La Galerna

El discreto encanto del 5

Buenos días, queridos galernautas. Qué espectáculo, ¿no? Os lo deberíamos quizá contar nosotros a vosotros porque para eso nos pagáis (¿?), pero en estos momentos lo que de verdad nos pide el cuerpo es cotejar las sensaciones de jubilosa perplejidad. ¿Fue tan soberbio como lo vimos? ¿Lo disfrutasteis tanto como nosotros? ¿Estábamos demasiado deseosos de cantar una victoria por aplastamiento del rival, o verdaderamente fue memorable?

Algo nos dice que la mayoría de vosotros asiente ante estas preguntas, amigos. No hay nada como un partido así del Real Madrid. Nada. ¿Qué podría haber hecho este encuentro mejor de lo que fue, más disfrutable de lo que resultó? ¿Acaso cambiar el color de la camiseta del rival y la magnitud de las características del choque (Final de Champions y no simple jornada liguera, por ejemplo, pero todo sin cambiar un ápice el juego del Madrid)? Acaso. Poco más. Qué espectáculo.

There´s no business like show business.

Sí, queridos. Como 5 soles. Enorme el Real Madrid, y por supuesto hay que agradecer el señorío del Sevilla rindiendo tributo sobre el césped a los 5 (5) Balones de Oro cosechados por Cristiano, quien antes del comienzo del choque tuvo su merecido homenaje. Qué bonito es el número 5, Cristóbal Soria y otras hierbas del más rancio antimadridismo encarnado a orillas del Guadalquivir.

Lo sentimos, no deberíamos pensar en el rival. Deberíamos simplemente extasiarnos, camino del Mundialito, con las cabalgadas sublimes de Achraf; la eficiencia de Vallejo; la sobriedad imponente de Nacho; el trazo milimétrico de Kroos; la amenaza a destajo de Lucas V; la gloria recuperada de Lukita; el gambeteo callejero de Asensio; y por supuesto la máquina de matar que se rindió tributo a sí mismo con dos muescas más en el revólver. Cristiano no sabe conformarse con ser protagonista solo antes del partido. Su religión (el avasalle) se lo impide.

"5 goles y felices al Mundialito", proclama Ouija Daily, que a veces hace como si se alegrara de que gane el Madrid. En un pequeño recuadro inferior, tanto As como Marca, si os fijáis, se hacen eco de la entrevista que ha concedido Villar en El Español. Falta por publicarse la segunda entrega, pero lo que sabemos de momento, gracias a la primera parte de la entrevista, es que el mundo ha sido terriblemente ingrato con el bueno de Ángel Mari, que le han tratado muy mal, "como a un leproso", dice, a él, que no ha hecho más que trabajar de sol a sol por el bien del fúpbol español, a él, que desvió lo justo y con la vista la trayectoria del gol de Iniesta en Sudáfrica. Pobre Ángel Mari. Qué desagradecidos hemos sido con él. Del contenido revelado por las escuchas de Soulé de momento no sabemos qué opina. Esperamos a la segunda entrega.

Hay periódicos catalanes que hablan del Barça. No queréis perdéroslos, ya os lo decimos nosotros.

Hala Madrid y a por el Mundial.

Salir de la versión móvil