Tenemos un problema

19

El año pasado fue el mejor de la historia del Real Madrid. Estamos hablando de la historia del equipo de fútbol más laureado del universo conocido. Repitan conmigo en voz alta: el 2017 fue el mejor año de la historia del mejor club del mundo. No voy a enumerar los títulos conseguidos porque seguro que se me olvida alguno. Si mañana unos ladrones entran en la sala de trofeos y mangan tres o cuatro copas, a poco que tengan cuidado, no rompan nada, elijan un surtido variadito y no se lleven más que una o dos Orejonas, es muy probable que tardáramos unos días en darnos cuenta del robo. No sé si Florentino tiene contratado a alguien para que cuente cada mañana todos y cada uno de los trofeos y se asegure de que no falta ninguno, pero esa sería la única manera de descubrir la sustracción. Porque a simple vista, las dos fotos que mostramos a continuación podrían parecer la misma, no me digan que no. Sin embargo, en la primera tenemos sólo seis Copas de Europa más que el Barça.

Pero esto es el pasado, amigos. De todo esto hace ya casi una semana, y no podemos pretender vivir eternamente de las glorias pretéritas. Ahora todo es diferente. Qué poco dura lo bueno, ¿verdad?

Los más cenizos de entre los madridistas ni siquiera esperaron a comerse las doce uvas (una por cada Copa de Europa ganada) para empezar a reclamarnos a los madridistas más ingenuos como yo que mucho año mágico y mucha gaita, pero que ya iba siendo hora de que le recordáramos a Zidane que en este club o se ganan títulos o te vas a tu casa. Aquí, tonterías las justas. Menudos somos. Alguno tal vez piense conmigo que igual es un poco pronto para ponernos en este plan, que la temporada todavía no ha terminado y aún podemos ganar varios títulos, aunque la Liga esté francamente complicada, sobre todo después del empate de ayer en Vigo. Wishful thinking, nos responderán los que no han venido a esto del fútbol para disfrutar, los que reivindican que su madridismo crítico es tan respetable como el happy, que desprecian sin mucho disimulo, como si nuestra felicidad no fuera consecuencia de una realidad objetiva, la descrita en el primer párrafo de este artículo, sino producto de una oligofrenia amable, de tonto del pueblo, de gente simple que sonríe sin motivo y se orina las manos para calentárselas, como el Azarías de Delibes.

A esos críticos yo sólo tengo una cosa que decirles; están, cómo no, en su derecho de opinar lo que quieran, pero han de saber que criticar no es obligatorio. Cada cual elige el tipo de madridista que quiere ser, pero en ninguna parte está escrito que el seguidor de un equipo de fútbol tenga que poner a parir a sus jugadores, al entrenador o a la directiva. Sí se da por hecho, sin embargo, que un aficionado debe animar a los suyos en las victorias y en las derrotas. Cuando uno se casa, se compromete a amar, respetar y cuidar de su cónyuge, en la salud y en la enfermedad; en ninguna fórmula ni ritual que yo conozca se habla de cantarle las cuarenta ni de reprocharle a cada minuto lo que no nos guste. Esos matrimonios que se pasan la vida discutiendo en público y en privado a mí me resultan insoportables, qué quieren que les diga. Nadie les forzó a colocarse el anillo en el dedo. Se supone que les unió el deseo de ser felices juntos, ¿no? Pues disfruten por lo menos de la noche de bodas.

un aficionado debe animar a los suyos en las victorias y en las derrotas

Nada. Como quien oye llover o llamar a la milana bonita. La aspiración del madridista crítico no es la de ser un buen amante y fiel compañero, sino un férreo director de Recursos Humanos. Prefiere el hacha a la lira. ¿Qué es eso de que Zidane no quiere fichar a nadie? ¿Es que no ve que necesitamos refuerzos en todas las posiciones? ¿Es que no lee lo que dicen los periodistas deportivos que les han dicho fuentes bien informadas de dentro del club? ¿Tan difícil es entender que para comunicarse con Florentino lo que tiene que hacer Zidane no es comunicarse con Florentino? Para que Florentino se entere de lo que opina Zidane, a ver si nos queda claro de una vez, el presidente sólo tiene que oír a su entrenador en las ruedas de prensa, y para que Zidane sepa lo que el presidente espera de él, lo único que tiene que hacer es ver El Chiringuito. Cómo nos gusta complicarnos la vida, de verdad.

Un queridísimo compañero de La Galerna (todos los son) intentaba hacerme ver ayer que tenemos un problema, que si nuestro entrenador de porteros, Llopis, cree que necesitamos a Kepa, Zidane poco tiene que decir al respecto. Que no es asunto del entrenador a quién se ficha o se deja de fichar. Que si el presidente le dice que siente a un jugador en el banquillo, lo tiene que sentar. Que el club está por encima de cualquier consideración y por encima de cualquier persona, incluido el entrenador, así se llame Zidane o sea el Papa de Roma.

Voy a coger la lira y a empezar a contestar a mi compañero por el final. Que el entrenador del Madrid se llame Zidane es un factor determinante porque no se me ocurre ninguna otra persona que encarne los valores del madridismo mejor que él. Por tanto, cuando hablamos de “el club”, me cuesta muchísimo imaginar que las intenciones de Zidane pudieran entrar en conflicto con los intereses del equipo. Pienso que las alineaciones son responsabilidad del entrenador, y que por tanto es suya la decisión de quién juega y quién se sienta en el banquillo. Imagino que Zidane tendrá en cuenta la opinión de todos los miembros de su equipo técnico, y en el caso de los porteros, muy especialmente la del entrenador específico de esos jugadores, pero como con el resto del once, la última palabra la debe tener él. En cuanto a los fichajes, la última palabra es en este caso del presidente, pero espero que sus decisiones tengan muy en cuenta las opiniones del entrenador, sobre todo, y volviendo al principio, si éste se llama Zidane.

A mí me da mucha vergüenza ese madridista que pide la cabeza de Zidane si el equipo no gana ningún título este año. Y me da mucho pudor el que le prorroga el crédito una, dos o cinco temporadas más. Una cosa es que usemos la primera persona del plural para vanagloriarnos de las victorias, y otra muy distinta que nos creamos presidentes y directivos con capacidad ejecutiva. Yo la uso para afirmar que si no sabemos disfrutar de una de las épocas más brillantes de la historia de nuestro equipo, entonces sí que tenemos un problema. Uno muy gordo. Ustedes sabrán si prefieren jugar el papel de amantes incondicionales o el de temibles jefes de personal.

Número Tres

Compartir
Artículo anteriorTormenta
Artículo siguienteJusticia, con algo de suerte
Nacho Faerna, el tercero de los Faerna, es guionista y novelista. O sea, que le pagan por mentir, pero tuitea gratis en @nachofaerna y @galernafaerna. Se toma muy en serio sus placeres. El Madrid es uno de ellos.

19 COMENTARIOS

  1. “el 2017 fue el mejor año de la historia del mejor club del mundo” y aún así, la mayoría d el aprensa deportiva seguía menospreciando sus victorias. Y tras la consecución de la 12ª seguían diciéndo en Cope, Ser, Ondacero, Radiomarca, RNE… en los Manolos de Cuatro… que era pura suerte. La suerte de ZZ, la suerte de que se le lesionen o sancionen a sus estrellas para que jueguen otros, que no tiene nivel ni sabe leer los partidos que sólo e sgestor, de forma despectiva, que el RM no juega a ná y que ellos, los periodistas y tertulianos de los medios le pedían más al RM que su lectura del partido es que la Juve les decepcionó… y no son pocos lo smedios que cito. Llegan a mucha gente, crean y generan opinión y cuando llegan mal dadas, ahí está el caldo de cultivo para que el madridismo se flagele. Ese es el problema: el cateto y permanente doblerasero de los medios deportivos.

    En el campo está el rival a batir, el enemigo, ése, anida en los medios.

  2. “A mí me da mucha vergüenza ese madridista que pide la cabeza de Zidane si el equipo no gana ningún título este año”.

    Lo verdaderamente vergonzoso es que esa actitud la eleven a “normal” y es “lo que debe de ser” en los medios de comunicación. Esas frases vehementes y drásticas en boca de un aficionado enfadado son alentadas, jaleadas, azuzadas y aplaudidas por los medios que he citado. Esa actitud en los medios es lo vergonzante.

    Si de todo hay en la viña del señor, imagina en la extensísima viña madridista que habrá gente de todo tipo de condición. Pero ahí están los medios que eligen y escogen de esa viña lo que les interesa para decir que toda la viña está igual. Eso es lo bochornoso y vergonzante, no un energúmeno con una bufanda madridista pidiendo fusilamiento al amanecer, sino un periodista con la misma actitud y su potente altavoz.

  3. Si nos vienen diciendo durante estos dos años de ZZ, a pesar de todos los títulos conseguidos, que no sabe, que no sabe leer los partidos, que cuando el partido se tuerce ZZ se aturulla y tiene que consultar a cocoliso (así le llama De la Morena que no llega a poca gente, desgraciadamente), eso es una muestra de que no sabe pero si es el Cholo el que habla con el Mono Burgos entonces es un sabio que está buscando soluciones. Si en los éxitos más apabullantes la crítica es así de tremenda y drástica ¿cómo esperas que la gran masa de aficionados que llevan escuchando en esos medios tremendas críticas, cual gota china, reaccionen?

    Personalmente prefiero señalar y meterme con el medio que lanza las mismas barbaridades que el aficionado enfadado, porque este no tiene ninguna responsabilidad, suelta un exabrupto momentáneo y no va a ningún lado, pero el medio sí que debe ser responsable con su opinión, pero no. Y eso es lo grave.

    Lo grave no es que haya muchos aficionados que se consideran madridistas echando espumarajos por la boca, lo grave es que los medios que he citado actúen de esta manera. La mala praxis, el doblerasero, la malaintención está al orden del día. Tenemos ejemplos todos los días en ElRadio de Richard Dees. Eso es lo realmente grave.

    Si el pecado capital del político es la corrupción, el del periodista es el doble rasero. Y hay un permanente y constante doblerasero con el RM.

    La mayoría de los aficionados (salvo los 80.000 del estadio) ven los partidos por televisión. Y muchos lo escuchan por la radio, incluso se puede quitar en la televisión la narración hostil de Michael Robinson o SEgurola cuando toque y poner otra narración aún más hostil que es la de Lama & cía. en la Cope… ninguna narración de los medios más potentes como SER, Ondacero, Cope, Rane, radiomarca, es amable con el Real Madrid, más bien todo lo contrario, la exigencia es máxima, aún mayor que la del aficionado, exigiendo muchísimo más a un equipo que va ganando 2-0 por ejemplo.

    Todo esto suma y llega. Y es muy difícil admitir que la inmensa mayoría madridista que nos encontramos en el bar, en la oficina o en charlas informales que siguen la información de los medios generales, los que he mencionado, que están contaminados por los análisis de esos medios que oyen en el coche, por ejemplo. La mayoría no tiene tiempo para leer ni visitar sitios como este y mucho menos conoce su existencia… su ocio está muy determinado y cuando puede ver el partido la narración es la mencionada. Nadie quiere ser víctima y mucho menos decir que está influido por otro.

    Si no denunciamos esto y señalamos a la víctima, erramos el síntoma y por lo tanto el diagnóstico.

  4. No puedo estar más de acuerdo contigo, Nacho. Agregaría otra idea: si bien todo el mundo tiene derecho a opinar y a criticar, hacerlo mediante el insulto, la burla y hasta la humillación no deja más que evidencia de la ausencia de argumentos o la incapacidad propia de utilizarlos. No todo vale a la hora de criticar; las faltas de respeto nunca pueden ser consideradas críticas; son eso, faltas de respeto, llámesele como se le llame y dígalas quien las diga.
    Pasando a otro punto: me confieso del madridismo happy (término que acuñó por primera vez José María Faerna, tu hermano, en el primer año de esta santa casa galernauta). Por mi culpa, por mi culpa, por mi grandísima culpa. Eso sí, el hecho de ser happy no significa que no vea los fallos del equipo (que son muchos) y que critique algunas actitudes de esos mismos que nos han regalado tantas alegrías. Solo que procuro mantener cierta equidistancia a la hora de expresar mi crítica, no dejarme llevar por la visceralidad que brota del propio fútbol y, por sobre todas las cosas, no unirme a las hordas antimadridistas que tanta envidia tienen a nuestro club y celebran a todo pulmón todo lo mal que nos va. Soy consciente que de los fallos, de los puntos perdidos (en ocasiones, regalados), de la falta de actitud, ausencia de algún fichaje clave en verano, etc. Pero no puedo quedarme solo con eso cuando también a la ecuación hay que sumarle lesiones, arbitrajes, red para otros equipos. E insisto: no son excusas, es una realidad y por eso hay que verlo todo en su conjunto. Quedarse solo con una parte y esgrimirla para cortar cabezas y unirse al circo romano tuitero no solo es injusto, también es de inmadurez cortoplacista.
    A veces cuesta, y últimamente más, romper una lanza a favor de este equipo (ay, el empate de anoche…). Pero este equipo nos ha dado el mejor año; este club nos ha dado la mayor gloria. Quedan meses psra terminar la temporada, no es la primera vez que en primavera se lucha y se gana; no es lo deseable, nos gustaría ganarlo todo desde otoño e ir disfrutando poco a poco, mes a mes. Pero es lo que hay y con estos bueyes hay que arar, veremos al final de temporada los resultados, haremos balance y ahí sí un análisis más profundo de toda la temporada en todas las competiciones.
    Que el empate y las declaraciones de anoche de Zidane sean un punto de inflexión. Hala Madrid.

    • “Solo que procuro mantener cierta equidistancia a la hora de expresar mi crítica, no dejarme llevar por la visceralidad que brota del propio fútbol y, por sobre todas las cosas, no unirme a las hordas antimadridistas […]. Soy consciente que de los fallos, de los puntos perdidos (en ocasiones, regalados), de la falta de actitud, ausencia de algún fichaje clave en verano, etc. Pero no puedo quedarme solo con eso cuando también a la ecuación hay que sumarle lesiones, arbitrajes, red para otros equipos”.

      Me parece una actitud muy sensata.

  5. Si en menos de un año se pasa del mejor año en la historia del club a uno de los peores, se ve venir, y sin solución de continuidad, es que se han hecho muy mal las cosas. Existe algo llamado previsión.
    Luego podremos cerrar los ojos o fingir que no pasa nada y así la ostia será aún mayor.

  6. El equipo está muy mal de piernas y de cabeza, sobre todo de cabeza. Hace falta un reseteo para afrontar lo que queda de temporada, que más allá de la liga que es imposible, luchar por los otros dos titulos. Creo que zidane haría bien en cambiar el dibujo unos cuantos partidos para cambiar el aire al equipo, meter tres centrales creo que ayudaría a cerrar la sangría de la defensa y a partir de ahi crecer en confianza. Aprovechar el buen momento de Lucas situandolo de carrilero y liberar a marcelo o theo de responsabilidades defensivas creo que serían buenas pruebas de cara al psg.
    Más allá de perder o empatar, lo preocupante es la falta de empaque del equipo, ahora mismo creen que pueden perder contra cualquiera y asi las piernas no van, los pases se pierden y los tiros no entran. La solución no está en el mercado, está en recuperar mentalmente.

  7. Gracias Nacho por un toque de cordura y coherencia en esta página, donde una mayoría de comentarios hacen que poco a poco se vaya pareciendo, cada vez mas, a los foros de los “queridos” AS y Marca de los que algunos hemos huido hace mucho tiempo; visceralidad, resultadismo, urgencias, criticas desaforadas cercanas al insulto y muy poca reflexión serena. El año pasado cuando en Octubre se empataron 3 partidos seguidos y luego en Enero se perdieron 2 y se empató 1 , también seguidos, abundaron los comentarios muy parecidos a los de ahora pero , curiosamente, al final de temporada todo el mundo se subió al carro del ganador. Este año la liga parece imposible pero quedan dos competiciones y si al final por casualidad, no olvidemos que el R.Madrid todo lo que gana es por casualidad porque hasta un ciego ve que todos (directivos, jugadores,técnicos y hasta los utilleros) son una panda de incompetentes, ganamos alguna de ellas el tranvía volverá a llenarse.
    Cada dia el hastío y el aburrimiento es mayor a la hora de entrar a comentar algo

  8. Ustedes sabrán si prefieren jugar el papel de amantes incondicionales o el de temibles jefes de personal. Yo estoy decidida a amar con toda la fuerza de mi corazón porque el amor no conoce fronteras, no creo que pueda ser jefe de personal a la distancia que me encuentro porque desconozco muchos detalles sobre el personal que el antimadridismo y el mismo madridismo están juzgando.

  9. El problema siempre ha sido que no existe un término medio en la hinchada madridista, y la gente que suele acudir al Bernabeu tiene la idea preconcebida que exigir al equipo es ser crítico hasta límites grotescos. Se piensan que silbar a un jugador, abuchear al equipo en mitad de un partido es lo que hace que el equipo sea el más grande.
    Más de un seguidor me lo ha discutido en infinidad de ocasiones: somos los más grandes porque no nos casamos con ningún jugador.
    Yo difiero: está muy bien exigir al equipo, y yo creo que el que defiende este escudo debe dejar hasta el último aliento por el club. Eso no lo dudo, y yo puedo criticar a un jugador que no lo hace.

    Pero, primero de todo: en mitad de un partido está demostrado que silbar a un jugador jamás ha hecho que éste suba su rendimiento. Nunca en la historia se ha visto, lo único que consigues es que se ponga más nervioso y juegue peor.

    Esta temporada puedo entender que ahora uno esté enfadado por estar a 16 puntos, pero es que el día que se empató contra el Valencia, día que por cierto se fue muy superior al equipo che y tuvimos varias decisiones arbitrales que nos perjudicaron (no me exuso en el arbitraje, analizo el juego nada más) y ya se oyó a mucha gente silbar. A Benzema en concreto se le puso fino, cuando hizo un partido mayúsculo, y falló goles. Bueno, el fútbol es así, a veces se falla, a pesar de jugar de película.
    Desde ese día no han cesado los ataques al francés, orquestados por una prensa miserable…pero el público del Bernabeu compra ese mensaje, y lo plasma, y piensan que una afición como la del Madrid debe ser así, y que es por ellos por lo que el equipo es tan grande.

    Es demencial. Yo no quiero autocomplaciencia, y me gusta la autocrítica y la superación. Pero creo que la directiva siempre lucha por tener el mejor equipo, que el entrenador trata de hacerlo lo mejor posible para no perder el puesto entre otras cosas, y porque a todos les gusta ganar. Y los jugadores? Alguien realmente duda que si a nosotros nos fastidia perder a ellos no les fastidia? Los jugadores son los que más sufren, y lo intentan siempre. Poner en duda eso es enfermizo.

    A veces salen mal las cosas, pero yo creo que con un equipo que me ha dado tantas alegrías, lo mínimo que puedo hacer es apoyarles cuando vienen mal dadas. No darles la espalda y criticarles. Eso es lo fácil. La liga es dificílisima, pero hay que centrarse, porque quedan dos títulos. Y todos debemos luchar por ellos. Los jugadores poniéndose las pilas, y nosotros ayudando constructivamente, no haciendo leña del árbol caído.

  10. No sé cómo ha pasado que la culpa de que el equipo haya perdido el orden táctico es cosa de ciertos “malos” aficionados. No sé cómo resulta que si Achraf (inexperto y pésimo pasador), Vallejo (nivel insuficiente para el Madrid), Theo (físico y nada más) o Varane (se veía venir) no están dando la talla es por ellos. No sé cómo si Kroos o Modric pierden la posición en ataque y nos cogen descolocados es culpa de ellos. No sé cómo que Benzema haya desaparecido es responsabilidad de ellos. No sé como es que el club haya empeorado sensiblemente la plantilla de la temporada pasada a esta es a causa de ellos. No sé por qué que Lucas no haya aprendido a rematar es asunto de ellos. No sé por qué que Cristiano sólo juegue bien en Champions es un tema de ellos. No sé cómo es posible que si Zidane hace los cambios en el minuto setenta y pico sea por acción de ellos. No entiendo como es que el que Isco haya vuelto a sobar y a chupar balón sea because of ellos. No sé cómo es que el que Casemiro haya empezado a perder balones fácilmente sea empujado por ellos.

    De verdad que no lo sé.

    • No creo que haya nadie que atribuya todos esos defectos a la actitud de los aficionados del Madrid; es una ‘falacia del hombre de paja’. Por otra parte, tus valoraciones de ciertos jugadores (como lo podrían ser las mías) son, supongo, las de un aficionado que opina desde fuera; creo que debemos aceptar, por simple sensatez, que los miembros del cuerpo técnico del Madrid saben juzgar a los jugadores con mucha más exactitud.

      Si los aficionados nada tienen que ver en los malos resultados del equipo, entiendo que tampoco tendrán nada que ver en los buenos; de donde eso de que “el Madrid es grande porque tiene una afición exigente” resulta no ser más que demagogia para movilizar a los simpatizantes contra su propio equipo.

      Pero yo sí creo que los aficionados influyen, para lo bueno y para lo malo. No en lo concreto, como tú dices, sino en el ambiente que rodea al equipo (y al club) en el medio y largo plazo. Y creo que es fácil ver cómo un ambiente histerizado sólo beneficia a nuestros enemigos: los deportivos, y los otros.

      • Estimado DeSqueran
        Zidane ha perdido el oremus y por ello ha empezado a tomar algunas decisiones para salvar su imagen ya que la temporada está en el alero. Pero, aunque llevaras razón, eso tampoco hablaría muy bien ni de Zizou, ni de JAS ni de Florentino. Si esto es lo mejor a que podemos aspirar tras la temporada pasada es que muchos no han hecho su trabajo. No hace falta ser un lince para verlo. Y aplaudir actitudes así es recompensar un mal trabajo. De Florentino y JAS por una planificación de la plantilla sensiblemente inferior a la anterior. De Zidane, por no ser capaz de volver a organizar tácticamente al Madrid más serio que se recuerda. Y de los jugadores por no limar sus defectos técnicos y por su laxitud.

        No son esos aficionados “malos” los que generan mal ambiente. Son club y jugadores, que se están cascando una temporada horrorífica.

        Un saludo. (Qué tiempos aquellos los de Fans).

        • No sé si fuiste un fansista más, como yo; en todo caso, un saludo también para ti.

          Creo que hay un equívoco que ya se me hace un tanto aburrido. No por ser crítico se contribuye necesariamente a histerizar el club; pero tampoco por pedir tranquilidad se está dando todo por bueno. Simplemente, en la medida en que al escribir aquí (o en twitter, o en cualquier otra red social) nos estamos expresando en público (por oposición a lo que podemos decir en privado entre amigos, o a solas, a lo Tano Pasman), lo que decimos contribuye, aunque sólo sea de forma minúscula, a crear un ambiente en torno al club. Por eso, en mi opinión, debemos tener cuidado de que nuestro discurso público no siga la corriente del discurso dominante; esto, aunque en privado seamos unos ‘destroyers’. Y no es hipocresía, sino sólo pensar (un poco) políticamente.

          Es un poco lo del significado original de la expresión “políticamente incorrecto”, que no tiene nada que ver con no utilizar eufemismos, sino con decir en público lo que, por más que pueda ser una verdad, no conviene que se diga (para no dar munición al enemigo).

        • La plantilla sensiblemente inferior a la anterior. Imaginemos que esto es cierto, y ahondando en lo explicado de los espectadores asiduos al Bernabeu te diré algo: la temporada pasada había muchos de esos expertos de la grada que decían que Morata no es un jugador para el Madrid, y justo ahora es un crimen haberlo vendido y quedarse con Karim; decían que James es un superclase impresionante, pero que era un vago y que siempre “echaba balones fuera” para repartir culpas, y ahora es una pena haberle cedido al Bayern con lo bueno que es; Pepe era un insensato por pedir dos años, porque con su edad con 1 tenía suficiente y si se va es porque quiere, y ahora resulta que han echado a un defensa que era necesario; Danilo era malísimo y no sabían que hacía en el Madrid, cuando tenemos a Achraf en el Castilla que le da mil vueltas, y ahora se dice que donde se ha visto tener a Achraf cuando Danilo juega en un equipo de Guardiola.
          Respecto a los nuevos fichajes, todos esos expertos de la grada decían que Theo era una bestia que había que fichar ya, y ahora dicen que simplemente le han fichado para tocar las narices al Atlético; de Ceballos se decía que era el nuevo Modric y que si no lo fichábamos estábamos locos, y ahora se dice que lo hemos fichado para que no lo fichen otros equipos, y que no está para ser jugador del Madrid; de Llorente se decía que como se le cedió al Alavés, cuando es mejor que Casemiro, y ahora te dicen que como es posible traer a ese chaval que no sabe ni tocarla; de Vallejo se decía que había que recuperarle ya, que era un fenómeno y Pepe está viejo, y ahora se dice que no vale para jugar en el Madrid…si quieres sigo, pero no me apetece.
          En agosto, después de la temporada que se hizo, y una vez ganadas las supercopas, todos estos mega entendidos de la grada del Bernabeu, decían que este año nos consagrábamos y que encima habíamos fichado a los mejores jóvenes, y además las rotaciones este año iban a ser bestiales, porque Zizou es el mejor entrenador del mundo para tener a todos contentos.

          Ahora Zizou no sabe, hemos fichado paquetes, hemos dejado que se vayan estrellas, y tenemos lo que nos merecemos. Pues muy bien.

          La grada del Bernabeu, como bien dice DeSqueran no es responsable de todas tus demandas demagógicas de tu primer comentario, pero que es un público al que el equipo le tiene que animar para que den la talla en la grada, y que jamás animan si las cosas van feas es una realidad.

          Yo creo que las cosas no son tan extremas, y que evidentemente hay cosas que se han hecho mal, y desde la cordura, y la crítica constructiva se puede llegar a algo, pero la actitud de esos sabios que conozco a patadas, y en Agosto éramos invencibles, y teníamos el mejor mister y la mejor plantilla, y ahora todo es un desastre y la planificación es mala, y Zizou no sabe….estoy cansadito ya. Yo las notas, siempre, las pongo en junio. Y a este equipo, y a este mister, aunque no ganaran nada, no les voy a demonizar. Criticarles? Por supuesto. Ver los fallos? Faltaría más. Autocrítica? la que haga falta, pero el chonismo de la crítica sin aportar nada no va conmigo. Yo no me creo que un equipo que enamoró en junio y agosto, y durante dos años haciendo muy buen trabajo, ahora de pronto sea una hez de equipo.
          Todo tiene matices, y la afición del Madrid (y que conste, soy madridista hasta la médula) deja bastante que desear muchísimas veces.

          • Tienes toda la razón, y es que es cierta la frase de despedida de El Radio de R.Dees , de hoy, “algunos repiten exactamente las tonterias de la prensa y lo peor es que creen que son ideas suya”

  11. Me disculparás, Yebra. Pero el oftalmólogo me ha dicho que no lea ladrillos.

    No leo/veo prensa deportiva desde hace… ni lo recuerdo. Y recomiendo no hacerlo. Es obvio que hay quien lo hace porque sabe lo que la prensa dice. Yo me conformo con ver los partidos y sacar mis propias conclusiones exentas de interferencias interesadas. De otros podría decirse que las suyas están formadas en contraposición a las de la prensa deportiva y por lo tanto su independencia sería discutible.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí