, como un alumno superdotado, viviendo más que nunca sobre el alambre en Europa y ganando en una noche raruna, con dos goles de un tipo que ha estado siempre condenado por la opinión pública. Gareth Bale esconde bajo su rostro hierático una determinación descomunal. Un jugador que, a mi modo de ver, resume a la perfección lo que es este Real Madrid. Incapaz de ser constante y regular, de darle al Madrid una Liga, pero sí varias Champions. Porque Bale fue decisivo en 2014, el líder en 2016 y el héroe inesperado en 2018. Momentos que ya son suyos.

Gareth tiene dentro de sí un poder de convicción que solo entiende de martillazos, como si el gatillo estuviese demasiado fuerte como para poder apretarlo todos los días, pero el día que puede, que logra lanzar su bala, lo destruye absolutamente todo. Bale no necesita sentirse importante para ganar partidos, ni siquiera respaldado. Ausente, su fútbol se relaciona solo con los libros de historia, un jugador de extremos, que no encuentra redención en la rutina, en la calma, sino en la vorágine de la moneda al aire, en esos instantes donde la cara te lleva al cielo y la cruz de cabeza al infierno.

El Real Madrid murió lentamente, pero de golpe. Las marchas de Cristiano y Zidane fueron la certificación de una muerte anunciada (Garcia Márquez dixit). En cierta manera el realismo mágico del propio Márquez se apoderó del relato blanco. El Madrid convirtió lo rutinario en extraordinario y lo extraordinario en normal. Quizás el guion de esta historia la escribió el Premio Nobel de literatura. Una vez certificada la defunción de aquel Madrid, Florentino Pérez tuvo que tomar medidas. ¿Sustituir a CR con Neymar/Mbappé/Hazard? ¿Regenerar al equipo y buscar a un técnico que, asumiendo la rareza de lo sucedido, tomara decisiones valientes para crear una cara definida?

Gareth Bale y Zidane se saludan

La nostalgia solo es buena en pequeñas dosis. Tomando un café, mirando una película o leyendo un libro. Ahí es bienvenida. Un pequeño sorbo. Pero cuando la nostalgia es el argumento para reconstruir acaba siendo un parche que, encima, es doloroso. La vuelta de Zidane se asemeja mucho a un ejercicio de autoayuda. El intentar recuperar a cualquier precio una felicidad que ya no es tuya pero que alguna vez lo fue. El no querer contar con Gareth, pero tener que seguir haciéndolo titular. Eso es nostalgia forzada. Al final, Gareth Bale es problema y solución. Y es algo muy sintomático. El galés es la metáfora del Real Madrid. Bale representa como nadie los vicios y defectos (parafraseando a Dorian) de la entidad. Una determinación imparable desconectada por completo del día a día. Bale y el Real Madrid están condenados a mirarse al espejo y reconocerse. Y no quieren. El galés es feliz en su mundo, como de estudiante de Erasmus, en un país que le gusta, que disfruta y mira con afecto, pero del que no quiere atarse. Un estudiante que solo se presenta el día del examen. Y en el Real Madrid con eso, por muy buena nota que saques, no basta.

Probablemente la historia termine siendo más justa que el presente con Gareth Bale. Seguro. Un futbolista que ha sido decisivo en algunos de los momentos más importantes de la historia reciente del club “a pesar de” tantas cosas. De hecho, el rechazo que provoca Bale no es tanto este a “pesar de”, sino las victorias en sí. Que la gente no quiere comprar que un jugador que parece vivir fuera del Real Madrid termine siendo la viva imagen del Real Madrid.

17 comentarios en: Gareth Bale y la nostalgia

  1. Partidazo en la 10ª, tanto en la final como en otras eliminatorias.
    Paridazo en la final de copa vs Barcelona.
    En 2016, en los últimos meses, el mejor en mi opinión del equipo, casi ganamos la liga entre otras cosas porque se dedicó a ganar partidos solo.
    El mejor en la 11ª, el gol de Ramos es suyo porque Sergio no la toca.
    El mejor en la 13ª, donde al igual que en 2016 estuvo los 2 últimos meses como un toro a pesar de que Zizu le sacaba de suplente o ni eso en partidos importantes.

    Todo esto conseguido con promedios en goles/partido parecidos a los de Raúl, con un total de goles + asistencias superiores a R9 (comparando los primeros 5 años de ambos en el Madrid), todo tirando pocos penalties y sin ser la pieza central del ataque.

    Lleva casi 2 años jugando más mal que bien, pero a este galés entre afición y prensa, le han negado su marca en la historia del Madrid, y yo os digo una cosa, todavía no he perdido la confianza en él y dudo que lo haga.

    Este jugador se ha levantado de lesiones durísimas y volvió a dar su mejor nivel, ha tirado penaltis cojo en finales, ha decidido finales saliendo de suplente cuando lo único que recibía eran insultos, y por mucho que alguno me quiera convencer de lo contrario, ha tenido muy pocos malos gestos con una afición y unos compañeros que no han sabido apoyarle ni creer en él. Este tío tiene una mentalidad de ganador, se diga lo que se diga de su umbral del dolor, de su cuerpo de cristal, en cuanto se pierda una final, una eliminatoria, empezarán muchos a acordarse de un galés que casi siempre estuvo ahí para garantizar que la sala de trofeos del Bernabeu iba a necesitar otra estantería.

    Ojalá que tenga la oportunidad de ayudar al Madrid en lo que queda de temporada y así volver a silenciar a sus críticos.

    1. Totalmente de acuerdo. Lo que ha pasado con Bale y Benzema ha sido una campaña infame de la prensa supuestamente amiga. A Ronaldo Nazario también le criticaban, que si estaba gordo, que si era un vago y un fiestero blablabla, y ahora todos los grupos madridistas de Facebook están petados de elogios al Fenómeno y de vídeos suyos. Lo mismo pasará con Gareth Bale y Karim Benzema, que junto al mejor futbolista de la historia tras Di Stéfano, han formado el mejor tridente atacante de la historia.

      1. Hay que swr muy fanático, para decir semejantes barbaridades.
        KB y GB son 2 "buenos" que pasaban por allí ... su aportación no es mayor que la de cualquier jugador bueno que hubiera estado en el equipo a cambio de ellos ... con Bale y con KB o sin ellos hubiéramos ganado lo mismo, no han sido diferenciales, si acaso Bale en la final de la 13, pero la 10??? La 11? Pero SI NO MARCÓ ningún gol en UCL en 3 años
        Pero claro aquí los que saben son el señor que escribe el artículo (vaya peñazo) y los frikis q defienden a Bale, la afición del Bernabéu que no le traga, no tiene ni idea ...
        En fin
        Hala Madrid!!

        1. Que Bale y Benzema pasaban por ahí? Que no son diferenciales? Jajajaja lo que me faltaba por oír, eso está al nivel de los que decían que CR7 o Raúl solo "las empujan", es un comentario nivel marca o as.

    2. Estoy de acuerdo contigo, además Bale ha sido un jugador capital también en Liga, y eso de decir que la Liga de Zidane, es un milagro, no , es una liga justa sin entrar en bulas arbitrales. Respeto a la liga y la no maestría de Zidane, dejo un tuit y un artículo; uno de Tony de TwMadrid: https://mobile.twitter.com/Tonylatrece/status/1001949042572709890 y otro de David de la peña de Ecos llamando a Zidane por su nombrehttp://www.ecosdelbalon.com/2018/06/analisis-trabajo-zinedine-zidane-entrenador-real-madrid/. Creo que ayudan a mejorar nuestra comprensión.
      PD: Con el artículo y autor se nota que hay buenas intenciones, pero espero que le ayude a afinar y mejorar sobre nuestro club

  2. El fútbol, y quién es más fútbol que el Real Madrid, también se alimenta de polémica y debate; su salsa. Así que a unos les gustará Bale y a otros no. Eso sí, respetando ambas opiniones, convendremos en que la campaña (perpetua) anti-Bale - sí, sí...anti, guión y Bale - han influenciado para que haya gente a la que no le guste.

    En el Real Madrid se exige y a Bale también deben de exigirle, como a Courtois, Hazard, Carvajal, Nacho...Así que , y menos ahora con la reanudación, no está el equipo para experimentos y/o dar ventaja al rival , que ya la tiene y mucha ( no me refiero a 2 puntos me refiero a The Tinglao ). No deben jugar los que estén con molestias o estados de forma inapropiados. No a la discriminación positiva. Ser excesivamente indulgente con alguien porque ha recibido cierto maltrato, no puede conllevar el darle lo que no merece. Eso seguiría siendo trato desigual e injusto para con sus compañeros. Stay strong Gareth !!

  3. Al final el "problema" de Bale es que juega en un equipo donde gran parte de sus compañeros no potencian su juego,más allá de en ocasiones el mismo haya estado como ausente. Y por desgracia Zidane tampoco sabe ver el potencial suyo y le obliga a jugar pegado a la banda ,donde su potencial pierde efecto,se echa de menos esas cabalgadas hasta el área rival dejando atrás a los rivales y sacando ese cañón que tiene en la pierna.

  4. Excelente y nada por aportar; todo ya expresado.
    Soy Garethista desde siempre y hasta cuando esté en el Madrid. Sólo mi afición por Cristiano ha trascendido su retirada del Club.
    Cuando juega Gareth siempre deseo verle un buen gol o una gran jugada. Al no darse siempre apelo al "quizá en la próxima"

  5. Por mucho que todos esos aficionados «mediatizados» no lo alcancen a comprender, Gareth Bale quedará para las crónicas futuras como el Puskas de nuestra generación...

    1. Esta claro que no has visto jugar a Puskas porque la comparación es absurda , ni jugaban en la misma posición, ni sus características son parecidas, ni su rendimiento se aproxima. Puskas fue un fuera de serie , Bale es un buen jugador.

      1. 100% de acuerdo. Es alucinante lo del frikismo de Bale en esta web. Bale es un gran jugador, pero ni de lejos parecido a puskas. Por favor, que puskas es un top 10 de la historia del fútbol y Bale no es ni top 1000 ...

        1. Nadie está hablando de sus características técnicas, tácticas, ni sus números, sino de su posición en el relato histórico del equipo liderado por CR7, que aquí hay que explicarlo todo...

  6. Lamentablemente, las injusticias que sufre el Madrid en Liga dan lugar para buena literatura como la de articulo, pero que se trata de pura ciencia ficción. "Como si el gatillo estuviese demasiado fuerte como para poder apretarlo todos los días", tener que sacarle al Barça 30 puntos para acabar proclamándote campeón el último día y por un punto es algo absurdo, que tanto jugadores como aficionados sabemos y asumimos. La retahíla de que es un equipo que compite en las grandes noches es absurda, compite siempre, pero no siempre en igualdad de condiciones. Por otra parte, un tanto desagradable el trato hacia Zidane en el artículo, se le restan méritos y se habla de una cuestión casi sentimental en su vuelta, no señor, es uno de los mejores técnicos del mundo en el mejor club de mundo, lástima que no saber a que huele su orín nos haya dejado sin una corte de aduladores que nos lo repita incansablemente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

Dice @JesusBengoechea que hay otro Tenerife en marcha.

¿A qué se refiere?

https://www.lagalerna.com/se-cuece-otro-tenerife/

Hoy es el cumpleaños de Francisco García Hernández 🎉

¡Felices 6⃣6⃣, Francisco!

Palmarés con el Real Madrid 👇

🏆🏆 Copa del Rey
🏆🏆 Ligas

La semana pasada, @monbr24 nos expuso un análisis de la situación del Real Madrid de baloncesto y la idoneidad de algunos jugadores para mejorar la plantilla.

https://www.lagalerna.com/analisis-de-la-temporada-real-madrid-de-baloncesto/

Si @mundodeportivo se asombra ante el hecho de que el Real Madrid lleve 19 jornadas sin penaltis en contra, ¿qué pensara del hecho de que el Barça acumulara 78 (más del cuádruple) durante el villarato?

Vía @lagalerna_

https://www.lagalerna.com/19-jornadas-sin-pitar-penalti-contra-real-madrid/

Escribe @fantantonio de forma magistral que jugar sin público elimina al rival apócrifo y más furibundo del Real Madrid.

Si quieres saber quién es ese rival, entra y deléitate:

https://www.lagalerna.com/el-silencio-de-espana-ayuda-al-madrid/

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram