Tenéis motivos

Tenéis motivos

por -
6

Buenos días. Zidane cumplió un año como entrenador del Real Madrid y lo rubricó con un partido para los anales del no-jugar-a-nada que constituye la quintaesencia de nuestro equipo. Otra vez salvado por las individualidades y por la aviesa actuación arbitral, a cargo de un trencilla que representa fielmente el régimen de vasallaje al Madrid y al franquismo que se encarna en las personas de Ángel María Villar y su esbirro vikingo Sánchez Arminio, el Real Madrid flotó a la deriva durante los noventa minutos: si un plan, sin una identidad, sin una esencia, sin tan siquiera un piano de cola o cuarto y mitad de bacalao.

Por supuesto, la caverna os contará (os cuenta) una realidad muy otra. Ved, ved los titulares triunfalistas que no hacen sino loar la nadería del equipo del maniquí Zidane, que no fue capaz de ganar a La Roda cuando entrenaba al Castilla. En un año, sí, ha hecho al primer equipo campéon de todos los títulos internacionales a su alcance y ayer lo puso virtualmente en cuartos de Copa jugando otra vez a nada, encomendándose a la potra que constituye su santo y seña. Y gracias a James, a quien el galo ya había defenestrado y a quien se vio obligado a sacar del ostracismo, traicionando sus propias convicciones, para sacarle las castañas del fuego.

Este es el punto del portanálisis donde mandamos a la mierda el sarcasmo para contaros, por si no lo sabíais, que tenemos la mejor plantilla del mundo y que a partir de ahora habrá que tener suerte, porque la suerte siempre hace falta, pero que con una pizca de la misma tenemos las condiciones para firmar una temporada absolutamente memorable. Da igual la combinación de estrellas y meritorios que Zidane ponga sobre el campo. Os van a hacer felices. Ya lo están haciendo. James ha vuelto a lo grande, Nacho es la piedra sobre la que edificaré mi iglesia y la santísima trinidad del medio campo (Luka, Toni, Casemiro) no son en este caso tres personas y un solo ídolo verdadero sino tres ídolos imposibles de superar cuando ponen la máquina en funcionamiento. Falta por jugar la vuelta y aún hay que ser prudentes respecto a la clasificación, pero el partido que ayer jugó esta gente tardaréis (confesadlo) mucho tiempo en olvidarlo. Hala Madrid, carajo.

La prensa catalana, por su parte, ignora el descomunal juego del Madrid y achaca todo a Mateu, que pudo pitar un agarrón de Carvajal, es cierto, pero que a nuestro juicio acertó plenamente al pitar penalti sobre Modric, quien no cae por un empujón de James, como se ha querido vender, sino por ser trastabillado por un defensa sevillista. ¿Queréis que sea 3-1 en lugar de 3-0, diario de Godó grande de España y panfleto sportivista? Para vosotros la perra gorda. Vosotros seguid copiándoos el titular el uno al otro, que ya lleváis no sé cuántos días seguidos. El titular común del día de hoy es, en el colmo de la originalidad, “Noche de reyes”. Los tres magos de Oriente (Rosell, Bartoméu y Neymar sénior) están aquí, y han dejado en nuestros zapatitos una confesión al juez que Sportivo pasa por alto: la declaración de ilegalidad del fichaje de Neymar, ya oficialmente ilegítimo. ¿Tomarán medidas las autoridades deportivas? En el reino de la desfachatez (el mismo donde un club que llegó a abandonar la competición y jamás fue sancionado por ello y que convierte la Final en un insulto al monarca que le da nombre se atreve a proclamarse -ved, ved- uno de los dos clubes “que más respetan el torneo del KO”) es muy posible que no suceda al respecto absolutamente nada.

Pasad un buen día y sed felices. Tenéis motivos.

ARTÍCULOS SIMILARES

por -
13

por -
21

6 COMENTARIOS

  1. Buenos días,

    Después de lo visto anoche, no volveré a criticar las rotaciones de Zidane.
    Más que con el juego (la primera parte fue descomunal), me quedo con la implicación de todos los jugadores y eso lo ha conseguido ZZ.

    • Es que no podemos nosotros mismos seguirles el juego a la piara de los micrófonos y los teclados. Las decisiones del entrenador son sagradas y si hay que criticar algo se hace algo final de temporada que es cuando se pueden tomar decisiones.

  2. En la esquinita son muy listos (aparte de unos sinvergüenzas). Saben que las críticas al arbitraje de Mateu constituyen un aviso para navegantes arbitrales, que a partir de ahora ajustarán un poco más si cabe el calibre a la hora de señalar algo a favor del Real Madrid.
    La primera piedra de toque bien pudiera ser el Sevilla – Real Madrid de liga que se disputará en pocos días.

  3. Hola a todos y felizidanes a todos los madridistas!!

    Una propuesta alternativa al comienzo de este brillante portanálisis:

    ” Zidane cumplió un año como entrenador del Real Madrid y lo Lubricó con un partido para los anales de todos los antimadridistas”

    TOMA FLOR, y HALA MADRID!!!

  4. Pero el Madrid no tiene estilo definido, ni director deportivo, los fichajes se hacen para construir autopistas es países lejanos y algunos vienen herniados de fábrica; todo el éxito se basa en la flor de Zidane y en algún error arbitral. Y el día que el Madrid pierda, que perderá, a soportar el coro de los Relaños, Cappas, Palomares y cia. diciendo que ya lo habían avisado ellos, aunque lo lleven avisando desde hace casi un año sin que suceda. Qué dura es la vida del madridista que se tiene que conformar con que su equipo gane partidos y títulos, pero carezca de “valors”.

  5. ¿Que pasa con la prensa deportiva de Madrid? Las confesiones de Barto diciendo que pagaron a Neymar un precontrato antes de la fecha legal límite que pone la fifa, es lo más escandaloso que se recuerda, pero parece algo muy normal. Quizás se haya hecho otras veces, pero de tapadillo, sin que nadie se enterara. Ahora estos lo reconocen públicamente y nadie en Madrid sale con el tema en las portadas para que la fifa actúe como debe hacerlo. Es que me estoy imaginando que fuera Florentino el que dijera eso ante un juez y ardía España. La prensa de Madrid parece que quiere ir de guay, de neutral, y así le luce el pelo. Y todavía hay que escuchar que la prensa en este país es madridista. Alucinante.

Dejar una respuesta