La Galerna

El caso James Rodríguez

Parece que el horizonte vuelve a dibujar la posibilidad de que un jugador del Real Madrid acabe vistiendo la camiseta rojiblanca del vecino de la ciudad. James Rodríguez es el nuevo objeto de deseo del equipo que no le vendería al Real Madrid ni una deuda propia. Recordemos que el primer jugador, en los últimos tiempos, en pasar a jugar en el Wanda fue Morata, colchonero de toda la vida aunque también de nuevo cuño. El aficionado madridista poco pudo oponerse a ese trasvase puesto que el paso previo por el Chelsea le hizo perder a los blancos el control de Álvaro. El siguiente caso fue el de Marcos Llorente. Esto ya escoció más, pero era un descarte de Zidane y el sobrino nieto del presidente de honor del Club. Hasta hace unos pocos días, parecía claro que James Rodríguez acabaría en el Nápoles, pero la racanería de De Laurentis ha hecho que el Atlético haya entrado en escena con el beneplácito de un James que quiere continuar su vida en Madrid.

El caso James Rodríguez crea sentimientos encontrados. El colombiano posee un talento sobrenatural. Posiblemente su zurda sea una de las tres mejores del mundo y en el Madrid demostró que en forma es uno de los mejores jugadores que existen. Facilitarle su acceso al Atlético, que en las dos últimas temporadas ha superado al Real Madrid en liga, parece una idea arriesgada. Bien es cierto que Zidane no cuenta con James y tampoco el Bayern ha pujado por sus derechos después de dos años de bastante irregularidad en Baviera, pero es James y tiene sólo veintiocho años. El síndrome de Eto'o está todavía muy vivo en la memoria colectiva madridista.

la zurda de james es una de las tres mejores del mundo

Tengo claro que, a igualdad de ofertas, James debería ser traspasado al Nápoles, aunque si la mejor oferta es la colchonera, el miedo o la rivalidad no deben ir en detrimento de las arcas del club. En realidad me encantaría que James disfrutase de una nueva oportunidad en el Real Madrid de Zidane. Su capacidad de producir goles es difícil de encontrar en un mercado inflacionado de precios y estrecho de calidad diferencial. No obstante, esta última alternativa no parece ser una opción real pese a que me consta que James estaba dispuesto a volver al Madrid a pelear un puesto partiendo de la suplencia.

Por tanto, parece claro que el Real Madrid tendrá que elegir. Las últimas noticias sobre la cercanía del acuerdo con el Atlético podrían ser un aviso dirigido a Nápoles para que capten que no son el único postor por el colombiano. El interés del Atlético también debe hacer recapacitar al madridista acerca de la plantilla de la que ha podido disfrutar. Varios de sus descartes pueden formar la base de un equipo que pretende disputarle todos los títulos al Real Madrid. Casi nada.

Salir de la versión móvil