Velasco: “James sabe que en el Madrid puede alcanzar la gloria”

0

 

Me cito con Quique Velasco en una de tantas franquicias de una de las cafeterías más populares y se presenta -para mi sorpresa y agrado- con su hijo Marco, quien enseguida demuestra tener para una entrevista él solo. Tal vez algún día se la hagamos. “Para elegir un favorito, me debato entre Cristiano y Sergio Ramos, pero es que es muy difícil elegir”, dice el chaval, que ya da cuenta de unas tortitas. “El Madrid tiene no solo un equipo espectacular sino una gran plantilla. Cualquiera que salga desde el banquillo lo hará muy bien”. El padre sonríe con orgullo y no es para menos: parafraseando a Fofó, no hay nada más lindo que la familia unida por el madridismo. He coincidido con Velasco en las tertulias de RMTV y hay una relación muy cordial, de modo que las ideas -ahora ya emitidas por el padre- fluyen con naturalidad. 

 P: Empecemos hablando un poco de tu carrera en el Madrid. Tú te formas en el Castilla, y se te reconoce como jugador del primer equipo en la temporada 92/93, aunque no llegas a jugar. ¿Cómo fue esto?

R: Yo estaba en el Castilla y le gustaba a Beenhakker, que en su segunda etapa en el Madrid (en sustitución de Antic) entrenó la segunda mitad de la temporada 91/92. Beenhakker quería contar conmigo para el año siguiente, pero el primer desastre de Tenerife hizo que Leo no siguiese como técnico. El que vino en verano fue Floro, que nunca me tuvo muy en cuenta. En la 92/93 hago la pretemporada con el primer equipo pero Floro me baja otra vez al Castilla.

P: Con lo cual tú no viviste como miembro de la primera plantilla ni el primer ni el segundo Tenerife. Esa suerte que tuviste.

R: No, el segundo Tenerife lo viví cuando ya había terminado la temporada para el Castilla.  Estaba en una fiesta de cumpleaños con unos amigos, imagina el rebote que me agarré viéndolo en la tele. El caso es que yo en Liga con el Madrid debuto en la 93/94 pero cuando ya han echado a Floro, ya de la mano de Del Bosque, que le sustituye en medio de la temporada. Recuerdo muy bien cuando echaron a Floro. Yo estaba concentrado con la sub-21 cuando salió a la luz su famosa bronca en el vestuario en el descanso de aquel partido en Lleida. El caso es que cuando vuelvo de la selección ya han rescindido el contrato de Floro y Del Bosque está al mando. Él me incorpora al primer equipo nada más llegar. Me pone contra el Rayo y ganamos 5-2, es mi debut liguero.

P: Con Del Bosque juegas mucho. Eras el lateral derecho titular.

R: Sí, esa temporada, desde que Del Bosque coge el equipo, juego todos los partidos de titular menos el día en Bilbao que soy reserva y salgo en la segunda y el día del Barça en el Bernabéu, que perdimos 0-1 con gol de Guillermo Amor. Yo estaba en el banquillo. Debuto también en Copa de la UEFA contra el PSG en París. Me hicieron un penalti que no pitaron, por cierto. Al final de esa temporada, el club ficha a Valdano como técnico y este a Quique Sánchez Flores como lateral derecho, lo que hace que yo me vaya al Spórting.

P: O sea, que te vas porque llega Quique.

R: Sí, a mí me cerraban el paso Quique y el propio Chendo, que seguía en la plantilla. Por eso me voy al Spórting, entrenado por entonces por otro exmadridista como García Remón.

P: Y en el Spórting te conviertes en el más tremendo ejemplo de la maldición del ex que asola al Madrid. Todos los ex nos marcan, pero lo tuyo es de traca. En Gijón nos gana el Spórting 1-0 con gol de Velasco. Y en el Bernabéu nos gana el Spórting 0-1 con gol ¿de quién? De Velasco.

 R: Pues sí. Soy defensa y en primera he metido solo cinco goles. Dos fueron al Madrid, el club que me formó y el club de mi corazón, porque yo soy muy madridista.

En Primera metí 5 goles, 2 de ellos al Madrid, el equipo de mi corazón

P: Si alguien no cree en la maldición del ex, basta con ponerte a ti como ejemplo (Risas).

R: Sí, porque es que además esos dos goles supusieron sendas victorias del Spórting contra el Madrid. 1-0 primero en el Molinón, y luego 0-1 en el Bernabéu. El del Molinón se lo metí a Buyo y el del Bernabéu a Cañizares. Sí, es un dato muy curioso.

P: ¿Celebraste esos goles?

R: Es que en esa época no se llevaba lo de no celebrarlo. No era un gesto que nadie hubiera llevado a cabo. Además, yo marcaba muy pocos goles porque era defensa, cómo no los iba a celebrar… Por añadidura, significaron victorias muy importantes para mi equipo, que estaba muy necesitado de puntos. Pero eso no me hace menos madridista, cosa que soy de corazón.

P: ¿Te ha regañado alguien alguna vez por haberlos celebrado?

R: No, qué va. Es que es comprensible, ¿no? En el partido del Molinón, mi gol supuso una victoria realmente agónica y tuvo mucha carga emocional además. Ten en cuenta que el Madrid nos había tirado veintitantos córners, y el tanto llega en el minuto 38 de la segunda parte.

P: Cuando uno que ha estado en el Madrid le mete un gol al Madrid, ¿es una especie de reivindicación? ¿Una suerte de “eso os pasa por haberme dejado ir”? 

P: Mi sueño siempre fue jugar en el Madrid, que (insisto) es mi equipo y será el de mis hijos y mis nietos. Es verdad que cuando juegas contra tu ex equipo te motivas más y juegas de otra manera porque tienes ganas de demostrar que eras un jugador válido para cumplir el que era tu sueño: jugar en el Madrid.

P: ¿El gol del 0-1 en el Bernabéu también fue hacia el final del partido?

R: No, en este caso fue en el primer tiempo, aunque de factura similar. Es un pase largo de Hugo Pérez al espacio, Roberto Carlos se había incorporado y le cojo la espalda…

P: Le coges la espalda a Roberto Carlos, nada menos…

R: (Risas). Sí. Me sale Alkorta al cruce y al palo cruzado, le da a Alkorta en la pierna, bota porque estaba mojado y para dentro. En la segunda parte también sufrimos mucho, pero aguantamos y al final nos llevamos el partido.

P: En los últimos años de tu carrera hay un breve nuevo paso por el Castilla, después al Salamanca y acabas con 33 años, a nivel profesional, en el Numancia.

R: Así es, si bien luego jugué en el Pinto, en el Rayo Majadahonda, en el San Sebastián de los Reyes… Hasta los 37.

P: Con el Numancia vuelves a jugar contra el Madrid pero ahí ya tienes el detalle de no meternos gol. (Risas).

R: No. Empatamos a 1 en los Pajaritos y perdimos 1-0 en Madrid con gol de Beckham. Yo era uno de los capitanes pero contra el Madrid no llevé el brazalete, solo contra el Barça.

P: Tú ascendiste al Numancia.

P: Sí, y pasamos un año en Primera. Imborrable.

 P: Cuando definitivamente te retiras, ¿ya enseguida empiezas a entrenar con niños, o hay unos años de tránsito?

R: Allí hay unos años en los que trabajé vendiendo coches y como conductor de autobuses en Alsa. Una vez que te retiras, sabes que empiezas de cero. Oposité al Ayuntamiento de Madrid, trabajé de comercial, fui socorrista… Pero mientras tanto me iba sacando el carnet para poder entrenar a niños. Rafa García Cortés, director de la Fundación, fue el que me abrió las puertas para trabajar con los niños, y ya llevo unos años. Empecé en 2008/2009 y hasta hoy.

P: Cuéntanos en qué consiste tu trabajo en escuelas de fútbol de la Fundación del Madrid.

R: La Fundación tiene escuelas distribuidas en todo Madrid, Segovia, Guadalajara… El propósito de lo que hacemos es más educativo que competitivo, en lo que insistimos es en los valores sociales. Que se relacionen entre ellos, con valores, educación, respeto, que trabajen en equipo… Hay escuelas para niños especiales, chavales con mala integración social, con padres o familias desestructuradas, y eso ya es más el área social, que es muy gratificante. Yo incluso voy a la cárcel de Navalcarnero y doy clase a los internos, adultos en este caso. Les enseño a jugar al fútbol pero sobre todo incidiendo en los valores que te digo. Al fútbol aprenden a jugar, pero incidimos en que sepan comportarse, respetar las normas, que tengan autocontrol… Yo voy a la cárcel los martes, y de lunes a jueves a las escuelas con los niños. Es muy enriquecedor. Te llena de paciencia, de psicología. Tienes que saber llevarlos, tener autocontrol porque a veces uno de seis años… Tres horas y pueden contigo. (Risas). A mí me ha enriquecido muchísimo, y con los presos es emocionante ver cómo confían en ti, te cuentan sus historias…

Mi trabajo con la Fundación del Madrid es muy enriquecedor

P: Hablemos de Zidane.

R: Lo está haciendo muy bien. El manejo de la plantilla, con los correspondientes descansos, era impensable en otros años… El caso de Cristiano, que no descansaba ningún partido y ahora sí lo hace, era inconcebible antes. E incluso es sustituido cuando es conveniente.

P: Cristiano. Parece haber dudas sobre su adaptación al puesto de 9 puro.

R: Yo creo que años atrás rehusaba era proceso de adaptación, pero ahora se ve que sí está dispuesto, se nota. Le puede pasar como a Messi en el Barça: juega más atrasado y en vez de meter tantos goles asiste más y tiene mucha más incidencia en el juego… Pero claro, es que la edad pasa, los rivales te conocen… Yo creo que Cristiano acabará jugando muy bien de 9.

P: ¿Crees que acabará el contrato que ha firmado?

R: Ojalá, vamos a ver.

P: ¿Y lo de James? ¿Qué ocurrirá con él?

R: James es un jugador muy, muy, muy bueno, pero hay otros muy buenos también, y el sistema no le ayuda. Está acostumbrado a ser crucial en su selección y cada vez que va a allí le inundan con preguntas sobre por qué no es titular en el Madrid. Debe de ser difícil para él. Tiene que tener la cabeza muy bien amueblada. Pero él sabe que en el Madrid puede alcanzar una gloria que no logrará en ningún otro equipo.

P: ¿Qué importancia tiene Bale en el presente y el futuro del Madrid?

R: A mí me parece espectacular lo que está haciendo en el Madrid, y encima teniendo delante a Ronaldo. Si está bien, es un jugador absolutamente determinante. A ver si al galés le respetan las lesiones, porque suele lesionarse de gravedad.

 

Entrevista: Jesús Bengoechea 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí