La Galerna

El hormigón armado de Zinedine Zidane

Levantar una obra de hormigón armado no es sencillo. Se requiere la mezcla adecuada, la temperatura adecuada, combinaciones de elementos como barras de hierro, mallas de acero, fibras de polipropileno... y, por supuesto, la capacitación necesaria.

En el caso del Real Madrid, hay varios elementos que se han demostrado indispensables para configurar una defensa de hormigón: Casemiro, Valverde, Mendy y los dos centrales, Varane y Ramos, más Courtois. Cuando uno de esos elementos falla, la defensa se rompe como contra el Celta. Del mismo modo que el hormigón, se vuelve más frágil y se rompe más fácilmente de lo normal.

El domingo pasó esto. La falta de Mendy y dos fallos de los centrales provocaron dos goles en contra que fueron capitales. El coste: dos importantes puntos y la sensación de que el Real Madrid volvía a mostrar la fragilidad de la temporada pasada.

Si algo ha logrado Zidane es fundamentar este equipo en una gran defensa, evitando encajar goles para compensar su falta. Durante años el equipo se construyó al revés: se basó en una magnífica capacidad ofensiva, liderada por Cristiano Ronaldo y secundada por Benzema o Bale. Con la ausencia del primero y la intermitente efectividad del último, Benzema no es suficiente para crear un Madrid ofensivamente imparable.

A falta de que los jóvenes brasileños exploten o se fiche a algún gran delantero, el Real Madrid sigue dependiendo de su defensa. Estoy convencido de que Zidane, como experto capataz, es consciente de esto. Seguramente decide arriesgar en momentos puntuales por necesidades tales como la motivación de la plantilla, las rotaciones, etc. Lo mismo que en una obra en la que se tienen que ahorrar costes.

Lo importante es que los pilares sean sólidos, es decir, que en los partidos importantes y a la hora de la verdad, Zidane sepa volver a hacer ese hormigón armado. Febrero y marzo son los meses de prueba definitiva con los partidos ante el City y el Barcelona. Ahí veremos si este Real Madrid tiene solidez para aguantar grandes terremotos o si todavía habrá que esperar una temporada más.

P.D. No tengo ninguna cualificación como ingeniero, arquitecto o profesional de la construcción. Ruego disculpen los errores técnicos que haya podido cometer.

Salir de la versión móvil