Qué bello es vivir

10

Buenos días. La noticia principal de la portada de As es mayormente un jolgorio. Una fiesta flamenca que dice que ‘Márquez ya tiene seis’. Me gustaría preguntarle a un portanalista veterano qué se hace en estos momentos de duda. Pero lo que a mí me parece que dice esa portada es que Márquez ha cumplido seis años ahí subido como a una mesa que han sacado como al patio (los seis años más celebrados de la historia de los niños que cumplen seis años) y con su dado gigante y con su cara de pensar que no hay nada mejor en el mundo que el cole, donde todo el resto de los niños, mayores y pequeños, cuando cumples seis años, te aclaman en multitud.

Claro que esto sucede por no fijarme en los alrededores del titular donde uno, poco a poco, puede ir descubriendo, un poco a modo de gincana, que se habla de motociclismo y de Marc Márquez, el campeón que suma con su triunfo de ayer seis campeonatos del mundo, cuatro en la categoría de Moto GP. Ya recuerdo que Marquéz y su sextete (perdón, qué horrible palabra) eran de celebrar sus victorias internacionales con una bandera de juguete y no con una de adulto, que es lo mismo (de haber sido esto verdaderamente un cumpleaños apoteósico) que celebrar los seis años sin piñata ni mediasnoches. Una tristeza absoluta, vamos, a pesar de que la fotografía venga a anunciarnos algo así como la venida de unas fiestas patronales que sin un Rossi en primer plano, es curioso, no parece que puedan ser lo que fueron. Como si ese deporte se estuviera muriendo por falta de carisma.

Pero no nos entristezcamos. The Ouija Today (siempre he querido escribir este nombre como un verdadero portanalista) rezuma carisma e historietas como para no entristecerse nunca. En realidad ver cada día las portadas de los diarios deportivos españoles es como ver cada día ‘Qué bello es vivir’. Sin ir más lejos, en la auténtica noticia estrella (pero puntillosamente soterrada, cómo son, eso debe de estar en la sangre) del ínclito diario capitaneado por Relaño (al que ahora mismo veo como al capitán del Titanic tomando su té muy relajado en el puente hasta que el barco choca con el iceberg y entonces, entre otras cosas, se le cuela en la taza una croqueta que saltaba por allí). En ella, en la verdadera noticia importante del día, se nos anuncia que ‘El Madrid busca relevo para Bale’, así como en pequeñito, medio a la remanguillé, como quien no quiere la cosa. Como si fuera cosa hecha y, sobre todo, como si se hablara de un jugador desahuciado de segunda fila que apenas hubiera acaparado atención ahí precisamente, en el puente del Titanic.

Hay noticias en el Ouija Daily, la típica noticia del Ouija Daily, que parece que las comunica el típico jefe de personal con peluquín, el que siempre despide a los empleados con una sonrisa enorme e irregular y lleva calcetines blancos y mira páginas raras en internet. El caso es que con ese recuerdo (se me aparece la imagen del actor Stephen Tobolowsky, ese que saludaba cada día a Bill Murray antes de que éste pisara el charco en Atrapado en el tiempo) me paso por un estrecho puente al Hernia Chronicle (cómo estoy disfrutando pronunciando estas palabras míticas, oigan, igual que si Bruce Springsteen me dejara un momento su micrófono) donde, en esta ocasión, Marc Márquez parece Mena Suvari en la bañera de American Beauty (sosteniendo en una mano uno de los cascos de los Daft Punk), si no fuera porque se refieren a Ángel Nieto formando con ello un conjunto notable, con deseos elevados y agradecidos de belleza, donde reina una positividad casi desconocida.

Podría decirse que esta portada de Marca, y no es la primera en los últimos tiempos, parece un capítulo de Peppa Pig donde Isco (esas simples molestias tan cacareadas parecen malvados eufemismos antimadridistas), Buffon, el Barsa canastero y Nadal, después de unas cuantas peripecias divertidas, acaban tronchados de risa (con JOJOJOS muy sonoros) al final del episodio, que es, por cierto (así como en montañitas), como deben de vivir en la redacción de Sport. Qué minimalismo, qué sencillez y qué dislate donde Lopetegui ocupa hoy (tenía que ser hoy) mayor espacio que el supercampeón Márquez. Ellos deben de ser “mès que un diari” para titular, incluso en detrimento de un Marc con todas las letras: “Culé Lopetegui” (sin abochornarse ni un poquito, nunca lo hacen) y a continuación destacar una frase semiorgiástica del seleccionador: “Jugar bien es una idea futbolística que te acerca a ganar”. Oh, Dios mío, la llibertat. No me pregunten por qué digo esto, pero es lo que he sentido, me ha salido de muy dentro de la caverna: la llibertat. Un futbolista que dice una frase semejante se hermana inmediatamente con ese redactor/jefe de personal con peluquín y calcetines blancos que siempre despide a los trabajadores con una sonrisa, o lo que es lo mismo, como reza el recuadrín que dice Lopeteguín: “Pique transmite su pasión al resto de jugadores. Su compromiso y rendimiento es altísimo”.

Yo aquí me encuentro en la disyuntiva terrible de o bien asimilar el cuñadismo villarístico de don Julen, o bien no creerme las afirmaciones de un medio tan prolijo en patrañas, así que he decidido, ya una vez metido en la carretera de McCarthy, darme una vuelta silbando por El Mundo Deportivo (del inquietante, entre otros, Francesc Aguilar), donde, sorprendentemente, luce el sol (si pasamos por alto el casi invisible cintillo del básquet, como si no acabaran de creerse la noticia y hubieran puesto ahí una tira de pegatina a última hora) y Marc parece congelado en el vincerò de Puccini. Ya ven, donde unos ven juerga flamenca, y a Lopetegui y una lluvia de pétalos de rosa, otros ven ópera. Qué bello es vivir.

10 COMENTARIOS

  1. Pues lo siento pero también los hay a los que el cambio no nos ha gustado nada. Continuas referencias cinéfilas (supuestamente cultas), y sin gracia. Este del lunes no lo terminé, y el de hoy martes no he llegado ni al tercer párrafo. Os seguiré leyendo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí