Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
祝贺, atléticos

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

祝贺, atléticos

Escrito por: La Galerna16 septiembre, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. ¿Cómo se inaugura un estadio? Si se puede, con un rey que lance la imaginaria botella contra el casco de la imaginaria embarcación, y no es tan descabellada la metáfora. Al fin y al cabo, un estadio donde comienza a jugarse un liga (presumiblemente y si todo va bien, la primera de muchas) no es tan distinto a un barco, un barco gigante -acaso un portaviones- que comienza su singladura. Tenemos portaviones, tenemos rey y tenemos de todo. Que comience la función.

Sí, amigos. Nuestros vecinos del otro lado del río bautizan hoy (y es bautismo de fuego, como no podía ser de otro modo estando el Cholo de por medio) su nuevo hogar, que es a decir de todo el mundo un estadio imponente y dotado de todas las comodidades necesarias. ¿Qué podemos hacer nosotros sino felicitarles con toda la cordialidad y sin la menor ironía, deseándoles todo lo mejor, es decir, lo que seguramente querrán sus propietarios, es decir, que el estadio siga en pie durante décadas y décadas dando a los feligreses que acudan al templo exactamente lo mismo que les dio el legendario Calderón? Exactamente lo mismo. Lo firmaríamos todos, sin duda también los orgullosos amigos atléticos.

Y es que el futuro será el que sea, estimados galernautas, pero la historia no puede cambiarse. ¿O acaso sí? En la película de 1980 El final de la cuenta atrás, protagonizada por un memorable Kirk Douglas, un portaviones viaja al pasado por efecto de una tormenta magnética y aparece en 1941 cerca de Hawai y en la víspera del ataque nipón a Pearl Harbour. Dotado de los aviones más punteros en los ochenta y de la tecnología más avanzada, el coloso se encuentra en condiciones de neutralizar dicho ataque, cambiando así el curso de la historia. Hay quien desea que este flamante portaviones pueda asimismo trasladarse hacia atrás en la línea del tiempo para aparecer, verbigracia, en Lisboa la víspera del 24 de mayo de 2014 y a ver qué se puede hacer con la tecnología actual, pero no parece que la magia de un día tan destacado pueda llegar tan lejos. El acceso al 28 del mismo mes de 2016 se antoja más complicado todavía por cuanto el acceso a Milan por mar es más dificultoso, lo que añadiría obstáculos geográficos al ya de por sí denodado reto temporal. Pero eso qué importa. La historia es la que es, el orgullo colchonero prevalece ante ella y hay que mirar al futuro.

No habrá en esta jubilosa inauguración viaje en el tiempo, o no en principio, pero sí habrá fútbol y habrá rey. El monarca Felipe VI, cuya adscripción emocional al Atleti no es pública pero sí notoria (como lo fue siempre la orientación sexual de Freddie Mercury, por ejemplo), ejercerá de maestro de ceremonias. Las fanfarrias están aseguradas y no así el fútbol, estando como está por medio el equipo del pueblo, pero tal incertidumbre forma parte también de la idiosincrasia india, que afronta sus semanales visitas al dentista con una entereza que del viejo Calderón será exportada sin problema al Wanda. Porque esto no lo habíamos dicho todavía, pero el nuevo estadio se llama así: Wanda. En la película Un pez llamado Ídem, no menos ochentera, la escultural Jamie Lee Curtis se excitaba cuando escuchaba hablar ruso, de igual modo que la fiel afición colchonera se excita ahora escuchando habla mandarín. 祝贺, amigos atléticos, os lo decimos de corazón y más allá de sanas bromas que por fuerza seguirán sazonando nuestra particular relación vecinal juguéis en el Calderón, en el Wanda Metropolitano o en el fin del mundo. Porque allí, si es preciso, iremos a visitaros para seguir siendo vuestra más entrañable pesadilla.

El Wanda Metropolitano es ya, de hecho, nuestro segundo estadio favorito. Disfrutadlo, de verdad.

Os dejamos las portadas catalanas para que disfrutéis con el Barça, que por lo visto ya ha ganado la Liga. Esta ya se nos escapa tanto a nosotros como a nosotros, queridos atléticos. Hermanémonos en el acto de llorarla.

Feliz sábado.

3 comentarios en: 祝贺, atléticos