Setenta y seis

8

Buenos días. El Barcelona empató ayer en casa ante un irrespetuoso Getafe, pero la noticia no está en el ‘pinchazo’ de los culés ni en los regates fallidos de Dembélé, sino en que el cuartofinalista de la pasada Champions League ha alcanzado la mágica cifra de setenta y seis partidos sin que le piten un penalti en contra en la competición doméstica. O, lo que viene siendo lo mismo, dos Ligas. Casi nada.

La última vez que el Barcelona tuvo que ver a un rival lanzando desde los once metros en Liga fue el 14 de febrero de 2016. No es broma. Han pasado dos años. El Real Madrid tenía diez Copas de Europa cuando Guidetti transformó aquella pena máxima. El Atlético de Madrid, cero, aunque el fútbol ya le debía como tres o setecientas. A día de hoy, el cuadro merengue tiene doce, los colchoneros siguen con deudas eternas y Mascherano, cansado de que los árbitros no reconocieran su trabajo, decidió irse muy lejos de aquí. Setenta y seis jornadas, amigos. Se dice pronto.

Hubiera estado bien un comunicado oficial del FC Barcelona agradeciendo los servicios prestados a la RFEF y sus hombres. “Gracias, Undiano, por hacerlo posible. A ti, González González, por parecer Joan Gamper. Y qué decir de tu labor, Clos Gómez, nuestro Messi del silbato. Sin vosotros no lo hubiéramos logrado”. Algo así. Setenta y seis, repetimos. Ver para creer. Y Mascherano se fue con el contador a cero.

En estos dos años, en la Liga se han señalado 224 penaltis. Muchos. Ninguno, repetimos, al Barcelona. Setenta y seis jornadas. Vamos a repetir esta cifra hasta que os aburráis o hasta que el pobre Maketo Lari se rompa las manos con esas estadísticas que nunca pensó que llegaría a escribir. ¿Os imagináis que pasan otras setenta y seis jornadas sin penaltis en contra del Barcelona? Nosotros también. Y Villar. Y lo mismo sale en la prensa, no como los pasos que se están dando en el ‘Caso Soule’.

Ahora en serio, este escalofriante dato sería noticia de portada en cualquier otro país, pero no en España, anestesiada mediánicamente gracias al circo que tiene montado el Barcelona en torno a su oscura figura.

No hay, como podéis ver en las portadas, ni una sola mención a este hito. Lo hemos acabado tomando como una rutina más dentro de nuestras vidas. Café, trabajo, un poco de deporte, sofá al llegar a casa y un partido sin penaltis en contra del Barcelona. Y ya son, repetimos, setenta y seis. Deberíais tener grabada esa cifra a fuego en vuestra memoria, aunque seguramente vaya a más. Ojalá llegue a los cien, por aquello de redondear.

Como último apunte observamos, con cierta gracia, que esta prensa de suciedades debajo de la alfombra nos dice que hay Liga, que ahí está el Atlético de Madrid preparado para la machada. Lo que no saben es que la RFEF no parece muy por la labor de soltar la mano de su Barcelona. O sí lo saben, pero no se atreven a decirlo. Como el ‘Caso Soule’, vaya.

En fin, que nosotros a lo nuestro, que el miércoles llega en nada. En unas setenta y seis horas nos la jugamos contra el PSG.

8 COMENTARIOS

  1. Ayer se vio que más de un partido no lo hubiera ganado el Barcelona sin esa ayudita, ayer se pitó fuera de juego en el gol de Suarez y no se pitó penalty a Messi. Sin esas ayuditas cuesta más sacar los partidos adelante. Como se vio en Valencia que es más fácil ganar si te pitan los penaltys que sí te hacen

  2. Portanálisis como para abrir el Telediario de hoy, y no lo que ha desayunado Puigdemont…

    La película que se tienen montada en Barcelona (Matrix) es de traca.
    “Mucho Cuidado”, avisa Mundo Deportivo a sus pequeños lectores.
    “¡Estamos en Peligro! ¡El Atlético de Madrid se ha puesto a 7 de nosotros..!

    El Sport es más realista y se da cuenta de que hay árbitros que adulteran resultados en la competición: “El árbitro decanta el derbi para los de Marcelino”. ¡Menos mal que tenemos al Sport para denunciar esta lacra arbitral..!
    Aunque si nos atenemos a las estadísticas de Maketo Lari, El Valencia no es que sea de los más beneficiados precisamente. Pero muchos de sus seguidores seguirán comprando la prensa catalana y cantando “¿Donde está Serresiete..?” Allá ellos.

    En lo que sí se ponen de acuerdo estos dos Jinetes del Apocalipsis en su portada es en restregarnos el careto que suele poner Luis Suárez todos los días cuando se dirige a cualquier colegiado, sin recibir la más mínima sanción por ello…

  3. La doble perversión. Por un lado disfrutan de jugar con Red, y por otro si ni aun así son capaces de ganar (como sucedió en 2012, 2013 y 2017) culpan a los árbitros del desenlace final de la liga.

  4. La estrategia es clara como el agua, ya ha hecho el trabajo, han puesto al Barcelona a distancia de los siguientes equipos, ahora a sestear y aguantar la distancia para que no sea demasiado escandalosa, ahora no pitan un penalti o pitan un fuera de juego, verán lo que pasa en uno o dos partidos como la distancia se recorte de forma peligrosa, volverán por sus fueros, verán

  5. Esta liga está peligrosamente preparada para el Madrid, digo para el Barça, que diría el Cholo si tuviera valor de verdad y no fuera un colchonero resentido y cobarde.

    Así es que tendrán al atlético haciendo de comparsa para intentar animar una competición que nació muerta y no tendrá vida nunca, incluso si un día se atreven a pitar un penalti en contra al Barça y una amarillita a Suárez que no suponga mucho jeje.

    Pero es lo que hay, una pantomima de competición. Y es lo que hay porque todos callan, incluidos nosotros, unos porque saben que luego les compensarán, véase el Valencia ayer, otros como nosotros porque tenemos señorío, virgendelamorhermoso.

    Así es que entre algunos la mataron (la liga) y ella sola se murió.

  6. Lo del segundo equipo del Régimen es enternecedor. A pesar de que a su rival por el campeonato le pongan puente de plata partido tras partido lo único que les preocupa es por dónde anda su ogro, el Real Madrid, el que les debe (a medias con el fútbol) dos (o tres) copas de Europa.

    El FC Barcelona comenzó el campeonato abriendo el marcador con goles ilegales en cuatro de sus primeros cinco partidos de liga. Después de eso se han repetido con frecuencia aquelarres arbitrales como el último contra el Alavés. Las agresiones de Suárez, los penaltis de los centrales del Brasa…
    No es ninguna locura mantener que con arbitrajes “normales” el equipo del Régimen tendría entre 6 y 10 puntos menos.
    Ni es locura afirmar que con arbitrajes “normales” el Real Madrid podría tener 7 u 8 puntos más (comparen el arbitraje del Valencia-Real Madrid con los arbitrajes contra Betis, Villarreal, Atlético de Madrid, el mismo Valencia en la ida y tantos otros). Y eso sin contar con el efecto refuerzo/desánimo de los buenos/malos resultados.

    Echen las cuentas.
    Y jugando mal.
    ¿Cuándo acabará esta gran mentira?

  7. No debemos tomar el dato sólo fijandonos en los penaltys o en el saldo de tarjetas rojas, que ya en si mismo son escandalosos, hay que verlo en su sentido global. 2 ligas completas sin tarjetas significa también que en dos años o más, cientos de faltas “sin trascendencia” han sido pitadas o se han dejado de pitar a favor del barca, cientos de tarjetas amarillas, fueras de juego, perdidas de tiempo, etc. Es una tendencia global en todas las acciones de juego. Y no solo en el juego, recordad los horarios, sanciones, recursos deportivos, etc.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí