La Galerna

El mercado del Real Madrid: ni Pogba ni Neymar

Ayer a las 12 de la madrugada se cerraba un mercado futbolístico que se ha hecho absolutamente insoportable para el aficionado madrididista. Un mercado que para el Real Madrid, además, ha sido larguísimo puesto que vivió sus primeros rumores ya en el mes de marzo ante la perspectiva de una temporada ya sin retos. El Real Madrid ha incorporado a Hazard, Mendy, Kubo, Jovic, Militao, James, de vuelta de la cesión, Areola (cedido) y Rodrygo, fichado ya la temporada pasada. Del equipo blanco han salido Llorente, Raúl de Tomás, Kovacic, Keylor Navas y por cesión Ceballos, Reguilón, Vallejo, Kubo, Mayoral y Odegaard.

De los fichajes parece indiscutible el acierto con Eden Hazard, un jugador llamado a liderar el Madrid desde su condición de ser considerado uno de los mejores jugadores del mundo. Kubo y Rodrygo, dada su juventud y potencial mostrado, también dan mucho margen a la esperanza. James Rodríguez es un jugador de un nivel indiscutible y la única duda que puede suscitar es la poca confianza que parecía tenerle Zidane al principio del verano. El que escribe donde más dudas encuentra es en el trío Militao, Mendy y Jovic, pese a la buena imagen mostrada por los dos últimos ante el Villarreal. El Real Madrid ha comprometido unos 160 millones en tres jugadores cuyas amortizaciones en años venideros estrecharán el amplio margen financiero con el que el Madrid contaba antes de iniciarse un mercado. Un periodo en el que ha invertido algo más de 300 millones si consideramos a Rodrygo como fichaje de esta temporada. Analizando las piezas con las que contaba el Real Madrid, el conjunto blanco necesitaría que Mendy sea mucho mejor que Reguilón, Militao que Hermoso (coste de 7,5 millones) y Jovic que Raúl de Tomás. De lo contrario, esos 160 millones invertidos supondrán un enorme coste de oportunidad no sólo en un mercado al que accedieron estrellas como De Jong, De Ligt, Ndombele, Griezmann o Neymar, sino también en mercados venideros dado el peso de las amortizaciones sobre la masa salarial.

En estos momentos el Real Madrid parece haber reforzado principalmente su unidad B, cuando la misma ya tenía un nivel bastante importante y podía ser reforzada por un mínimo coste con jugadores como Hermoso, Odegaard o Raúl de Tomás. Sin embargo, después de más de 300 millones invertidos, la base del equipo titular se ha mantenido y parece evidente que falta al menos un centrocampista, toda vez que han salido Ceballos y Llorente y el Madrid no quiso retener a Kovacic y Odegaard.

El comienzo de temporada no ha sido el deseado y eso ha impacientado a una parte importante de la afición que esperaba cambios más relevantes en su equipo. Durante todo el verano se ha mantenido la tensión en torno a la posibilidad del fichaje de Pogba, indisimuladamente pretendido por el técnico, y de Neymar, jugador que estaba en el escaparate pero que finalmente se ha desechado. El club y Zidane han parecido escudarse en que los mismos jugadores, con la imprescindible colaboración de Cristiano Ronaldo, batieron un récord asombroso a nivel europeo, pero, también es cierto, que son los mismos que naufragaron de manera estrepitosa el año pasado ya sin el portugués en sus filas. Racionalmente resulta difícil esperar resultados muy diferentes con una receta muy parecida, pero con el mercado ya cerrado hasta enero sólo cabe darle un margen de confianza a Zidane y al Club en el entendimiento de que su conocimiento para evaluar la plantilla es muy superior al del aficionado medio. En las anteriores ocasiones en las que el Real vivió dos temporadas en blanco, las consecuencias no tuvieron piedad con ninguno de los componentes de la nave blanca, ojalá no volvamos a experimentar los efectos los aficionados blancos. La esperanza, con el Madrid, es lo último que debe perderse.

Salir de la versión móvil