La Galerna

De Burgos Bengoetxea en el Real Madrid - Celta de Vigo

Arbitró Ricardo de Burgos Bengoetxea del colegio vasco.

La primera amarilla llegó muy pronto, cuando a los 9 minutos Brais agarró levemente en una carrera a Asensio. Una tarjeta excesiva. Sin embargo, sí debieron verla en los minutos posteriores Tapia y Murillo por dos entradas duras por detrás a Asensio y Benzema respectivamente. De Burgos no lo considero tal. En el minuto 28, los visitantes reclamaron mano de Mendy en un córner, pero el francés tenía el brazo a la espalda. Nada punible. Antes de terminar los 45 minutos iniciales, el colegiado vasco volvió a echarse la mano al bolsillo para mostrar amarilla a Asensio por una patada a Aspas y, esta vez sí, al peruano Tapia por una entrada dura a Modric.

En la segunda mitad no hubo jugadas polémicas en las áreas y sólo existieron noticias en lo disciplinario. Nacho se llevó una amarilla por cortar un avance peligroso de Aspas y Casemiro otra por un rodillazo en un salto a Mina. La del brasileño pudo pasarla por alto. Además, Carvajal, antes de ser sustituido vio la amonestación por perder tiempo. En los últimos instantes del encuentro Mina mereció una por un pisotón a Ødegaard.

De Burgos Bengoetxea estuvo DISCRETO.

 

Fotografías: Getty Images.

Salir de la versión móvil