Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Barça y desobediencia civil

Barça y desobediencia civil

Escrito por: Pepe Kollins19 octubre, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

La desobediencia civil es un concepto muy presente estos días a raíz de los acontecimientos que se están produciendo en Cataluña. Una circunstancia que, aunque pueda resultar sorprendente, está muy influenciada, en el caso referido, por el fútbol.

La desobediencia civil consiste en el acto de desacatar una norma de la que se tiene obligación de cumplimiento por estar investida de autoridad, en pocas palabras: en desobedecer. Es un movimiento con una larga tradición histórica, tanto desde un plano teórico, como el ensayo Desobediencia civil (1849) de Henry David Thoreau, a práctico, como las corrientes impulsadas por Mahatma Gandhi o Martin Luther King.

Los que llevan a cabo un acto de desobediencia civil son conscientes de estar subvirtiendo un marco normativo. Saben que hacen algo que no está permitido, pero asumen sus consecuencias. No se enfrentan o resisten con violencia a la autoridad a la que retan. Por eso este tipo de movimientos están relacionados con el pacifismo. Lo importante es dar visibilidad a la desobediencia, porque al tratarse – a su juicio - de una injusticia manifiesta en última instancia consideran que el castigo o represión se girará en contra de quienes lo perpetran.

Los que llevan a cabo un acto de desobediencia civil son conscientes de estar subvirtiendo un marco normativo. Saben que hacen algo que no está permitido, pero asumen sus consecuencias

Hay, por tanto, una lucha entre legalidad y legitimidad. Cuando lo ilegal termina por manifestarse a ojos de la opinión pública como legítimo se impone a lo legal. Obviamente, la legitimidad ha de ser muy evidente en tanto que es un hecho subjetivo cosa que no sucede con la norma, que está codificada. Por ello la base de esta estrategia se fundamenta en la extensión y consolidación de un marco mental a su favor. En la medida en que la mayoría comienza a percibir los hechos en esa dirección se consigue doblegar lo dictado por la ley.

Pero la conformación de un marco mental social no tiene que ver tanto con circunstancias concretas como en la definición de un plano de contrarios: lo justo/lo injusto, lo bueno/lo malo, los buenos/los malos. Y es ahí donde retomo el hilo del fútbol.

Podemos encontrar pocos casos de conformación de un marco mental tan claros como el del F.C Barcelona, si bien con una peculiaridad  que lo difiere de los mencionados anteriormente.  La labor titánica de esta entidad, a lo largo de la historia, no ha sido tanto la de la consecución de un estimable palmarés – que también – como el calado de un imaginario determinado en el seno de su sociedad: una entidad que se proclama “más que un club”, erigiéndose en representante de todo un pueblo, frente a una institución que, desde ese mismo prisma, representa la opresión, el Real Madrid, paradigma del estado.

La elaboración y perpetuación de un relato como este no es algo que se construya de un día para otro. Ha sido un goteo incesante a lo largo de muchísimas décadas y generaciones, hasta el punto de que esos conceptos, de quiénes son los buenos y quiénes los malos, ya forman parte de la conciencia de millones de personas. Da igual que expliques, razones y documentes los hechos históricos certificando que no fueron y no son así. La dualidad ya está creada. Habrá quien repare en que este discurso excede el contexto deportivo e, incluso, que es mucho anterior, data de siglos. Es cierto. Pero, en este sentido, pocos factores tienen tanta influencia en la sociedad catalana actual como el inducido por el F.C. Barcelona. Es evidente que muchos clubs de fútbol, por no decir casi todos, constituyen un reducto de identidad asociado a lo local, estableciendo una distinción con el resto, pero en ninguno se segrega tanto el nosotros y el ellos como en Can Barça.

Tanto ha sido y es así, que, con el tiempo, de tanto persistir, no solo se ha establecido la diferencia, sino que se ha asumido una impronta de superioridad. Ya no se trata solamente del establecimiento del nosotros y el ellos, de los buenos y los malos (en tanto que unos sufren la injusticia y otros la ejercen) sino que se ha desembocado en el relato legendario: la defensa de la democracia y la libertad de expresión (aunque sea por medio de los pitos a un himno o por pancartas que difaman a todo un país), el “modelo” de fútbol ideal (el tiki-taka), la política deportiva de cantera (aunque gasten más que nadie en fichajes), la Unicef en la camiseta (aunque luego vendan su alma a Qatar). Enfrente, la institución dirigida por un oligarca del club Bilderberg, la indecencia del fútbol resultadista, la intolerancia del fichaje a golpe de talonario, el dedo en el ojo. La modernidad ante la caspa. Los elegidos frente a los que roban.

¿Quién no distingue en la sobreactuación de Pep Guardiola el aura de un mesías salvador? ¿Quién no percibe en los discursos de Xavi, desde el desierto, la autoridad del que difunde la fe verdadera?

Y es justamente cuando se llega a este estadio de sobredosis de legitimidad, a golpe de relato épico ficcionado, cuando las personas afectadas dan un paso que les diferencia por completo de aquellos ejemplos de desobediencia civil que he citado al principio. Cuando uno cree no solo que tiene la razón, sino que además es mejor, no siente ninguna necesidad de tener que asumir las consecuencias de la norma. Simplemente se pasa por encima de ella porque son los elegidos. Ni tan siquiera hay conciencia de vulneración de la legalidad. Es legal porque nosotros somos los buenos y por tanto no cabe castigo.  Hemos llegado a otro estadio de marco mental: yo hago lo que me sale de las narices porque así lo valgo.

Cuando uno siente no solo que tiene razón, sino que además es mejor, no siente ninguna necesidad de tener que asumir las consecuencias de la norma. Simplemente se pasa por encima de ella porque son los elegidos.

Lo hemos visto infinidad de veces en los últimos años en que se ha acentuado esta conciencia, sobre todo a raíz del periodo Guardiola cuando ese supremacismo, que lo fue futbolístico a todas luces, dio el salto a lo moral. Precisamente fue Guardiola, como capitán del equipo, el que informó a Manuel Diaz Vega de que no iban a disputar el partido de Copa del Rey frente al Atlético de Madrid. No tuvieron castigo. Fue Guardiola, pero esta vez como entrenador, el responsable de que el equipo llegara tarde a Pamplona para la disputa de la jornada de Liga. No tuvieron castigo. Como no ha tenido castigo negociar con Griezmann, la estrella del equipo contra el que estaban disputando la Liga y con contrato en vigor (bueno sí, 300 euros). Como no sufren tampoco ninguna consecuencia por las recurrentes exposiciones de ofensivas pancartas políticas desde hace años. Ellos son distintos al resto y si quieren comenzar un encuentro a las 00:05h de la madrugada, pues lo hacen del mismo modo que toman un aeropuerto internacional. Así lo valen y punto.

Incluso, las pocas veces que ha habido penalización, curiosamente desde instancias internacionales, como en el caso de los fichajes de menores, la institución ha reaccionado encarándose al órgano sancionador: “La cantera no se toca”, le advertían a la UEFA, en una gigantesca pancarta tras ser condenados. No dejaron de exhibir banderas independentistas, aunque este mismo organismo se lo prohibió. Al revés, lo hicieron en mayor medida, pues la causa estaba por encima de lo que dictaba la autoridad deportiva. Tras muchos recursos, la UEFA cedió. Después de más de dos años sin ser sancionados con un penalti en contra en Liga, cuando se produjo de nuevo esta circunstancia reaccionaron denunciando la opresión de Madrid.

Es la forja de un marco mental que va mucho más allá del establecimiento de un nosotros y un ellos, que define la superioridad de una identidad sobre las demás - en este caso deportiva o al menos de inicio -, y en virtud de ello la legitimidad para no cumplir la norma, para hacer lo que les da la gana, incluso, llegados a casos extremos, directamente agredir a los rivales. Si a Roberto Carlos le abren la cabeza de un mecherazo o Luis Figo es objeto de una lluvia de cientos de objetos -entre ellos monedas, tuercas y tornillos metálicos, bolas de billar, botellas de vidrio (¿les recuerda a algo reciente esta relación?) o el famoso cochinillo -, pues se acepta y punto porque, a fin de cuentas, son el brasileño y el portugués los que están provocando cual antidisturbio de la policía nacional dispuesto a sacar un córner desde Vía Laietana, en el caso de Figo un mosso con la agravante de traidor. Ni que decir que esas agresiones no tuvieron castigo.

Es la forja de un marco mental que va mucho más allá del establecimiento de un nosotros y un ellos, que define la superioridad de una identidad - en este caso deportiva o al menos de inicio -, sobre las demás y en virtud de ello la legitimidad para no cumplir la norma

La agresión desmedida siempre es la que se ejerce sobre ellos y curiosamente por parte de quien ostenta la autoridad. Cuando la agresión la ejercen ellos – y no a modo de multa o sanción sino de ofensa o agresión física - siempre hay una justificación. Me parece evidente que esta sensación de impunidad para subvertir cualquier norma u orden, del ombliguismo del que se cree por encima de los otros, del sentirse legitimado para mirar desafiante a los ojos de los que mandan, del hacerse el oprimido pese a formar parte de una élite que lo gana casi todo, de disculpa de la agresión con la excusa de una presunta provocación, hechos constatables durante tantísimo tiempo, subyace en muchos comportamientos que luego han tenido su translación en otros escenarios, como desgraciadamente se ha visto.

Pero no quiero terminar este texto sin precisar que los responsables de que se haya larvado esta conciencia no han sido los barcelonistas de a pie sino aquellos que desde directivas, federaciones o instituciones deportivas, pero sobre todo desde los medios de comunicación- y no solo de Barcelona sino especialmente del resto de España – han promocionado, protegido y hasta blanqueado estas conductas. Esa es vuestra obra.

 

 

 

Pepe Kollins
Redactor jefe de La Galerna @pepekollins

25 comentarios en: Barça y desobediencia civil

  1. No es que se consideren superiores solo moralmente, es que se creen en posesión de la verdad, de la razón y de la legitimidad, y como bien dice el autor, trasladan esa superioridad moral e intelectual, su falsa legitimidad, a todos los campos. Las frases de Torra diciendo que "no aceptaremos una sentencia que no sea la absolución" tienen el mismo tono que las proclamas de Guardiola sobre cualquier tema: "no voy a admitir lecciones de nadie, ni sanciones de ningún tipo, porque estoy imbuido de la razón, porque yo lo valgo, porque la tengo y porque soy más listo, culto y guapo que tú". ¿No aceptaremos?, decía Torra, tendrás que aceptar una sentencia, del mismo modo que el Barça tendría que aceptar la pérdida del partido de Pamplona por llegar tarde, o el cierre del estadio tras el vergonzoso capítulo del cochinillo. Son iguales, en su modo de sentir, de hablar, de sentar cátedra, en la desobediencia y sobre todo en su victimismo.

    1. Es Mas fácil que pringue Torra, no siendo exactamente lo que se dice fácil, que lo haga el farça. No hay nada tan sagrado en Cataluña como la secta nazional-culerista. Y, efectivamente, muy responsables-culpables de haber llegado a esta situación son personas e instituciones , en teoría, plenamente integradas e integrantes del Estado español. Lo cual tiene cojones...

  2. En mi percepción, el mejor de los artículos ( en modo serio-moderadamente irónico ) que he leído jamás ; no solo en la Galerna ( élite , por su excelencia, de los medios de comunicación de deportes ), sino en cualquier sitio.

    Excelente, clarividente, genial. Espero, Pepe Kollins, que los elogios no se le suban a la cabeza. Aunque sean merecidos.

  3. Todo esto viene del mirar para otro lado por parte de todo el mundo prensa tv políticos y consentir sus caprichos y mentiras e incluso de aficionados del resto del país que son culés justifican estas barbaridades motivadas por su fanatismo cuando todos sabemos lo que son...mentirosos manipuladores y mafiosos y li estamos comprobando estos días, tíos que se tiran encima de un furgón policial y dicen que los querían atropellar asi son esta gente fanática con el coco comido y como desde todas las instituciones se lo han permitido pues de esos barros estos lodos ....cómplices: la cobardía del resto de personas instituciones,federaciones,ministerios, prensa están en tidus sitios...los roures cebrián etc, y sus lacayos segurolas maldinis castaños carreños y un largo etc

  4. La denuncia de la complicidad de los medios nacionales por el enfrentamiento buenos-malos es muy acertada, no hay más que ver el anuncio del clásico en el plus, en el que era la casa Lannister (nosotros) contra los Stark (el VARsa). Pero eso nadie más lo dice, y las palabras se pierden en el tiempo. Ha faltado la alineación indebida de Chumi, y el día y medio más de descanso en la vuelta de copa

  5. Quién siembra vientos recoge tempestades. Hice éste comentario con algunas cosas más en un artículo sobre Pep y Xavi y me lo censurásteis. Y digo yo...que más da vientos, tempestades,barros y lodos, si para el caso es lo mismo.
    Enhorabuena por el artículo de todas formas
    Saludos

  6. Los barcelonistas de a pie, especialmente los del resto de España, sí que tienen culpa. No puedo entender como son seguidores de un equipo alineado con el separatismo catalán desde hace décadas.

  7. Felicidades por este artículo, señor Pepe Kollins. Ha retratado de manera genial la realidad, no solo del club Barcelona, sino también de la secta independentista.

  8. Ante todo felicitarle por este fantástico articulo, no puedo estar más de acuerdo con usted en todos sus puntos.
    Y los que puedan pensar que esto es de unos años para acá están equivocados, para ellos esto es un modo de funcionar en todo; victimismo, deformación de la realidad para que cuadre con lo que ellos dicen, les da igual, son como la tortura de la gota en la cabeza, sus ideas al final crean un resquicio por donde pasar y cuando pasa esa idea es imparable como no tengas otra información en tu cabeza, y lo mas cojonudo es que cuando piensas en cómo se forja esa idea te das cuenta que es una mentira o una deformación de la realidad, pero ya da igual.
    Hay un periodista, Walter García, que explica todo esto de Madrid y Barsa a las mil maravillas en su programa, para quien no le conozca este hombre es del atlético y del Racing obviamente antimadridista, pero reconozco que en este video no se anda con medias tintas y explica cómo funciona la prensa deportiva, se lo oí comentar a Richard Dees.
    Es un poco largo pero es definitivo.
    https://www.youtube.com/watch?v=nCo6NJpqLv8.
    Son auténticos fanáticos.

  9. Descripción magnífica....aplica tanto al Barcelona como a su álter ego el independentismo. Y como dices su trabajo ha sido importante pero la colaboración de prensa y Estado español indispensables, en un caso por puro antimadridismo y en el otro por cainismo o bienquedismo politico

  10. Y llegado el punto de insurrección de las masas de la parte política del sistema... Usan al tonto de siempre para calmarlas como sacrificio a los dioses... No les podemos entregar el Estado, pero si una Liga de fútbol para calmarlos... En esto se explica el var de ayer... Parecía incluso que los del Mallorca lo sabían... Hicieron penalty en cada falta o córner más o menos claro

  11. Dejemos de una vez de rendirnos y aceptar su propio lenguaje. En Cataluña no hay independentismo. Hay SECESIONISMO. Cataluña, nunca en la Historia ha sido una nación, ¿cómo iba a ser independiente?

    1. Buenas tardes, dice usted una mentira Cataluña nunca ha sido independiente, no es cierto los condados catalanes fueron independientes durante 200 años a la disolución del imperio Carolingio, y dice una verdad nunca han sido nación, hasta la constitución de 1978 que les reconoce la condición de nacionalidad, y la aprobación de su estatuto que recoge que son una nación en una disposición no tumbada por el Constitucional, a mí personalmente me da igual pero ¿Que gana usted desinformando?

  12. Buenas tardes, na hay más evidencia de que usted D. Pepe no me lee, o si me lee , mejor me callo, se lo explique en un artículo hace unos días, fue un club racista, pequeño burgués y franquista como atestigua su práxis política, es de lógica o te adaptabas al entorno o desaparecias, esto el Varcelona, lo hace de maravilla, recalificaciones, préstamos a fondo perdido, favoritismo a la hora de fichar a Kubala, etc.... en 1978 dan un golpe de timón y pasan a ser un club racista, pequeño burgués y nacionalista catalán, se alejan del régimen y de la fuerzas dominantes salidas del plan de estabilización de 1957, (golpe de Estado incruento dentro del franquismo), de cuyos intereses es fiel guardian y escudero la Constitución actual, en cambio nosotros o no hemos sabido o no hemos querido cambiar, nos hemos quedado colgados del palo de la bandera, sin poder, ni saber articular un relato alternativo, además con una directiva y una presidencia plenamente identificada con los intereses y la clase social ganadora del plan de Estabilización de 1957, ademas de otras cosas que ahora no vienen a cuento. Tenemos lo que nos merecemos

  13. No había leído este artículo porque me estaba hartando un poco de la política en este medio. Hoy lo he leído y me parece magnífico.
    Y me lo parece como definición de un sentimiento al que veo que (algunos de) mis amigos catalanes están ciegos.
    Porque veo algunas de las cosas que comparten, y en esto el nacionalismo catalán y el culerismo son idénticos cual dos gotas de agua, y me asombro de lo ciegos que son a darse cuenta del sentimiento de superioridad moral que destilan.
    Es como si alguien dijera "mis mayores defectos son el perfeccionismo en el trabajo y un exceso de humildad. Y mi mayor virtud la atención que le presto a las personas inferiores a mí." Lo curioso es que pueden ser personas que, en otros aspectos, muestran una inteligencia (incluso emocional) evidente y clara.
    De nuevo, gracias por tu artículo desde la óptica de un catalán madridista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

#Portanálisis 🗞 | No sabemos qué cenarían en en encuentro navideño de la plantilla.

📌 ¿Creéis que #ElClásico se aplazará otra vez? 🤔 No está claro que se vayan a dar las condiciones de seguridad necesarias...

✍🏻 Cochinillo 2: no, gracias

👉🏻👉🏻👉🏻 https://bit.ly/38gEaAT

2

Buenos días, Galernautas!

¿Podrías definir con una sola palabra a José María Gutiérrez Hernández, más conocido como GUTI? 🎩✨

¿Podía el antimadridismo resultar todavía más ridículo? Por lo visto sí.

✍️La campaña de la prensa en favor de Luka Doncic por @PepeKollins

https://www.lagalerna.com/la-campana-de-la-prensa-en-favor-de-luka-doncic/

#UnJugadorUnaCanción🎵| 5⃣ Quinta entrega con
@raphaelvarane

📌¿Con qué grupo y canción se relacionará a Raphaël Varane? 👨🏻‍🎤🤘🏻

✍️🏻Un jugador, una canción: Varane por @TAFKANanook

https://www.lagalerna.com/un-jugador-una-cancion-varane/

Zidane intenta replicar la fórmula exitosa de 2017 con dos equipos aptos para competir. ¿En qué situación se encuentra la unidad B?

✍️Zidane amplia su onZe por @lumbrerascar

https://www.lagalerna.com/zidane-amplia-su-onze/

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram